Tú a Londres, yo a Zaragoza.

Seamos sinceros: Zaragoza no tiene nada que envidiar a Ávila. Quizá le falte algo de muralla, de utilidad en caso de ataque zombie o para tender mucha ropa a la vez, pero supongo que llegado el caso les serviría con tirar un par de tranvías entre edificio y edificio para bloquear las avenidas y calles principales.

Igual ustedes, amados lectores, han notado que últimamente mi presencia por estos andurriales ha sido más escasa. Incluso es posible que hayan echado de menos mi primorosa gráfica sobre los datos del paro de este mes, lo que seguramente les haya hecho vagar desesperado, con los ojos vidriosos y un moco acuoso colgando de la punta de su nariz, por los medios de comunicación tradicionales intentando encontrar una información parecida, que no igual, a la mía.

Como diría Don Pablo, alcalde de Villar del Río, os debo una explicación, y esa explicación que os debo os la voy a pagar. Bueno, en realidad no les debo nada, pero me apetece compartirlo con ustedes, extraños seres de luz que se ocultan al otro lado de las ondas del wifi. Por una parte, ando formándome para labrarme un futuro y ser mejor persona, lo que me quita bastante tiempo y aturulla mis débiles neuronas; y por otra parte, esta última semana he estado dando una vueltica por Aragón para relajarme de tanta formación y de tanto labrar cosas, visitar la Pilarica, los amantes de Teruel y a Ramiro II el Monje.

Yo nací para turista profesional, pero algo se torció y ahora solo puedo hacerlo de guindas a brevas, lo cual es una verdadera pena, porque yo valgo para eso. Hacer turismo es un arte: probar viandas y caldos locales, visitar iglesias y museos, contemplar paisajes y hablar con el paisanaje, tomar fotografías de todo ello como si no hubiese un mañana, o como si de haberlo te pasases todo el día viendo fotos.

Curiosamente, al volver ayer de mi retiro espiritual aragonés, descubrí que por estos páramos también se ha hablado mucho de viajes, en concreto de la excursión a Londres de parte de nuestros representantes para vender allí la “Marca Ávila” y ver a Federico Trillo, embajador de nuestro país ante la Pérfida Albión. Se rumorea que al encontrarse con nuestros enviados, el embajador se cuadró ante una bandera imaginaria, levantó la cabeza y gritó con aires marciales “¡Viva Segovia!, ¡Viva el cochinillo!”.

Más allá de esta anécdota, perfectamente factible, la polémica en la patria de Santa Teresa gira en torno a la necesidad del citado viaje, su utilidad y los gastos derivados del mismo. Los unos apuntan que el viaje va a ser utilísimo, que la internacionalización (chupito) es cosa hecha y que los resultados se van a ver muy pronto. El presidente de la Cámara de Comercio ha señalado que “Hemos descubierto que hay otro país muy cercano” (Nota al margen: el día que descubra Google Maps le va a dar un patatús) y que los resultados van a ser espectaculares. Para la oposición, la presencia institucional ha sido desproporcionada, los gastos desconocidos y las fotos más propias de un bodorrio de copete regulero que de un viaje de trabajo. Desde el Ayuntamiento se ha replicado que todo ha sido apropiado y que Tomás Blanco tiene que devolver no sé qué dinero a los habitantes de Cebreros.

Tras revisar todo lo publicado sobre este asunto en las últimas fechas he llegado a una conclusión: todo este asunto es una polémica artificial creada desde el Ayuntamiento y la Diputación. ¿Con qué fin?, se preguntarán ustedes. Mi hipótesis es que, preocupados por el descenso del ritmo de publicación de este blog, decidieron montar el London Tour 2013 para darnos algo de lo que hablar. ¿Y en qué me baso? En que hay que andar escasos de dedos en la frente para, estando las cosas como están -crisis, clima político, opinión ciudadana, oposición, el precio del pan- organizar un viaje desde las instituciones con dinero público y no volver con un listado pormenorizado de todos los gastos, desde el avión a las Yemas para Trillo, para presentarlo nada más pisar tierra y evitar la más que previsible polémica.

Mire usted, diría el portavoz municipal poniéndose las gafas de leer, el avión nos costó tanto, fuimos en el más barato posible, las 5 de la madrugada y más apretados que sardinas, y no tomamos nada durante el viaje. Estuvimos a punto de jugar a la lotería esa que ofrecen, nos veíamos con suerte, pero nos lo pensamos mejor. El hotel salió a tanto la noche. Habitaciones dobles con baño compartido para ahorrar. Ocho menús del día a tanto el cubierto. La citada cajita de Yemas y unos bombones para la mujer de Trillo. Un paquete de folios que tuvimos que comprar en una papelería de Picadilly porque nos dejamos en el hotel los que traíamos de casa. El presidente de la Diputación se compró una botella de agua en un chino al pie de la embajada, pero aquí está el recibo que demuestra que ha devuelto el dinero.

Hay otras dos opciones. La primera, que los gastos hayan sido desorbitados, que los cinco mil euros presuntamente comprometidos se hayan ido en tontunas y no haya forma de presentarlo ante la ciudadanía sin que esta responda asaltando el Palacio de Invierno. Caviar, champán, cientos de bolsas de pistachos en los aviones, cincuenta viajes en el London Eye, una taza con el retrato de la reina Isabel. La segunda, que nuestros representantes supusiesen que nadie iba a decir nada cuando llegasen a la ciudad, que la ciudadanía y la oposición siguen acatando sin rechistar lo que desde las instituciones se les ofrece, que todo quedaría en un artículo del Diario con una foto del Alcalde dando la mano a Trillo.

Como ninguna de estas dos opciones me convence, confío ciegamente en las intenciones y capacidades de nuestros representantes, desde aquí les doy las gracias al Ayuntamiento y a la Diputación por preocuparse de nosotros y por nuestro ritmo de publicación. Un abrazo, guapetones. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: