Los medios sin nervio

Dejé de creer ¿Saben? No es que hubiera vivido en Yupi hasta ese momento pero hubo un momento en el que definitivamente dejé de creer en lo que estábamos haciendo en general en los medios de comunicación.

Se sabe. El periodista medio es consciente de que el camino general va a ser la agonía. El sector muere y no es sólo culpa del mero poder económico. La mayor parte del engranaje lleva moho o cosas peores.

Esos días se me agolparon mensajes de amigos, compañeros, becarios. Y sin embargo me quedaba frío. Nada es lo que fue. Al acudir a una cobertura las conversaciones eran – son – siempre las mismas. El enemigo es fuerte y parece imbatible. El periodismo ha aceptado en gran parte su derrota y ha agachado la cabeza, todos o una buena mayoría. Veteranos y noveles, todos sin laureles ni ya muchas ganas. Cada día se vuelve a la batalla, el periodista ejemplar y vocacional – que sigue habiendo muchos – es así, pero el túnel cada vez es más oscuro.

El Roto

¿Qué enemigo? Por ejemplo: las licencias de emisión, el Egm, el poder y el dinero – tanto monta – que está en manos de cuatro amigos y sus turbios negocios. Y que además no dan ni palo. La concentración de medios es un ataque directo a la democracia.

Aclaremos, esto no es un ajuste de cuentas. Al revés. No puedo más que agradecer a aquellos que me contrataron. Tanto en Castilla como en Aragón he trabajado con cierta independencia. En unos sitios mejor que en otros pero en fin. Que no van por ahí los tiros. A día de hoy hay que agradecer que te contraten y te den ciertos margenes de acción. Pero si escribir lo que ahora leerán me va a cerrar puertas…  las puertas que no merezcan la pena no las quiero abiertas.

Hasta en los medios más modestos hay mucha dignidad. Ya pasaba en las televisiones locales hace años, cuando muchos reportajes se iban a la basura. Se emitían una vez y nada se volvía a saber de ello. Instantes grabados en pueblos perdidos, personajes fascinantes.. antes no había youtube y aquello se quedaba en los archivos perdidos. Pero ahora que existen esas posibilidades tampoco se le saca todo el partido que se puede y debería. Hay buen periodismo en las pequeñas cosas. En las grandes…la cosa se va poniendo jodida.

Hay compañeros egoístas que solo aspiran a su propio crecimiento. No hay conciencia de que todos deben tirar del barco común para conseguir buenos puertos. Aquí el cooperativismo nada en la basura más fétida. Si te piso no me acuerdo. Se podría hacer más y mejor.

Hay chicos desde abajo que le ponen muchas ganas. Llaman, buscan, comparten, aprenden. Nos dan lecciones de por dónde van a ir los tiros. Porque he dejado de creer…pero no en el futuro. En lo que no creo es en el presente. No hacemos lo que se tendría que hacer en los medios. Caemos porque merecemos caer. No tanto los curritos, que ahí queda mucha dignidad. Es el propio hedor de las corruptelas que no se denuncian o se cierran los ojos en el mejor de los casos. No se informa, se hace de vocero. No se entretiene, se esparce la basura mediática. Y mucho menos ya se forma. España Shore, la mierda en tu televisor. Evidentemente hablo de generalidades y hay honrosas excepciones. Pero en Castilla y León la situación mediática se agrava con un modelo que se ha gestado mal.

Y a nivel general, ya saben, en España las ratas siempre encuentran despacho. Hay mucha gente que sabría hacer las cosas mejor pero a día de hoy las aventuras heroicas tienen vuelo corto o alcance limitado. Es lo que hay. La financiación está en manos de quien está. Son los tiempos más oscuros pero otros vendrán. De momento hay que confiar en la gente de bien que aguanta el tipo entre la tropa de mediocres, serviles y trepas. No son todos los que están pero a fe que están todos los que lo son.  Siempre habrá sido así, pero nunca tanto. Yo al menos llegué a ver otras cosas.

Los nuevos proyectos están demasiado tiernos aunque son bravos. El periodista medio vive acojonado. No andamos sobrados de Clarks Kent. He visto ideas, gentes y proyectos caer. Lágrimas de impotencia en aquellos que pese a todo no tiran la toalla. Supervivientes de sapos y culebras.

Pero el mensaje para el futuro es optimista: la juventud nos dará sopas con honda. En todo el colodrillo que dibujaría Ibañez.

Descorchen el champan…todavía hay edificios que tienen que venirse abajo. Enjoy the show

Hey man…

…y si me encuentro jodido, sé que es por un buen motivo, porque estoy vivo.

A %d blogueros les gusta esto: