La culpa (también) es tuya

Después de darle muchas vueltas, realizar una lista de pros y contras y reflexionar con la almohada, he decidido que me voy a apuntar a esto de perseguir a la gente por la calle cantándole las verdades del barquero, rodear su casa con pancartas, pegatinas y batukadas y gritarles, a la cara o a la espalda, que son unos sinvergüenzas. Ya saben a lo que me refiero, a eso que ahora llaman escrache. Y es que es inadmisible que, estando las cosas como están, los responsables de todo esto puedan vivir tranquilamente como si la cosa no fuese con ellos, como si no cargaran sobre sus espaldas el peso de estos cinco años de depresión económica y social.

Había pensado hacerme con una lista del censo para tener identificados a todos los “escrachables”, saber donde viven y no repetir, pero me han dicho en ventanilla no se qué de la protección de datos, así que voy a tener que improvisar. Si usted, amado lector, sufre uno de mis escraches y, a la semana o al mes, vuelvo a pasar por su casa, avíseme. Por su bien, claro, y por el mio, que hay mucha gente a la que escrachear y poco tiempo para hacerlo.

 ¿Cómo dice? Sí, claro que le voy a hacer un escrache a usted ¿Cómo que usted no ha hecho nada? ¡Qué usted no ha hecho nada! ¿Ve como se merece un escrache?

 La Fundación BBVA ha hecho públicos los resultados de una macroencuesta realizada en 10 países de la UE sobre la crisis, la democracia y la economía. En dicho estudio, los españoles señalan con el dedo (supongo que con el índice) a los culpables de la crisis: “los políticos (95,3), los bancos (94,5), los gobiernos nacionales (90,9), los dirigentes de la Unión (81,4), las compañías financieras (87,1), el Banco Central Europeo (81), las agencias de calificación (76), las empresas multinacionales (71) o el FMI (72,7)”. Solo el 25% de los encuestados cree que los ciudadanos son responsables de la crisis. 

Esta encuesta confirma una cosa: los españoles (Beati Hispani) creemos estar dominados por una raza alienígena, los políticos, con los que no tenemos nada que ver, con los que no nos podemos cruzar sexualmente, que no sabemos en qué momento llegó a nuestro planeta y de la que creemos que no nos podemos librar. Nosotros y ellos, buenos y malos, oprimidos y opresores. La dicotomía habitual.

 Le voy a contar un secreto: si el Alcalde de Ávila es Alcalde y la oposición en Ávila es una chufa es, en parte, por su culpa. Si tienen alguna duda, miren los resultados de las últimas elecciones o pregunten cuantos militantes tienen los partidos de oposición. Y alguien tuvo que votar al señor Casado para que, sin saber situar la provincia en el mapa, se convirtiese en representante de los abulenses en las Cortes. Si la economía española es una deposición seca es, en parte, por su culpa. Si Rajoy es Presidente y antes de él lo fue Zapatero es, en parte, por su culpa. Si el futuro del país es más negro que el fondo de un pozo de petróleo en una noche sin luna es, en parte, por su culpa. Si El Grande es un monumento al mal gusto y la vista del valle desde El Rastro es un horror de cemento y descampado es, en parte, por su culpa. Si la Comunidad Valenciana es un lupanar diseñado por Calatrava es, en parte, por culpa de los valencianos. Si en Baleares Mata hizo y deshizo a su antojo es, en parte, por culpa de los que allí residen. Por acción, obra u omisión, pero su culpa. Y no me venga ahora con que usted no sabía, usted creía, usted pensaba. Ya somos mayorcitos, leñe.

 Los españoles somos así: reacios a asumir nuestra propia responsabilidad y a leer el periódico. La burbuja nos pilló por sorpresa y Rajoy parecía un señor muy razonable. Es cierto que no todos, como individuos, tenemos el mismo grado de responsabilidad -no puede tener la misma culpa una jubilada de Langreo que un ministro de economía- pero todos, como sociedad, somos responsables. Y no, no me he sumado a la retórica rajoyesca del hemos vivido por encima de nuestra posibilidades, dos más dos son cuatro, al nene le gustan los gusanitos sin IVA. Hay un trecho entre eso, que no es otra cosa que una simplificación burda y errónea destinada a no abordar los verdaderos problemas del país, y pedir a cada uno de nosotros que asuma sus responsabilidades.

 Vale, Merkel es un ogro teutón envidioso del mediterranean way of life, pero ¿es culpa suya que el dinero negro suponga alrededor del 20% de la economía española? Por no hablar de la economía italiana o de la chipriota ¿Es culpa suya que seamos incapaces de arreglar nuestro disfuncional mercado laboral? ¿Es culpa suya que el Estado esté invadido de cargos políticos y asesores sin el graduado escolar? ¿Es culpa suya que la justicia española tarde lustros en resolver cualquier caso, con lo que eso supone para la economía y los ciudadanos? Igual hemos puesto algo de nuestra parte.

 Los mercaos, como diría Rajoy, son otro supervillano. España, el Estao, debe casi un billón de euros y este año, con suerte, el nuevo déficit a financiar se quedará en 60.000 millones de euros. ¿Usted le prestaría dinero a España si esto no le hiciese ganar sus buenos euros? Pues igual no, para que mentir. La otra opción es Uropa, Rajoy dixit, otro enemigo de los gordos. En Bruselas no nos quieren, también nos tienen envidia, y por eso nos obligaron a eliminar el impuesto de patrimonio, a llenar de agujeros para empresas y grandes fortunas el sistema tributario patrio, a urbanizar playa y montaña, a no pagar el IVA la última vez que pintamos la cocina, a sacarnos unos euros haciendo chapuzas en negro, a no dar de alta a la chica que limpia en casa y a empadronarnos en un local comercial para que nuestros hijos puedan ir al cole que queremos. La picaresca se inventó en Bruselas y el Lazarillo era del Rihn. ¡Que los dioses antiguos y nuevos os maldigan!

Y esto no quiere decir que Merkel no esté contribuyendo con sus políticas a hacer más profunda y larga nuestra depresión, ni que los mercados funcionen bien, ni que la Comisión, la UE o el BCE no estén a por uvas. Y esto no significa, por supuesto, que nuestros políticos sean unos santos, pero si esos ciudadanos  están ahí, amigo mío, es gracias a usted.

 El último escrache lo haré ante el espejo. Me miraré a los ojos, que los tengo preciosos, y me diré que, en parte, todo esto es también culpa mía. Por no haber hecho todo lo posible para evitarlo, por mirar para otro lado cuando era evidente que algo iba mal. Aunque, eso sí, temo que no servirá de nada ¿desde cuando la mejor forma de convencer a alguien es gritarle o montarle una manifestación bajo su ventana? ¿No sería mejor, si ese es el objetivo, buscar otras vías? No sé, desde manifestaciones de las de toda la vida -será por edificios públicos frente a los que concentrarse- a montar un partido político que aglutine nuestras propuestas y que compita en las siguientes elecciones. Los4Palos for America.

Igual es que todo esto de los escraches no busca convencer a nadie, ni hacerle cambiar de opinión, ni siquiera visualizar un problema como normalmente se dice. Igual lo que se persigue es señalar con el dedo, atemorizar, coaccionar, amedrentar, convertir a un ciudadano -recuerden que los políticos no son de otra especie, aunque ellos, como buenos españoles, a veces también lo olviden- en un objetivo de las iras del común. Descargar nuestra rabia contra un individuo como miembros de una masa. Y claro, señalarles a ustedes sí, a fin de cuentas ustedes tienen la culpa de todo y apenas conozco a un pequeño porcentaje de los españoles, pero señalarme a mi mismo me parece feo. Si convoco un escrache contra mi persona ¿tendré que mantenerme a 300 metros de mi mismo? ¿Y si se me va la mano. me veo cara de perriflauta y termino con una “ostia” autopropinada en la cara? ¿Y qué pensarán los vecinos?

 La economía española (los desahucios, el paro, el incremento de la pobreza) es un drama al que hay que poner remedio, pero dudo mucho que el escrache, o como queramos llamarlo, a los representantes de los ciudadanos sea la solución. A Argentina, por ejemplo, patria de los escraches, no parece haberle servido de mucho. No hay que señalar culpables, ni pedir venganza; hay que buscar soluciones.

PS.- ¿No creen ustedes que el protagonismo mediático de los escraches es un tanto excesivo y perjudicial, a medio plazo, para el movimiento encabezado por la PAH?

PS2.- Para mantener la integridad física de la batería de nuestros móviles, les ruego contención en los comentarios. Argumentos, réplicas y contrarreplicas serán bien recibidos ya que este es un tema polémico y de actualidad. Pero si ustedes no se moderan, nos tocará hacerlo a nosotros.

35 Responses to La culpa (también) es tuya

  1. Guillermo B. says:

    ¡¡¡ Y comienzas, pedazo malandrín, escracheándome a mí por el proceloso procedimiento de robarme mis tesis y argumentativas !!! Si tú y yo nos hemos partido la cara dialécticamente aquí varias veces y tú andabas por la contraria… Provocador, que eres un provocador… 😉
    Nada (pero que nada, oyes) que objetar a tu artículo. Quizás, por aquello de lustrarle con el brillo de lo imperfecto, mentar que no debieras de usar escrache, que ya de por sí encubrir lo que es coacción e intimidación bajo el manto de otra palabra raya lo inaceptable. Vamos, como la “acción armada” por el tiro en la nuca.
    Y también, en tu retahila de culpas no veo la de los malvados ciudadanos que acudían a los bancos a recibir hipotecas descomunales, por el 110% del bien ya de por sí sobretasado y con un salario precario y mínimo, y aduciendo luego que el verdadero culpable fue el director de la sucursal, que poco menos que les puso un cuchillo en el cuello para que firmaran.
    Finalmente, respeto para las jubiladas de Langreo, que serán las futuras votantes de L4P en las próximas generales.

    • Ana Isabel Cordobés says:

      Solo un apunte en lo referente a las hipotecas: es ilegal dar más de un 80% del valor de una hipoteca. El primer culpable, el banco por ofertarlo. El segundo, el ciudadano por aceptarlo, pero claro, no todos los ciudadanos conocen hasta qué porcentaje del valor de una hipoteca pueden acceder.
      Por otra parte, reconozco la parte de inconsciencia de muchos de aquellos que no fueron conscientes de los 200.000euros a los que no podían hacer frente con gran probabilidad más los taitantosmil euros de intereses, pero esos son un porcentaje, no todos los que se han quedado en cosa de tres meses sin apenas ingresos tienen la culpa de ¡osados ellos!, acceder a una compra de vivienda cuando tenían un trabajo fijo y un sueldo decente, sin ser conscientes de que hoy en día no hay nada fijo y cada vez va quedando menos decencia.

      • Guillermo B. says:

        >>> Solo un apunte en lo referente a las hipotecas: es ilegal dar más de un 80% del valor de una hipoteca. El primer culpable, el banco por ofertarlo. El segundo, el ciudadano por aceptarlo, pero claro, no todos los ciudadanos conocen hasta qué porcentaje del valor de una hipoteca pueden acceder.

        Sólo un apunte: Es ilegal que un coche vaya a más de 120 kms/h. El primer culpable, caso de que esto sea así, es el concesionario por vender coches que van a 200. Luego, el ciudadano que corre más de lo debido. Claro que no todos los ciudadanos conocen hasta qué velocidad pueden pisarle…

        Perdón por el simplismo de la analogía, pero volviendo a debates pretéritos, el ciudadano ese que tan inocente y desinformado estaba a la hora de pedir 200000 euros de préstamo (que por un par de cientos de euros hubiera podido comprar un asesoramiento profesional) resulta que a la hora de gastarse 300 euros en un teléfono móvil era capaz de pasarse días y semanas navegando entre toneladas de información para lograr un ahorro de 20 euros en un modelo o en el plan de datos… Manda narices…

        • Ana Isabel Cordobés says:

          El tema del coche no me sirve, creo que todos los que conducimos sabemos cuál es la velocidad máxima. En el caso de temas financieros no todos tenemos por qué conocer todos los entresijos financieros, que hay muchos (hasta para concederte una beca desde un banco te ponen condiciones financieras).
          Debemos reconocer que los bancos lo tienen siempre todo atado y bien atado (no quiero recordar a Paquito, pero es así) y que en ese juego financiero si alguien tiene que perder es el comprador/hipotecado. También ha jugado en ello mal tema el típico director de sucursal, colega de toda la vida, que no dudaba en empalarte para siempre con tal de llevarse él sus ganancias.
          Eso sí, la responsabilidad última es de quien pide una hipoteca, compra una casa o se monta una jarana de 300.000 euros, del ciudadano de a pie. Por eso digo que estoy de acuerdo en parte con lo que plantea Alberto.

  2. Ana Isabel Cordobés says:

    Tras el aviso por Twitter de ayer, pensé que iba a ser un alegato en contra de los escraches, pero me ha sorprendido gratamente. En esto, como en la gran mayoría de las cosas, ambas partes tienen la culpa. No será la primera persona que conozco con un sueldo “medio” pero inestable que decide cambiarse de casa e irse a un caserón con el riesgo que conlleva y luego quejarse: hay que ser consecuentes. Pero claro, esto son casos y casos, supongo que entre la gente que hace escraches habrá de todo, al igual que en las manifestaciones del 15M; gente preparadísima, sin ninguna oportunidad e incluso explotada y luego los que no decidieron ni acabar la ESO y pretenden un contrato fijo con un sueldo más que aceptable que les permita mantener su BMW intacto.
    Pero algo debemos tener claro, porque exista gente de ese tipo dentro de estos movimientos, eso no tira por tierra el movimiento de los demás, los que se quejan, con razón, con argumentos generales y argumentos propios. Al igual que no todos los políticos tienen la culpa, ni todos los banqueros… por eso, el escrache va a los máximos responsables.
    Y sí, me da muuuuucha pena el pobre hijo de Soraya Sáenz de Santamaría, mucha pena los hijos de tal y cual político que, en su piso de 300 metros cuadrados del barrio de Salamanca escucha gritos hacia su padre/madre/etc. Pero os aseguro que me da mucha más pena aquellos niños que se ven, de un día para otro, en la calle, o con tan solo una comida completa al día, porque esos niños también son niños, de la clase antes media, ahora baja-baja que también merece un respeto por sus derechos que algunos se están pasando por el forro.

    En resumidas cuentas, una buena entrada que da el otro lado de la cuestión, el que muchos no ven pero del que otros tantos somos conscientes.

    • Guillermo B. says:

      >>> por eso, el escrache va a los máximos responsables.

      … ¿nominados como tal por quién? ¿El pueblo, soberano en la calle, ha dictaminado quién es el culpable? ¿Con qué juicio, garantías, y respeto a la inocencia? ¿Por qué Soraya y no Maria Teresa Fernández de la Vega, también vicepresi de un gobierno en los años del declive?

      Te recuerdo que en los años 30, en Alemania, hubo muchos “escraches” populares hacia los máximos responsables de los males que aquejaban tras el crack a la población; los judíos. Había un consenso mayoritario sobre su participación en el colapso del marco, se acosaban sus viviendas, se marcaban con símbolos sus comercios…

      Y perdona, pero yo sí que leo en el post de Alberto un alegato contra los acosos.

      • Ana Isabel Cordobés says:

        A ver, yo no leo un alegato contra los escraches, que no acosos, porque lo que esperaba encontrar era una justificación de lo malos que son los escraches al tipo Feijoo por hablar del PP o de Felipe González por hablar del PSOE, para que nadie se cabree.
        Me parece muy burdo, exagerado y completamente fuera de lugar que se comparen los escraches con las marcas de los judíos en la Alemania nazi. Y, también te diré que si se ha llegado a esto ha sido porque ningún gobierno, ni el pasado del de la Ceja ni el de éste del de los chuches han hecho caso de las proclamas que se hacían en las calles, en las acampadas, en las huelgas y en las manifestaciones por intentar seguir escuchando a esa “mayoría silenciosa”.
        El ejercicio de reclamar algo que es de la ciudadanía es completamente legítimo; ya desde las mismas acampadas intentaron hacer ver que aquello era anticonstitucional, ilegal, blablabla, tomando la Constitución como libro de cabecera cuando en el 90% de las veces esa Constitución se la pasan por el arco del triunfo. Hipocresía? Bastante. Demagogia? Otra tanta.
        Es normal y lógico que los ciudadanos se cabreen y busquen otras formas de presión ciudadana (siempre no violenta) cada vez más cercanas a aquellos responsables. ¿Que cómo se toman esos responsables? Directivas de bancos, cajas… y altos representantes del Gobierno. Me extraña que en Ávila aun no haya nadie en las puertas de nuestro amigo Topami, aunque claro, es que es “un simple profesor de Primaria”. Clemencia con él.

  3. Pierre Arnaud says:

    Aún recuerdo cuando tantos amigos y familiares me decían… ‘que no es endeudamiento… que es una inversión! Pagar un alquiler es absurdo, es tirar el dinero’. Ahora medio país está colgado de la soga aprendiendo por la vía rectal la diferencia entre ‘deuda e inversión’. Claro que somos culpables. No quisimos ver lo que era ABC, porque fue cómodo.
    Pero hay que establecer una diferencia entre quien ‘quiso creer’ (culpable!) y quien ‘engañó sabiendo que lo hacía’ (culpable!).
    Si el 20% de la economía es sumergida… habría que empezar por saber qué demonios hacen los partidos y demás instituciones pagando en negro… que no vengan acusando primero al Sr. Pepito Pérez, pues su cantidad probablemente no de para pipas a los otros señores.
    Y digo partidos, como digo otras instituciones… tengo un familiar al que un conocido sindicato nacional de trabajadores le pagó un trabajo en NEGRO (Sí en Ávila… y sí, un sindicato de trabajadores).
    Claro que somos culpables. Pero unos más que otros (y esto no exime de responsabilidad a los ilusos que quisieron creer).
    Dicho esto… veo bien que se haga escarnio público de según qué personas. Teniendo en cuenta que NO existe justicia y, en caso de que se haga, finalmente se indultarán unos a otros (la carta comodín!).
    La desconexión con la realidad es tal, que no han sentido que fuera con ellos hasta que no les han hecho una visitilla a su espacio vital. Ahí sí… han puesto el grito en el cielo (esa es la talla que tienen). ¿Ahora se extrañan de que la ciudadanía se mueva? ¿Les intimida que les exijan cuentas?
    Pobres.

  4. Interesante texto.

    Por partes (aunque no en el mismo orden que tú).

    Para mi un escrache no sirve de nada a la hora de cambiar la opinión de los políticos. En ese sentido, me parece inútil. Pero tiene dos cosas positivas: que la gente puede desahogarse, y que molestas a auténticos hijos de puta (con perdón).

    Yo también soy de los que creo que los ciudadanos tienen culpa. Pero, curiosamente, ese 75% que no culpa a los ciudadanos medio coincide con el 75 por ciento de la gente que vota a partidos culpables: PP, PSOE, CiU, PNV.

    Sobre economía somergida: la mayor parte de la culpa, una grandísima mayoría, es de los grandes empresarios y de empresas que están en el IBEX35. Y poco podemos hacer los ciudadanos contra eso, cuando toda esa gente es la que financia a los partidos que están (o van a estar) en el poder.

    Me gustaría extenderme más, pero tengo trabajo. Como resumen, aunque la gente tiene culpa de muchas cosas, la mayoría de las que enumeras en el texto son incambiables si no es desde fuera. Por mucho que hagamos, está en manos de los políticos, y nos guste o no en el poder están los que quiere la mayoría (PP, PSOE, PNV y CiU). Y eso, aunque sea patético, hay que respetarlo.

    Por eso no me acaba de convencer del todo lo de la democracia.

  5. Estoy completamente del lado de Alberto en esto. Tiene que marcarse un límite sin que eso signifique que no hay margen para la protesta.

    Me gustó un artículo ayer de Jabois sobre ello. Bueno, habla de casi todo menos de ello, pero me encantó. Se titulaba “No molestar”: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=463951990341346&id=278487278887819

  6. Iñaki says:

    Bah, no era para tanto. Yo pensaba que aquí iba a arder Troya…

    Por partes…

    – El escrache a los ciudadanos para que asuman un cambio en su cultura política ya se produce. No se hace molestándoles en su casa (no serviría) sino con un ciclo de movilizaciones en el que estamos inmersos y en el que por todos los medios tratamos de ser inclusivos e integradores con amplias capas de la sociedad no representadas o en vías de desprendimiento de los cauces de representación clásicos. Esto es: el escrache para aquellos que votaron mal, compraron mal, y pusieron su granito de arena para la crisis, es animarles a señalar a los responsables primeros y directos y sumarse a una nueva cultura política.

    – Sobre si los escraches enturbian el problema en vez de arreglarlo… El País publicaba una potente encuesta hace unos días… el titular era una marcianada (“la PAH pierde parte de su amplio apoyo”) pero los datos eran contundentes: después de 1 mes de campaña mediática salvaje de descrédito, el apoyo a la PAH está entorno al 70%. Es una barbaridad. Así que por esa vía, nasti de plasti. La estrategia no es mala de cara a la sociedad.

    – En Ávila hemos tenido meses y meses de escrache antes de llamarlo así: los trabajadores de Espi estaban todos los días dando la matraca en casa del jefe, en San Roque, por choricín y mentiroso. De no haberse organizado colectivamente de esa manera, estoy seguro de que alguno de ellos hubiera optado por partirle la cara directamente al jefe a ver si amenazándole consigo algo. Mejor un escrache a tiempo que dejar que suba la temperatura social.

    – Por todo ello suscribo plenamente las palabras de mi querido Verstrynge: “cuando a la gente la tratas como a perros, al final terminan mordiendo. Y que sean más listas las autoridades, porque de momento, esto solo son ladridos”.

    • Guillermo B. says:

      En primer lugar, querido Iñaki, anonadado me he quedado con la frasecita de “ser inclusivos e integradores con amplias capas de la sociedad no representadas o en vías de desprendimiento de los cauces de representación clásicos.” Cohones, que dicen en Cai…

      Mencionas después el “escrache para los ciudadanos que votaron mal”… Interesantísimo concepto éste, el de “votar mal”. Uno, que tiene de antigüedad en esto de la democracia pocos años, pensaba que el voto era el voto, que no era bueno ni malo, sino a A o a B, y que siempre lo importante es convencer a la gente de que participe, de que vote. Anda que no he sufrido institucionales campañas a favor de la participación. Y ahora resulta que uno puede llegar a votar MAL!!! ¿Y eso de mal, lo dice mi párroco? ¿Mi médico? ¿El del gas, que ha pasado a mirar el contador?

      Finalmente, no puedo sino sintonizar con tu tesis de que un escrache es bueno y respetable con válvula de escape, que si no sube la temperatura social. Por las mismas, un pellizquito en el trasero o un tocamiento (sutil, eso sí) hacia el sexo contrario siempre es positivo, que si no acaba la cosa en violación. Por no decir que esas sisas y hurtos a la caja registradora por los empleados o clientes son beneficiosos, que si no acabarían con pistolas y butrones arramplando con toda la tienda.

      … nueva cultura política… No sabes el miedo que me dan esas expresiones.

      • Iñaki says:

        >>> anonadado me he quedado con la frasecita de “ser inclusivos e integradores con amplias capas de la sociedad no representadas o en vías de desprendimiento de los cauces de representación clásicos.” Cohones, que dicen en Cai…

        Usté dirá…

        >>> Interesantísimo concepto éste, el de “votar mal”

        No es una valoración mía, ni del párroco o del médico. Votar mal según uno mismo. Arrepentirse de lo votado. Va en línea con el contenido de la entrada: Quienes deberían asumir una parte de culpa en la crisis. Quienes ahora se arrepienten de haber firmado, de haber votado esto o aquello, de no haber cambiado de opinión antes… quienes CREEN QUE HAN VOTADO MAL. Echa un ojo a las encuestas, pero vamos… creo que era más simple de entender que el mecanismo de una cuchara.

        >>> un escrache es bueno y respetable como válvula de escape

        Esa no es mi tesis en absoluto. Un escrache no es bueno ni malo. Es una acción política como aprobar una Ley, lanzar un discurso, ejecutar a un disidente o hacer un atentado. Una válvula de escape es votar a UPyD. Hacer un escrache es tomar partido de forma directa, cada uno sabrá por qué y para qué.

        >>> Por las mismas, un pellizquito en el trasero o un tocamiento (sutil, eso sí) hacia el sexo contrario siempre es positivo, que si no acaba la cosa en violación.

        ¿No eras tú el que defendía una suerte de amoralidad política? Pues eso: el pellizquito en el trasero y la violación son 2 conceptos mayoritariamente repudiados porque hemos construido una HEGEMONÍA contraria, que dice que no valen los tocamientos leves para evitar la violación, igual que hemos construído una hegemonía que dice que las libertades individuales están por encima de los derechos civiles y sociales o que el Rey un campechanote que nos viene muy bien a los españoles.

        En el caso de los escraches esto no es así, porque ya hay en marcha una hegemonía de rupulsa hacia una casta y de apoyo a un movimiento, como ya he explicado aunque hagas como no te has enterado… 70% de apoyo a la PAH A PESAR DE TODO.

        • Guillermo B. says:

          >>> ya hay en marcha una hegemonía de rupulsa (sic)

          Eso de las hegemonías, (bellísimo término, el Hegemón, qué tiempos aquellos de leer los libros de O.S.Card con Ender), ¿quién lo indica? En España hace unos años había (aparentemente) una hegemonía en contra del aborto y del divorcio, ahora parece que no. La hegemonía de los pantalones de campana corrió similar suerte… Yo esperaba que las urnas fueran las que dictasen lo que es o deja de ser hegemónico, o mejor expresado, mayoritario. Parece que ahora son las encuestas de El País, o el CIS, o una manifestación…

          Por otro lado, aclarado queda, gracias, lo de votar mal… y tiene una solución facilísima, que es votar bien en la siguiente. ¡Ah, que no, que soy un coreprisas y no quiero esperar, que me acabo de dar cuenta de que me equivoqué!! Pero es que eso es un desbarajuste, que aceptar romper la baraja ahora porque unos crean que es una situación extrema es lo mismo que haber aceptado en el 81 romperla hacia el involucionismo porque muchos otros creían lo mismo. Tranquilo, que 3 años no son nada, estoy plenamente seguro de que, considerando lo hegemónicamente hegemónico de vuestra hegemonía, en las próximas generales arrasareis y pondreis el (nuevo) orden debido. Con neolengua, si es necesario.

        • Iñaki says:

          Pues para gustarte el concepto de hegemonía no parece que lo manejes bien en absoluto. Hegemónico y mayoritario no son lo mismo, aunque las mayorías ayudan mucho a que algo sea hegemónico. El PP por ejemplo no ha sido votado más que por un 30 por ciento de los españoles como mucho, pero tiene (de momento y más o menos) una hegemonía política bastante incuestionable porque es hegemónica la idea de que una mayoría absoluta en el Parlamento significa que la mayoría de españoles lo aprueban.

          Y no, lo que es hegemónico no lo tienen por qué marcar las urnas. Las encuestas tampoco, en realidad, pero te dan un fotografía a veces muy clara de lo que está pasando. Y lo que está pasando es que el consenso hegemónico nacido en la Transición está roto. No nos echéis la culpa a los de los escraches o al 15-M, nosotros no hemos sido.

          Y no creo que en 3 años ABSOLUTAMENTE NADIE arrase en ninguna urna. Precisamente lo que venimos preconizando… se rompe el bipartidismo, se rompe el consenso en torno a la Constitución, se rompe el consenso territorial (si alguna vez lo hubo), se rompe la sacralización de la Corona… Y esa contra-hegemonía no aguanta mucho tiempo sin otra hegemonía, que de momento está lejana pero no inalcanzable.

          >>>> aceptar romper la baraja ahora porque unos crean que es una situación extrema es lo mismo que haber aceptado en el 81 romperla hacia el involucionismo porque muchos otros creían lo mismo.

          Pues sí. Es una pugna por la hegemonía y nada más, que eso es la política. Aunque tenga mis reparos con lo del 81: la baraja se rompía esencialmente hacia el lado contrario que el involucionismo. Hasta el 23-F, eso sí.

  7. Pierre Arnaud says:

    Yo es que, de verdad, no creo que las cosas estén en un nivel tan complejo. Estamos tan ‘programados’ que sacamos ya la defensa antes de que suceda… ‘X’.
    Hasta donde me consta, lo único que ha sucedido es que grupo de ciudadanos afectados se han dirigido a los espacios vitales de una serie de personas a solicitar acción y recriminar su actitud.
    ¿Por qué el espacio vital? Porque en el público demuestran sistemáticamente NO escuchar, y hacer caso omiso de TODO lo que sucede (1.400.000 firmas). Por tanto, no me parece más que la consecuencia lógica de lo que sucede… la consecuencia de hacer oídos sordos cuando TIENES la obligación de mojarte. Siguen una disciplina de partido y a correr.
    Y ojo… que aquí nadie agredió a nadie.

    • Pierre Arnaud says:

      TIENEN la obligación de enfrentarse al ciudadano cara a cara… si se niegan a hacerlo en el espacio público una y otra vez (que es lo que hacen… ruedas de prensa sin preguntas, etc… ya saben ustedes) Pues antes o después se iban a topar con reacción. Mientras sea pacífica.
      Si el cara a cara se ha desplazado a sus domicilios es porque en el espacio PÚBLICO no la dan… o lo que dan dista mucho de ser un cara a cara.

      • Guillermo B. says:

        ¡ Qué manía !!! Claro que un político tiene no una, sino muchas obligaciones (contacto con el ciudadano, decir la verdad, y muchas otras), pero no tengo tan claro que de incumplirlas, la reacción no sea otra que los tribunales (caso de incumplimiento en contra de la legalidad) o abandonar el cargo en las próximas elecciones. Pero de ahí a pensar que porque alguien no cumple se puede ‘reaccionar” contra su espacio personal sería lo mismo que decir que porque un trabajador no cumple en su trabajo, eso autoriza a su trabajador a ir a pegar voces y gritos a la esposa e hijos del mismo…

        • Iñaki says:

          Podría hacerlo perfectamente. Simplemente no le saldría bien la jugada, sería una pésima estrategia.

        • Pierre Arnaud says:

          Bueno, yo creo que en realidad aquí estamos ante un asunto mucho más profundo… y es que los ciudadanos nos estamos topando de bruces (la mayoría se desayuna ahora) con la realidad… Es decir, doy por hecho que muchas personas confían en nuestras instituciones (Tribunales por ejemplo), pero muchas otras no lo hacemos. Yo no lo hago al menos. O mejor… no confío en las instituciones en según qué caso.
          Dicho esto… ¡claro! Los tribunales están para hacer justicia cuando un político se salte lo que no debe… pero por desgracia, la realidad no funciona así en la práctica.
          Y tenemos un buen ejemplo sobre la mesa…
          Una serie de individuos diseñan y reforman nuestra ley en relación a impuestos (subida del iva, impuestos varios, etc)… esas mismas personas cobran sobresueldos en NEGRO; los MISMOS que diseñan la ley para forzar el cobro en A. ¿Funcionará la justicia?
          Bueno, pues aquí es donde yo digo que unos confían en que la justicia prevalecerá… yo me ubico en el grupo que considera que NO prevalecerá. Y esto es extrapolable al asunto de este post.
          Nadie ha atacado a nadie físicamente… pero toparse en la calle con el ciudadano cuando ya estás acostumbrado al pedestal… ¡duele! Duele mucho.
          Pues que les duela. Y que no me vengan haciendo demagogia con los ‘hijos’… que nadie los puso en la calle, eso SÍ es un trauma.

        • Pierre Arnaud says:

          Y no entro en el símil del trabajador que no cumple su trabajo pues no ha lugar. Uno forma parte de la empresa privada y no entra a su puesto de trabajo por sufragio universal, los otros tienen una actividad LEGITIMADA por el contrato que adquieren con la sociedad… que confía en ellos mediante el voto. Si no pretenden cumplir su compromiso que no se presenten a esa actividad. Lo tienen Fácil.

  8. Macanaz says:

    Al final, lo que deduzco es que los que hacen los escraches son los ciudadanos de primera que representan el sentir del pais y sus anhelos de justicia y transparencia, de tal forma que dicen “las verdades del barquero”. (¿y que es la verdad?, me pregunto)
    Quizas habria que pensar si el que se compro un piso por encima de sus posibilidades merece que los demas le paguen el piso o si el que suscribio preferentes porque su interes era mucho mas alto que el de un deposito mondo y lirondo merece que los demas (una vez mas) le abonen la inversion perdida.
    A los españoles nos encanta tener un estado asistencial que lo pague todo: los estudios, la sanidad, la vivienda (todavia me acuerdo de la corrupción ampliamente aceptada de comprar una VPO a precio tasado y venderla algun añito despues a precio de vivienda libre).
    Pero nada, ahora lo que mola es que (ya que la gente se ha caido del guindo y se ha dado cuenta que el periodismo es una actividad tan mercenaria como cualquier otra) si el politico no hace caso a lo que decimos (100, 200, 300 o mil personas, me da igual) vayamos a su casa a presionarle.
    Solo queda esa via porque la asamblearia del 15-M no dio resultado, la gente es idiota y no supo votar como debia.
    Francamente, si la democracia española no es perfecta, la que defienden algunos me da escalofrios.
    Ah, y lo siento pero los escraches me parecen una táctica nazi. Lamento no poder dar mi direccion para que vengais a mi casa a “convencerme” de lo contrario.

    • Pierre Arnaud says:

      1.- “el que se compro un piso por encima de sus posibilidades ”
      2.- “merece que los demas (una vez mas) le abonen la inversión perdida”
      3.- “A los españoles nos encanta tener un estado asistencial”
      4.- “la asamblearia del 15-M no dio resultado”
      5.- “si la democracia española no es perfecta, la que defienden algunos me da escalofrios”
      6.- “los escraches me parecen una táctica nazi”

      🙂 De libro vaya.

      • Macanaz says:

        Me alegro que le guste!
        😉

        • Pierre Arnaud says:

          Más bien me refería a que son las consignas propias del email mañanero que se hace circular en según qué círculos (ya sabe usted a lo que me refiero -si no lo ha borrado aún-). A fin de cuentas, es el problema que tiene concebir la vida pública (y en general) como dogma de fe, como los loros que repiten mecánicamente una cadencia de sonidos… razonar tiene siempre su complicación. Y claro… cuando se hace: ¡somos todos unos listos que creemos estar en posesión de… ‘la verdad’!

          1.- “el que se compro un piso por encima de sus posibilidades ”
          ¿Y los departamentos de riesgos de las entidades financieras que ‘prestaban’ el capital? ¿lo tenía de verdad para prestar? O sencillamente seguían apalancándose? ¿Quién autorizaba la operación? A ver si es que al final… se anduvo prestando por encima de las posibilidades de alguien… ¡acabáramos!

          2.- “merece que los demas (una vez mas) le abonen la inversión perdida”
          Si un fulano firma un contrato con un banco firmando con su huella digital porque es un analfabeto, y la entidad le mete el dinero en un producto X… aquí no seremos los demás los que debamos pagar nada… es quién estafó quién debe reponer lo robado. Basta ver la edad media de los preferentistas… han ido a por el dinero de los abuelos. Eso habla por sí solo. Hasta, en efecto, a por gente analfabeta fueron.

          3.- “A los españoles nos encanta tener un estado asistencial”
          Pagando una quinta parte de muchas cosas en IVA… es de rigor. La sanidad se financia con el IVA… impuesto directo que TODOS pagamos. El que desee que ese dinero no se utilice para lo que se paga, es su problema. Aunque por regla general, este tipo de individuos también reciben sobresueldos en sobres y, si pueden, evitan pagar el IVA. Un clásico.

          4.- “la asamblearia del 15-M no dio resultado”
          Como el Senado… o el Congreso de los diputados… casas de lenocinio de muy alta alcurnia. Han demostrado dar un muy significativo resultado:

          http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/servicios-bancarios/el-consejo-de-ministros-aprueba-la-normativa-que-puede-salvar-a-alfredo-saenz_sl87GdcJt5V8iMDCDnRY55/

          5.- “si la democracia española no es perfecta, la que defienden algunos me da escalofrios”
          ¿Quién dijo que en España existe una democracia? Es un sucedáneo muy tosco… pero punto. Y absténgase de la demagogia propia de partido: ‘¡Pues si España no es una democracia! Váyase usted a esos países de demócratas de turbante! Allí le darán democracia’ y bla, bla, bla.

          6.- “los escraches me parecen una táctica nazi”
          González Pons dixit en el email de por la mañana.

          Pues eso… de libro.

  9. Macanaz says:

    Pues se equivoca, no suelo oir tertulias mañaneras. Odio los gatos al agua y las soflamas de la sexta.
    Entiendo que no le guste lo que digo. Aqui si yo no pago, la culpa es del banco y si me multan la culpa es del guardia.
    Yo escribo lo que pienso y me da igual que lo diga Gonzalez Pons o la niña de los claveles. Si lee este blog, vera que ya lo dije hace bastantes dias, asi que nada de insinuar que copio no se que mail… De todas maneras parece que usted sigue mucho a Gonzalez Pons.
    Entiendo que no le guste la normativa sobre la condicion de banquero. A mi tampoco pero yo eso lo memorizare para las proximas elecciones, no me pondre a aullar por la calles ni a hacer una batucada ( esa gran aportacion de los movimientos callejeros).
    En cualquier caso insisto en el caracter nazi/totalitario de los escraches pero reconozco que es un avance respecto a otros casos. Me estoy acordando del “Este hombre ha hablado por ultima vez”.

    • Guillermo B. says:

      No insistas, Macanaz… No es sólo que al que no haga lo que yo quiero le presiono colectivamente, que como bien dices es algo por lo que Europa ya ha pasado. Es que además, al que me aporte argumentos contrarios a mi escaso discurso, le tildo automáticamente de enemigo, le etiqueto, con lo que ya tengo excusa moral para ignorar su argumentativa y seguir enrocado en la propia. Supongo que el señor Arnaud se considera individuó y además con capacidad de ideas propias, pero sería extremadamente fácil decirle que sus tesis parecen sacadas del email mañanero de la PAH o el 15-M, y que no hace sino trasmitirlas cual loro. Y yo al menos no lo voy a hacer, prefiero rebatirle o aceptarle sus argumentos en diálogo entre personas y no entre bloques.

      Realmente tenemos un grave problema nacional, con una crisis galopante, con una tasa de paro inaceptable, y con unas instituciones que quizás sean adecuadas pero que lamentablemente la casta política ha gripado. Pero por encima de eso, que como digo asusta, lo que empezamos a tener es un resurgir totalitarista, y que nadie con dos dedos de frente lea eso exclusivamente como una vuelta de la derecha fascista. Cada vez más existe el sentir de “si no es como yo quiero, pues no me representa” y el de “si está con el sistema establecido está contra mí”. Y esto no asusta, esto acojona, porque es el germen de un radicalismo que históricamente nunca ha desembocado en nada pacífico, sino más bien en una confrontación. Dos generaciones enteras sacrificándose por la concordia y por el entendimiento parecen estar yéndose al garete, en pro de una que una vez más ignora la experiencia del pasado en pro de un reinventar la rueda. Y cuando hablo de generaciones no es en la dicotomía joven-mayor, conste, que la locura cuando llega, se extiende entre todos por igual.

      • Macanaz says:

        Tienes toda la razon. En la transicion todo el mundo cedio en sus posiciones para lograr un marco de convivencia. Ahora unos y otros critican el pacto de la transicion (monarquia, mapa territorial del estado, instituciones, regimen parlamentario) para instaurar algo que no se sabe que es.
        La derecha parece que quiere un estado centralista y quizas hasta autoritario y, por supuesto, confesional. Algunos hasta una republica (El Mundo).
        La izquierda quiere (que trabajo me cuesta sintetizar lo que quiere) un batiburrillo de regimen comunal, asambleario, naturalmente con prohibicion de los partidos de derecha y donde la gente tenga vivienda gratis, sanidad gratis, cultura (de izquierdas, of course) gratis. Es cierto que tienen un problema y es que no saben de donde va a salir el dinero pero eso es parte de la utopia que defienden.
        Al final lo que pasa es que como todo no puede ser gratis, se articulan mecanismos para que los lideres del movimiento sean los beneficiados con unas migajas para otros y los que no sean del clan que paguen la factura.
        De toda formas cada dia estoy mas convencido que esto no es casual. Creo que la corrupcion es España no es muy diferente de la que hay en otros paises pero aqui sale al exterior, no toda sino lo que interesa que salga y cuando interesa-
        No se a quien le interesa pero desde luego son los que mueven los hilos de los medios de comunicacion, ya sea con corta/pega o sin corta/pega.
        Pero de periodismo aqui hay gente que sabe mucho mas que yo ( o al menos deberia saber/aprender).

        • Iñaki says:

          “En la transicion todo el mundo cedio en sus posiciones para lograr un marco de convivencia.” jojojojo cedieron unos más que otros, me suena, eh?? No sé, Martín Villa y Fraga no cambiaron mucho de hábitos, de nómina, ni de nada…

          Me alegro, Guillermo, de que hable usted de “casta política” y de instituciones gripadas… no me lo esperaba, de verdad.

          Y no, Macanaz, España no tiene un nivel de corrupción comparable con nuestro entorno acentuado por los medios de comunicación. Es uno de los países más corruptos del mundo y está muy claro a quién beneficia esto: a una casta que lleva mucho viviendo por encima de NUESTRAS posibilidades.

          Que vale que aquí la gente ha firmado créditos en un capó para comprar farlopa a sus hijos, pero joder… algunos no nos enteramos a tiempo de aquello y hoy estamos sin farlopa, ni hipoteca, ni casa, ni curro, ni hijos, ni nada, y evidentemente solo nos queda el escrache nazi, la batucada y el voto a ETA para sentirnos bien ahora que nos quitan la cultura gratis de izquierda, la asistencia médica a extranjeros sátrapas (cómo nos gustan las hordas de moros y alemanas operándose ora el pecho ora la nariz), la educación comunista pagada por familias católicas y el pisito okupado en el barrio de Salamanca. Si es que se nos ve venir de lejos y no hacéis nada, joder.

        • Guillermo B. says:

          >>> Que vale que aquí la gente ha firmado créditos en un capó para comprar farlopa a sus hijos, pero joder… algunos no nos enteramos a tiempo de aquello y hoy estamos sin farlopa, ni hipoteca, ni casa, ni curro, ni hijos, ni nada, y evidentemente solo nos queda el escrache nazi, la batucada y el voto a ETA para sentirnos bien ahora que nos quitan la cultura gratis de izquierda, la asistencia médica a extranjeros sátrapas (cómo nos gustan las hordas de moros y alemanas operándose ora el pecho ora la nariz), la educación comunista pagada por familias católicas y el pisito okupado en el barrio de Salamanca. Si es que se nos ve venir de lejos y no hacéis nada, joder.

          Joder, lo has clavado !!! No veo claro lo de los moros operándose el pecho y las alemanas la nariz, pero sigo en ello. Pero en general, buena síntesis.

        • Iñaki says:

          >>>>No veo claro lo de los moros operándose el pecho y las alemanas la nariz

          Pues ya ve usted, cosas del zapaterismo y el sesentayochismo quincemayista. Pero aquí nadie etiqueta, ¿eh?

        • Macanaz says:

          Lo de que es uno de los paises mas corruptos del mundo, supongo que sera con estadisticas de esas de la señorita pepis.
          De todas formas, me niego a hablar de una casta politica. La casta o lo que es mas comun, el clientelismo, funciona en la politica y en la sociedad en general. El que puede enchufa a su primo. En las empresas tener un apellido, pertenecer a una organizacion religiosa o simplemente ser amigo del que manda es el criterio general para acceder a un puesto. Los que mandan el curriculim son 4 tontos.
          Por cierto, me reitero frente a algunas entradas que se lamentaban de que el periodismo hubiera perdido su caracter objetivo, inmaculado y defensor del bien comun, con la crisis en que es una profesion tan mercenaria como cualquier otra y a Hearst me remito.

  10. Obis says:

    Esto del “escrache”, pese a wikipedia a mi me parece más atractiva la hipotética etimología del inglés “scratch”, es un signo claro de argentinización de la política española. Y eso no parece una buena señal. Argentinización en el sentido de tener partidos populistas, del “que se vayan todos” de 2001 y un hooliganismo-tifosismo político indigesto. Y todo eso sin poder devaluar la moneda es una bomba. Como Argentina, pero peor.
    No, no es bueno el “escrachismo”. Se pongan como se pongan.

    • Guillermo B. says:

      Lo grave de la wikipedia es que asocia el escrache con el que sea realizado por un grupo de “activistas de derechos humanos”… Y claro, ya entramos en el asunto de que si unos centenares de energúmenos en Arkansas insultan y acosan a los médicos que practican abortos en las clínicas estatales, yendo a sus casas y persiguiendo a sus familias, son unos neofascistas radicales y peligrosos derechistas, sin importar si pudieran quizás estar defendiendo alguna forma de derecho a la vida. Cuando un grupo de energúmenos hacen lo mismo contra políticos democráticamente elegidos (¡mis representantes!) entonces son activistas de derechos humanos, y nadie puede poner bajo relativismo moral sus argumentos de fondo… Y así andamos, entre energúmenos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: