De lobos y de hombres (Por Pedro Pérez)

Pedro Pérez nos hizo llegar hace tiempo una colaboración recopilando las noticias sobre el pago por el acceso a la plataforma de Gredos. En esta ocasión se ha animado a enviarnos un texto sobre los lobos denuestra provincia. Agradecemos esta colaboración y os animamos a que en enviéis las vuestras. Aquí os explicamos cómo.

De lobos y de hombres

La saturación de noticias sobre la crisis y la corrupción que venimos “padeciendo” en los últimos tiempos, agravadas sobremanera en la última semana, hacen que, muchas veces, las noticias locales pasen desapercibidas o, cuando menos, tengan escasa repercusión a nivel de medios de comunicación, redes sociales o en las conversaciones de la gente.

Pasando hoy de la crisis y la corrupción, que no olvidándolas, pues es imposible con la que está cayendo y la gente que está sufriendo con ello, me quiero referir ahora a ciertas noticias relacionadas con el título de este artículo y que también han aparecido en la prensa local en los últimos días.

El lunes 28 de enero leo en Avilared que el pleno de la Diputación Provincial ha aprobado la propuesta de la Alianza por la Unidad del Campo UPA-COAG para pedir a la Junta la declaración de la provincia como “territorio libre de lobos”.

Esa aprobación es el resultado de los escritos que presentó la Alianza por la Unidad del Campo UPA-COAG en la Diputación Provincial, dos semanas antes, dirigidos a los cuatro grupos políticos de esa institución, en los que se les pedía que aprobasen esa propuesta e instasen a la Junta de Castilla y León a declarar la provincia como “territorio libre de lobos”, algo que ya habían hecho en esas fechas más de cuarenta ayuntamientos, incluido el de Ávila capital, según la Alianza.

Como es lógico, estas noticias, por el principio de “acción-reacción”, tienen rápidamente contestación por los grupos dedicados a la defensa del medio ambiente o por personas sensibles con esa defensa. Y así, tras las primeras declaraciones de ayuntamientos, la organización “Lobo Marley, ciudadanos por el lobo y el mundo rural”, inicia una petición al Presidente de la Junta de Castilla y León en change.org para, textualmente,  “Evitar el exterminio del lobo en Ávila”. Esta petición lleva recogidas en el momento de redactar estas líneas 30.754 firmas y sigue creciendo el número.

El pasado jueves la formación EQUO entra en el tema diciendo que la declaración de Diputación Provincial “se sitúa al margen de la ley” al aprobar la propuesta. Equo mantiene que es posible la supervivencia conjunta del lobo y de los ganaderos y es la Administración quien debe de hacerse cargo de los daños reales que ocasione la especie. Además este asunto ha sido tratado en televisión, en el programa “Cuarto Milenio” de Cuatro, entre el Secretario General de UPA Castilla y León, Julio López y Luis Miguel Dominguez, conocido naturalista televisivo.

Hasta aquí los hechos a día de hoy.

Ahora yo me pregunto: ¿Qué significa la propuesta aprobada por la Diputación Provincial? Una mayoría amplísima la ha aprobado, pues sólo se han abstenido dos diputados, mientras que veintitrés votaron a favor, pero nadie ha explicado qué supone que esta institución inste a la Junta de Castilla y León a que declare Ávila “libre de lobos” y a qué puede dar lugar.

¿O es simplemente una forma de calmar la conciencia de los diputados y de paso contentar a los ganaderos con una palmadita en la espalda y a esperar tiempos mejores?

Otro tanto se puede decir de los ayuntamientos que han aprobado la misma propuesta, ¿qué esperan?, ¿que los lobos desaparezcan como por ensalmo? O mejor aún, que enterados de la misma, estos animales “tan listos” hagan mutis discretamente de la provincia de Ávila, no vaya a ser que la Junta de Castilla y León consiga, finalmente, incluirlos como especie cazable al Sur del Duero y se incrementen los cupos, haciéndose visible la, hasta ahora, guerra soterrada, que se está desarrollando en su contra en toda la zona por donde campean ellos.

¿Los ganaderos se conforman con esto? Parece que hasta aplaudieron en el pleno de la Diputación cuando se aprobó la moción. Realmente los que aplaudieron fueron sus representantes. Como procedo del campo, les conozco lo suficiente como para saber que no se dejarán engatusar por huecas declaraciones de intenciones, como parece ser ésta.

Sin pretender tomar partido por unos u otros, entiendo que el lobo ha llegado a Ávila para quedarse. La escopeta no va a acabar con él y las declaraciones como la que nos ocupa, si es que se produjese, que es improbable, pues la Junta de Castilla y León no puede ir en contra de la legislación existente, no van a conseguir que se vaya.

Ahora bien, si el ganado está sosteniendo al lobo en Ávila, como dicen los ganaderos, no es justo que ese coste se cargue a sus espaldas. La conservación de la naturaleza y de los lobos en Ávila, ha de ser cosa de todos y todos debemos de contribuir a su mantenimiento, sin pensar en que ya se ocuparán otros de ello.

Puesto que la gestión de las poblaciones de lobo en Castilla y León es competencia de la Junta de Castilla y León, entiendo que a ella nos tenemos que dirigir pidiendo que se hagan cargo de las indemnizaciones a que hubiere lugar para evitar que ese coste lo asuma el ganadero. Y que esas indemnizaciones se abonen, tenga o no seguro el ganadero afectado, y contemplen no sólo las reses muertas sino los daños, digamos colaterales, que se producen en el resto del rebaño, como las crías que se pierden al malparir, o animales que hay que sacrificar posteriormente por estar heridos.

Comprendo que ahora son malos tiempos para pedir que la Administración ponga más dinero para compensar los daños que produce el lobo, pero no por ello hay que dejar de intentarlo y conformarse con vanas declaraciones de intenciones que, cuando no conduzcan a nada, como se verá, den lugar a caldear más un ambiente ya muy subido de temperatura.

Si se pudiese llegar a un acuerdo entre los afectados, ganaderos, administración y habitantes de las zonas en las que ahora campan los lobos, todos saldríamos ganando, se evitarían tristes espectáculos mediáticos, con las reses sacrificadas por los lobos, no se quedarían éstos muertos por los montes, como ahora desgraciadamente ocurre y quizá no se les volvería a disparar en el momento que hay la más mínima oportunidad, como parece ser que también ocurre.

Por ese acuerdo hay que luchar.
Ávila, 3 de febrero de 2013

Pedro Pérez

9 Responses to De lobos y de hombres (Por Pedro Pérez)

  1. Guillermo B. dice:

    El Ayuntamiento de Ávila también ha declarado nuestra capital “territorio libre de estorninos” ante las quejas de los vecinos de que los estan sosteniendo con su insomnio y sus coches, calles y parques plagados de excrementos.
    ¿Habremos de impedir las acciones de exterminio, y abogar por un acuerdo entre los afectados que incluya indemnizaciones y que garantice el hecho de que los pájaros han venido para quedarse?
    Tontería al margen, supongo que hay un equilibrio entre el lobo depredador, que como tal puede y debe de ser cazado en legítimo ejercicio del ser humano de su rol como cumbre de la pirámide cinegética, y lobo en peligro de extinción, para el cual nos dicta el sentido común que quizás no sea prudente acabar con la diversidad en nuestro planeta. En el pasado (50, 80, 100 años) el lobo mataba ovejas o vacas y el hombre mataba lobos, y no era la cosa tan tremenda.
    Una cosa es garantizar la biodiversidad, y otra que los fondos de todos (dinero común, que podría servir para tratamientos contra el cáncer o para ayudar a parados) vaya a compensar los estragos de las alimañas, máxime si estas crecen en número y dejan de estar amenazadas como especie. Lo razonable en éste último caso es entender que en esa supuesta “guerra” con el entorno que mantiene el ser humano para asentarse poblacionalmente en una zona, tiene sentido emplear las armas. Las hemos empleado contra bacterias, contra ratas, contra serpientes, contra insectos miles, sin buscar previamente una especie de Arcadia feliz de convivencia, sin que todos pagáramos el coste permitir la coexistencia del Anófeles con su malaria y el ser humano, o las ratas en las ciudades. El lobo podía tener sentido en una España en la que una ardilla cruzaba de punta a punta sin pisar el suelo, pero tiene menos entornos vitales en la del AVE, las urbanizaciones y los domingueros.
    Resumiendo, abogo por la caza mientras la población de lobos supere el umbral de especie en peligro, a partir de ahí, sea la Administración la que corra el gasto de su defensa.

  2. Obis dice:

    La moción que obtuvo una aplastante mayoría de apoyos en el pleno de la Diputación Provincial acaba con la siguiente frase “Por este motivo, pedimos de forma pública a la Consejería de Medio Ambiente la declaración oficial de `Zona Libre de Lobos´ a toda la provincia de Ávila, y que para ello se tomen las medidas que se consideren oportunas”.
    La majadería de la moción es dimensiones colosales en sus aspectos formales y substanciales.
    Desde el punto de vista formal, no se sabe qué entienden los diputados por declaración OFICIAL. A lo mejor a algún diputado relacionado con la ganadería le sonaba bien lo de “declaración oficialmente indemne de tal o cual enfermedad” y les ha parecido que quedaba así más pomposa y ceremoniosa su petición… La diferencia es que para ser declarado 2oficialmente” libre de una enfermedad hay que cumplir cierto requisitos que aparecen en la legislación… cosa que no parece ser el caso para los lobos…
    Ya entrando en el meollo, si hay lobos y uno quiere verse libre de ellos solo se puede conseguirlo mediante su extinción, erradicación o exterminio. Dígase clarito eso. Para exterminar al lobo y evitar su reintroducción es muy improbable que la caza sea una medida suficiente, seguramente habría que recurrir a venenos, cepos y otras invenciones aniquiladoras con peor prensa. Dígase clarito si es eso lo que los diputados apoyan.
    Por cierto Ávila no es el único lugar en el que grandes predadores dañan la ganadería. Lobos, osos, linces, zorros causan muertes de animales y otros gastos a ganaderos en mucha regiones de Europa. Y a nadie que se sepa se le ha ocurrido exterminar esas especies, ni ninguna otra, lo que sería contrario a la Directiva del Consejo 92/43/EEC. Lo que sí existen son sistemas de compensación por las pérdidas con fondos públicos que son perfectamente aceptables y aceptados por ganaderos y conservacionistas (ver Baviera aquí http://www.bayern.de/Pressemitteilungen-.1255.10408412/index.htm). Estos sistemas son legítimos y legales (ver entre otros el Reglamento (EC) 1535/2007 y las Directrices 2006/C 319/01)
    Pero claro, la solución de gestión de los depredadores que funciona en otros sitios no es adecuada para Ávila. Aquí se exige el exterminio…
    Lo grave no es que los ganaderos pidan la luna, aunque es algo triste que nadie en su organización tenga las luces necesarias para hacerles saber que la extinción no es una opción, los gravísimo es que los Srs diputados, asesorados por su ejército de funcionarios (no pocos para una provincia como Avila) especializados en medio ambiente y ganadería apoyen una sandez como la moción propuesta.
    Una prueba más de la inutilidad de la Diputación como institución (pobrecitos los representados por esos diputados) y como administración (que banda de funcionarios incompetentes)

    • Guillermo B. dice:

      Gran respuesta, Obis… De ella, me quedo con un concepto para mí, innovador:

      “…la solución de gestión de los depredadores…”

      Los problemas ya no los resolvemos, los gestionamos. Los depredadores depredan, y nosotros convocamos una comisión para evaluar el asesoramiento necesario de cara a la cordinación de esfuerzos para la adecuada gestión… Y luego nos quejamos de la Neolengua…

      Con lo del lobo lo que hay es una hipocresía vital cuyos orígenes se remontan al Walt Disney ese de la ópera de Philip Glass, cuando decidió humanizar a determinados animalitos de Diós y con ello nos creó un trauma vital para con su muerte. Y llegó el amigo Félix y lo remató, pero a favor del canis lupus. Si mi cosecha me la revienta el mildiu, a nadie se le ocurre la gilipollez de pretender que es que “ha llegado para quedarse”, no: fungicida y a tomar por saco un ente vivo como el que más, que seguro que también tiene su corazoncito. Pero si mi rebaño me lo diezma un lobo, entonces defendamos a la alimaña y paguemos entre todos sus destrozos, para que nadie nos acuse de torturadores animales. Los estorninos, claramente, se quedan en un punto moral medio entre el cuasi perro y el hongo inane; como quiera que no hay suficientes películas sobre ellos, y además hablamos de bandadas, sin que nuestra conciencia tenga que trabajar sobre la imagen individualizada, pues como que no pasa nada por unos cuantos cepos, venenos o esterilizantes. Me encanta que Baviera se dedique a los Große Beutegreifer, ¿qué pasa con los Kleine or Mittle?

      La trófica cadena precisa de depredadores, que si no tendríamos más conejos que Australia o más topillos que la Moraña y a saber dónde se nos van los equilibrios naturales. Pero también es cierto que cuando los depredadores se salen de ésta función y comienzan afectar la vida y economía cotidianas, quizás es el momento de replantearse el hasta dónde se llega y cuánto se puede pagar por el gusto de tener unos osos retozando por el monte o unos lobos aullando a la luna. Si un lobo en Gredos come vacas, es porque obviamente le es más fácil que correr tras los conejos. Así es que no es que esté en su cadena trófica, se ha salido de ella y ha entrado en la nuestra. Si además lo que hacemos es pagar al ganadero para que reponga las vacas, entonces estamos inventando un mega-zoo de varias miles de hectáreas con cebo vivo, que no deja siquiera ingresos por turismo.

      • Obis dice:

        Vaya, yo que pensé que, por una vez, había ganado al Sr Guillermo B en verborrea (por cien palabras 449 frente a 349) me rebate con 424 palabras… imbatible…
        Pero la comparación que hace con el mildiu me parece poco oportuna. El mildiu es una peste, o enfermedad de las plantas. Los agentes de las enfermedades infecciosas o parasitarias como los hongos u otros microorganismos merecen un tratamiento intelectual distinto al de los depredadores en una cadena trófica. Para ellos se necesita comprender a fondo el significado de “enfermedad” desde la iluminación de la nosología. Incluso en el ámbito de la sanidad (humana, vegetal o animal) el concepto erradicación es más operativo que categórico y la experiencia demuestra que la extinción o erradicación de un agente infeccioso (viruela, peste bovina) es un hecho tan inusual como celebrado. El concepto más realista es el de “control” de enfermedades que se asemeja en castellano más correcto a mi inicial “gestión de los depredadores”…
        En fin, si la asepsia fuera verdad, el mundo sería mentira…
        Ah! Y otra cosa es cuántas vacas hay que tener en Gredos…

        • Guillermo B. dice:

          Jodo nosología… Me retiro, me retiro, y le doy a Ud. por muy justo vencedor, estimadísimo Obis… Eso sí, en verborrea difícil será dejarme vencer, que cuando me pongo…
          Así es que un microorganismo merece un tratamiento intelectual distinto… El señor Dawkins y su gen egoista no estaría muy por la labor, por no mentar a San Francisco de Asis caso de haberse inventado por aquel el microscopio, pero bueno. Sigo diciendo que tan enfermedad parasitaria es una invasión de esporas como una de topillos o una de lobos, es cuestión de escala y de empatía. Si me apuras, hasta el ser humano es un parásito en Gaia.
          Nosología…

      • Obis dice:

        disculpen la insistencia, pero echar un vistazo alrededor ayuda… esta vez no tan lejos como Baviera
        http://agriculture.gouv.fr/IMG/pdf/DP-Plan-Loups-2012-2017_cle8fdd3f.pdf

        en Francia tampoco erradican sino “concilian”, protegen y… compensan!

  3. Pedro dice:

    Puedo estar contigo de acuerdo, Guillermo. pero el problema es que el lobo en Ávila no se puede cazar. Sólo se permite un cupo pequeño, entiendo, que realiza la Admnistración. Es verdad que ese dinero podría emplearse en otras cosas, pero eso mismo podría hacerse con macroproyectos de la Junta, ahora en dique seco y que han consumido ingentes cantidadades de dinero también de todos. Con lo que ha costado, o mejor dicho, está costando la Ciudad del Medio Ambiente de Soria podrían pagarse los daños de los lobos en Ávila durante no menos de 50 años. Si CINCUENTA. mantendríamos la biodiversidad y tendríamos el campo controlado, no como está ahora.
    Saludo

  4. B.T. dice:

    Haciendo referencia a esta misma noticia:
    http://arevaceos.blogspot.com.es/2013/02/lobo.html

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.164 seguidores

%d personas les gusta esto: