Acta est fabula

Pues nada, aquí seguimos. Vivitos y coleando. En crisis, pero más o menos sanos y salvos. Sin noticias de meteoritos, catástrofes aniquiladoras, extinciones masivas, planetas gigantes, Hercolubus o similares. Los intérpretes apocalípticos y aprovechados de los calendarios mayas se equivocaban. Toca seguir adelante, continuar con nuestra vida y pagar las facturas. Lo siento por aquellos que se habían hecho ilusiones, por los que gastaron como si de verdad no existiese un mañana, por los que creían que un meteorito iba a solucionar sus problemas – Gobierno de la Nación incluido – y por nuestro entrañable Juan Luis que, tras un año dando la murga con su particular cuenta atrás hacia el apocalipsis, se habrá quedado desangelado y sin jinetes.

Ni siquiera era original o elaborado este apocalipsis de tres al cuarto. Esto de los mayas sonaba tan cogido con pinzas como unos años atrás aquello del efecto 2000 – La revolución de las tostadoras – o unos siglos atrás la crisis del año mil, el segundo advenimiento de Cristo o Jesús reloaded. Un milenio de civilización y seguimos con estas pamplinas. Y por si fuera poco, los que antes no vendían el fin del mundo con fuego y azufre ahora nos dicen que en realidad, ojo al dato, lo que profetizaban los mayas era un cambio de ciclo, positivo que te rilas, para la raza humana. Paz, amor, besitos de esquimales y mierdas por el estilo. Y por ahí no paso, que quieren que les diga, ni más baktunes ni más chakras.

Harto como estaba de estos vendedores de apocalipsis de mercadillo me he remangado, me he puesto mi sombrero de fieltro, me lo he quitado cuando me han dicho que es malísimo para el pelo y me he puesto a interpretar yo mismo el calendario maya. Primera conclusión: a los mayas estos no hay por dónde cogerlos. Esos relieves tan cargados y rococós no venderían una mierda en el Zara Home. Segunda conclusión: tenía que haber puesto más atención durante la carrera. Mayas, aztecas, incas, olmecas, poligoneros… un lío. Tercera conclusión: necesito un café.

Como con cafeína se ve todo mucho mejor, y tras un estudio comparado del calendario maya con la prensa de hoy, un filete de ternera, las tripas de un cuervo y el acuerdo de licencia de Windows 8; he llegado a una conclusión: los mayas no se referían al fin del mundo, ni al fin de la civilización, ni a la chuminada pijiprogre esa del cambio de ciclo. Los mayas profetizaban, agárrense sus órganos reproductores, el fin de España. ¿Pruebas? Salga a la calle, pregunté a su vecino, vea el telediario. Es tan evidente que esto se va al guano que hasta los mayas, unos tipos que no fueron capaces de inventar la rueda, se dieron cuenta hace un porrón de años. ¿Más pruebas? Los mayas profetizaban que España se acababa el 21 de diciembre ¿y qué sucedió ese día en nuestra entelequia rojigualda? Pues que Artur Mas, el anticristo cuatribarrado, fue investido presidente de la Generalitat con el apoyo de los aún más separatistas nacionalistas republicanos de izquierdas. No hay más pregunta, señoría.

España se acaba, España se rompe, lo decían los mayas, lo dice el PP, lo digo yo ¿qué más pruebas quieren? De todas formas, es de admirar, y así lo recogeran seguramente los libros que se escriban sobre esto en un futuro, que este invento haya durado tanto. Llevamos ya un par de siglos, por no decir más, a la deriva y ya a finales del S.XIX este barco parecía a punto de zozobrar. La crisis del 98, Cuba, Filipinas, Unamuno penando por las esquinas y todo lo que vino después. En la memoria de los hombres quedarán nuestras grandes aportaciones a la cultura global, resumidas sabiamente en el anuncio de Campofrío: 7 premios Nobel (de 770, todo un logro), la fregona, el chupachups, la Roja, el futbolín, un aeropuerto por provincia y un montón de cómicos que solo nos hacen gracia a nosotros.

España no es el primer país que desaparece asi que tampoco creo que pase nada. ¡Basta de dramatismos! Eso sí, fieles a nosotros mismos nos estamos yendo a lo grande y a nuestra manera. Un fin de fiesta marca España alejado de la tragedia y de los dramones jolivudienses. Lo nuestro siempre ha sido más el sainete y el esperpento que la opera, no nos engañemos. Nuestro particular fin del mundo, fiel a la tradición, está siendo todo lo lisérgico que se podía esperar. No quiero atragantarles las uvas recordándoles todo lo que ha dado de sí este año, así que será mucho mejor que cada uno reflexione con su yo interior, si es que no ha tenido que empeñarlo ¿Cuántas veces en los últimos doce meses, leyendo o escuchando la actualidad nacional, regional o local, no ha querido tirar el periódico, la radio, el televisor o el ordenador por la ventana? ¿Cuántas veces nos hemos llevado las manos a la cabeza ante un titular? ¿Cuántas veces hemos exclamado, como única respuesta a un suceso, “Vaya país”? España es el nuevo camarote de los hermanos Marx y solo Italia, en buena parte gracias a Berlusconi, puede hacernos sombra.

Para cuando todo esto acabe, lo que supongo que sucederá más pronto que tarde si mi interpretación de los calendarios mayas es correcta, deberíamos preparar unos cartelones enormes y colocarlos en las antiguas fronteras, aeropuertos, puertos y parajes naturales. Allí, con letras bien gordas, para que los jubilados del norte de europa que vengan a conocer las ruinas de lo que fue este país puedan leerlos bien, deberíamos pedir disculpas por las molestias causadas. Varias opciones: desde un simpático Esto es todo amigos, lo que sería muy apreciado por el turismo familiar; hasta el más coloquial y castizo Nos hemos ido a tomar por culo, hasta nunca. También podríamos, en un último estertor civilizado, escribir en los citados carteles el título de esta entrada Acta est fabula, latinajo que vendría a decir, en lengua de Cervantes “La comedia ha terminado” o “El espectáculo ha terminado”.

Aunque quizá lo más propio y apegado a nuestro ser sería poner bien grande en los carteles la fórmula con la que suelen acabar los sainetes, obras patrias a medio camino entre el drama y la comedia, como esta España mía, esta España nuestra:

Aquí termina el sainete, perdonad sus muchas faltas.

Chimpún

4 Responses to Acta est fabula

  1. Rubén Negro says:

    #hercolubusllevame. ¿Cuánto queda Willy Francisco?

  2. Juan Luis del Pozo says:

    ” …y por nuestro entrañable Juan Luis que, tras un año dando la murga con su particular cuenta atrás hacia el apocalipsis, se habrá quedado desangelado y sin jinetes.”

    Si llegan a acertar nadie se habría acordado de mí y mucho menos haberme llamado “entrañable”. Gracias Alberto!

  3. Iñaki says:

    “ahora nos dicen que en realidad, ojo al dato, lo que profetizaban los mayas era un cambio de ciclo, positivo que te rilas, para la raza humana. Paz, amor, besitos de esquimales y mierdas por el estilo. ”

    Muy de acuerdo, sí señor. Al menos lo del apocalipsis era menos estomagante y no generaba tanta confusión. Algo que nunca perdonaré al 15-M, sus devaneos con todo lo que huele a religión New-Age, con mierda oriental sin sentido (pero, ojo, milenaria y natural), olor a incienso y energías fluyendo como semen floral en el aire. Y que te discutan que eso no es religión…. lo digo por lo mucho que insistían algunos en la chorrada Maya desde perspectivas “comprometidas”… Lo que hay que ver.

  4. Guillermo B. says:

    Acta est Abula, acta est Abula…

    Y como recomendación literaria, “El desciframiento de los glifos mayas”, de Michael D. Coe… Lo tengo en casa, por si no lo encuentras, encantado estaré de dejártelo. Deja la tontería esa de la Rosetta a la altura del betún, incluyendo la fantástica historia del experto ruso que contribuyó a descifrar tan apasionante idioma gráfico sin haber salido de Moscú (o Leningrado, ya no recuerdo)…

    Coño, comparto con Iñaki una fobia !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: