La Plaza de los autómatas

Éste es un post de urgencia, escrito en apenas 3 minutos (no tengo tiempo para más hoy) y al calor de la actualidad. Lo escribo para abrir tema de debate en este blog. ¿La Razón? El siguiente titular: “Tres chavales denunciados por jugar al fútbol y comer pipas” (enlace a Avilared).

Ahora les cuento cómo he llegado hasta ahí y a la necesidad de introducirles el debate. Me he levantado, he preparado un cafetito y he sacado dos croissants. Como merengue que soy, me he puesto a leer crónicas de ayer. Ver que se contaban Trueba y demás buenos plumillas, que alguno queda. En esas, el señor @albertomdp me ha puesto un whatsapp “No te pierdas la columna de Jabois”. Y a Jabois que he ido. Con mi cafe, mi croissant y mi batamanta, he gozado de su crónica que dice cosas como…

“Fue como pasar el día en la oficina, llegar a casa, cenar una tostada, meterse en cama y recordar, al verla a tu lado, que estás casado con Charlize Theron.” (entero en “El Mundo”)

Y uno, que siempre ha querido escribir como Juanma Trueba, empieza a descubrir que también quiere escribir como Jabois. Algún pinito hice en su día en Avila Digital, queriendo introducir épica a los partidos del Real Ávila. El amigo Jorge Barrera, 7 de los Adajas, tiene una crónica mía guardada, de un día que fue decisivo y yo me puse Gladiador, hispano, RusselCrowiano del Adolfo Suarez.

Y entre medias de esos recuerdos, entro en las redes y veo ese titular: “Tres chavales denunciados por jugar al fútbol y comer pipas” (enlace a Avilared).

Y antes de leer las explicaciones oficiales y reglamentarias, que las hay, he maldecido a tres o cuatro deidades hindúes. Y lo he hecho porque mil veces he cambiado cromos en esa plaza, he jugado a la pelota, al pilla pilla, he saltado de león en león de La Palomilla, dejándome alguna que otra vez la espinilla en el empeño. No sé cuántas veces habremos disfrutado de la infancia brincando, saltando, molestando. Siendo niños, demonios.

Yo confieso no haber hecho caso a la señal en Sonsoles que decía prohibido jugar a la pelota. He jugado a la pelota y he molestado a buenos feligreses. Que tienen todo el derecho del mundo a ir tranquilos a Sonsoles. Sí. Pero, carajo, siempre ha habido niños. Niños que querían disfrutar, soñar con Charlize Theron y un yate de futbolista millonario.

He dado vueltas a la pista de bicicletas de San Antonio cuando no había tanta señal y zarandaja. He sido reñido por una madre que, con toda la razón del mundo, me dijo que íbamos a arrollar a su pequeño. En el mismo San Antonio he mandado la pelota 400 veces a la carretera, con el peligro que conlleva. Y he sido reñido por mis padres, los padres de mis amigos y quien hiciera falta. Y lo aceptaba porque era un niño, que luego se volvía al barrio de las batallas dando pelotazos al balón, como había visto hacer en la tv a Mark Lenders, frente a las olas. Olas él, paredes viejas de Ávila yo.

He jugado a la pelota en la Calle Sevilla, donde vivía uno de mis mejores amigos. Hemos saltado mil veces la altura que había que saltar para jugar en el Seminario, cuando eramos el ADE y no todavía la zona norte. Calle Sevilla, qué recuerdos. Había una vecina a la que siempre le colgábamos un balón su terraza… y como no procedía llamarle al timbre cada 10 segundos, directamente saltábamos a su terraza y la cogíamos.

Ninguno de nosotros llegó a nada, salvo uno. Ese uno desde pequeño era tremendamente bueno. Se llamaba Gonzalo, de los Resinas, que luego jugaría en el Real Avila, o el Guijuelo. Y yo siempre contaba que había sido mi amigo de pequeños, corriendo, saltando, colgando balones en los balcones de la Calle Sevilla.

Y sí, he tirado mil pipas al suelo. He sido un peligroso delincuente. O tal vez solo un niño.

Abro debate, que lo hay. Los que quieran defender que hay leyes, que hay que cumplirlas, que no hay que molestar a los mayores…tienen la razón de su parte. Pueden ganar este debate. Pero a ellos les digo que la vida, la de muchos de nosotros, ha tenido ese momento romántico de la niñez en la que no había tantas preocupaciones. Jugabas en la calle y hacías alguna perrería. Ahora veo a los pequeños enganchados a sus consolas, que son tremendas y fascinantes, pero que a la larga les impedirá poder tener el bagaje de vida con el que disfrutar sonriendo de una columna de Jabois. No habrá Jabois o Trueba. Solo habrá autómatas. La plaza y la ciudad de los autómatas. Eso sí, todos muy educados y serviciales.

Al menos los chavales todavía cambian cromos. Al menos hasta que no se multe por ocupar la calle del Teto.

* Lo mejor del enlace de Avila Red son los comentarios de los lectores. He aplaudido y me he tomado otro croissant al leerlos.

** Los paletos del siglo XXI serán los chicos de la ciudad. Solo la gente de pueblo, corriendo y jugando al pilla pilla, sabrán lo que es la vida. Gozaré con ese momento.

29 Responses to La Plaza de los autómatas

  1. Oscar says:

    Luego queremos que los niños jueguen en la calle, que no vean tanto la tele, que hay mucha maldad en Internet… en fin, en Ávila seguiremos calladitos y que Topami nos pille confesados.

  2. Teresa says:

    Lo más aberrante de todo es que, a reglón seguido, como tratando de igualar las actuaciones, señalan que también se ha denunciado a quien ha dado una patada a una papelera.

    Si de igualar se trata, imagino que también es sancionable que el vehículo del Ilmo Sr. Alcalde de Ávila aparque en zona prohibida, que la Policía Local transite en su vehículo por calle peatonales sin emergencias a la vista, que el bebé de mis vecinos llore a pleno pulmón a las dos de la mañana (cuando la ordenanza de ruidos limita los decibelios a semejantes horas), o que alguno en el autobús no se haya duchado porque “Todos los ciudadanos están obligados a respetar el descanso de los vecinos y a evitar la producción de ruidos y olores que alteren la normal convivencia”, según el artículo 13 de la Ordenanza Municipal de Convivencia Ciudadana.

    Por cierto, debería ser infracción muy grave que bosque de ribera se escriba con “v” en la ordenanza municipal de arbolado urbano y áreas verdes (según la RAE, ribera.
    (Del lat. *riparĭa, de ripa).1. f. Margen y orilla del mar o río.), pero no es cuestión de recaudar en el propio Ayuntamiento….con la cantidad de abulenses que tenemos para fastidiar.

    Y, sí, yo también he jugado a la pelota en el Grande y he comido pipas tirando las cáscaras al suelo…trataré de rehabilitarme.

  3. Ana Isabel Cordobés says:

    Yo sigo preguntándome tras leer la información por qué denuncian a los chiquillos jugando al fútbol en el Grande pero no a la panda de adolescentes que se ponen en las escaleras de detrás a beber alcohol o a tirar cosas a todo aquel viandante que pase por las escaleras de Tráfico.
    Y ya, algo que les toca más de cerca, por qué no se ponen a denunciar las corruptelas que se traen entre manos todos los colores políticos. Porque claro, como uno tire de la manta… caerían todos como fichas de dominó. Mientras tanto, también intentaré rehabilitarme.

  4. Iñaki says:

    No ha aparecido todavía, pero algún día aparecerá, la evidencia de que ya en el paleolítico los mayores repetían, generación tras generación, que “los niños de hoy no son como en mi época. Entonces había más respeto”. Así seguimos, varios miles de años después.

    Yo personalmente vengo observando en los últimos… no sé, 2 años, un salto cualitativo y cuantitativo en lo que a actividad infantil / adolescente se refiere en el entorno de El Grande: veo más gentío que antes, más ruido, más juego, más paseos, más rincones llenos de conversaciones apasionadas. También chavales escuchando Reggaetón con el móvil, por qué no. En mi época siempre fue un sitio de quedar, pero no recuerdo haber visto tantos chavales. Y me alegro mucho, aunque a veces corras el riesgo de ser atropellado con un patinete o golpeado con una pelota. O de que te sangren las orejas con tan infame música. Me alegro muchísimo de ese bullicio que tanta falta le hace a esta ciudad.

    Pues nada, 600 € y a tu puta casa. Circulen, aquí no hay nada que ver. Esta es la ciudad geriátrico y si no te gusta, ahí tienes la carretera. No te olvides de sacudirte las sandalias.

  5. Nacho says:

    No entiendo que tiene de malo cumplir la ley. ¿Os quejáis de que no se cumple con unas cosas y con otras si?. Yo agradezco al portavoz del equipo de gobierno que explicase los detalles del tema (no lo veo tan importante como para ser portada de periódicos digitales de nuestra ciudad). Porque no se denuncian las manifestaciones ilegales que se producen en la ciudad o cuando en las huelgas generales se producen destrozos y en algunos periódicos no se menciona nada. Se intenta dañar la imagen del PP en todo España y en Ávila no iba a ser menos. Señores, recuerden que la inmensa mayoría de los españoles ha vuelto a confiar en el PP para que saquen a España de la crisis que el PSOE metió (de nuevo) a nuestro país. En Ávila es claro que los ciudadanos estamos con el PP y se demuestra elección tras elección. Que la gente pasa del PSOE, de las mentiras de UPyD (que recordaros que antes militaba en el PP y por un arrebato se cambio para liderar un partido) o de las propuestas innecesarias y ridículas de IU.
    En cuando a lo de la denuncia, lo apoyo como no puede ser de otra manera tanto como vecino afectado como persona. Si en la plaza se pone que no se puede jugar, ¿por qué se juega?. Y por lo que e visto varios días, no son tan niños los que jugaban (los niños no son tan grandes ni tienen tanta fuerza). A ver si con estas denuncias cunde el ejemplo y la gente ve que no todo vale en la sociedad. Que mínimo que se tenga un respeto por el resto de ciudadanos. A, soy vecino y de la AAVV, ósea que se dé que van las quejas y lo e vivido y visto (cosa que otros seguramente no y hablan x hablar).

  6. Moker says:

    5 comentarios contrarios a la denuncia, más el mío, más la opinión del autor del post, 7 contra 1, creo que no está tan claro eso de “en Ávila es claro que los ciudadanos estamos con el PP”, las cosas están cambiando y el PP no se está enterando de nada. Tratar de hacer la ciudad a su medida les va a acabar pagando factura, tiempo al tiempo. Además, cuando se ataca al PP por decisiones tan ridículas como ésta siempre se recurre a la descalificación hacia el resto de partidos, de verdad que no sabeis hacerlo mejor?

    Hace unos años, si un policia te veía jugando al fútbol donde no debías o comiendo pipas y tirándolas al suelo (menudo delito), te daba una colleja y a correr, eso si te agarraba porque cuando le veías venir salías por patas. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

    Aprovecho además para decir que los niños y jóvenes no tienen en el centro de la ciudad lugares habilitados para jugar, que es lo que tienen que hacer los niños sin que ningún energúmeno les moleste. Les ponemos un redil con cuatro columpios en el parque del rastro y el del recreo y listo.

    Creo que la gente debería tener un poco más de memoria y acordarse de sus correrías en más ocasiones que en las cenas con amigos.

    • Guillermo B. says:

      >>> si un policia te veía jugando al fútbol donde no debías o comiendo pipas y tirándolas al suelo (menudo delito), te daba una colleja y a correr

      No quiero ni pensar ni soñar con los comentarios aquí vertidos, Moker, de haber sido el titular de la noticia “Tres chavales agredidos por un municipal por jugar al fútbol…” O sea, ¿que era más civilizado una colleja que treinta euros? ¿Asumimos como válido el que merecen reprimenda, pero entramos a discutir el cómo?

      Y en el centro de la ciudad no hay espacios para que jueguen, ni hay centros comerciales, ni zonas deportivas, ni piscinas cubiertas… Es el centro de la ciudad, lamentablemente. Pero creo que hay miles de espacios para jugar, a la comba, al rescate, a las peonzas… quizás no haya para pegar balonazos descontrolados, eso sí, pero para eso, un paseo hasta el Valle Amblés, y en alguna dehesa boyal tienen metros y metros.

      Claro que recuerdo mis correrías, entre ellas, romper un cristal de la Aneja jugando al voley (y jugando según el reglamento, conste). Con 10 años fuimos a una cristalería, pagamos el cristal y la masilla, y lo repusimos. Si los chavales de el Grande están dispuestos a pagar los 500 euros de las gafas de Aliroi, o correr con la responsabilidad civil o penal de haber reventado la cabeza de mi hija, por mí campeen a sus anchas. Pero mucho me temo que no están por esas.

      • Moker says:

        Este debate es totalmente estéril y no va a haber punto de encuentro, creo sinceramente que el asunto no es ser de izquierdas o de derechas, es más una cuestión de edad. Los jóvenes quieren divertirse y los mayores quieren paz, como es lógico.
        Soy padre de dos niños y quiero puntualizar dos cosas, la primera es que los padres tenemos que educar. Dar balonazos poniendo en peligro a la gente o con el riesgo de romper algo es totalmente reprochable. La segunda es que estoy en la obligación de educar a mi hijo en la idea de que sí algún día hace algún daño yo soy el primer responsable y para eso tengo un seguro de responsabilidad civil familiar,en ningún caso tiene que escurrir el bulto. Dicho ésto os pido de nuevo que hagáis una reflexión, ¿quien de vosotros no ha jugado al fútbol donde no se debe?, más aún ¿quién no ha hecho bastantes cosas de las que se arrepiente en la juventud?.
        Os voy a contar una anécdota que me ocurrió de excursión de fin de curso en Fuengirola con 13 años, íbamos caminando por la calle, yo cámara en mano (analógica, por supuesto) a la que se le había roto el carrete. Iba yo tan contento, en la primera ocasión en que salía de casa con amigos, cuando se me ocurre decir a un señor de avanzada edad que pasaba: sonría, por favor! Haciendo el gesto de sacarle una foto. Me pegó una patada en la espinilla que aún me acuerdo del dolor, de hecho me salió un bulto bastante considerable.
        La moraleja de esta historia es que hay gente que esta amargada y que le molesta que los demás disfruten. Esos chavales no han roto nada, dejaron de jugar cuando se lo reprocharon y encima cuando llegó la policía y les preguntaron si habían estado jugando al fútbol y contestaron que sí. En principio da la sensación de que su comportamiento es ejemplar, no merecen que les denuncien y encima se llevarán una buena bronca en casa.

  7. abreo says:

    Qué tiene que ver estar con el PP con multar a los niños o adolescentes? qué tiene que ver?
    Otra cosa, el cartel quién lo ha puesto?

  8. Guillermo B. says:

    Blues Brothers, Aretha Franklin, R-E-S-P-E-C-T… He ahí la musical madre del cordero…

    ¿Que todos hemos sido niños? Indudable. ¿Que los niños suelen ser trastos? Impepinable. Son rayanos en la inconsciencia, como inconsciente es un perro. Pero lo mismo que no podemos juzgar al perro por defecar do le plazca, pero si al dueño por permitírselo, en este caso hablamos de un problema de respeto.
    No caigas en la demagogia fácil Rubén, periodista como eres, de quedarte en el “jugar al fútbol” del titular. Cualquiera que pasee por el Grande puede comprobar que a lo que se juega es a fusilar con el balón, chutando con todo contra los bajos del moneobodrio. Ni Roberto Carlos en sus buenos tiempos. Y las más de las veces, sin importar si alguien cruza entre pie y pared. O si no, otro entretenido “juego” que consiste en pegar balonazos a lo alto, también contra el citado bodrio, contra pared o ventana, eso da igual, para repetir otro jugador con un bote tan sólo.
    De ser yo un padre con silla de niño de meses a la que un balonazo revienta la cubierta (que lo he sido), o de ser propietario de una de las ventanas acribilladas (que no lo soy ni seré), os juro que no vería lo que hacen unos cuantos malcriados y peor educados con los buenos ojos que vosotros lo veis. Jugar con un balón es una cosa, usarlo como arma es otra. Arquero que es uno, me gustaría ir al Grande a practicar, que seguro que es divertido. No sé si tu edad te permitió, Rubén, jugar en la terrada de la Palomilla, que es una cosa, o si te hubiera parecido igual de infantil e inocente entretenimiento tirar balonazos al toldo de Pepillo, a ver cómo rebota y luego cae la bola entre los clientes de la terraza.

    Así pues, represión no, claro está, Dios nos libre. Pero niños y adolescentes que conozcan la palabra respeto, sí. Y si no es así, sanciones que comiencen por el sencillo hecho de confiscar el balón a beneficio de las escuelas deportivas municipales.

    Lo de las pipas, lo veo a título de anécdota, la verdad: levante la mano el abulense que no haya derramado una cáscara.

    Y lo de meter al PP o al PSOE de por medio, rayano en el frenopático.

    • Macanaz says:

      Cierto.
      Pasear por el Grande es a menudo deprimente por el incivismo y por qué no decirlo “paleteria” rampante.
      Lo que no sabia es que eso (hacer el indio, tirar basura al suelo) era una muestra de la oposicion de la juventudes abulenses a la politica retrograda del partido en el gobierno.

  9. Aliroi says:

    Hace un año, paseando por el grande me rompieron las gafas con un balón. Recogí mis gafas del suelo y cuando quise mirar a mi alrededor, un montón de chavales ya salían corriendo en dirección contraria. Total, entre cristales y monturas, 500 euros la broma, aparte del trastorno que me hizo, porque esa misma tarde salía de viaje. Muchas otras veces he pasado por el mismo lugar, y he tenido que rodear la plaza por miedo a otro balonazo. Está bien que los niños sean niños, pero ese día a mi me salió caro “ese momento romántico de su niñez”.

  10. ladyaccesibilidad says:

    uys qué líoooo !! si soy de izquierdas me tiene que parecer mal que se multe ó “eduque” a unos jóvenes, que al no especificar la edad, no sabemos si eran unos tiarrones de 17 años ó unos tiernos delincuentes de 4 … y además con el argumento tan flojo y tanto se repite últimamente ” porque siempre se ha hecho ó siempre ha sido así” …

    punto uno – porque siempre se ha hecho … ¿eso ya lo valida ? pues ´mantengamos todas las tradiciones y recuperemos todas hasta llegar al mísmisimo Julianus , eso sí, nos dejamos ya de suspirar por ser dos punto cero ni leches en vinagre y lamentarnos por no llegar a ser como otras “plazas” que tanto admiramos, lo que ahora mola, es ser lo mas incívico ,perdón, rural posible, pero eso sí, que no nos llamen “paletos” que me conozco …

    punto dos – dónde van a jugar los niños al fútbol ? madre mía ! precisamente al fútbol, qué no hay un sólo espacio apto para ello en todo en Ávila #lágrimasdepenamecaen

    más educación es lo que falta en general y con los niños también hay límites, quienes somos padres sabemos bien que hay que educar diciendo “NO”, y eso lejos de producir ninguna frustración en nuestros retoños, les ayuda a “crecer” .

    Sólo un apunte Rubén, como tu mismo has reconocido te reñían tus padres, los padres de tus amigos ó cualquier adulto, hoy si llamas la atención a un crio ó jóven , sus padres de comen vivo ó te plantan una denuncia a ti. En este caso parece que los jóvenes dejaron de jugar al balón al ser llamados la atención por el adulto, lo que creo que también debería tenerse en cuenta a la hora de aplicar la sanción.

  11. Iñaki says:

    No falla. Ya van varios comentarios sobre cómo los niños de hoy no tienen el respeto que teníamos en mi época. Ya digo, deben ser varios miles de años así y no aprendemos…

    • Guillermo B. says:

      No Iñaki. En mi época, los niños andaban con el jaco, robaban coches y hacían auténticas barbaridades. Los destrozos de mobiliario urbano eran tremendos. No te cuento lo d comer pipas o arrojar (o defecar, incluso) en la calle.
      No, la cosa no es el manrriquiano adagio, si no intentar pone en contexto esta noticia. Que un porcentaje altísimo de comentaristas se ha ido por la vía fácil de tildarla de CQC o de coña marinera, pero lo cierto es que las actividades con balón en el Grande de Moneo que acontecen hoy por hoy en la zona Burger King son más dignas de sanciones y denuncias que de un ejercicio infantil de juego. Decir que estaban “jugando al fútbol” es faltar a la verdad, lo mismo que lo sería decir que el ciudadano de la papelera también mentado estaba tan sólo “haciendo estiramientos de piernas”.

      • Iñaki says:

        A eso iba. ¿Y sabes qué? Los que solo recibieron palos hoy están en el mako o muertos. Los que recibieron a tiempo una buena actuación de los servicios sociales, del colegio, del insti, de sus vecinos… salieron de aquello. Enseña un chaval a disfrutar y dejará de dar pelotazos donde no debe. Múltale (a él o a sus padres, claro) y en unos años le tendrás pegando el palo.

        • Guillermo B. says:

          No comparto al 100% esa filosofía educadora buenista. A muchos de los pelotaris del Grande no hay que hacerles nada, hay que hacérselo a sus padres. Y esos ya están talluditos para modificar esquemas mentales.
          Creo (y así lo ha dicho el tenientealcalde) que se anuncia o publicita esta “sanción” (que no es ningún drama, la verdad, son 30 euros y no deja antecedentes) a título ejemplarizante. Quizás eso cuadre algo en la filosofía educativa…

        • Iñaki says:

          Un éxito de comunicación del Ayto., sin duda, que ha dado una información totalmente confusa, que los medios han transmitido cada uno a su manera (mal, por lo general) y que se ha ido modificando sustancialmente según han ido pasando las horas… de 600 € a 30 hay un trecho… Aún así, mi postura no va por el “buenismo” sino por el pragmatismo. Ni 10€ de multa ni 600, por tirar cáscaras y reconocer haber dado unos toques al balón, van a hacer que esos chicos o sus padres se planteen un cambio importante de hábitos, salvo a peor, porque no veo EN ESTE CASO CONCRETO cuál es el mal hábito y probablemente ellos tampoco.

          Que El Grande esté sucio porque durante 5 horas al día hay decenas y decenas de personas ES NORMAL. No es responsabilidad de 4 guarretes que ensucien un poco más de la cuenta: contrata a más gente para los servicios de Limpieza. Das empleo, mejoras la economía, terminas ingresando más impuestos, etc… la alternativa es que nos encarguemos personalmente. Acabaremos poniendo farolas cada uno en nuestra ventana para alumbrar la calle y pagándolo de nuestro bolsillo… esto es tremendamente beneficioso para quienes más tienen, y más impuestos deberían pagar, y es a lo que vamos. Y acabaremos como en aquel entonces: con barrios comidos por el jaco y la delincuencia, oscuros y sucios. Si quieres una ciudad con calidad cívica, dale a sus ciudadanos servicios de primera.

        • Guillermo B. says:

          ¡Gran propuesta económica, Iñaki. Gastemos más en limpieza, permitiendo el ensucie, que a la larga redundará en empleo y más ingresos…!
          Yo lo llevaría a sus raices, no limpies los platos tú en tu casa, no barras es suelo; es más, olvídate de vigilar familiarmente el nivel de ensucie, y contrata una o dos personas para que lo arreglen. En el fondo, es dar más servicios en la unidad familiar, ¿no?

          Y volvemos al tema lingüístico: “dar unos toques de balón” no es lo mismo que fusilar a pelotazos, por las mismas que “salir a dar una vuelta con el coche” puede no ser lo mismo que hacerlo a 200 por hora y sin respeto a los demás. No es lo mismo un balonazo por accidente, propinado desde una zona donde se juega al balón, y por tanto, donde un viandante va precavido, que lo del Grande.

          Y no sé si los denunciados son los de siempre, pero te garantizo que día sí y día también vecinos y viandantes les piden, suplican, ruegan, ordenan que dejen la pelota, a lo cual el grupito de marras hace oídos sordos. Quizás 30 euros y cierta publicidad ayude a que la cera acumulada se deshaga. Y si no, quizás me anime yo a ir a ese juegódromo a practicar con la fusta de cuero que me he comprado hace poco; de escapárseme algún pequeño azote sin querer espero la misma indulgencia que aquí se estila para con otros.

        • Iñaki says:

          Mezclas CASA con PLAZA y así no, ¿eh? Empezamos a confundir con demasiada facilidad lo público y lo privado… No se trata de gastar más en limpieza permitiendo el ensucie… se trata de que donde más gasto en limpieza hay, más cívicos tienden a ser los ciudadanos respecto a dicho asunto. Me he empollado unos poquitos estudios al respecto, amen de haber realizado alguno. Mi trabajo consiste básicamente en eso. Algo sé del tema…

          LAS MULTAS NO SIRVEN PARA MODIFICAR EL COMPORTAMIENTO DE LOS ADOLESCENTES RESPECTO A LIMPIEZA Y CUIDADO DE ESPACIOS PÚBLICOS.

          Te lo puedo escribir 1.000 veces más y no dejará de ser, de momento, un hecho probado. Todavía lo de conmutar la multa por trabajos… ya veremos.

          No voy a entrar en el provincianismo de si hay “un grupito de marras”, “los de siempre”, “que se les ve todos los días” o no. La noticia es que un hombre llama a la policía porque unos chicos juegan al balón DONDE ESTÁ PROHIBIDO (¿?¿?¿?) y la poli les pilla comiendo pipas. Ellos admiten que estaban jugando al balón y les caen 30€ por cabeza (en principio se dijo 600€ por error, al parecer por una muy mala comunicación del Ayuntamiento o bien por una pésima redacción de los medios. Si hubiera sido así, la multa no solo no sirve sino que es una llamada al incivismo generalizado). Sobre eso va mi reflexión y la del post.

          Podemos sacar que una vez a mí me hicieron un bukkake de escupitajos o que a una prima mía la molieron con accidentales choques de monopatín consecutivos… Que alguien monte en monopatín o haya escupido una vez no me da derecho a elaborar un argumento universal basado en mi resentimiento personal.

        • Guillermo B. says:

          Cierto, Iñaki, pido perdón. ¿Cómo se me puede a mí ocurrir montar una argumentativa basado en la frasecita “los de siempre”? Si esa expresión y argumentativa parece coto privado de la contrarreforma esta antisistema que Dios nos ha dado… Un error, ya digo.
          E ítem más, razón tienes en que aunque a mi prima la hayan molido a escupitajos, eso no basta para montar una argumentativa en contra. Si son dos primas, tampoco. Quizás con cinco… ¿Díez? ¿Mil? El que a un pobre incauto le hayan colocado como un primo unas preferentes, o una hipoteca abusiva, no me autoriza tampoco a montar un cirio contra el sistema financiero. Y además, la culpa no es del banquero, que estaba en su salsa, a lo suyo, jugando a su pelota, mas bien del desaprensivo tomador de la hipoteca o preferente, que no le deja expresarse en paz… .¿quién indica cuantos primos justifican un cartel de “prohibido jugar al fútbol”?
          Iñaki, no a mi prima, sino a mi hija, estuvieron unos chavales a punto de desgraciarla de balonazo. Si no saben que ante un carrito infantil andar chutando con todas sus fuerzas y sin mirar es una irresponsabilidad, entonces poca educación logrará el cambio, por las mismas que no se busca reformar a nuestros abusadores financieros desde la comprensión y sí desde la sanción. En su momento, y tras haber recibido un balonazo mi hija, pude yo haber denunciado por agresiones a esos chicos, con lo que no estaríamos hablando de 30 euros, no. En su lugar, apliqué tu cuento, les quité el balón, y les dije que estaría encantado de devolvérselo en la comisaría de policía. Optaron por renunciar a la pelota. ¿Educativo? No sé, pero desde luego con esa no volvieron a rematar fuera de puerta. No digo que sean los mismos, que de mi historia ya hace, pero sí que hablamos de un riesgo no despreciable, de casos no puntuales (dos en este hilo, y unos cuantos más si preguntas), y de un razonamiento lógico: si no hay otra forma, una vez agotada la educación, el pedir por favor, o incluso la amenaza, caiga la sanción.

        • Iñaki says:

          >>>razón tienes en que aunque a mi prima la hayan molido a escupitajos, eso no basta para montar una argumentativa en contra. Si son dos primas, tampoco. Quizás con cinco… ¿Díez? ¿Mil?

          Si una vez me atropelló un coche ¿debería exigir que se prohíban los vehículos a motor? ¿Y si atropellan a miles de personas a diario? Mira que legislamos y legislamos pero no para de haber atropellos… solo hay una solución, pues.

          >>>El que a un pobre incauto le hayan colocado como un primo unas preferentes, o una hipoteca abusiva, no me autoriza tampoco a montar un cirio contra el sistema financiero.

          MEEEEC. Error. En el Grande no hay una organización que engloba a la totalidad de los chavales que allí juegan y cuyo objetivo es divertirse a costa del estropicio y el daño ajeno. Hay algún caso de algún chaval que se puede exceder y hacer daño a alguien. Unos POCOS pueden hacer daño a alguien (pocos o muchos).

          El sistema financiero, por su parte, se rige por una normativa que le permite estafar legalmente y abusar. La TOTALIDAD puede hacer daño a alguien (pocos o muchos).

          No puedo prohibir los vehículos a motor porque los atropellos son accidentales la mayoría de las veces. Seguirá habiendo atropellos por los siglos de los siglos. Y balonazos. Cuando no es un accidente, se busca la mejor solución… lo de los puntos funciona bastante bien con los conductores irresponsables. Con un chaval malcriado se puede hacer muy poco a corto plazo. Como ha pasado toda la vida.

        • Guillermo B. says:

          Joder, me lo has puesto a huevo, macho. Si me atropellan, no prohibo los vehículos a motor, claro está. Si me atropellan dos o cinco o diez veces (Hornos Caleros) pues sigo sin prohibir los vehículos, pero planto un ceda el paso, y al que se lo salta, lo crujo, le sanciono, no le educo. Nadie ha prohibido el fútbol, pero sí su práctica en una zona concreta, donde el trasiego de gente no recomienda los balones. Podemos poner a estos chavales pegando balonazos en la puerta del asilo, a ver cómo respiramos. El Grande, feo como ha quedado, es una zona común de abulenses (niños, bebés, viejos, todos) antes que un parque de juegos.

          Y algún día me explicas que una normativa permita legalmente estafar (¡!¡!). Si es acorde a ley, no es estafa. Y si lo fuera, la ley sería contraria a los principios del Derecho, por tanto, no ley.

    • ladyaccesibilidad says:

      creo que no has leído bien los comentarios del blog ni la noticia de avilared, ya que tanto en tu primera intervención como en esta, no te ajustas a la realidad de lo que está escrito, no sé si por despiste ó intencionadamente para manipular y magnificar la noticia …

      el primero en mencionar que los chicos de ahora no son como los de antes, eres tu mismo :
      4 abril, 2013 en 14:00 ( el 4º comentario)
      “No ha aparecido todavía, pero algún día aparecerá, la evidencia de que ya en el paleolítico los mayores repetían, generación tras generación, que “los niños de hoy no son como en mi época. Entonces había más respeto”. Así seguimos, varios miles de años después”…

      en el siguiente (el 5º) Moker hace una referencia a como se resolvia en otra época la situación :

      >>> si un policia te veía jugando al fútbol donde no debías o comiendo pipas y tirándolas al suelo (menudo delito), te daba una colleja y a correr…

      y los demás habla de los niños en general,sin hacer diferencias entre épocas, ó como en mi caso , yo me refiero a la reacción de los padres y no a los niños de una u otra generación …

      Eso respecto a los comentarios del blog, respecto a la noticia en avilared, tu dices:
      “Pues nada, 600 € y a tu puta casa…
      cuando la sanción es de 30 euros como indica la propia noticia, la diferencia es considerable por eso mi duda, si es despiste ó intencionado el error .

      • Iñaki says:

        «Sólo un apunte Rubén, como tu mismo has reconocido te reñían tus padres, los padres de tus amigos ó cualquier adulto, hoy si llamas la atención a un crio ó jóven , sus padres de comen vivo ó te plantan una denuncia a ti.»

        -ladyaccesibilidad

        Claaaaro…. hoy día los chavales son intocables, en cuanto uno intenta sacarlos de la anarquía, el descontrol y el destrozo generalizado, ZP, la ETA y Carod Rovira te llevan al gulag. En fin, un poco de miedo intergeneracional sí que veo por aquí… perdón por la manipulación y la magnificencia intencionadas.

        Lo de los 600 € ya lo he comentado más arriba… la noticia ha ido mutando en los medios a medida que se daban cuenta del error o bien los redactores o bien el Ayuntamiento… tampoco he comprobado si eran los medios los que sacaron aquello de los 600 o no, yo lo vi en las redes sociales. Mea culpa. El post no es mío, solo era un comentario. Que también es curioso que se juzguen los comentarios de un blog como si fueran los contenidos del propio blog, cuando solo son opiniones… (esto no va por ti, es que desapareció un comentario ayer que le molestaba a alguien ajeno a este sitio).

        En todo caso el “error” (que solo he reproducido, no inventado) no es intencionado, claro que no.

        • Guillermo B. says:

          >>> tampoco he comprobado si eran los medios los que sacaron aquello de los 600 o no, yo lo vi en las redes sociales

          Espero, Iñaki, que los estudios que te hayas empollado sobre educación infantil o que hayas hecho cuenten con algo más de rigor a la hora de acudir a las fuentes… Si vamos a montar una tesis de alianza de civilizaciones intergeneracional (a mi Carod Rovira no me da miedo, me da risa, pero las madres de los niños a los que intento reprobar una actitud me acojonan, la verdad), que no sea basada en Twitter, por Dios.

        • Iñaki says:

          Pues no, por suerte acudo a diario a fuentes mejores que los medios de comunicación abulenses. De hecho nunca acudo a los medios de comunicación salvo para hacer “balance mediático” de esta o aquella medida o este o aquel señor. En este momento el Ayuntamiento de Ávila, a ojo de buen cubero, está perdiendo bastante de su tradicional buena imagen pública…

  12. Macanaz says:

    Yo no digo si los niños de hoy son mejores o peores que los de antes. Lo que me llama la atencion es que se considere que la culpa de que los ñiños hagan el gamberro es del “estado opresor” que utiliza su potestad sancionadora (sí, sí, las multas) para frustrar la posibilidades de ascenso social de la juventud.
    Guillermo B. considera que eso es un ejercicio de “buenismo”. Yo creo que tiene razón pero tambien es una muestra de la tradicional actitud del español/abulense que solo quiere derechos pero no acepta ni un solo deber.
    En suma, quiero educacion gratis (y de paso aprobado gratis), sanidad gratis para acudir a urgencias cuando me duele la garganta, becas sin obligaciones y de paso hacer el indio en el Grande y dejarlo todo lleno de guarreria pipera (ya se sabe que en Avila comer pipas es una manifestación cultural/antropológica.
    Y como alguien me diga algo, ya se sabe que será un fascista y probablemente xenófobo.

  13. Pingback: Protes Town | Los 4 palos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: