¿Leyes de Patrimonio o papel mojado?

Sada es un municipio gallego de unos 15000 habitantes, situado en la ría de Betanzos, a tiro de piedra de La Coruña. Lo más probable es que esta sea la primera vez que oye hablar de él. No es un enclave especialmente turístico, por allí no pasa el Camino de Santiago, ninguno de sus lugareños ha montado una internacional de la moda y, por fortuna, ningún petrolero se ha partido en dos frente a sus costas. Aunque ya les digo que aquello no es Benidorm, seguramente uno de sus atractivos patrimoniales les suene. A menos de diez kilómetros de su centro urbano, en medio de una zona donde en los últimos años florecieron más las urbanizaciones que las margaritas, está situado el Pazo de Meirás, un caserón decimonónico, refugio literario de Emilia Pardo Bazán y posteriormente regalo -codazo, codazo, guiño- del pueblo coruñés al dictador Francisco Franco y a su familia.

En el año 2007, el Ayuntamiento de Sada, gobernado por aquel entonces por socialistas y nacionalistas gallegos, solicitó a la Xunta la declaración del Pazo como Bien de Interés Cultural entrando, como era por otra parte previsible, en un largo conflicto con los propietarios del inmueble, que negaron la entrada al mismo de los funcionarios de la Xunta encargados de evaluar su estado y llevaron el caso a los tribunales.

Dura lex, sed lex.

El problema era que la declaración del Pazo como BIC conllevaba unas obligaciones que los propietarios del mismo no estaban dispuestos a afrontar: según la ley (Art. 13 de la Ley 16/1985 de Patrimonio Histórico Español y art. 26 de la Ley 8/1995 de Patrimonio Cultural de la Comunidad Autónoma de Galicia) los propietarios o titulares de bienes declarados de interés cultural tiene la obligación de permitir la visita pública gratuita del bien al menos cuatro días al mes. Y claro, tener turistas japoneses haciendo fotos a la mesa del comedor, además de ser un incordio, era reabrir viejas heridas, revanchismo histórico y un ataque frontal al consenso de la Transición, a la Constitución y a Santiago, patrón de las Españas. ¡Y encima gratis!

Mis antepasados pagaron Santa María. Mis impuestos han pagado Santa María.

En abril del año 2011, la iglesia de Santa María de los Reales Alcázares de Úbeda reabría sus puertas para alegría de sus vecinos, que veían como las obras se habían retrasado una y otra vez desde 2003, primera fecha anunciada para el fin de las obras. El problema surgió en mayo de 2012, cuando la Iglesia, propietaria del templo, tras un acuerdo con una empresa turística, comenzó a cobrar cuatro euros por la visita. A los ubetenses aquello no les hizo, perdonen la expresión, ni puta gracia, y comenzaron una campaña para solicitar que la Iglesia cumpliera con lo que dice la ley estatal y la autonómica (Ley 14/2007 de Patrimonio Histórico de Andalucia): visitas gratuitas al menos cuatro días al mes. A ellos se sumaron otros colectivos que venían solicitando lo mismo para otros monumentos de la región y llevaron la campaña ante la Junta, que terminó haciéndola suya y exigiendo a la Iglesia la apertura de todos sus bienes declarados de interés cultural en las condiciones que establecía la Ley.

Aunque para usted, querido lector, y para mi, simples mortales, cumplir la ley no es algo negociable -intente sino dialogar con un radar o con una señal de stop- la Junta y la Iglesia andaluza se sentaron frente a frente y tras meses de negociación, cartas y declaraciones, llegaron a un acuerdo a principios de este año para permitir el acceso gratuito a los distintos bienes protegidos de la Iglesia. De la misma forma, el horario de algunos bienes de titularidad pública, como los Reales Alcázares de Sevilla, se ha adaptado también para cumplir con la Ley (Sí, la propia Administración incumplía la ley. Esto es España)

¡Ay, qué murallas tan altas! ¡Ay, qué remanso de nieve!

Como ustedes habrán imaginado, este es un blog para gente despierta e inteligente, todo esto nos lleva a una pregunta ¿Se cumple en nuestra ciudad (y provincia) la Ley de Patrimonio? A lo largo del último mes nos hemos puesto en contacto con las distintas administraciones públicas (Ayuntamiento, Diputación y Junta) y con la Iglesia para interesarnos por los horarios de visita gratuita de distintos bienes declarados de interés cultural en nuestra ciudad y provincia. ¿Resultado? Por desgracia, el esperado: en Ávila tampoco se cumple la Ley de Patrimonio.

Antes de entrar presentarles algunos ejemplos, un repaso al texto legal. Al igual que sucede en Galicia y Andalucía, el artículo 25 de la Ley 12/2002 de Patrimonio Cultural de Castilla y León recoge la obligación por parte de los titulares de los bienes declarados de interés cultural y de los inventariados (un nivel inferior de protección) de permitir la visita gratuita de los bienes al menos cuatro días al mes.

Además, el artículo 71 del Reglamento que desarrolla la ley (Decreto 37/2007 de 19 de abril) fija que el calendario de visita de los bienes, en el que se especifique los horarios de visita gratuita, debe ser aprobado por el Delegado Territorial de la Junta y anunciado al público mediante cartel visible.

Ávila, ciudad al margen de la ley (de patrimonio).

Siguiendo este enlace pueden descargarse los horarios de los monumentos que ofrece la concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Ávila. Aunque son muchos los bienes protegidos en nuestra ciudad (aquí pueden consultar la lista completa) nos hemos centrado en los más significativos: Muralla, Catedral y Basílica de San Vicente.

La Muralla

MurallaHorarios

La primera en la frente: según figura en los horarios anteriores, en la web de turismo del Ayuntamiento y a la propia puerta del monumento (foto superior), la muralla no cuenta con horario de visita gratuito. Eso sí -y esto es una exclusiva– según nos han informado en la Delegación Territorial de la Junta, están “en conversaciones” y va a contar con ellos en breve. Personalmente, como ya dije antes, esto de dialogar para cumplir una ley me fascina. Les animo a que llamen a Montoro para conversar sobre el porcentaje de su sueldo que destinan a las arcas públicas. Digan que van de mi parte.

La pregunta sería por qué han estado incumpliendo la ley hasta ahora. Nos hemos puesto en contacto con el Ayuntamiento (a través de la página web de turismo, por twitter y por correo electrónico) para preguntarles al respecto, pero, un mes después de nuestro primer email, aún no hemos obtenido respuesta. Por cierto, ¿habrá tenido que ver en esas conversaciones entre la Junta y el Ayuntamiento nuestro interés por el tema? Supongo que no, pero soñar es gratis.

La Catedral

HorarioCatedral

Si peliagudo es el asunto de la muralla, este lo es más. En los horarios ofrecidos por el Ayuntamiento y en la web oficial de turismo no figura la existencia de visita gratuita. Tampoco lo hace a la puerta del templo (foto superior). Además, según nos han confirmado desde el Obispado y desde la Catedral por teléfono y email, el primer templo abulense no tiene horario de visita gratuita ¿Malo? Pues esperen que llegan curvas.

Según la Delegación Territorial de la Junta, la entrada a la Catedral es gratuita todos los martes de 15:00 a 17:00. Varias preguntas y ninguna respuesta ¿Por qué desde la Catedral no se informa de esto? ¿Por qué se niega la existencia de estos horarios de visita gratuita? ¿Y qué opina de todo esto el Ayuntamiento de la ciudad? ¿Y la oposición? ¿Lo sabrá el papa Francisco? ¿Y el octavo mandamiento?

San Vicente

Con San Vicente sucede algo muy similar a lo que ocurre con la Catedral. Desde el Obispado se informa de que no tiene horario de visita gratuita y que el horario de visita durante el verano, hasta finales de octubre, es de lunes a sábado de 10 a 18:30. Lo mismo figura en la web turística del Ayuntamiento y en los horarios que suministra. El problema esta vez es que desde la Delegación Territorial nos informan de que el horario de visita gratuita es los domingos por la tarde, lo mismo que, por otra parte, figura en los horarios que se ofrecen desde la oficina de información turística de la Casa de las Carnicerías (foto inferior), dependiente de la Junta. Sí, los domingos, cuando al parecer, según el Obispado, la basílica no está abierta para el turismo.

SanViJunta

En el propio monumento podemos obtener una tercera información: la basílica está abierta los domingos por la tarde, pero en ningún lado figura que durante esas dos horas la visita sea gratuita. De nuevo más preguntas que respuestas.

SanVi1 SanVi2

Actualización 11:00: Nos escriben desde el Obispado para aclararnos que la información referida a San Vicente que nos habían suministrado era errónea. La visita a San Vicente es gratuita los domingos por la tarde. Ahora solo falta que, conforme a la ley, se informe de esto en el propio monumento.

Palacio de los Dávila

El pasado sábado, en estas mismas páginas, Sonsoles Pindado se refería a este enclave. A diferencia de lo que ocurre con los demás monumentos analizados, el Palacio de los Dávila es una vivienda particular. ¿Qué ocurre entonces con las visitas gratuitas? ¿Qué dice la legislación al respecto?  Que los titulares tienen la obligación de permitir la visita gratuita cuatro días al mes “garantizándose en todo caso el respeto a la intimidad personal y familiar”. ¿La visita al Palacio de los Dávila garantiza esta intimidad? Así debe ser porque de nuevo desde la Delegación Territorial se nos informa, como también señalaba Sonsoles, que la visita pública gratuita al mismo se permite todos los jueves de 16:00 a 18:00. ¿Se está cumpliendo en este caso con la ley? De nuevo, no.

La provincia

En nuestra provincia también son muchos los bienes declarados de interés cultural o inventariados. Para evitar que el presente post se alargue más de lo que ya lo ha hecho, les resumo: salvo honrosas excepciones (el Castillo de La Adrada, por ejemplo) en nuestra provincia la gran mayoría de los monumentos incumplen la ley en lo referente a las visitas gratuitas y a su publicidad. Si tienen interés, busquen los horarios e intenten encontrar en ellos alguna referencia a la visita gratuita.

Por supuesto, no los busquen en la web de turismo de la Diputación, que sigue siendo un desastre, y tampoco pregunten en la Diputación sobre los mismos: tres emails después lo único que he conseguido de la institución provincial es una recomendación (ni siquiera el enlace) de una web donde podía encontrar todo lo que necesitara. ¿De qué web estamos hablando? De la Wikipedia. Sí, como les cuento: desde la Diputación me han remitido a la Wikipedia.

Conclusión: cuatro de cuatro

En ninguno de los monumentos analizados en nuestra ciudad se están cumpliendo las obligaciones que marca la ley. Un triste pleno al quince del que podemos extraer una conclusión: el que redacta la ley es el primero que la incumple y el que permite a los demás (mención especial para la Iglesia católica) inclumplirla. ¿Dónde están los horarios de visita gratuita? ¿Por qué de existir no son publicados en ningún lado? ¿Se hará algo desde las instituciones o desde la política (hola, oposición) o nos tocará a nosotros presentarnos ante la Delegación Territorial?

PS.- Próximamente, el Ayuntamiento va a proceder a abrir al público, tras larga espera, el Palacio de Superunda/Caprotti y los hornos postmedievales de la calle Marqués de Santo Domingo. Ambos espacios son bienes declarados de interés cultural. Según se ha publicado (y en el caso del Palacio según también la ordenanza fiscal de este año) ninguno de los dos contará con horario de visita gratuita. Dos nuevos incumplimientos de la ley que sumar a la lista. 

PS2.- Hay otros aspecto de la Ley de Patrimonio que también parecen de cumplimiento voluntario (ahí está Las Gordillas para demostrarlo). Otro día volveremos sobre ellos.

14 Responses to ¿Leyes de Patrimonio o papel mojado?

  1. Guillermo B. says:

    “–Doctor, doctor… Me duele aquí… y aquí… y aquí… ¿qué puede ser?
    — A usted lo que le duele es el dedo…”

    Viejísimo chiste, pero quizás aplicable. Entusiasmado por tu proclama, inmediatamente me he apresurado, cinco que somos en la familia, a planificar un viaje ahorrativo y ahorrador para poder entrar en la Alhambra gratis, en la Sagrada Familia gratis, y al Alcazar segoviano gratis también. Que eso es una pasta gansa en ahorro… Y no encuentro por lado alguno las franjas horarias para cumplir la susodicha ley, no. Sí que lo hay en el Palacio de Liria, que los Alba siempre han sido mucho Alba, aunque eso sí, como mucho 45 personas a la semana, que una cosa es proteger la intimidad, y otra que se desgasten las alfombras persas a base de turisteo.

    No, en serio, volviendo al principio, quizás no estén mal todos los ejemplos analizados, quizás lo que esté mal sea la ley en cuestión. Que proclamar, como la asamblea de majaras, que mañana sol y buen tiempo no necesariamente implica que eso vaya a ser así, y pretender que la muralla tenga horas gratuitas lo que lograría quizás es una avalancha tremenda en esas horas, con el problema de la seguridad. Por cierto, y si no ha cambiado, la muralla, que es de los abulenses, construida por abulenses (sí, los del Raimundo ese) y custodiada por abulenses, es gratuita para ellos, no sé si eso algo cumple.

    Y sigo sin entender el problema con los Dávila, al margen de que haya conversaciones “comprometidas” a la puerta, y de que parece que quieran cobrar por ciertas estancias, cosa que me parece también razonable, la ley en cuestión, ¿obliga a una apertura completa y absoluta, o parcial? En el caso de la catedral, antes era gratis, pero el tesoro era pagando.

    En fin, al margen de todo esto, Alberto, mucho ruido y pocas nueces. Insisto en que esto de anunciar post tremendos y espectaculares es como el partido del siglo, al final, tarde de decepción. Un poco como Neymar, y mira que blaugrana yo, me jode…

    • Alberto Martín del Pozo says:

      Hombre Guillermo, yo en la situación económica familiar de cada uno no entro, pero el que esto escribe, aunque nunca ha dejado de ver un monumento por caro que fuese, siempre mira los horarios de acceso gratuito para ahorrarse unas perras. Por ejemplo, siempre que estoy en Madrid y tengo tiempo procuro acercarme al Museo del Prado. A 14€ la entrada esto sería imposible si no fuese por los horarios de visita gratuitos (todos los días de 18 a 20, domingos y festivos de 17 a 19). Otras veces toca madrugar, como para ver la Mezquita de Córdoba (de 8:30 a 9:30, siempre que no haya culto) o reducir la sobremesa, como para ver el Museo Nacional de Arte de Cataluña (gratis todos los sábados a partir de las 15). Sí, es una pasta gansa. Calculo que solo en El Prado habré ahorrado más de 100€ en los últimos años.

      ¿Que hay muchos monumentos que no cumplen la ley? Cierto, y por eso hay muchos colectivos (como los citados en el post en Andalucía) dedicados a denunciar estos incumplimientos. Nosotros por el momento aquí hablamos de los abulenses, pero a medida que vayamos montando franquicias en otros sitios nos pondremos con los demás monumentos. Tomo nota para criticar lo del alcázar segoviano cuando inauguremos “Los 4 acueductos”. También hay mucha gente que se salta los límites de velocidad y no sé si eso sirve como argumento ante la benemérita.

      Problemas de seguridad en los monumentos los hay pague la gente por entrar o lo haga gratis. ¿300 zascandiles saltando en un cubo de la muralla dañan menos el monumento si han pagado por entrar? Todos los monumentos y museos deberían tener límites de aforo para asegurar la seguridad de los visitantes y la conservación de los bienes.

      ¿La ley es difícil de cumplir? Puede que en algunos casos, por cuestiones de intendencia, sí lo sea, pero en la mayoría no. De todas formas, que una ley sea difícil de cumplir no debería ser eximente de su cumplimiento. Hace poco criticabas por estas mismas páginas una afirmación similar de Alberto Plaza al respecto de una sentencia judicial. Hasta que se cambie la ley (en teoría va a haber una nueva ley de patrimonio a nivel estatal durante esta legislatura), los titulares tienen que cumplir con la que hay, como por otra parte hacemos los demás con las leyes que nos atañen.

      Un saludo

      PS.- La muralla es gratis para los empadronados en Ávila según su DNI. Los nacidos en la ciudad empadronados en otro sitio pagamos civilmente la entrada. Y no, esto no sirve según la ley.

      • Guillermo B. says:

        Coño, me has ampliado el viaje, que para ahorrarme unas perras, me voy a marcar un tour de España que ni la Vuelta Ciclista… Mil gracias.

        No, no abogo por el incumplimiento de la ley, sino por el razonar si tiene sentido. Y mentando tu comienzo, no sé hasta qué punto no es una “putada” que de pronto te declaren BIC algo que has comprado como no-BIC, con las implicaciones económicas que eso tiene. Citando, el ciudadano A se compra las Gordillas, que entonces no es BIC, pensando en el hotelito que va a montar, y el ciudadano B se compra los Jerónimos (es un ejemplo), con las mismas intenciones. De pronto, al A le declaran lo suyo BIC, sin indemnización alguna, y se encuentra con que tiene que empezar a gastarse una pasta en mantenimiento, con que tiene que habilitar visitas (eso implica personal), etc, etc… Mientras, B disfruta de lo suyo sin esos problemas. Lo suyo sería que de declararse BIC algo privado, lleve una contraprestación anexa. Aunque a lo mejor esto es una boutade mía, no se… Porque si no, a ver quién es el listo que se compra un inmueble de más de 30 añitos, con el riesgo anexo.

        Y lo de la seguridad es por aquello de evitar que los Domingos de 12 a 14 haya unas colas salvajes por que los turistas desean evitarse el coste de subida a la muralla, no por más o menos saltones de cubo en cubo.

        Pero me parece muy bien eso del comando Chindasvinto por el cumplimiento de las leyes, sí señor. Es fomentar la sociedad civil, que en el fondo es lo necesario. Suerte, e id avisando de vuestros progresos.

        • Alberto Martín del Pozo says:

          Sin entrar en si son muchas o pocas, los titulares de bienes protegidos ya tienen “contraprestaciones”: exenciones en impuestos sobre la propiedad, deducciones en su IRPF o impuesto de sociedades si invierte en el mantenimiento, conservación o difusión de su BIC, acceso preferente a créditos del Estado…

          En algunos casos, los titulares de los bienes son los primeros interesados en la declaración.

        • Guillermo B. says:

          Mil gracias, estoy aprendiendo muchísimo… Como bien dices, habrá veces en que al propietario le venga bien, y habrá veces en que no. No sé (y seguro que me lo aclararás) si la declaración BIC ha de constar con el consentimiento del propietario o no. Para mí, lo suyo sería que sí, y caso de que no, que exista una expropiación con un precio razonable, pasando el bien a ser a todos los efectos titularidad pública.

        • Obis says:

          Una vez claro lo de “dura lex sed lex” y entendiendo que Guillermo ya ni asoma por la tronera del burladero, me atrevo a dar otra embestida. El derecho a la propiedad privada tiene límites, muchos limites (ojala tuviera más… esto sobraría en este comentario, pero me apetece decirlo). El Estado marca alguno de esos límites a través de la Ley (por ejemplo con expropiaciones o imponiendo obligaciones a los dueños de BICs), y la sociedad marca otros límites de forma pacífica (tradiciones) o menos pacifica (botellones) que son legitiimas a veces….y otras veces los individuos demuestran todos los días los límites a este derecho a la propiedad (hurtos, robos) de forma menos legal y a veces ilegitima.
          En otras palabras: propietarios, ajo y agua

        • Guillermo B. says:

          He tomado el olivo, querido Obis… Me voy al tendido bajo del 9 con los terratenientes, a comer canapés de gambas y manzanilla.

  2. Guillermo B. says:

    Y sigo erre que erre… ¿qué son “conversaciones comprometidas”?

  3. Guillermo B. says:

    En todo caso, releyendo tu post, entiendo:

    Que en el caso de la muralla, no se cumple, pero parece que se está en ello, como tántas otras cosas.
    Que en los casos de Catedral y San Vicente, hablamos de un tema de información. Es decir, ¿ha probado alguien a ir a ambos templos en horario gratuito según la Junta, y se le ha negado la entrada? Una cosa es que la picaresca lleve a no anunciar lo gratuito, y otra a no cumplirlo.
    Y en el caso de los Dávila, la verdad, no entiendo el post de Sonsoles. No entiendo si fue a las 16:00 de un Jueves y le dijeron que no, o si pudo entrar pero le quería cobrar por determinadas estancias, o qué…
    Y en todos los casos, ¿qué implica la visita gratuita? ¿En San Vicente, se podrá bajar a la Soterraña, y subir a la torre mochada? ¿Incluye gratis el tesoro catedralicio? ¿Los Dávila tendrán que enseñar sus retretes y la colección de mariposas del abuelo?

    Saludos

  4. Sergio says:

    Lo primero, enhorabuena por tu post, Alberto. Me ha resuelto muchas dudas que tenía a propósito de los horarios gratuitos de los monumentos, pues más de una y más de dos veces al ir teóricamente en horario libre en la práctica no ha sido así, y que conste que no es problema únicamente de Ávila, en Toledo, por ejemplo, es incluso peor.
    Además, la respuesta de los organismos oficiales revela como se toman las cosas, ya sea contestando, no contestando o remitiendo a la Wikipedia.
    De igual forma, llevo años queriendo visitar el palacio de los Dávila, y hasta el momento no sé si se puede visitar (los jueves por la tarde) ni que hubiera “conversaciones comprometidas” (similar polémica la hay, o al menos la había, con el palacio de Monterrey, residencia de la familia Alba, en Salamanca).
    Espero que este post aumente el debate y sirva para “hacer cumplir la ley” y exigir un derecho que nos es dado y que parece que nos da igual, lo cual, es incluso peor que la negación del propio derecho.

  5. Mil vueltas he dado a la entrada de hoy y no hallo respuesta. La protección del patrimonio en este país, que presume de tener, tras Italia, el mayor número de monumentos y sitios inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial (eso que nuestras autoridades siguen llamando erróneamente Patrimonio de la Humanidad) ha sido siempre muy deficitaria. Ni la ley Nacional del 85 (recordemos que la primera Ley de Patrimonio es de la República de 1933), ni la Autonómica de 2002, ni el Reglamento que la desarrolla han servido para que en todas las ciudades no se pierda patrimonio, en la mayoría de los casos siempre primando valores urbanísticos (léase económicos).
    Desde mi opinión, creo que estas pérdidas irremisibles están en gran medida motivadas por el desconocimiento real de la población general de valor del patrimonio. El círculo comienza con no dar a conocer en su justa medida la importancia de los bienes (incluso en ciudades como la nuestra) y así poder hacer y deshacer a gusto del dueño, constructor, planteamiento urbanístico, planteamiento ideológico, situación económica, o lo legitimaciones varias.
    No permitir acceder gratuitamente a un BIC, es el vértice del problema. No investigar, no publicar y no difundir conlleva a que los bienes se conviertan para la mayoría de los mortales en lastres históricos, bellos, pero lastres.
    La lucha por el acceso a la cultura debe ser un planteamiento vital que debemos transmitir a nuestro entorno más cercano, como padres o profesionales no podemos limitarnos a decir ahí tienes la ciudad, debemos en la medida de nuestras posibilidades, incitarles a que investiguen, lean, estudien y reivindiquen el cuidado, acrecentamiento y difusión de nuestro patrimonio.
    Sacar los colores a los propietarios de los BIC y sobre todo a las Administraciones responsables de hacer cumplir las normas, me parece una buena forma de empezar reivindicar, pero espero que no quede solamente ahí.
    Para terminar tan solo una cosa, no sé si es correcto dedicar un comentario, pero no me resisto: A mis Patrimonitos, a aquellos que cuando salían a la calle se ponían los ojos de ver.

  6. FedericoV says:

    Muy acertado el post. Si la administración elabora leyes y no se cumplen es la raíz del problema. Allá la catedral si cobra o no, el problema es de Cultura que no hace cumplir su propia ley. A la catedral le viene muy bien que cultura (todos) le arregle el tejado, el presbiterio y, se me perdone, el water de los monaguillos, pero eso si, dejar de ingresar unos euros para que una chusma indocumentada, o no, de turistas invadan sus naves…por ahí no pasan.
    Es muy curiosa la situación: una institución que ha edificado sus monumentos con la aportación de todos, que los conserva con la aportación de todos pero que no admite la visita gratuita de todos un día a la semana, como dice la ley hecha por todos.
    Como decía Forges: país!

  7. Pingback: Ser más agarrado que uno de Ávila | Los 4 palos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: