De patio de vecindario

Hace ya un tiempo que nuestro Ayuntamiento hizo una buena inversión. Soltaba unos 45.000 euros, más o menos, para conseguir retransmitir en Streaming (directo vía internet) los plenos municipales. Un dinero que me parece bien gastado si hablamos de acercar la política al pueblo y facilitarle a los ciudadanos la posibilidad de enterarse de lo que sucede en su Ayuntamiento, al menos de esa parte que pasa una vez al mes y tiene carácter público. El problema es que la mayoría de las veces no somos más de 7 personas las que nos conectamos a ver el evento, menos veces llegamos a unos doce y la mayoría de ellas somos tan solo cuatro. Esto puede ser por falta de interés, sí, claro, por eso, por falta de tiempo, por falta ganas o porque se está mejor en la cama, cada uno tendrá sus motivos. Lo cierto es que yo lo veo y hago lo posible, mientras escucho las intervenciones de las partes, por seguir el evento también vía Twitter, aunque por esta vía no estén todos los partidos y solo puedas leer los comentarios de tres de los cuatro representantes de los ciudadanos. Aún así, esta es la parte más divertida y en la que mejores ratos paso porque el pleno, como tal, no es sino algo parecido a lo que había en el patio de mi vecindario, en el que poco o nada se decide que no se lleve ya acordado en comisiones previas. Y lo que no esté acordado de antes no saldrá adelante si no viene presentado por el Equipo de Gobierno. No digo ningún secreto, basta con ver dos o tres plenos para saber que esto es así. Aún así, el debate suele seguir en Twitter y tras hablar de tal o cual moción suelen dejarse regalitos de unos partidos a otros que suelen ser guindas muy suculentas, y divertidas, a cada uno de los debates.

De hecho, el pleno, como tal, suele resultar bastante aburrido. Los tres grupos de la oposición se dedican a tirar pelotas contra el muro del Gobierno. Las lanzan fuertes, rápidas, con efecto, con mala leche, en plan amiguetes a ver si cuela… Y la mayoría absoluta que manda en la ciudad las devuelve de manera educada, con mala baba, con algún toque gracioso o con un simple “somos mayoría, no lo olviden, y aquí se hace lo que decimos nosotros”, cuando les quedan pocos argumentos o, simplemente, se han cansado ya de hablar sobre un tema. Suena especialmente despectiva la forma en que desprestigian al portavoz de UPyD recordándole su pasado Popular, no deben llevarse muy bien los azules y los magentas. El trato que tienen con IU considerando disparatadas la mayoría de las cosas que proponen, o la forma en que se dirigen al PSOE para decirle que “ustedes siempre igual intentando hacer demagogia”. Como un patio de vecindario, porque de poco o nada sirve esa escenificación que cada mes me parece mejor planificada. Cada uno suelta lo que le parece, el PP hace lo que quiere y cada uno a lo suyo hasta un mes después que habrá una nueva oportunidad de comprobar que una mayoría absoluta es lo más parecido a una dictadura moderna y consentida, como estamos comprobando en el Gobierno Central con Rajoy al frente y como llevamos sufriendo en nuestra ciudad desde hace tantos años que algunos no conocemos otra realidad. Lo único que nos diferencia de eso, de una dictadura moderna, es que cada cuatro años tenemos la oportunidad de cambiar las cosas en las urnas lo que me lleva a otra reflexión que no me pararé a explicar y es que, como diría el Doctor House… En Ávila somos idiotas. Y oféndase quien quiera.

El caso es que ya lo tengo todo preparado para ver el pleno de hoy. Mi enlace para seguirlo en directo y mis ventanitas de redes sociales abiertas mientras en la cafetera termina de subir el café. La verdad es que. a pesar de la poca utilidad que le veo a este acto mensual, pero no deja de ser divertido. Viendo cómo discurren los plenos podemos hacernos una idea de cómo discurre la política en nuestra ciudad y viendo cómo discurre la política en nuestra ciudad podemos hacernos una idea de lo que nos gusta y lo que no de lo que hemos votado. Es un ejercicio necesario de autocrítica para los de un lado y los del otro. Para los que hemos colocado a unos en la oposición y para los que han colocado a otros en el Gobierno. Es necesario seguir y exigir. Saber qué hacen y qué harán. Conocer, no solo los planteamientos que se llevan a cabo, que son los que al final quedan, sino los que se desechan por el camino estrellándose contra el muro de la mayoría del PP. Tener todos los datos, todas las propuestas, los argumentos… Para así poder decidir con conocimiento sobre el futuro de nuestra ciudad. Y ojo, puede que haciéndolo se os quiten las ganas de darle vuestra confianza a ninguno de los cuatro partidos representados en esa sala cada mes, ¿por qué no? Eso pasa. Pero llegada esa decisión será con conocimiento y no sin reflexión, no por arrastre, no por amiguismo… Será por querer, para todos, una ciudad mejor.

Os dejo, que empieza el pleno de hoy…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: