El Prado a Los Serrano (o a la plaza de toros)

MNPLa semana que está terminando se ha visto aderezada, para sorpresa de propios y extraños, con una polémica peculiar. El pasado miércoles, el PSOE – o al menos el diputado socialista por Ávila – propuso que la “sucursal” abulense del Museo del Prado se instale en el Palacio de los Serrano ante los mil y un problemas y retrasos que afectan a las obras de la que debería ser su sede en la ciudad, el Palacio de los Águila. El PP y  la Fundación Caja de Ávila, propietaria del inmueble han calificado la propuesta de Múñoz de “sorprendente”, “fuera de lugar”, “precipitada” e “inconsciente”; y desde el Ayuntamiento se ha señalado que se trabaja para solucionar el contencioso entre la empresa y el Ministerio que de momento – y tiene pinta de ir para largo – tiene paralizadas las obras.

Quizá sería bueno, antes de debatir sobre la conveniencia o no del citado traslado, hacer memoria y recordar de qué estamos hablando porque es posible que exista cierta confusión al respecto ¿Qué es exactamente lo que pomposamente algunos llaman “El Prado de Ávila”? Podríamos repasar las declaraciones de políticos propios y extraños, locales, regionales y nacionales de los últimos años – ¿10 años? ¿15? La transferencia del inmueble data de 1999 – e intentar, a través de ellas, componer una imagen sobre el proyecto, pero además de ser una tarea aburrida sería poco útil. Solo tendríamos claro las múltiples bondades del proyecto – requetemaravilloso, chiripitiflaútico y ultrabeneficioso para la ciudad – y el, aunque no lo parezca, firme compromiso de todos por sacarlo adelante.

Lo mejor, sin duda, es acudir a lo que el propio Museo del Prado escribe sobre el Palacio de los Águila en sus planes de actuación para los cuatrienios 2005-2008 y 2009-2012. No se preocupen, que les resumo. En primer lugar, lo planeado para Ávila no es, repito, no es una copia en pequeñito del museo madrileño, ni una sala de exposiciones para parte de su colección. No es nada parecido a la sede del Louvre en Lens o a lo que se plantea construir el museo francés en los Emiratos Árabes (por fortuna, añado). El Palacio de los Águilas, si algún día acaban las obras, está destinado a ser un Centro de Gestión de Depósitos. Esto es lo que dice al respecto el propio Museo:

“El futuro Centro de Gestión de Depósitos del Museo Nacional del Prado que tendrá su sede en la Casa de los Águila, en Ávila, atenderá la gestión integral de las colecciones que el Prado tiene depositadas por distintas instituciones públicas del Estado español y sus representaciones diplomáticas en el extranjero”

Más adelante añade

“La gestión del Programa de Exposiciones Itinerantes se centralizará en la Unidad de Exposiciones Itinerantes del Centro de Gestión de Depósitos de la Casa de los Águila en Ávila”

Es decir, si algún día abre sus puertas “El Prado de Ávila” lo que tendremos será, principalmente, un edificio lleno de oficinas y talleres. ¿Habrá exposiciones? Sí, claro que sí, hay espacios destinados exclusivamente a la exposición, pero esa no es la función primordial para la que está pensado el centro.

Y ahora volvamos a la polémica levantada por el diputado socialista ¿Tiene sentido el traslado de la sede del Centro de Gestión de Depósitos al Palacio de los Serrano? En España – especialmente aquí, pero no exclusivamente – existe la creencia de que, cuando queremos salvar del abandono o la destrucción un edificio histórico, la mejor solución es convertirlo en un museo (la solución B es otra clase de edificio público y la C es venderlo y que lo destroce otro). Al valor cultural y turístico del inmueble se le suma el valor cultural y turístico del museo y arreando: una subvención, una cinta inaugural, unas fotos sonrientes de las autoridades y todos contentos. Win-win.

Estas actuaciones pueden salir bien (el Museo Nacional de Escultura es un ejemplo) o no, porque un Museo, y más si estamos hablando de uno importante por fondos o actividades, no es una cosa que se pueda poner en cualquier sitio. No es un adorno comprado en un bazar chino que queda igual de mal encima de la tele, en una estantería o en el cubo de basura. ¿Que el edificio es inadecuado? Tonterías ¿Que las condiciones para la conservación de los fondos – luz, temperatura, humedad, etc. – no son las apropiadas? Bobadas ¿Que continente y contenido no pegan ni con cola? Sutilezas

La solución para mantener con vida el Palacio de Los Serrano no es meter allí con calzador el Centro de Gestión de Depósitos, y la solución para el Centro de Gestión de Depósitos no es encontrarle otra ubicación y aquí paz, nos lavamos las manos, y después gloria. Más allá de cuestiones como la titularidad de los edificios o el personal ¿Se ha planteado el señor Muñoz si el Palacio de los Serrano reúne las condiciones de espacio y accesibilidad necesarias para la instalación de los talleres de restauración y laboratorios que requiere el Museo del Prado y que han propiciado la construcción de un edificio de nueva planta en Los Águila? ¿Y espacio adecuado – no grande, adecuado – para almacenar las obras de arte? ¿O solo ha mirado cuánto mide sobre plano cada espacio en metros cuadrados? ¿Le ha consultado todo esto a alguien que sepa del tema? ¿Y con los restos arqueológicos de Los Águila que piensa hacer? ¿Los pasamos también a Los Serrano estrato a estrato?

La apertura de Los Águila – veremos si en 2015 o 2016 si hay suerte – depende ahora mismo de dos cosas: voluntad y dinero. Voluntad para cerrar de una vez el conflicto con la empresa, reanudar las obras, retomar el proyecto y dotarlo económicamente. Porque, por si el diputado socialista no lo sabe, solo los talleres y laboratorios que necesita un museo moderno – y El Prado es un Museo puntero en investigación, restauración y conservación – valen, como se diría vulgarmente, una pasta.

Es una pena que proyectos de esta naturaleza y de este calibre, un centro para gestionar parte de una de las colecciones artísticas más importantes del planeta, se lleven con tan poca seriedad en este país que todavía llamamos España. Soluciones sí, parches no.

2 Responses to El Prado a Los Serrano (o a la plaza de toros)

  1. Sancho_Dávila dice:

    Me parece una buena entrada, que quita todas las dudas al colectivo común que piensa que el Prado de Avila acogerá las obras que no puedan ser expuestas en Madrid, actuando únicamente como museo.
    Añado, además, que los políticos se frotan las manos con este “Prado”, al querer hacer política de ciudadela y meter a todos sus allegados…. aunque claro está, espero y deseo que no dependa de ellos.

  2. Macanaz dice:

    De todas maneras no termino de entender la paralización tan prolongada. Por lo que sé el contrato con los caraduras de la primera empresa ( http://www.boe.es/buscar/doc.php?coleccion=consejo_estado&id=2007-2434 ) se resolvio y se acordó contratar por trámite de urgencia a otra empresa. Imagino que será porque no hay un duro.
    Lo de llevarlo a los serrano me parece desvestir a un santo para “no vestir” a otro y una mala idea.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.103 seguidores

%d personas les gusta esto: