¿Cómo de mal lo están haciendo nuestros políticos?

Ayer sábado, el Diario de Ávila hizo balance de los dos primeros años de legislatura poniendo nota a todos los concejales. En realidad, más que nota, les puso color: un semáforo -rojo, ambar y verde- expresaba la opinión del Diario respecto al quehacer de cada uno de los integrantes de la corporación municipal.

Nosotros también tenemos nuestra opinión (solo nos caen bien los que nos hacen caso y nos regalan caramelos), pero queremos que vosotros nos digáis lo que pensáis al respecto. Por eso hemos pergeñado la (redoble de tambor)…

I Encuesta sobre política municipal de Los4Palos (patente en trámite)

La encuesta es cortita, se rellena en menos de cinco minutos, y estará abierta hasta el domingo de la semana que viene. Después, las respuestas obtenidas serán analizadas, publicadas en el blog y, en un ejercicio de transparencia barceniano, subiremos un archivo con toda la información que genere la encuesta.

Para participar, click en la imagen.

Encuesta

… o en este link.

Por supuesto, podéis compartir la encuesta con familiares, amigos, conocidos y animales de compañía. Cuantos más seamos, más reiremos.

Come y calla

Avila en Tapas Los 4 PalosEs inevitable. Las cosas van sucediendo y hay que subirse a los carros a medida que van pasando. Vivimos en momento en el que cada vez se participa más de todo lo que acontece. No hace mucho tiempo, antes de la popularización de las redes sociales, por ejemplo, éramos meros espectadores de cuanto acontecía a nuestro alrededor sin tener muchas más posibilidades para participar que el comentario familiar en el salón de casa. Esto ha dado un vuelco enrome. Ahora podemos comentar, criticar, aplaudir o compartir casi cualquier cosa. La forma de ver la tele, por ejemplo, es totalmente diferente a cómo era hacer tiempo. Puedes interactuar con tu serie o programa favorito desde el sofá o comentarlo con tus amigos vía Whats App, Twitter, Facebook… Que no es obligatorio, ¿eh? que nadie se confunda, pero se puede hacer, es más fácil de lo que era.

Todo lo que nos rodea parece enfocado a la socialización, al comentario, a compartir, lo cual me hace no entender ciertos asuntos locales que tienen que ver con lo que vienen a llamar Concurso Popular de Tapas y no es tal.

Si lo recordáis, hubo una época en la que el concurso era popular de verdad. Con todas las letras. Ibas a un bar, pedías la “tapa del concurso” y podías emitir un voto por diferentes vías para que tu opinión fuese tenida en cuenta. Lo métodos eran dos, bien una paleta que introducías en una urna para su posterior recuento o bien el envío de un SMS, de esos que costaban un poco más de lo normal, con la que considerabas la mejor tapa de las participantes. No en vano había una categoría de premio que era el Premio Popular que ya, desde el año pasado, ha desaparecido del concurso gastronómico. Mal.

“El público de a pie no podrá votar y sólo habrá premio para quien elija el jurado: el motivo es que no eran muchos quienes emitían su voto por mensaje de móvil, según Alberto Sánchez, presidente de los hosteleros, un sistema que en su día fue novedoso y sustituyó a la votación de los clientes en cada establecimiento.” decía Avilared el año pasado tras la presentación del certamen de 2012. ¿Se emitían más votos cuando había que rellenar a mano una papeleta y meterla en una urna? Pues no hay que ser muy listo, se vuelve a ese sistema y arreglado, pero no. O se vota por SMS y se gana algo de dinero o no me interesa tu opinión. No lo veo. 

Ayer mismo escuchaba las quejas de un hostelero de la ciudad. ¿Para qué cojones sirve el concurso? ¿Para que 14 tíos vengan a probar una tapa y me digan si bien o si mal? No me interesa. Yo tengo que hacer algo para que mis clientes de toda la vida vengan a probar algo especial y diferente, ellos son los que me dan de comer durante todo el año y no unos expertos que luego no vuelvo a ver en 11 meses y medio. El concurso debe valer para darte a conocer y conseguir más público y eso se conseguía con el voto popular y llevando el debate a la calles para que la gente buscara el dialogo sobre la mejor tapa. Este sistema del año pasado y de este no nos sirve para nada.” 

Además, concluyo, lo fácil que sería aprovechar aplicaciones como Instagram o FoodSpoting… que además de dar voz a la gente de la calle daría repercusión global al concurso. Es muy, muy sencillo. Una etiqueta: #ÁvilaEnTapas, 5 días para que todo el mundo que prueba una tapa en cualquier establecimiento la publique en uno de estos sitios utilizando dicha etiqueta, la geolocalización de los móviles haría su parte del trabajo y terminaríamos por dar al concurso la importancia y difusión que se merece y consiguiendo que trascienda mucho más allá de las murallas por méritos propios con la participación de todos los visitantes de la ciudad, de todos los que somos del terruño y de los propios locales que ya están intentándolo por su cuenta con sus perfiles en redes sociales.

Seguimos haciendo concursos del siglo XX en pleno siglo XXI, no parecemos capaces de evolucionar tecnológicamente al ritmo que lo hacer el resto de la humanidad y ciertas cosas aún nos quedan muy lejos y no parece que queramos alcanzarlas. Después nos vienen contando mandunfladas de que si Ávila va a ser una Smart City. Pues no señores, Ávila seguirá siendo una Medieval City hasta que despierten de una vez de su letargo o empiecen a buscar asesorías para este tipo de eventos en cuanto a nuevas vías de información se refiere. Y es que, aunque haya quien no le gusten las redes sociales, no me pueden negar que habría sido precioso llenar internet de fotos con las geniales creaciones gastronómicas de nuestros hosteleros que son muchos y muy buenos.

Solo una petición para la edición de 2014 que será la número 15. Si se hace un concurso popular, bien, sería lo suyo, es lo que ha sido siempre. Si no se hace tampoco pasa nada, allá cada uno con sus evoluciones e ideas pero, al menos, que llame a las cosas por su nombre. En lugar de Concurso Popular de Tapas, en los carteles, que se ponga Concurso Profesional de Tapas. Si prefieren un estilo más moderno y actual, con más “punch” y que no dé lugar a malos entendidos bastaría con escribir “Come y calla”. Se entiende, ¿no?

Terra Mística

atraccionTerraMisticaNaturavila

Estados Unidos tiene un presidente negro. Sí, señora, no me mire así, Obama es negro y lo es, al menos, desde que ocupó la presidencia de ese cacho del mundo hace ya unos cuantos años. Y esto es un hecho Histórico, con mayúsculas, casi tan histórico como el último balón de oro de Messi, el último triunfo de la roja o el expediente escolar de la etapa universitaria de Rosa Díez. Apenas medio siglo separa a Rosa Parks de Obama. En ese suspiro, la minoría afroamericana ha pasado de luchar por llevar a sus hijos a las mismas escuelas que los blancos a ocupar el Despacho Oval. En cuarenta años escasos, la minoría afroamericana estadounidense ha pasado de luchar por sus derechos más básicos a ser espiados por un presidente, el cuadragésimo cuarto de su país, también afroamericano.

Además, la llegada de Obama a la Casa Blanca es un hito abre la puerta a que personas de otros colectivos tradicionalmente discriminados o minoritarios puedan pelear por levantar el teléfono rojo. Tras el primer presidente afroamericano es más fácil que llegue el primer presidente latino, la primera presidenta mujer o el primer presidente homosexual. Incluso, a más largo plazo, es posible que algún día un presidente de los Estados Unidos sea musulmán.

¿Saben qué colectivo es el que lo tiene más difícil para poner a uno de los suyos en la Casa Blanca? Según esta encuesta de Gallup, un 43% de los estadounidenses no votaría nunca a una persona que se declarase atea. La encuesta es de 2012. Ya saben, in god we trust y god bless America.

¿Y en España? ¿Qué es más difícil? ¿Veremos antes a un presidente homosexual o a uno que se declare ateo? ¿Se imaginan a un presidente del gobierno ateo y hablando inglés con soltura?

¿Y en Ávila? ¿Tendremos alguna vez un alcalde o alcaldesa que se declare ateo? Es más ¿hay ateos en Ávila? ¿Son azules o verdes? ¿Cuántos dedos tienen en sus anfibios y resbaladizos brazos? ¿Dónde se reínen? ¿Se reproducen por esporas? Si en la sociedad estadounidense el componente religioso es importante, en la abulense no lo es menos. Al menos oficialmente, de puertas para fuera y en misa de doce en San Pedro, que luego en la intimidad de su hogar cada uno es cada uno. Ávila, castillo interior. La Santa, la Virgen de Sonsoles, la Semana Santa, sacar al niño en el Corpus para que use el traje de la comunión, el repicar de las campanas, las procesiones de los barrios con sus cohetes, la carta del obispo en el diario local, los beatos de la guerra, las reliquias incorruptas, el turismo y el negocio.

¿El turismo y el negocio? Pues sí, para que engañarnos. La religión, en nuestro caso la única verdadera la católica pero vale también para otras, es también dinero contante y sonante, un negocio como cualquier otro. El hecho religioso como reclamo. Hordas de jubilados con bocadillos de tortilla y latas de refresco prestos a comprar el rosario de pétalos de rosa de Santa Teresa. Centenarios que se preparan para causar el mayor impacto turístico y económico posible. Turismo religioso, templos, mercaderes y parques de atracciones.

En la última semana se ha sabido que una empresa privada, relacionada según plumillas y políticos locales con alguna de las organizaciones más conservadoras del orbe católico, promocionaba en su web NaturÁvila (sí, nuestra NaturÁvila) como futura Ciudad Internacional de la Juventud y la Familia (católica). Ahí es nada. Y al parecer sin encomendarse a nadie, pues, aunque se han reconocido contactos entre NaturÁvila y diversas empresas y organizaciones, nadie ha dado permiso a estos señores para lanzarse a la promoción del mencionado tinglado. Tras la polémica, que nos ha permitido descubrir a los que vivíamos ajenos a tan maravilloso hecho que el gerente de NaturÁvila se apellida Acebes y tiene un buen sueldo, la Diputación pidió a la empresa que retirara la publicidad del proyecto de su web cosa que, a pesar de lo que dicen los medios, solo ha hecho a medias.

Desde aquí, con afán de servicio público, quiero hacer dos propuestas a nuestra amada institución provincial. La primera es que yo, por la mitad de lo que cobra el hermano de Acebes, puedo hacer su trabajo. Tengo gran experiencia en la gestión de cosas (sin especificar, cosas en general) y he jugado dos veces al minigolf. Las dos veces gané, aunque en una hice trampas, lo que seguramente, viendo como se las gastan en el PP, aumenta mis posibilidades.

La segunda propuesta es que nos dejemos de chuminadas de retiros espirituales para familias bien y montemos en NaturÁvila un parque de ocio religioso como no se ha visto en este planeta desde Sodoma y Gomorra. Pero ojo, multirreligioso y buen rollista. Si el Mercado Medieval de Ávila está dedicado a las tres culturas, ¡qué menos podemos hacer con nuestra parque de atracciones! Tres zonas para las religiones mayoritarias monoteistas que nos pillan más cerca (cristianismo, judaísmo e islam) con una zona de esparcimiento común destinada a que se saquen las tripas los unos a los otros en honor de sus respectivos dioses. Otra zona dedicada a las demás religiones importantes (hinduismo, budismo…) con una galería acristalada para que los supervivientes de la zona de esparcimiento interreligioso antes mencionada puedan ir a reírse de sus tradiciones. Todas estas zonas irían acompañadas por sus respectivos espacios de restauración adaptado a sus creencias y a los bolsillos más pudientes. A dios lo que es de dios, al césar lo del césar y a la empresa del catering su parte.

Por supuesto, tendríamos que montar otro espacio destinados a las supercherías actuales (homeopatía, acupuntura, signos del zodiaco, antivacunas, pulseras de la suerte equilibrantes del buen karma galáctico del chi…) para atraer al público joven, hipster y gafapasta y al ama de casa fiel a AnaRosa, principales consumidores de este tipo de sabiduría milenaria de antes de ayer. Otro sector para los grandes éxitos del pasado (¡Cibeles, qué hermosa eres!, Thor y su martillo, la versión de Plutarco del pene de Osiris…) y otro espacio para las sectas del hoy, religiones del mañana: mormones, cienciólogos, mouriñistas…

Si a la Diputación todo esto no le parece bien y su cortedad de miras y falta de perspectiva le ata al tradicionalismo católico, al menos debería intentar aprovechar la oportunidad que brinda otro de los grandes proyectos que sacará a España de su atraso económico: Eurovegas. Todo sinergias. Ya estoy viendo la promoción para la internacionalización del parque abulense en los aviones de Ryanair “2×1, peque en Alcorcón y arrepiéntase en Ávila”. Podemos incluso promocionar un paquete especial con parada en el Valle de los Caídos, que cae casi de paso, y le damos un toque cultural al invento. Además, allí también hay una jugosa combinación de cielo e infierno que podemos explotar.

Lo voy a ir dejando -la Diputación ya sabe donde ponerse en contacto conmigo si quieren más ideas respecto a Jubilandia/Terra Mística/Naturávila- que ya llevo más de mil palabras y a estas alturas, según los guruses del interné, ya no me debe seguir nadie; pero antes de irme a meditar les dejo una hermosa cita de nuestro periódico local sobre los ateos. 28 de Junio del año 1943, ya saben, en medio de la extraordinaria placidez franquista.

“Anoche nos vimos sorprendidos por la presencia en Ávila de un ridículo ateo. Como es esto fenómeno que, por monstruoso, no suele producir la naturaleza, celebramos que se manifestara a la luz del día y que no quedara oculto entre las sombras de la noche, pues en ella y en la carretera de Toledo, bajo un hermosísimo cielo cuyas estrellas no supieron hablarle de un creador, negaba la existencia y atributos del Ser Supremo. En voz alto y en tono de catedrático vertía el caudal de su ignorancia, acusando de poco leídos a cuantos no sepan explicarse la existencia del Universo por una absurda transformación de la materia, sobre la que intentaba imponer a dos señores”

Como pueden comprobar, en aquella época tampoco había grandes noticias en verano y había que rellenar el papel con lo primero que se tenía a mano.

PS.- En la imagen, futura atracción acuática de Terra Mística/Naturávila

To crisis or not to crisis

Escuela_Verano_UCAV_LaRazon

Aunque con algo de retraso, no quería dejar de escribir algo sobre la Escuela de Verano de la UCAV y  La Razón. Voy a dejar a un lado a los políticos que por ahí desfilaron, sobre todo porque el discurso de unos y otros se diferenció muy poquito. La secuencia es la siguiente: Nos dejaron un país en la ruina –> Eso nos ha obligado a tomar una serie de medidas drásticas que no nos molan ni a nosotros mismos –> No nos quedaba otro remedio pero la cosa está mejorando –> Somos un país más serio que ayer pero más bromista que mañana –> Volveremos a obrar el milagro –> Y desaparecerá la “desafección política” (posiblemente la expresión más repetida por los señores ministros).

Me centraré en los periodistas, que, según el CIS, somos también muy queridos (¿Por qué “zeñó”? ¿Por qué?). Y también estamos en crisis, ¿o no? En la mesa redonda sobre la televisión se debatió sobre el asunto. Juan Pedro Valentín (Mediaset), Julio Somoano (TVE) y Gloria Lomana (Antena 3) hablaron sobre la profesión y casi coincidieron en mandar un mensaje de optimismo: la crisis es económica, pero la figura del periodista es más necesaria que nunca. Sólo escuché a la periodista de A3 hacer una breve referencia a la cantidad de compañeros de profesión que están en paro.

Quiero decir que escuchar que esta profesión está en un momento chachi-genial desde una sala de prensa, rodeado por un grupo de compañeros que trabajan más horas de las que puedan imaginar por menos de lo que ustedes lleguen a pensar, da pelín de rabia. Sobre todo porque los que estábamos en esa sala podemos sentirnos muy afortunados (repito, muy, muy afortunados) por poder currar en esto.

En una mesa redonda sobre periodismo se tiene que empezar con un minuto de silencio y hay que llevar brazalete negro. Se tiene que decir una y mil veces que hay miles de compañeros que han perdido su trabajo. Y que los que siguen están más explotados que nunca. Y que para que la figura del periodista sea necesaria tiene que haber buenos profesionales. Y que para ello tienen que estar valorados, con unos sueldos y horarios decentes. Y que hasta que eso no se consiga, hablar del crucial papel de los filtradores profesionales en la sociedad de la información es una patraña.

PD: Una cosa más antes de cerrar. Me pareció que muchos de los periodistas que participaron en las distintas mesas redondas mostraron cierto rechazo a las redes sociales, como si fueran el enemigo en la sombra. Sirva como ejemplo este titular: «Somos y seremos periodistas, no “tuiteros”». Como si una cosa y la otra fueran incompatibles.

Conversaciones…

Esta es una conversación ficticia y cualquier parecido con la realidad, si lo hubiera, es mera coincidencia:

– Hay que desbloquear el asunto de la Estación de Autobuses. Hace por lo menos 4 meses que comenzaron a criticarlo desde la oposición y al final se puede convertir en un verdadero problema.

– Vale. A ver… ¿Qué hacemos?

– No sé, ¿cuáles son los problemas que tiene la Estación? ¿Por qué no está abierta?

– Porque nos falta la licencia que tenéis que darnos desde la Junta…

– Y porque no entran los autobuses…

– Eso es una leyenda urbana… ¿Cómo no van a entrar los autobuses?

– ¿Cómo que no entran lo autobuses? ¿Qué significa eso?

– Nada, nada. Tranquilo. Los autobuses entran, seguro.

– ¿Seguro?

– Claro, claro. Que aquí somos gente seria. Eso es solo un rumor que circula por la ciudad al llevar la estación terminada tanto tiempo y no haberse puesto en funcionamiento.

– ¿Seguro? 

– Que sí, que sí. Seguro, te lo demostraré. Llevaré un autobús para que veas que no hay ningún problema. 

– No lo veo…

– Sí, hazme caso. Llevamos el autobús, desmentimos que no entren y desviamos la atención sobre los otros asuntos.

– Bueno… Puede ser… 

– Además no tenemos una fecha fija para su entrada en funcionamiento, ¿no?

– ¿No ves? El autobús para despistar…

– Pero ¿cuándo la abrimos?

– Yo que sé, primero habrá que licitar su explotación.

– Coño, es verdad. ¿Y eso cómo se nos ha pasado?

– El cómo se ha pasado o no es lo de menos. Sacamos la licitación para dentro de un par de semanas y que se vayan calmando los ánimos.

– Perfecto pero nos van a preguntar que para cuándo empieza a funcionar.

– Pareces nuevo, somos políticos. Les damos largas y pista. Decimos que para dentro de dos o tres meses y ya está. 

– Y en ese momento que entre el autobús.

– ¿Y si no llegamos a cumplir ese plazo?

– ¿Ha cumplido Rajoy una sola palabra de su programa electoral?

– Touché.

– Pues venga, cuándo lo hacemos y dónde.

– Lo hacemos el miércoles en la propia estación, autobús incluido. ¿Podéis?

– Sí.

– ¿Voy contratando el autobús?

– Sí.

– ¡Yuhuuu!

– Pero asegurare de que nos envíen a su mejor conductor, no puede salir mal…

– Veré lo que puedo hacer.

– Perfecto…

– Alda, vete convocando a los medios.

——————————————–

Copio y pego unos titulares…

Adiós rumores, SÍ que entran……los autobuses (Gran titular, por cierto)

Desmontada la leyenda urbana: es una estación de autobuses (Pues eso…)

El AVE y el turismo

Los últimos días han sido de frenética actividad inauguradora. Como en los viejos tiempos, las cintas con los colores de la bandera de la patria y las cortinillas de terciopelo han vuelto a las portadas de la prensa. En nuestra ciudad, sin ir más lejos, en los últimos día se ha inaugurado un surtidor (de gas licuado, que somos modernos), el cambio de denominación de una rotonda* y el cambio de denominación de unas pistas polideportivas. ¡Y amenazan con inaugurar dentro de no demasiado tiempo la nueva estación de autobuses! Adiós a nuestro hecho diferencial: la estación de autobuses sin autobuses.

En el resto de España, por pura envidia, también andan inaugurando cosas. Cosas insignificantes al lado de nuestro brillante y gaseoso surtidor, pero cosas al fin y al cabo. Por ejemplo, a principios de esta semana se inauguró por todo lo alto el nuevo AVE Madrid-Alicante. Allí estaban el Príncipe de las Españas, la ministra del ramo, un par de presidentes autonómicos, algún que otro imputado por corrupción y Mariano, que por ser la ocasión que era viajó en persona y no por TDT. La nueva línea del AVE, un cacharro del que me declaro fan absoluto, creará, él solito, 735 empleos, tendrá un impacto de 70 millones de euros anuales en la economía alicantina y aumentará un 40% el número de viajeros, la mayoría de ellos madrileños ansiosos por comprarse una casa con vistas a la playa de San Juan o en la Albufereta. Casi nada.

Personalmente, siempre he dudado de este tipo de cifras, en primer lugar porque a medida que tiramos vías de AVE multiplicamos los destinos a los que tienen que ir los madrileños, principal mercado emisor de domingueros, lo que debe ser un mareo para ellos. En segundo lugar, porque siempre me ha parecido que estas cifras se dan de forma bastante aleatoria. Por ejemplo, el AVE creará 735 empleos en Alicante, mientras que el “tren diesel de velocidad rápida” que han vendido a los extremeños creará, según la Junta, nada menos que 16000 empleos. Con 200 trenes de estos surcando la piel de toro acabamos con el problema del paro.

Calcular si esto es cierto o no sobrepasa mis capacidades, solo soy casi perfecto, pero si podemos acercarnos al impacto del AVE en el turismo. ¿Cómo? Comprobando si la llegada del AVE a una ciudad supone o no un aumento significativo del número de viajeros. Vamos a coger unas cuantas ciudades a las que ha llegado el AVE en los últimos años y vamos a compararlas, gracias al trabajo de los chicos del INE, con otras que no han tenido tanta suerte. Las ciudades con AVE elegidas son Albacete, Cuenca (a ambas llegó el tren a finales de 2010), Segovia, Valladolid (el AVE pisó Castilla a finales de 2007) Tarragona (2006) y Toledo (2005). Entre las ciudades lentas, además de Ávila, he escogido a Zamora y Cáceres, por ser de un tamaño similar al nuestro.

Primera gráfica: evolución del número de visitantes de todas estas ciudades desde el año 2005 a 2012. (Como siempre, click para ampliar)

20052012

A simple vista no podemos sacar ninguna conclusión. Bueno, sí, una: que a Zamora va poca gente y a Toledo mucha, pero esto era algo que ya sabíamos. Vamos a por la segunda ¿cómo ha evolucionado en estas ciudades este dato desde 2005 a 2012? ¿Llegan ahora más o menos viajeros que antes?

Diferencia20052012

Como vemos, la llegada de visitantes ha aumentado en tres ciudades, todas con AVE, y decrecido en las demás. Mención especial para la nuestra que, como pueden ustedes observar, es la que peor se ha comportado de entre las elegidas. El dato concreto de Ávila, saquen los pañuelos, es una caída del 18,03% desde el año 2005. Casi podríamos concluir que el impacto del AVE existe, si no fuera porque la segunda ciudad con peor comportamiento en la serie es Cuenca, que a pesar del AVE ha perdido un 14% de viajeros en los últimos 8 años. Los datos de las ciudades con tren veloz son, de media, mejores que los de aquellas que no lo tienen, pero no se comportan igual. Aunque no podemos saber qué habría pasado con el turismo conquense sin la llegada del AVE, parece que la velocidad a la que llega el tren no es el único factor que determina el número de visitantes.

La tercera gráfica nos va a permitir valorar el impacto inmediato de la infraestructura ¿qué sucede el año posterior al corte de la cinta inaugural?

Añoposterior

Cuatro caídas y dos aumentos. A simple vista, la llegada del AVE no supone una explosión turística para las ciudades que lo acogen. Por ponernos puntillosos, incluso el dato de Toledo podemos ponerlo en duda pues se produce en una época, 2006, en el que el número de viajeros aumenta en casi todas las ciudades analizadas. Aquí la gráfica.

20052006

En resumen, mi impresión es que es posible que el AVE tenga algún efecto en el número de viajeros en este tipo de ciudades (turismo de interior, ciudades de tamaño pequeño o medio), pero que este no es demasiado significativo. La llegada del tren veloz no parece suponer un revulsivo para el turismo local por si mismo.

Por último, para los amantes de las comparaciones, una gráfica más. Si se han fijado en la que comparaba la evolución del número de viajeros entre 2005 y 2012 habrán observado que la ciudad con mejor comportamiento era Segovia y la peor Ávila. En 2005, la ciudad amurallada recibía 65000 viajeros más que la del acueducto. El año pasado llegaron a Segovia casi 24000 viajeros más que a Ávila. Aquí la evolución anual.

AvilaSegovia

Como ven, el sorpasso se produjo en 2009. El mismo año que también nos superó Cáceres que en 2005 recibía casi el mismo número de viajeros que Ávila y que hoy recibe casi 40000 más. Houston, tenemos un problema.

*La rotonda ha pasado a llamarse “Brasero de la Dehesa”, el lugar donde según las crónicas se ajustició a los judíos acusados del secuestro y tortura del Santo Niño de la Guardia. Puestos a nominar algo, si este lugar estaba situado entre Sancti Spiritus y la Plaza de Toros ¿por qué se pone ese nombre a la rotonda de San Nicolás y no a una que de verdad pille cerca?

SinpaSpain: unconventional people

Contra la crisis, ideas.

Hace unos cuantos años la vida era menos complicada. Sobre todo si tenías 22 años, estabas en la Universidad o recién salido de ella, ganábamos la Champions League de la economía como si la economía fuese Tahiti, construíamos a tutiplén y demás vivebienes de la vida por encima de nuestras posibilidades.

En aquellos tiempos, una tarde cualquiera de jueves era un buen momento para viajar, irse a Segovia o a un simple descampado, juntar 3 amigos y unas cervezas y echar unas risas. Recogiendo luego todo, que el medio ambiente hay que cuidarlo.

Voy al tema: una de esas noches de extraños aliados conocí a un tipo peculiar. Deportista de buen toque, promesa de eso de meter goles por la escuadra, prefería lo de explorar nuevas posibilidades a lo de visitar campos perdidos. Cuando uno es honesto consigo mismo, elige un camino y tira hacia delante. Le respeto por ello. La música y los bares nos ha unido durante años, poco pero lo suficiente para mantener el contacto. Él viajó y viajó pero la crisis nos llega a todos. Y lo de viajar se pone complicado, qué les voy a contar que no estén experimentando si están planeando sus vacaciones (si es que tienen tal opción).

Así que en estos tiempos de crisis lo que hay que tener es ideas. Y aquí va una: SinpaSpain. Que la idea es buena se ve hasta en el nombre: españoles que quieren hacer sinpas. Disfrutar sin pagar barbaridades, quicir. Hace un par de meses, aquel viejo contacto me escribió para hablarme de la idea. Estaban empezando pero la cosa resultaba prometedorísima. Una red en la que poder contactar gente que quiere ahorrar y hacerse viajes buenos, bonitos, baratos. Hoy por ti y mañana por mí.

Llevaba un tiempo sin comprobar cómo iban sus andanzas. La web está todavía under construction aunque ya da acceso a un blog picaruelo y audaz. En redes sociales ya lo van petando: 172 seguidores en Twitter y 628 en Facebook, lo cual es una brutalidad de bueno.

Como ven, para ser emprendedor, audaz, tener una gran idea…lo único que hay que tener es iniciativa y ganas de hacer cosas nuevas. Espero, desde el corazón más intrépido, que les vaya muy bien. Ellos, de momento, quieren ser cautos, no vender humo, y nos emplazan a visitarles cuando tengan en marcha la web. Será pronto. Que viajen mucho y que sea todo una magnífica gran aventura.

Larga vida a SinpaSpain.

A %d blogueros les gusta esto: