La agonía del centro histórico

Darse una vuelta por Ávila permite descubrir que en medio de este valle de lágrimas llamado crisis aún hay un sector boyante, en franca expansión, una industria que, firme el timón, surca los mares de la recesión sin miedo al futuro: la de los carteles fosforitos de “Se vende” y “Se alquila”. Es verdad que quizá no sea el sector más extensivo en empleo y no niego que es posible que existan sombras que tiñan de gris el horizonte de este edén económico (quizá la producción esté deslocalizada o quizá todos los productores formen un cartel como el de los sobres); pero a pesar de los pesares, su futuro brillante es un hálito de esperanza en este marasmo de sufrimiento.

Local1Por desgracia, el imparable crecimiento de la cartelería está relacionado con dos fenómenos tristes: el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la muerte lenta, pero imparable, del comercio. Sobre lo primero hay poco que añadir a lo que todos ustedes saben. En Ávila íbamos a llegar a los 100.000 habitantes casi sin quererlo y, más chulos que un ocho, para estar agusto y mantener todos a salvo nuestro espacio vital, construimos viviendas para 150.000. ¡Qué tiemble Madrí! Por fortuna, todavía no tengo muy claro de dónde iba a salir el agua para dar de beber a toda esa gente, aquello no duró mucho y hoy casi una cuarta parte de todo aquello está vacío y luce un bonito cartel fosforito, normalmente en alguna tonalidad de naranja, anunciando su disponibilidad. ¡Cientos de pisos adornando sus fachadas con carteles que cuelgan orgullosos de ventanas, balcones y terrazas! Eso sí es una decoración acorde con las fechas y no los pendones semanasanteros del Chico.

Lo del comercio es, en el fondo, parte de la misma historia. El pinchazo de la burbuja, la depresión de la economía española, el hundimiento del consumo, el paro, las malas expectativas… Total, 33 meses consecutivos de caídas interanuales de las ventas del comercio minorista. El último dato: un escabroso -10,9% respecto a marzo de 2012. Casi nada. El cierre de cientos de locales comerciales ha llenado la ciudad de carteles fosforitos y lo oscuro del túnel invita a los productores de la citada cartelería a frotarse las manos. El fenómeno, la muerte del comercio, es apreciable en toda la ciudad pero es especialmente alarmante en el centro histórico. Saliendo del Ayuntamiento, se puede hacer una ruta del cartel por las principales vías turísticas de la zona. Hay locales cerrados (y edificios abandonados) en la calle Vallespín, otrora epicentro de la noche abulense. Los hay en la calle Tomás Luis de Victoria, incluso en la calle Comuneros, uno de los extremos de la principal zona comercial del centro de la ciudad. Y los hay, y muchos, en la calle Caballeros. La Marca Ávila, de existir, incluiría un cartel fosforito. Y eso en el mejor de los casos, hay cientos de locales simplemente abandonados a su suerte, para desesperación de la industria del cartel.

edificio1La situación es tan preocupante que el Ayuntamiento, con el apoyo de todos los grupos políticos, va a tomar medidas radicales: elaborar un programa de recuperación estética, crear un censo de locales disponibles e intermediar entre propietarios e interesados. Medidas tan valientes y arriesgadas que desde que se conocieron no ha dejado de correr la tila por los bares de la zona centro. Además, está la liberalización de los horarios comerciales, que va a contribuir a mejorar la competitividad del comercio local.

Sobre este tema ya se ha hablado en el blog, y supongo que se seguirá hablando. Como señalaba Juan Luis el otro día, la gestión del Ayuntamiento, o su política de comunicación, ha sido francamente mejorable. Yo soy de la opinión de que la confusión, los desmentidos y las contradicciones son parte de un plan para embotar las neuronas de la ciudadanía para que esta no sepa muy bien de qué quejarse, pero de eso, si les parece, podemos hablar otro día. Mientras el Ayuntamiento sigue justificándose y tirando balones fuera, mi duda es la siguiente ¿Beneficia o perjudica la libertad de horarios a los comerciantes? ¿Se notará o no se notará? ¿Servirá de algo? En Ávilabierta* también han opinado sobre el tema (PDF).

Como Juan Luis, creo que no servirá de mucho, aunque no comparto alguno de sus argumentos. Como él señala, la mayor parte de los comercios de la ciudad, y casi todos los del centro, disponían ya de plena libertad para fijar sus horarios. Si un librero, por ponerles un ejemplo, no abría su comercio los sábados por la tarde y los domingos era solo por decisión suya. ¿Va a cambiar ahora? No creo. ¿Debería hacerlo? Él sabrá. No estoy de acuerdo con la retahíla habitual de que los pequeños comercios no pueden competir, no disponen de recursos para abrir, la liberalización beneficia a las grandes empresas, etc. Si un pequeño comerciante cree que abrir los domingos le va a suponer beneficios, que abra su local. Poniéndose él mismo detrás del mostrador o contratando a alguien. Con la situación del mercado laboral, contratar a un chaval de 20 años para trabajar un domingo no es muy complicado. Si considera que abrir le va a suponer más pérdidas que beneficios, que no abra. La liberalización de horarios no obliga a nadie a abrir y si un comerciante considera que no merece la pena ¿qué más le da que otros, que consideran que si pueden ganar dinero, lo hagan? En mi barrio hay una frutería que abre todos los días desde hace un par de años. Si lo hacen es porque consideran que les va bien. Y si mañana, gracias a la libertad de horarios, una gran empresa (Inditex, el Corte Inglés, FNAC, Apple, H&M, Ferrari…) monta una tienda de cuatro plantas frente a la Catedral para abrir todos los domingos y fiestas de guardar será una buena noticia porque generará empleo, actividad y vida, y andamos escasos de todo eso.

local3Me parece bien la liberalización de horarios, pero me parece que esta debería ser únicamente para el centro histórico. Sí, sería discriminatorio para los comerciantes de otros barrios de la ciudad (para aquellos que no dispongan ya de total libertad para abrir sus negocios, que son los menos) pero como creo que mantener con vida el centro histórico es positivo para toda la ciudad, no solo para los que viven o trabajan en él, toda medida que pueda mejorar, aunque sea muy poco, su presente y su futuro, debería ser bien recibida. La famosa discriminación positiva. Tal y como el Ayuntamiento ha pergeñado la liberalización, el casco antiguo (menos accesible, más frío, más lluvioso) lleva las de perder contra el centro comercial (donde se aparca más fácil, donde se está más calentito) porque no compiten en igualdad. La libertad de horarios restringida al centro de la ciudad, la zona verdaderamente turística, podía servir de herramienta, aunque fuese un tanto roma, para vivificar la zona. Todo esto, claro, con la colaboración de comerciantes y hosteleros, parte también, por qué no decirlo, del problema.

O tomamos medidas, las que sean, para devolver el pulso al casco antiguo o dentro de poco será mucho más fácil y rápido hacer un censo de locales ocupados. Registro que, si descontamos las instituciones públicas, igual hasta nos podemos ahorrar de aquí a unos años.

PS.- Se que es un tema polémico y complejo, así que les animo a comentar y compartir su opinión. Eso sí, ad hominen no, que me enamoro.

*Aprovecho para opinar (constructivamente) sobre el citado rincón. Algunas de las opiniones y artículos que cuelgan me parecen muy interesantes pero ¿en PDF? ¿Sin firmar?

 local2

13 Responses to La agonía del centro histórico

  1. @serzisanz says:

    La verdad es que las calles del centro están muy vacías, arruinadas en muchos casos, y eso que en los últimos años se han rehabilitado muchas, dando muy mala imagen a la ciudad, ensombreciendo al conjunto de la ciudad, y que no parece que nada vaya a cambiar en un corto-medio periodo de tiempo. Entiendo que ante las críticas el ayuntamiento vaya a “elaborar” un plan, pero espero que no sea una “cortina de humo” para taparlo y que la gente se olvide (una vez más) del tema.

  2. ladyaccesibilidad says:

    Creo que el tema del comercio no está tan directamente relacionado con la crisis Alberto, ni el pinchazo inmobiliario, algo puede influir ,claro, pero no es ni la causa ni justificación del cierre ó ruina del mismo como tampoco creo que lo sea la libertad de horarios …

    siento no aportar documentación ni estadiscas que respalden mi opinión , está basada en la experiencia personal como mera consumidora y simple ciudadana que recuerda como en los últimos 20 años, tanto aquí como en cualquier otra población, los gustos cambian, los hábitos también, y por tanto, el comercio debe adaptarse, evolucionar … no me digas en qué sentido ó cómo, que yo no soy una experta, sólo adquiero aquello que necesito, me gusta ó puedo comprar.

    Lo que sí puedo decir que no voy a comprar un artículo que no me interesa por mucho horario disponible que tenga el establecimiento, como sí seguiré comprando aquello que quiero aunque sólo abran un día a la semana.También recurriré a internet ó el odiado Corte Inglés, dónde es más ventajoso a la hora de una devolución que cualquier comercio del centro, salvo que tengas una amistad ó un lazo de cofianza con alguno en particular, pero en general lamentablemente es así.

    Mientras la burbuja subia, y subía ,los comercios tradicionales iban echando el cierre, en un principio se sustituian por los famosos “todo a cien” , luego entraron los “chinos” que tomaban los locales mejor situados y grandes (en este caso tengo en mente una población madrileña cinco veces mas grande que Ávila) y ampliaron también su género incluyendo el textil, después alimentación …. luego llegan los locutorios para atender la demanda de nuevos vecinos de otras nacionalidades que se van incorporando. De todos estos nuevos comercios que sustituyeron los de barrio, salvo alguna compra puntual y aislada, a mí personalmente,no me han aportado nada , pero ahí estan , eso sí ,en cambio constante en cuanto al género ó concepto, no permanece mucho tiempo por lo que voy observando.

    Soy consciente de la importancia del comercio de barrio, y en la medida que puedo consumo, como también lo soy respecto a otros productos fabricados en España como el calzado ó la hora de adquirir un mueble que tristemente compruebas como han cerrado los mejores fabricantes de sófas ó cualquier otro género , como consumidores directamente perdemos en calidad ,variedad , la opción de personalizar tu producto que el fabricante español, te ofecia un gran abanico de posibilidades para hacer tu mueble ó sofá (por poner un ejemplo) completamente a tu gusto, por un sota-caballo-y-rey del CorteChino ó el sueco tan conocido. Aunque defiendo tener la opción a una compra para “salir del paso” ,si la economía no te permite otra y la comodidad de horarios para hacerla pues tambien,no creo que estén reñidas ni la una perjudique a la otra.

    Respecto al impacto visual que ofrece ver edificios en ruinas, ya sean locales ó viviendas tengo que darte la razón, es algo lamentable, aunque tampoco creo que sea exclusivo en Ávila, es lo que nos toca … por eso nos duele.

    un saludo y una vez mas daros las gracias a los 5palos por vuestro esfuerzo y generosidad al compartir este blog personal con todos 🙂

    • Alberto Martín del Pozo says:

      Como digo en el post, estoy contigo (y con el comentario siguiente de Guillermo) en que la mayor parte de los comerciantes han sido y son parte del problema, y que parte de responsabilidad tienen en su situación actual. Hablamos de atención, de precio, de comodidad, de servicio, de internet, etc. Todos hemos pasado por eso.

      Que un comercio muera porque no ha sabido adaptarse a las necesidades de sus potenciales clientes no tiene porque ser un drama si su lugar (no solo físico) es ocupado por otro comercio más preparado para los tiempos que corren, pero esto ahora no ocurre. Los que mueren dejan su cadáver acumulando polvo. Y esto sí es cosa de la crisis, de la recesión, de la sequía de crédito y de la falta de expectativas.

      La libertad de horarios no va a acabar con estos problemas, no es una varita mágica (sobre todo porque mayoritariamente los comerciantes ya disponían de ella), pero quizá pueda dotar a los que resistan, a los que se adapten y a los que vengan, de nuevas herramientas para sobrevivir. Y no hablo solo de comercio tradicional, me refiero a cualquier tipo de comercio: pequeño, grande, mediano, de aquí o de allá.

      Gracias a ti por comentar. 🙂

  3. Guillermo B. says:

    De Teruel vengo, de Teruel. Que también existe, y bien majica que es la ciudad, y pues… Y aunque hay cosas cerradas, no tanto como aquí, croe yo. Por otro lado, tampoco se lanzaron en masa a por los 100000, mantienen ese aspecto provinciano pero útil que también vislumbro en Segovia u otras similares.

    Estoy con Lady, no es cosa sólo de la crisis, sino de la idiosincracia y el (no) saber estar. El morir por no renovarse. El desprecio a la clientela, el no captarla, el no venderse en internet. También la adoración sin precio al turista, que hace que muchos en su momento abandonaran el comercio de barrio por el de Domingo y turisteo…

    Mucho, mucho. Y mucha puerta en se vende, que el Ayuntamiento podría al menos empapelar con publicidad institucional…

    • Alberto Martín del Pozo says:

      ¿Teruel? Precisamente ando mirando a dónde realizar una escapada de interior y “la ciudad de los amantes” estaba entre mis opciones.

      • Guillermo B. says:

        Un recorrido majete es Cuenca para empezar, de allí tirar por el puerto del Cubillo hacia Albarracín, luego Teruel, con unos cuantos pueblos de periferia fantásticos (Rubielos) y retornar por su norte (interesantísimo el museo minero de Escucha) y parada en Molina de Aragón, a ver casas nobles y zampar cocina digna de estrella Michelín en El Castillo. Lo de Dinópolis, de no tener niños, te lo puedes saltar dignamente, aunque en Gavia está el Museo Paleontológico que merece bien la pena.

  4. Macanaz says:

    Más que el comercio es el concepto de ciudad. En efecto el comercio abulense ha sido siempre bastante ramplon pero porque la ciudad no daba para más. Los intentos de Zara por instalarse en la ciudad fueron torpedeados por “los de siempre”. Sí, los mismos que ahora llaman a la insumision fiscal por la tasa de reciclado.
    Hace unos dias se ponia la comparacion con Segovia y la recuerda Guillermo. La comparacion es odiosa. No ya solo el comercio sino la actividad cultural, la industria y una ciudad bastante mas libre de castas, ya sean politicas, familiares o religiosas que Avila.
    Avila ejercia de “capital de provincia” pero hoy los pueblos estan vacios y ya no vienen a comprar a Avila.
    Decia Gaziel que de Avila habia que salir hacia arriba o hacia otras provincias menos inhospitas.
    Yo me tuve que exiliar y aunque “me duele Avila” como diría Unamuno, no creo que regrese ni siquiera a la “propiedad” que tiene mi familia en la carretera de Valladolid, nada más pasar las Hervencias. Prefiero no compartir reposo con los panteones de algunas “Familias” que siempre me miraron por encima del hombro.

  5. Guillermo B. says:

    >> Prefiero no compartir reposo con los panteones de algunas “Familias” que siempre me miraron por encima del hombro.

    Hombre Macanaz, no se me ponga usted así. Que en la calvicie postrera nos rasean como iguales los gusanos, y además, ya dejó dicho el maestro Delibes que los muertos de Ávila son más sanos que los vivos del resto del mundo. No se pierda usted esa gloria por un quíteme allá esos apellidos relumbrones… 🙂

  6. Macanaz says:

    gracias, si me da su direccion prometo repensarlo. Si no, que aburrimiento con esa gente hablando todo el dia de la familia y de sus dehesas…

    • Guillermo B. says:

      Me compré en multipropiedad un nichito allá tras el cuarto ciprés a la derecha, justo al lado del panteón de los Dávila. Me corresponde todos los decenios múltiplos de 8 de las próximas 3 centurias. Si te animas, seguro que tendremos charlas varias: siempre he querido una eternidad y un buen contertulio para dilucidar si Joselito o Belmonte.

  7. Guillermo B. says:

    Como quiera que nos hemos ido por los cerros de Úbeda (o la serranía de Albarracín, allá do nace el Tajo) en plan Nieves Concostrina, vuelvo al centro…

    Pregúntome yo: ¿a qué esa obsesión con revitalizar el centro histórico? Las grandes o pequeñas urbes que son dinámicas y adaptables lo son por saber modelarse a las nuevas condiciones sociales. Hace muchos, muchísimos años, un político socialista de aquellos tiempos propuso un parking bajo la avenida de Juan Pablo II, que pasaría a ser peatonal, con la argumentativa de que era donde estaba la población, y tenía más sentido llevar el comercio a la población que a la inversa. Tomás Blanco, creo que era. Y como el reloj roto que dos veces al día da la buena hora, creo que entonces no erró en análisis. (Claro que para compensar, también fue el que pidió techar las calles del centro).

    El centro histórico es, amén de bonito en plan stendhaliano, un auténtico incordio, sobre todo en sociedad y modo de vida del XXI. Ni aquí ni en Heidelberg lo habitan muchos, o si lo hacen, son jubilados o estudiantes jóvenes. Las normativas urbanísticas, la peatonalización, los trazados medievales, las calles angostas sin luz, la falta de parques… es una ciudad que se vivía hace cien años, pero no una que se viva hoy. Todo lo que ayude a no dejar barrios fantasmas en una urbe sea bienvenido, pero hay competiciones difíciles de ganar. Si no hay población, habrá un comercio relativo, pero no lo que había. Antaño el centro de Ávila era el que proveía comercialmente a toda la ciudad, hoy eso no tiene sentido. Y el tema Carrefour hoy es, en mayor escala, lo que en su día fue Multitienda: un ejemplo de que los centros se desplazan.

  8. Obis says:

    y mientras tanto nuestro inefable europarlamentario se descuelga con 32 preguntas parlamentaria al PE en dos días… http://www.europarl.europa.eu/plenary/en/parliamentary-questions.html#sidesForm

  9. Teresa says:

    Difícil solución… Hay que potenciar el turismo en Ávila. Si no,las demás soluciones están de más.
    En otras ciudades, como Toledo, Salamanca..el cimercio no está en el casco antiguo. Le dedican una calle completa cerca,eso sí.
    Puede que sea el momento de plantearse una nueva estructura y ubicación comercial…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: