Un respeto…

Ya sabemos que hace unas semanas se produjo el hecho que llevábamos tiempo esperando, eso por lo que la ciudad ha luchado durante meses y que al final, por fin, hemos conseguido. Nuestra Semana Santa ha sido declarada de Interés Turístico Internacional y eso es algo que hay que celebrar. Lo hoteles estarán ya para esas fechas al 90 o al 95% de su capacidad y será difícil que, si no lo han hecho ya, puedan llegar más turistas a la ciudad a revivir mediante pasos procesionando, que hace unos 2.000 años se torturó y se crucificó hasta la muerte a una persona pero que, lejos de ser motivo de tristeza, esta crueldad nos da confianza y debe llenarnos de alegría porque significó la salvación de la humanidad ya que el individuo en cuestión, el tal Jesús, resucitó tres días después y volvió para redimir nuestros pecados por obra y gracia del Espíritu Santo. Es lo que tiene ser el hijo de dios y jugar a estas cosas con ventaja…

Yo, como ciudadano de bien, respeto que en un estado laico se corten las calles de la ciudad durante una semana para que las cofradías de turno con su capuchones y sus pasos desfilen por ellas. Poco veo a los budistas, ismalistas, cienciólogos y demás tomar la ciudad en diferentes fechas celebrando sus cosas. Aún así, que lo hagan, que los cristianos hagan sus procesiones, canten sus saetas, saquen sus pasos a la calle, suenen las cornetas y los tambores. Lo respetamos y punto, si no nos gusta nos quedamos en casa o intentamos utilizar la parte de la ciudad en la que no hay penitentes errantes por las calles y aquí paz y después gloria.

El problema viene cuando, no contentos con eso, se nos va la pinza pensando que nuestras creencias son las únicas y las mejores y que cualquiera que ose perturbarlas merece el infierno. Por eso me he quedado de piedra cuando he escuchado en La 8 de Ávila que la Junta de Semana Santa de Ávila se ha adherido a una petición que han hecho el resto de Juntas de Semana Santa Nacionales por la cual le piden a Federación Española de Fútbol que cambie de fecha la final de la Copa del Rey por coincidir con el Miércoles Santo e interrumpir así la celebración de la Semana Santa. Entiendo que esta petición se produce al tratarse de una final entre los dos equipos más seguidos del país con permiso del Atleti y que si los finalistas fueran el Cádiz y el Almería habríamos terminado con la polémica, de hecho no habría llegado a producirse. Aclararé que no soy futbolero. No lo he sido nunca. El interés que me despierta el fúbol es el mismo que el que me despierta la religión, ninguno. Me da igual que el Madrid o el Barça ganen la copa o no. Por mí como si la rifan en una tómbola o se la dan al Real Ávila que le hace más falta que a cualquiera de esos dos. Es más, creo  que el fútbol es una de las grandes enfermedades de la sociedad moderna y el fanatismo que muchos amigos y conocidos profesan hacia este deporte es tan enfermizo como el que otros profesan por su religión llegando, en ambos casos, a rozar lo ridículo y lo inmoral.

No considerándome quién para pedirle a la Junta de Semana Santa, a la Santa Sede o a quien corresponda, que cambien esas fechas de Semana Santa porque tengo la fiesta anual del pijama con mis colegas del blog para ese sábado desde hace tiempo y nos corta el rollo que otros con camisones más bonitos que los nuestros inunden las calles de la ciudad el día de nuestra celebración más divertida, no veo quien es la Junta de Semana Santa de Ávila, ni de ningún otro sitio, para pedir ningún cambio de fechas de ninguna competición oficial no religiosa como la Copa del Rey de fútbol.

Creo que es de esas veces que pedimos para nosotros un respeto que no pedimos para los demás. De todas formas, y para no equivocarnos nosotros, que alguien nos diga a quien debemos dirigirnos para pedir el permiso pertinente de publicación para esos días, no sea que también molestemos con nuestras entradas como hace el fútbol y tengamos problemas legales con la Junta de Semana Santa por duplicar actos.

No quiero despedirme sin desearle muchas suerte al Atleti en la final del la copa del Rey… #OhWait. Perdón que el Atleti ya fue eliminado, pues nada, entonces, mucha suerte a los demás y que gane quien gane no nos den la brasa durante mucho tiempo. Os recomiendo que hagáis como yo y os aficionéis, no obstante, a deportes menos estresantes que ese del balón pie. El Curling, sin ir más lejos, ha sido un gran descubrimiento durante estos últimos Juegos Olímpicos de Sochi y ya estoy buscando la forma de poder ver partidos de la liga canadiense por internet. Un deporte de caballeros/señoritas en el que los árbitros no intervienen apenas en los partidos porque son los propios equipos participantes quienes se arbitran. Un deporte en el que nunca se ha llegado a las manos por un penaty mal pitado. Un deporte sin malos rollos y con mucho respeto… Probad.

One Response to Un respeto…

  1. Vamos a ver Juan Luis, en nombre a ese respeto que citas, creo que las Juntas de Semana Santa están en su perfecto derecho a pedir eso, otra cosa es que se haga caso a esa petición.
    Ahora bien, también es cierto que es seguro que el que este interesado en ver la final de la copa de futbol lo hará, cómodamente desde su casa o en el lugar donde le apetezca, como también es cierto que el que quiera desfilar o ver los desfiles procesionales acudirá contra viento y marea, (o la nieve en el caso de Ávila).
    Por otra parte es seguro que el partido se dará en diferido, tropecientas veces.
    Un saludoJesús

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: