To crisis or not to crisis

Escuela_Verano_UCAV_LaRazon

Aunque con algo de retraso, no quería dejar de escribir algo sobre la Escuela de Verano de la UCAV y  La Razón. Voy a dejar a un lado a los políticos que por ahí desfilaron, sobre todo porque el discurso de unos y otros se diferenció muy poquito. La secuencia es la siguiente: Nos dejaron un país en la ruina –> Eso nos ha obligado a tomar una serie de medidas drásticas que no nos molan ni a nosotros mismos –> No nos quedaba otro remedio pero la cosa está mejorando –> Somos un país más serio que ayer pero más bromista que mañana –> Volveremos a obrar el milagro –> Y desaparecerá la “desafección política” (posiblemente la expresión más repetida por los señores ministros).

Me centraré en los periodistas, que, según el CIS, somos también muy queridos (¿Por qué “zeñó”? ¿Por qué?). Y también estamos en crisis, ¿o no? En la mesa redonda sobre la televisión se debatió sobre el asunto. Juan Pedro Valentín (Mediaset), Julio Somoano (TVE) y Gloria Lomana (Antena 3) hablaron sobre la profesión y casi coincidieron en mandar un mensaje de optimismo: la crisis es económica, pero la figura del periodista es más necesaria que nunca. Sólo escuché a la periodista de A3 hacer una breve referencia a la cantidad de compañeros de profesión que están en paro.

Quiero decir que escuchar que esta profesión está en un momento chachi-genial desde una sala de prensa, rodeado por un grupo de compañeros que trabajan más horas de las que puedan imaginar por menos de lo que ustedes lleguen a pensar, da pelín de rabia. Sobre todo porque los que estábamos en esa sala podemos sentirnos muy afortunados (repito, muy, muy afortunados) por poder currar en esto.

En una mesa redonda sobre periodismo se tiene que empezar con un minuto de silencio y hay que llevar brazalete negro. Se tiene que decir una y mil veces que hay miles de compañeros que han perdido su trabajo. Y que los que siguen están más explotados que nunca. Y que para que la figura del periodista sea necesaria tiene que haber buenos profesionales. Y que para ello tienen que estar valorados, con unos sueldos y horarios decentes. Y que hasta que eso no se consiga, hablar del crucial papel de los filtradores profesionales en la sociedad de la información es una patraña.

PD: Una cosa más antes de cerrar. Me pareció que muchos de los periodistas que participaron en las distintas mesas redondas mostraron cierto rechazo a las redes sociales, como si fueran el enemigo en la sombra. Sirva como ejemplo este titular: «Somos y seremos periodistas, no “tuiteros”». Como si una cosa y la otra fueran incompatibles.

11 Responses to To crisis or not to crisis

  1. Pepe Herráez says:

    La presidenta de Brasil, para responder a la ola de indignación en su país, va a autorizar un proceso constituyente para reformar la política y luchar contra la corrupción.
    Aquí sigue siendo deplorable que políticos y personajes públicos sigan teniendo la conciencia tranquila tras conductas que la sociedad considera ética y moralmente deleznables.
    Actos de este tipo sirven para que estos “elegidos” continuen con su “onanismo mental” mientras el resto de la sociedad malvive sin trabajo o cuando lo tiene, en la inmensa mayoría de los casos, trabajo y salario no vayan nunca junto con digno.

  2. Patricia says:

    Espectacular, Pablo.

  3. Myriam negro says:

    En tan pocas líneas, dices todo. Enhorabuena.

  4. Pues nada, darte la vuelta y no querer ver la realidad es una opción, periodistas y gente que trabaja en comunicación está viviendo una de las peores rachas y claro, el que tiene curro no lo ve hasta que no se queda en el paro y tiene que aceptar cualquier cosa pero da pena. En cuanto a lo de dar la espalda a las redes sociales, más vale que les empiecen a mirar un poquito de frente, o se van a quedar más que obsoletos.

  5. Alonso says:

    No recuerdo desde hace cuanto tiempo me pasa, pero me mosquea bastante que todo el mundo se ponga de acuerdo en algo, debe ser complejo de nota discordante.
    Y sí, parece que las quejas siempre suscitan más consenso que las propuestas. También es verdad que a los que les/nos va mal constantemente les/nos rebozan por las narices lo inútiles que son/somos, porque ya todos nos hemos enterado de que los momentos de crisis son los adecuados para “reinventarse”. Tiempos favorables, “chachi-genial”, para que los que valen sean capaces de echarle imaginación y encuentren soluciones no aptas para mediocres. Dicho sea de paso, casi siempre esas soluciones pasan por agotar la hucha de las menguadas subvenciones en cursos y charlas que nos explican, a los mediocres, que nos tenemos que, otra vez, “reinventar”. Y sí, la profesión está “mu mala”, la de periodista … y la de arqueólogo, minero, transportista, peón de la construcción y supongo que hasta sexador de pollos (añada aquí cada uno la suya).
    Pero visto desde donde yo lo veo, desde fuera, y con el punto de cabreo más o menos en el mismo nivel que el general, el que se respira por la calle, no puedo evitar gritar que ESTOY HARTO DE ESCUCHAR ESO DE ¿Y DE LO MIO QUÉ?
    En calidad de usuario, una de mis simplonas ocurrencias consistía en pensar que con los periodistas, al igual que con los árbitros, el mejor era el que no hacía notar su presencia. Pero, o estoy equivocado o debe de ser muy difícil. Y parece que eso de tener el micrófono, para lo que sirve al final es para amplificar y magnificar las circunstancias del gremio.
    Que a un reportero le lleguen un par de porrazos policiales en una manifestación que estaba cubriendo será noticia y objeto de comentarios en lugares preferentes de la prensa. Que ese señor no era reportero, sólo un transeúnte que iba al estanco, entonces no tiene ninguna trascendencia.
    Que desde instancias superiores se quiera regularizar la actividad del periodismo siempre causa suspicacias de ataques contra derechos sacrosantos (que puede ser verdad… o no), y una oposición tan fuerte como para que ningún gobierno lo acometa. Que se cambie una ley de enseñanza será trascendente pero, a lo que se ve, tiene unas connotaciones menos dramáticas.
    Actitudes y comportamientos que llegan a interiorizarse en lo más profundo de la vida cotidiana, hasta el punto de que he llegado a escuchar, eso sí de refilón, decir a un señor frente a una ventanilla pública: “oiga que soy periodista”.

    Un saludo.

    • Guillermo B. says:

      Ole !!!

      Me lo has quitao. Claro que la de sexador de pollos no es una profesión “vocacional”, como es la de periodista… Ni guerda las esencias últimas de las libertades civiles y la democracia. Ni es la piedra en la que reposa la torre majestuosa del librepensamiento humano. Pero seguro que si asistiéramos a un congreso de sexadores, alguna que otra ponencia iba orientada al ombliguismo…

      • Obis says:

        Cualquier profesion (e incluso oficio) que se precie de serlo ha de ser exclusisvista, corporativista y ombliguista. Y deberia haber como en los viejos tiempos vasos comunicantes perfectos entre la Facultad de X, el Colegio profesional de X y el Ministerio de X.

        • Guillermo B. says:

          Sin que se me enfaden mis muchos amigos periodistas, lo que no entiendo de las profesiones es que sean “salvapatristas”, “guardaesencistas”, “sinminohay-istas”… Códigos deontológicos, vale; libros de estilo, pase; pero es una profesión, y ligada en un 90% al ejercicio privado de la misma en la modalidad de asalariado o freelance. Y ahí, manda el hacer dinero, el conseguir anunciantes, y el que el medio que nos da de comer sobreviva. Y si para ello hay que sacrificar el futuro premio Pulitzer a cambio de darle pátina amarillista a una noticia, pues sea, hombre, sea…

          ¡Un Ministerio de Sexaduría de Pollos…! Como decía el otro: “Obis, no te me pongas estupendo…”

  6. Héctor says:

    Grande, Pablo. Plas, plas, plas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: