No eran tan buenos

Espero que no me falle la memoria pero juraría que fue por el mes de enero. Por cuestiones profesionales tuve que charlar con un antiguo amigo, digan conocido, si lo prefieren, quizá sea más exacto. Tras resolver nuestros asuntos y sin saber muy bien cómo salió en tema, terminamos hablando de los conciertos del año pasado por estas fechas. Sí, los de las fiestas de Ávila que se celebraban en el Episcopio. Los de Guaraná, Modestia Aparte, tributo a Fito, al Canto del Loco y demás. Y como no podía ser de otra forma mostré mi descontento. Lo mostré porque, como ya he dicho otras veces, creo que unas fiestas de verano, en Ávila, necesitan un poco más de caché musical y hubo un tiempo en el que lo tuvieron, y, en segundo lugar, por la falta de nivel de los que llevaban a cabo las actuaciones. Faltas de ensayo, errores de bulto en letras, melodías y bastante poca “intención” en lo que hacían.

Aquella conversación indignó a mi interlocutor. Creo recordar unos cuantos “¿Qué dices tío? No tienes ni idea, eran buenísimos!!!”, así seguidos y sin lugar a réplica tras mi primera exposición.

Bueno… Diferencia de criterio, opiniones diferentes, puntos de vista distintos, poco más.

Anoche me recibían a la entrada del Episcopio diciéndome “¿Vienes a disfrutar o a criticar?”. Curiosa bienvenida. No habían llegado a decirme nada así hasta la fecha. Seguramente me equivoqué yo, que soy así, y lo primero que pensé fue en este blog. Por eso mi respuesta fue tranquila y sincera. “Vengo a disfrutar pero si hay algo que criticar lo haré”. Y es cierto que hasta ese momento no se me había ocurrido escribir sobre la actuación de ayer y, sinceramente poco diré al respecto… Mi corta conversación de bienvenida continuaba… “No te quejarás, tío, son los All Togheter Band”. Me decía con un gesto de satisfacción… “Los de la semana pasada en la Calle San Segundo, ¿no?” respondí, consciente de que ya les había visto y de que no me habían gustado mucho. “No, no. Estos son mucho mejores, es la mejor banda de tributo a The Beatles que hay ahora tocando y los he elegido yo personalmente”. Me sorprendió. Sinceramente, me sorprendió y mucho. Había buscado al grupo por la red y se parecían muchísimo a los que una semana antes habían tocado a 100 metros de allí cantando en “Spanglish” y con una buena colección de gallos en casi la totalidad de las canciones. Que igual eran la mejor banda de tributo a The Beatles, no lo dudo, pero eso deja muy mal a las que son peores que ellos… Y esto no lo digo solo yo, os dejo esta entrada de Darkmina para que veáis que la opinión es compartida…

Antes de abrir este blog, recuerdo una conversación que tuve con el gran Pablo Garcinuño en la plazuela de la Posada de la Fruta, seguramente tras tomar un café mañanero. Creo que fue el preludio de este rincón o, al menos, lo que dejó la semilla en mi cabeza para lanzarme en esta aventura. Aquel intercambio de ideas y palabras giraba alrededor del papel de los medios de comunicación locales como voceros de los políticos, de todos, y la falta de crítica objetiva y fundada en datos o apreciaciones reales. Incluso la falta de mentar la hemeroteca reciente cuando alguien se contradecía. De aquellos barros, estos lodos, y por eso me gusta, a todos los del blog en general, hablar claro. La lastima es que hacerlo suele ser sinónimo de rebeldía, de inconformismo, de “cómo te gusta criticar, tío” o de “¿qué tienes en contra de mí? ¿Es algo personal?”. Pues no, no es, nunca, un asunto personal aunque la gente no lo entienda pero no vale decir una cosa, después la contraria, negar la mayor y salir de rositas. Y si no me gusta del poder político o de otros ámbitos más lejanos, menos me gusta de la gente que conozco y que lo hace en mi cara.

Y los de anoche eran los mismos que el jueves pasado. Cambiaba un guitarrista, lo cual no cambia el grupo. Y cuando ya te entran diciendo que “A qué vienes” y a sabiendas de que serás crítico con lo que suceda te engañan, enfada. Y la idea inicial de hoy no era hablar del concierto tributo de ayer pero, repito, si ese es el mejor grupo de tributo al cuarteto de Liverpool, cómo serán los demás.

Así que resultó que se fastidió el disfrute y, al final, no me dejaron más opción que la crítica. Aún así, diré que la gente se lo pasó bien, que el aforo estaba completo y que los fallos que pudieran tener los músicos quizá sólo fueron tales para unos cuantos que hemos seguido al grupo, al original, y que hemos hecho nuestros pinitos en la música, en mi caso con bastante poco acierto. Imagino que es como cuando vas a ver una Orquesta Sinfónica. Sin saber mucho de música clásica o sin conocer las piezas puede parecerte una maravilla pero para los expertos o los que son un poco más entendidos, los fallos pueden llegar a ser muchos por apreciaciones que para los comunes de los mortales son casi imperceptibles. Y ojo, no digo con esto que yo sea un experto pero sí me considero un poco exigente con algunas cosas y con la música, más.

Me despido, hoy es el turno de Modestia Aparte en la Plaza de Toros pero no seré yo quien se acerque a ver qué hacen. A pasar buena tarde, amigos.

21 Responses to No eran tan buenos

  1. als31 says:

    No los he visto en ninguna de las dos ocasiones, pero como me fío de tus palabras y las de Darkmina, puedo casi asegurar que los Beat beat yeah! son infinitamente mejor banda tributo a The Beatles.

  2. Iñaki says:

    “los fallos que pudieran tener los músicos quizá sólo fueron tales para unos cuantos que hemos seguido al grupo, al original, y que hemos hecho nuestros pinitos en la música”

    Que no, Willy. Que es una soberana MIERDA la programación musical, y punto. No le des más vueltas, no le busques puntos de disculpa. Podría ser peor, claro que sí. Y mejor también, por el mismo precio o menos, además.

  3. nacho says:

    Me encuentro en Ávila a una inmensa mayoría de gente que es políticamente correcta. De esos que no dicen la verdad, sino lo que piensan que es correcto. Les preguntas que si les gusta leer y te dirán que sí. Se callarán que en el último año apenas se leyeron el 50 sombras de Grey. Más por obligación que por devoción. Y nunca te dirán que apenas leen. Eso está mal visto.

    Lo mismo pasa con la música. En Ávila la cultura musical es muy muy muy baja. En mi barrio me veían raro porque escuchaba Radio 3. Ya ves.

    Muchos abulenses han descubierto que hay música más allá de Cadena Dial cuando se van a estudiar a Salamanca, Pucela y demás. Esto es, hasta los 18 años muchos jóvenes abulenses están musicalmente en la inopia.

    Y no creo que sea cuestión de gustos, pues si alguien no conoce más música que la que se escucha en la radio abulense, poco gusto musical puede tener.

    Me gusta leer a gente ecléptica en Ávila. Que escriba sus ideas en un blog y que otros lo podamos leer. Es como pensar que todo no está perdido aún.

    • ladyaccesibilidad says:

      nadie lee ni escucha o busca “buena” música porque todos escriben y hacen su propia música …

    • Guillermo B. says:

      >>> Esto es, hasta los 18 años muchos jóvenes abulenses están musicalmente en la inopia.

      ¿Y qué es la sapiencia que nos salva de la inopia? Porque hasta los 18, tenemos a una buena generación de jóvenes que además de sus estudios reglados, se curran una carrera y una formación musical en conservatorio o en escuela de música.
      Ahora, si resulta que la inopia es no estar al día de todo grupo innovador, flor de un día en gran parte de los casos, o no escuchar el tecno-fusion-rock eslovaco-lituano, que es lo más de lo más, o al último cantautor que cree haber inventado él solito el amor, la soledad o la injusticia, o no saber de jazz, o… La música es amplia, y creo que tu afirmación de que hay que irse a Salamanca o Pucela para saber de ella, máxime en esta era de internet y el todo gratis, me parece algo arriesgada y un poco faltona para con tus conciudadanos. A lo mejor, al examinar tus gustos y conocimientos musicales, alguien pudiera concluir que algo parecido a lo que tú criticas, ya que entienda que Radio 3 (por citar) no es más que un amariconamiento similar al Cadena 100, y que la buena música está en Radio 2, o en Jazz entre amigos, o en los circuitos underground, o yo qué sé dónde…

      • nacho says:

        Guillermo:

        Dije “en mi barrio me veían raro porque escuchaba Radio 3”. No sé de donde sacas que yo dijera que R3 sea mejor o peor que cualquier otra emisora. Únicamente describía que escuchar R3 no era muy común entre mis amigos del barrio. Y eso era en 1992 que ni existía la Cadena 100 que tú nombras.

        No dije “que hay que irse a Salamanca o Pucela para saber de ella” como tú afirmas que dije.

        En cualquier caso, si mi opinión te ofende hasta el punto de tildarla de “faltona para tus conciudadanos” es que das demasiado peso a una mera opinión (=juicio cuestionable según RAE) puesta como comentario en la blogocosa.

        Tu opinión yo la entiendo como una crítica a la mía, y me gustará más o menos, pero no por eso la voy a sacar de contexto ni me las voy a dar de listo. Compartiré cosas que dices, me aplicaré otras, no comulgaré con algunas y…

        Opinólogos… bienvenidos sean.

        • Guillermo B. says:

          Opinólogo no sé, factólogo quizás… La primera emisión de cadena 100 fue el 1 de mayo del 92, precisamente… Y radiofórmulas existían antes.
          Por lo demás, impresionante eso de que las opiniones en la blogcosa no han de ser faltonas sólo por estar en la blogcosa… En todo caso, y puesto que es así, me permito sugerir que antes que esa falta de educación musical de la que generalizas a gran parte de los abulenses, quizás tú vivías en un barrio peculiarmente apegado a la radiofórmula, eso es todo, y los demás barrios eran normales con multiplicidad de escuchantes de programas innovadores… Es decir, que en la inopia sólo vivía la panda de tus amigos del barrio. Eso de extrapolar lo propio a lo universal es harto curioso…
          En fin, este es mi cuarto a bastos de opinología.

  4. The Beatles says:

    “No eran tan buenos”.
    Disculpadme los que lean este comentario. No es mi intención ofender a nadie, ni acabar con el “Page Rank” de este blog.
    Tuve la afortunada suerte de asistir el pasado 11/07/2013 en laCalle San Segundo. Ávila. al Tributo a The Beatles.
    A pesar de la “broma”de los hosteleros organizadores del evento, aguanté estoicamente a pesar de mi bolsillo, hasta el comienzo del evento.
    No tengo ni idea de música, no se solfeo, solo “aporreo” la guitarra eléctrica cuando puedo y mis “fans” me lo permiten.
    Mis gustos musicales son variados y The Beatles son mi grupo preferido desde que tenia 15 años. No viene a cuento los que tengo ahora. (Muchos, o pocos)

    No es una critica, todos los músicos ( malos o buenos ) merecen y tienen mi mayor respeto. Cada uno se gana la vida como puede, quiere y le permiten.

    Todos , en alguna ocasión hemos hecho lo que llaman BBC, ( Bodas, Bautizos y Comuniones) , luego por alguna oportunidad de OT , alguien triunfa.

    Lo que vi, puede oír o escuchar esa tarde noche, no era un tributo a The Beatles, era un esperpento y una tomadura de pelo.

    Ni critica , ni en contra de nadie, pero creo que el Sr que escribe esta entrada en el Blog, tiene toda la razón del mundo.

    Ni yo lo hubiera hecho peor.

    • Obis says:

      Cual fue la broma de los hosteleros? alguno de ellos como humorista no tendria precio… por favor especifique, se lo ruego

  5. ladyaccesibilidad says:

    no he estado allí, no puedo opinar al respecto de la calidad del grupo que es el tema del post , pero como es uno de los eventos a los que se accede vía “invitación de bares”, quiero expresar una vez mas mi disconformidad con este sistema de acceso a un concierto que esté en un programa del ayuntamiento supuestamente “ACCESIBLE” para todos los quieran ir.

    El año pasado asistí a uno, ni recuerdo cual era, no estaba ni a la mitad de ocupación ya iniciado el concierto, no se los temas que llevaban tocados, y no dejaban entrar, el sr que controla la entrada te mandaba directamente a mendigar por las casetas, que según decía la gente, ya no disponían de invitaciones ,al menos la mas próximas ¿ que sistema de acceso a un concierto programado por un ayuntamiento es este ,que te obliga a prostituirte ,perdón digo mendigar ó emborracharte por una invitación a un evento cultural ?
    El “lady” no me permite decir lo que diríais cualquiera de vosotros … no voy a …. a nadie por una mierda de invitación … a buen entendedor pocas palabras basta

    Se supone que estos conciertos forma parte del lote “cultural” de las fiestas, no me parece lógico que la vía de entrega de entradas sea exclusivamente a través de bares, lo normal sería que se facilitase la entrada simplemente hasta llenar aforo sin más, como mucho una entrada de coste simbólico o en las invitaciones se pudieran adquirir en bibliotecas o propio ayuntamiento,asociaciones vecinales y no de este modo, que por decirlo finamente induce a la gente a mendigar y al consumo de alcohol, en una sociedad que el último mensaje que necesita recibir la juventud es que les empujen mas a un hábito tan perjudicial y poco saludable.

    • Obis says:

      Una de las prerrogativas que da comprar la entrada para un espectáculo público es poder criticar el espectáculo. Y eso sí, criticar en el tono que se prefiera, con la acritud o condescendencia que a uno se le antoje. Y la asistencia a un concierto no-gratuito sino pagado con los impuestos y tasas pagados por los ciudadanos da derecho a una crítica que debería inclinarse por un tono aún más feroz y sin la menor piedad por el responsable de la programación del evento, que suele ser cargo electo o designado. Ya simplemente la programación da derecho a la crítica. Ya que no pude asistir a los conciertos en cuestión me remito a la crítica de la programación musical de las fiestas de Ávila: bazofia. Seguramente con los fondos presupuestados no haya para más calidad. Si ese es el caso, lo que no debería hacer un ayuntamiento es programar nada de tan bajo nivel. A no ser que lo que se pretenda prioritariamente es programar, en innoble alianza con los tasqueros, cualquier cosa para animar a que el personal salga a beber cerveza a precios disparatados.

      • Guillermo B. says:

        No sé lo del Episcopio, pero lo de la calle San Segundo es privado, pagado por los dueños de los bares y Coca Cola. No sé si ahí aplica el siempre democrático derecho a la crítica…

        • ladyaccesibilidad says:

          el Episcopio es un espacio público, pero con un sr que desconozco quién le paga por dar o cerrar el paso a la gente que a él le parece oportuno, de hecho yo pasé cuando dejó pasar a un par de personas a las que si les daba paso sin invitación ni nada mientras a mi me negaba el paso y me mandaba a “mendigar” por las casetas, este espacio no es propiedad de ninguna empresa privada , la calle San Segundo no queda cerrada el paso a nadie, otra cosa es que uno se siente por elección propia en una terraza consuma y disfrute cómodamente de un espectáculo en la calle.

        • ladyaccesibilidad says:

          si es un evento que participa el ayuntamiento, que el ayuntamiento mismo incluye en su programación de fiestas, no pido , EXIJO una vía de entrada legal, sin tener que digamos “mendigar” por bares, casetas ó cualquier negocio, mucho menos estar bajo el criterio de un personaje que tenga unas preferencias para dejar acceder o no según sus propios caprichos o gustos (por no decir a quien le sale de los a-tributos)

        • Obis says:

          Entonces los señores que ponen la cerveza a precios disparatados se apropian del espacio público que es la calle San Segundo para ver si a ver si venden algo más de cerveza a precios bla bla bla, y los demás tenemos que aceptarlo, pagar la cerveza bla bla bla y reprimir nuestras críticas porque se trata de un evento privado?… Que ganas de romper farolas con un tirachinas… o con una muleta a lo cojomanteca…

  6. Guillermo B. says:

    Volviendo al meollo de lo propuesto por mi tocayo en mote que no en nombre… ¿Dónde se halla la frontera entre la crítica objetiva y el gusto particular? ¿Es un “tributo” o una réplica de un original algo que ha de ser pasado por el prisma de la exactitud al padre, o admite ciertos márgenes de improvisación y adaptación? ¿Se ha de exigir lo mismo a un jugador musical de tercera división que a estrellas de la champiñones?
    Cita Willy el ejemplo de escuchar una sinfónica… palabras mayores, por cuanto el esfuerzo para sincronizarla y hacer que “suenen” (es decir, que aquello no sea disonancia plena) ya es de por sí un lujo que merece minutos largos de aplauso. Luego, viene el que la sinfónica, como los “tributadores”, no interpreta lo propio, por regla general, sino lo ajeno y pautado. Y en grandes casos, compitiendo contra grabaciones miles, cosa que hace 100 años no ocurría. Así, en lo que se convierte es en un instrumento para que un director interprete lo que un compositor quiso plasmar en un pentagrama. Y aunque el pentagrama exige fidelidad (un La donde corresponde, no un Do), también admite muchísimos matices (tempos, tonalidades, intensidad), que son los que hacen que dos interpretaciones de la misma obra no sean iguales. Una sinfónica de primera división tendrá una colección de recursos tan amplia que permitirá al director experimentar y exprimir la obra al máximo, una novatilla estará más justita y habrá que acoplar el deseo al grupo.
    Por las mismas, los tributadores pueden ser joyas o aficionadillos, pero me parece que juzgarlos por lo alejados o cercanos que están al original es un poco injusto, así tal cual, sin al menos considerar su experiencia y capacidad. No creo que lo de los Beatles del otro día supere al imitador de Sabina de ayer, que si bien es cierto que tenía un tono de voz similar, no pasaba de un buen intérprete de karaoke, pero que nos hizo pasar un rato. Yo, que he tenido como media España mi época sabiniana, no me puse en plan purista absoluto, sino que disfruté de la cerveza, de mis colegas y de la buena temperatura de la noche. De paso, de cuando en cuando tarareaba con el chaval aquel algún que otro tema. Y ya está, no creo que la cosa fuera para más, por mucho que su “Princesa” dejara muchísimo que desear, o que cometiera el sacrilegio de arrancarse por Serrat y los “Cantares”.

    Pero otro punto de vista es si la interpretación de una canción de los Beatles ha de ser talmente como lo hacían ellos en el doble azul, rojo o blanco, es decir, si el original es en sí la perfección. Un Joe Cooker nos descubre nuevas vías para entender “With a little help from my friends”, y estoy seguro de que de seguir entre nosotros Lennon reinterpretaría de forma distinta muchas de sus melodías. Así es que si escucho a alguien perpetrar una canción que me es harto conocida, más que intentar compararla con el patrón que tengo imbuido en la cabeza lo que hago es ver si disfruto de la misma. Es difícil, muchas veces gana el subconsciente, pero es lo que hay. Seguro que si esos perpetradores del cuarteto de Liverpool en vez de tocar temas de los Beatles hubieran presentado sus propias canciones, hablaríamos de un buen concierto, les aplicaríamos el beneficio de la duda y el respeto al comienzo, y disfrutaríamos. Es como si escucháramos a Marazu interpretando temas de Silvio Rodríguez y le pusiéramos a parir porque los acordes en traste 12 del “Ójala” no le salen bien, mientras que luego, cuando toca sus propias canciones, nos parece la repera.

    • Obis says:

      Efectivamente, la música es tan amplia que los estilos más minoritarios, la formación no reglada, el underground más profundo, la no formación, el DIY, la danger music, el anti –folk, el noise tienen, o pueden tener, y en mi caso seguro tienen, más interés que la caduca música sinfónica de hace un par de siglos, la radioformula de perfil cultureta de Radio 3, la radioformula clásica de los 40 principales o los de la guitarrita sean sabinianos, serratianos, silvianos o cockerianos (pesadísimos todos a mis dañados oídos). Ah! Y ya no es Radio 2 sino Radio Clásica y recomiendo “Ars sonora”

      • Guillermo B. says:

        Coño, que me han cambiado el nombre a la emisora, y yo sin saberlo… Y la de noticias, ¿ya no es radio 5?
        Cierto es que los guitarristas son coñazo, aunque hay que pasar por ellos para hacerse persona, de la misma forma en que uno de mis nietos me intentará mostrar en un lejano futuro lo guay que es ese proto-autor que es Montand con Les Feuilles Mortes, a lo que yo tendré que hablar del mar, la arena y los amantes rotos.
        El anti-folk necesita para su comprensión del folk, el do it yourself del dodecafonismo, el noise de un Wagner en tutti. La música no es adanismo invencionista, sino reuso de lo previo. Podrás despreciar al caduco sinfonismo clásico, pero es alma mater inconsciente de todos los que de él quieren huir, aunque sea como modelo a evitar. Cuando acabe con Hindemith, no precisamente caduco, hablaremos de la danger music, que seguro será muy excitante.
        Saludos musicales.

        • Obis says:

          Bueno yo no me refería a los Guitarristas sino despectiva y sarcásticamente y probablemente de forma infundada a los pesados de los cantautores, especialmente los posteriores a 1970, con una guitarrita canturreando poemillas en “la”.
          Gracias por la pista de Hindemith, lo revisaré cuando me harte de Stockhausen… que ya me falta menos.
          Y me encanta la afirmación ” La música no es adanismo invencionista, sino reuso de lo previo”. Cuadra bien con algunas ideas que flotan en el aire acerca del presunto derecho a la propiedad intelectual de compositores e intérpretes… y el apropriacionismo más radical que me es tan atractivo….
          Saludos sonoros, ruidosos o musicales es opinable

        • Guillermo B. says:

          Reuso en el sentido de haber aprendido de, no de plagio. Ni le creo a usted tan obtuso como no haberlo captado, ni tan cruel como para pensar que pudiera yo haberlo expresado de otra forma.
          Tuve la fortuna de escuchar a Chucho Valdés la semana pasada, con sus mensajeros afrocubanos. Asombroso cómo se deslizaba de un reggae a Rachmaninov y vuelta a un jazz latino para derivar en Chopin. No busca romper, busca integrar. No justifica su música a la contra de nadie o nada; más bien la engalana con todo lo que de bueno hay, caduco y rancio o no.
          En lo guitarrístico, en mis tiempos de coro de misa me tocaba la discografía de Perales con Do, La menor, Fa y Sol. Y aun así, el de Cuenca sigue siendo parte de mi educación sentimental.
          Saludos sincopados.

  7. ladyaccesibilidad says:

    hoy hay otro evento en el Episcopio, homenaje a Germán, pero en ningún medio especifica si es entrada gratuita , tiene algún coste, si hay que … en fin …

    Willy, perdona que desvíe el tema principal de tu post, pero como ya te he comentado a título privado en alguna ocasión, es un rompecabezas ver la programación de ocio en Ávila , mil páginas y ninguna completa la información al respecto … a esto hay que añadirle el dilema de modo de acceso al evento …

    con esto ya no doy mas la murga por hoy… pero volveré jajaja #milperdonesWilly

    feliz verano a tod@s, por mi parte me piro a disfrutar de Mark , sí uno de esos guitarristas pesados que cantan, he pagado mi entrada, me ha costado un riñón , pero no he tenido que mendigar ni otros menesteres para acceder a un concierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: