Perspectiva

El miércoles fue un día de grandes alharacas, y no hablo de la decimonovena resurrección de Kaká, ya conocido como el Mirlo de San Siro, sino del nuevo fulgor de la economía nacional. Hablo de esos brotes verdes que asombran y deleitan tanto al mundo que la única explicación posible para su fortaleza y fulgor es que los llevara Rajoy en el bolsillo el día que visitó Fukushima.

“¡Una décima! ¡Una décima!” debieron gritar desgañitados ante la cámara de Super8 Montoro y De Guindos, recién levantados y todavía en pijama, al quitar el envoltorio de la previsión del Banco de España. Como ya dije por aquí en otra ocasión, España es un país ciclotímico, capaz de pasar del llanto a la carcajada en un chasquido de dedos y del derrotismo noventayochista al gozoso orgasmo de la victoria en cuestión de segundos. El Gobierno no iba a ser menos, al fin y al cabo son como nosotros pero limpios, y ha pasado de pronosticar en primavera el fin de los tiempos a anunciar en otoño la buena nueva de la sin par recuperación rojigualda, el segundo milagro español (patente en trámite), Santiago y cierra España.

Los aguafiestas, los pájaros de mal agüero, Rubalcaba y los malos españoles -si es que existe alguna diferencia- se han apresurado a señalar que quizá crecer una décima no es como para tirar cohetes como si fuesen las fiesta del pueblo, que en los últimos años nuestro PIB (léase pib, como un hipo fino, como de recepción de embajador) ha caído un 7,5% por ciento y el empleo lo ha hecho tanto que es casi mejor no pensarlo para no darse a la bebida.

Todo es cuestión de perspectiva. ¿Qué importa que estemos peor que hace 3 años si estamos mejor que hace seis meses? Todo lo que haya sucedido hace más de 12 meses es campo reservado para historiadores, esos seres depravados dedicados a romper España, abrir viejas heridas y asaltar bares y cervecerías como almogávares puestos hasta las orejas de LSD. ¿A quién le importa cómo estábamos en 2007 si en aquel lejano ayer no teníamos móviles con 4G ni tabletas para tuitear desde el inodoro? Hace tres meses caíamos sin freno arrastrados por el pesado lastre de la herencia recibida (-0,1%), hoy nuestras alas ya sienten el calor del sol en sus plumas mientras planeamos felices hacia el jardín del Edén (+0,1%).

En Ávila sucede algo igual. El pasado septiembre nuestra ciudad vivió una sucesión de festividades, actos y eventos como no se habían visto en décadas. Ávila parecía un remedo de lo que fue la Comunidad Valenciana antes de la crisis: copas américa, circuitos de velocidad, visitas de grandes artistas internacionales y edificios de Calatrava a cascoporro, uno en cada barrio, dos en cada plaza. Solo faltó ver al Alcalde en un Ferrari descapotable derrapando por la cuesta del Hospital Viejo mientras saludaba al enfervorecido público. Fue todo tan loco que desde la misma Estación Espacial Internacional un ruso de apellido impronunciable llamó al Ayuntamiento para ver qué pasaba, que le habíamos despertado de la siesta con tanta alegría y chanza.

Esto naturalmente se tradujo, informaron desde el Consistorio, en un aumento espectacular de los visitantes y de su consumo en la ciudad. Según el Ayuntamiento, el número de visitantes atendidos habría aumentado un 13%, en especial el nacional, y la venta de productos turísticos en los puestos municipales un 26%. Es posible, incluso, que se vendiese alguna camiseta de Pedrolo.

En este caso, nos toca a nosotros -aguafiestas, pájaros de mal agüero y malos abulenses- poner estos datos en perspectiva. El INE, otros aguafiestas, publicó ayer los datos de ocupación hotelera del mes de septiembre. Respecto a 2012, las pernoctaciones aumentaron un 17% y el número de visitantes un 14%. Buenos datos, en línea con los anunciados por el Ayuntamiento.

Sep1213

El problema es, de nuevo, la perspectiva. ¿Qué pasa si comparamos los datos de este año con los de años anteriorires? Pues que las cosa no pinta tan bien. El pasado septiembre ha sido el segundo peor desde 2007, tanto en viajeros como en pernoctaciones, solo por delante, lo han adivinado, de septiembre del año pasado. Veamos la gráfica anterior ampliando el rango temporal.

Sep0713

Respecto a 2007, los datos del pasado septiembre suponen una caída del 20% del número de viajeros y del 13% de las pernoctaciones.

Como se dice ahora en las redes sociales, ese antro de depravación, la perspectiva es ETA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: