En dos

Cuentan que cuando Moisés -tras conversar con una zarza y convencer al faraón con habilidad, mano izquierda y diez plagas- marchó al frente de su pueblo camino de la tierra prometida fue capaz, con la ayuda de Yahvé, de separar las aguas del Mar Rojo con un golpe de su bastón y un par de gritos. Los hebreos llevaban ya un tiempo caminando, las comunicaciones estaban fatal en aquella época, cuando el faraón, pensando que aquello era como El Corte Inglés, reconsideró su decisión de dejarlos marchar y salió a perseguirlos con su ejército para reclamar, seguramente de forma amistosa, su vuelta al redil. La situación era peliaguda para Moisés y los suyos: a un lado el mar, sin túnel subterráneo, ni servicio de ferrys; y al otro los ejércitos del faraón. Y en medio, lo tradicional en un atasco: niños que lloran, padres que se desesperan, abuelos con problemas de próstata que necesitan ir al baño, algún vendedor ambulante intentando colocar pañuelos, calor, el Ministro de Fomento diciendo que la culpa es de la gente por salir de casa, etc.

Sea como fuere, los detalles no están muy claros, Moisés y Yavhé separaron las aguas del Mar Muerto peinándolas con raya en medio, dejando el paso expedito -sin agua, sin lodo y sin las algas verdes esas que se te enredan en los dedos cuando te metes en la playa- para que los judíos pudiesen cruzar y escapar de los egipcios.

Pongamos que usted andaba por allí, camino por ejemplo del Mercadona más cercano, y ve todo el espectáculo. Moisés con la barba esa que le ponen en las pelis, el mar que se abre, los judíos pasando en tropel y después los egipcios con sus carros. Usted maravillado, claro. Esas cosas no se ven todos los días, así que decide acercarse curioso. Los egipcios están ya a medio camino, así que da usted unos pasitos dentro del mar para vivir la experiencia. En una de las paredes verticales de agua, un delfín le saluda burlón y usted se acerca a mirar y a hacerle una foto con su iPhone 5aC*. En ese preciso instante el último judío, una señora entrada en carnes que lleva quejándose de un dolor de pies desde que salió de debajo de la esfinge, pisa la orilla contraria del Mar Rojo y las paredes verticales de agua salada se cierran sobre los egipcios. Y sobre usted. Millones de toneladas de agua, bichos marinos, esperma de ballena y algas de esas que de las hablábamos antes caen sobre usted sin darle tiempo a despedirse de la familia, los amigos y los seguidores del tuiter.

Esa es más o menos la sensación que se vive ahora mismo en el PSOE de Ávila, la de un mar partido en dos próximo a caer sobre todos ellos. Bueno, quizá por respetar las proporciones deberíamos hablar de un lago pequeñito, o de una piscina olímpica. El PSOE en Ávila nunca ha sido un movimiento de masas.

En la tarde-noche de ayer -los rojos son/somos muy de sublevarnos a la luz de la luna- la prensa local anunciaba la fractura del PSOE de Ávila: la dimisión de la mitad de la ejecutiva provincial, elegida hace apenas año y medio. Según los medios, el detonante de la veintena de dimisiones ha sido la inclusión en el orden del día del próximo Comité Provincial del cese de Pilar Ochando, vicesecretaria general primera, y de Jesús Caro, secretario de organización del partido en la provincia. Según el Diario, los dimisionarios argumentan que no pueden seguir confiando en el secretario general provincial, Tomás Blanco, si este pretende cesar a miembros de la ejecutiva. Se habla también de firmas falsificadas, de desconfianzas y afinidades, y de la, en mi opinión, absurda lucha que se vive en todo el PSOE de CyL entre Villarrubistas y OscarLopistas por el reparto del poco poder que tiene el PSOE en la región. Se habla de la posibilidad de una comisión gestora, de un nuevo Congreso y de elegir un nuevo secretario general provincial. Turbulencias, intrigas y dolor de barriga.

Malas noticias en definitiva para el PSOE provincial y para el local en momentos que se presuponen claves de cara al futuro del partido, con el arranque en unos meses de un nuevo ciclo electoral que empieza con las elecciones europeas y termina con las generales de 2015, con unas municipales y autonómicas de por medio y las prometidas primarias abiertas en el segundo semestre del presente año. Si llegado el momento piensan participar en estas últimas, vayan a la sede local del PSOE con bañador y flotador de patito, no se les vayan a caer encima las paredes del Mar Rojo.

*iPhone 5aC = iPhone 5 antes de Cristo. Chiste para historiadores.

Actualización 13:15. Esto es lo que ha compartido el PSOE en su cuenta de Twitter.

PSOE2 PSOE1

#Amor

A %d blogueros les gusta esto: