Los secretos de Ávila (por José Manuel Blázquez)

Fue, seguramente, la primera persona a la que le pedimos una colaboración para el blog. Dos años y pico es lo que la petición se ha hecho esperar pero, por fin, podemos publicarla. José Manuel Blázquez (@Elzo_) es abulense, de la provincia, pero abulense, y es el administrador de Meridianos, un espacio donde puedes encontrar todo tipo de entradas, cortitas, con datos curiosos, hechos históricos… Os invito a pasar por allí tras leer su texto de hoy. Gracias, @Elzo_, un lujo tenerte por aquí.
Y tú, si quieres colaborar… Ya sabes…

——————————————–

Los secretos de Ávila

No se equivocaba Hemingway cuando hablando de Ávila, bromeaba en una carta dirigida a su amigo Bernard Berenson, refiriéndose al filósofo y poeta de origen abulense Jorge Santayana:

Si eres de Ávila, Ávila no tiene ningún misterio (…) (pero) Santayana me parece distinto. Como proviene de una ciudad amurallada, cree que eso le hace diferente. No hay diferencia en el corazón. Cualquiera que haya vivido en una ciudad amurallada sabe cuánta inmundicia hay en las defensas y bajo las torres. Sabemos quién luchó por ella y ayudó a construirla y quién no”.

Ávila no guarda secretos para nosotros los abulenses. Todo lo que hay tras los altos muros que la rodean no nos es ajeno. Podemos ser espontáneos guías turísticos. Aunque en ocasiones parece que queremos olvidar nuestro pasado. Como el  impresionante legado que nos dejó la comunidad judía. Un legado que todavía se puede admirar desde la impresionante vista de los Cuatro Postes. Desde aquí, la estructura cabalística de Ávila, la Jerusalén de Castilla, como la bautizó el poeta Avner Pérez, es algo tan evidente que apenas necesita explicación.

Pues si el recuerdo judío está casi olvidado, el pasado musulmán de la ciudad está sepultado bajo bloques de viviendas y enterrado en los cimientos de un Mercadona.

El antes y el después del Maqbara o cementerio musulmán.

3.000 sepulturas musulmanas de los siglos XII al XV ahora ocultas, que nos dan una idea de la importancia de los mudéjares en esta villa. Un ejemplo de la huella dejada, que todavía puedes ver por toda la muralla, es la ‘firma’ en forma de ladrillo rojo. La marca que dejaron los alarifes, la numerosa mano de obra musulmana que participó en la construcción de este muro defensivo.

Detalle de decoración mudéjar en esquinilla de ladrillo rojo, debajo de las almenas de la muralla de Ávila.

Pero de vez en cuando Ávila todavía nos sigue desvelando historias secretas. Como el túnel misterioso en la catedral o los varios pozos, también en la seo, utilizados como pasadizos de huida para enamorados.

O el increíble relato de los dos esqueletos enterrados con grilletes en los pies, uno junto a la iglesia de San Andrés y otro detrás de San Pedro. Ajusticiados en la Edad Media, de una pena impuesta por cometer un delito sexual o económico.

Esqueleto con grilletes encontrado en la plaza del Ejército de Ávila, detrás de la iglesia de San Pedro.

Y para acabar ya que no quiero desvelar mas secretos abulenses, te invito a visitarnos. Sé otro de los numerosos viajeros que se enamoraron de esta tierra de santos y cantos.

Camilo José Cela en la terraza de Pepillo (1981). Foto Avilas.es

Siéntate en una de las numerosas terrazas como Cela, otro Premio Nobel que también gustaba de visitar Ávila. Y disfruta de una cerveza fresca, busca nuevas historias y leyendas en las piedras que te rodean.

Fuentes: 1234 y 5

One Response to Los secretos de Ávila (por José Manuel Blázquez)

  1. Pingback: 14 entradas de 2014 | Los 4 palos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: