Una cena con… Los 4 Palos

Pasa poco, pero pasa. Es de esos acontecimientos que son habituales en el transcurso del tiempo aunque alejados entre sí. Como sabéis, ya en su día, decidimos mandar a Alberto lejos de nuestras fronteras, lo cual no impide que esté pegado a la actualidad como si nunca hubiera salido de aquí. Las contadas ocasiones en que regrasa al terruño vienen a ser las fechas en las que los integrantes de este blog nos vemos las caras y en esta ocasión no iba a ser menos. Que nos veamos poco no quiere decir que no hablemos, las nuevas tecnologías nos ayudan a estar en contacto e informados de todo lo que queramos. Generalmente es el correo electrónico el que funciona a pleno rendimiento si la cosa es seria, para otros asuntos más llanos funciona mejor nuestro grupito de Whats App.

Pero hay cosas y temas que necesitan un debate más profundo, reflexivo y serio. Temas en los que es mejor verse la cara y hablar claro, y para esta reunión había un par de asuntos importantes que tratar, patinaje artístico incluido. El espinoso caso de la comprensión lectora de algunos de nuestros fieles era una de esas cosas que teníamos que tratar sentados frente a frente. Me explico. Algunos amigos del blog, en privado, nos han manifestado cierta impotencia tras la lectura de algunas de las entradas que publicamos, especialmente de algunas de Alberto. Si usted no ha tenido este problema, no se preocupe y no se dé por aludido, pero para los pocos que sí nos han dicho padecer este pequeño inconveniente quiero mandar un mensaje de tranquilidad. El asunto se puso encima de la mesa, se habló con la seriedad que requiere y Alberto se comprometió a explicar personalmente cualquier tema que pueda no quedar claro y a intentar escribir entradas con un lenguaje más llano para que nadie se sienta idiota. Como veis, es buen tipo.

A pesar de tener asuntos de este calado en el “Orden del Día”, la cena fue bastante tranquila y de debate sosegado. Pocas cosas que destacar, la verdad. Pablo llegó tarde para cumplir con una ancestral tradición familiar que ninguno entendemos pero que a él le hace ilusión, las mayores burlas y gracias fueron contra mi persona y mi reciente afición a los deportes de riesgo, cosa incomprensible. Hablamos sobre gran cantidad de temas, política, Alberto, patinaje artístico por parejas, Alberto, la pareja francesa del patinaje, Alberto, pádel, yo, patinaje (a secas, este sin arte ni nada que se le parezca que bastante tengo con mantenerme encima de los patines sin matarme), otra vez Alberto… Y de la necesidad de dejar los móviles en casa para futuras reuniones.

El encuentro tuvo tal repercusión que incluso el Community Manager de @AvilaPPAyto se acercó a saludarnos al lujoso restaurante en el que nos encontrábamos. Él dice que fue casualidad y que solo pasaba por allí a por cena para llevar pero nos parece raro que en El Almacén te pongan el solomillo en tuppers para irte a casa a comerlo… Muy raro… Por supuesto que no tuvo el detalle de dejar la cena pagada y quemó el móvil haciéndole fotos a… ¿Adivináis? ¡Bingo! Alberto, el hombre más buscado a este lado del Adaja.

Como hace la gente importante de verdad, banqueros, empresarios, pero sobre todo, ministros, dejamos todos los temas importantes para el final. Como  pasa todos los viernes en el consejo de ministros solo que nosotros dos veces al año. Cuando el alcohol llenaba nuestro cuerpo y la idea más disparatada era la más interesante por la etílica euforia, fue cuando comenzamos a hablar de lo realmente importante y a adoptar las medidas necesarias para dominar el mundo. Si no me equivoco sacamos a Ávila de esta crisis y de las dos próximas que vengan con un paquete de medidas del que, sinceramente, no me acuerdo, pero que implicaba hacer mucho el tonto y encerrar a algunos de los actuales políticos. “Sobra gente”, repetía alguien entre sorbo y sorbo de un líquido raro parecido a la orina. Yo quería haber tratado algo para los actos del 500 centenario de Santa Teresa pero tienen razón mis compañeros, para 2015 las decisiones ya estarán tomadas y cuando ganemos las elecciones o pactemos con UPyD, tendremos que poner metas a futuro y comenzar proyectos nuevos. De momento, y de forma más inmediata, ya hemos repartido el orden de nuestro navideño y tradicional relato conjunto de ficción local y, a unos meses más, estamos buscando algún insensato que nos presente como candidatos a Abulenses del Año. Si este año ha ganado Woody nosotros podemos llevárnoslo el año que viene. Somos más altos (de media) que él y los más bajitos son más guapos. No puede haber fallo.

Para terminar una advertencia. Tened cuidado cuando vayáis a los bares de Ávila. Nos echaron whisky en el agua y las coca-colas y convirtieron un grupo de gente decente en una vulgar pandilla de borrachos que recorrían las calles por la noche explicándole a la gente que tienen un blog… ¿O eso fue otro día? Da igual. Lo importante, nos vimos, nos reímos y pasamos una noche grande.

Deseando repetir.

Saludos…

2 Responses to Una cena con… Los 4 Palos

  1. Guillermo B. says:

    Vaya… Yo sé patinar (o al menos no me caigo mucho), he empezado con el pádel, soy lector impenitente de Alberto, y aguanto moderadamente la bebida esa con color de orina… Podiais haber avisado, leches !!!

    Espero que la resaca sea provechosa…

  2. Santiago Luján says:

    “Orden del día” , debate, política, padel , Community Manager, @AvilaPPAyto , Solomillo, El Almacén.

    Demasiadas Keywords.

    Se os ve el plumero.

    Enciendan las luces del Sótano. Cuidado con los excesos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: