El síndrome del emigrante retornado y otros mitos que se pueden vencer

Un placer poder traer a este blog una nueva colaboración, en esta ocasión a cargo de Macarena Rodríguez. Si os quedáis con ganas de más, podéis seguir su blog ‘La Oreja de Europa’, muy recomendable. Anímense ustedes también a mandarnos sus textos a ‘Los 4 Palos’.

——————————————————————————————————————————————————

Voy a hablar aquí en clave personal explicando que esta historia está basada en sentimientos y opiniones reales aunque se trate de una obra de ficción como toda historia escrita y publicada en un blog (según quien juzgue dicha obra). Si alguien se siente identificado, me parece perfecto, de hecho la oportunidad que me brindan @los4palos es fantástica para inaugurar el “club de los expatriados”.

Como estamos en época navideña y lo que se estila es el “vuelvo a casa por Navidad”, yo no voy a ser menos y volveré a casa por Navidad. Mi casa se sitúa en Ávila, esa pequeña gran ciudad que no esconde monumentos sino que los enseña a lo grande. En Ávila no se trata de conservar una parte de la muralla, no señor, se deja toda, completa y que cierre el círculo; sí se puede, que sea visible desde el espacio por si de otros mundos quieren venir a probar el chuletón. Citando a Eduardo Mendoza, no sé que hacía Gurb comiendo tanto churro cuando podía haberse comido un chuletón y saciarse sin problemas.

Yo, en Navidad, vuelvo a casa a saciarme con el chuletón, la ternera, las judías y las yemas. También vengo a desconectar y a disfrutar con los amigos, esos amigos que ya no son cómo uno los recordaba antes de marcharse. Ahora todos han crecido o menguado según se mire, a lo alto y a lo ancho. Yo también he cambiado tanto como mi familia. El menú de la cena de Nochebuena, eso sí, no cambia. Mi abuela nos cocinará su magnífico cordero y por si nos quedamos con hambre, adivinad… habrá ternera.  La cena no cambia pero las familias sí. A veces son más numerosas, más hijos, más primos, más sobrinos, nuevos cuñados, nuevas cuñadas. Últimamente, sucede lo contrario, somos menos. La cena hay que pasarla en la familia de la pareja qué, con cada vez más frecuencia, no es de Ávila. Uno emigra y encuentra a otro emigrante o a un lugareño para compartir sus días pero ya será cada vez más difícil que sea de Ávila o que ocurra en Ávila.

Los años pasan cómo emigrante, fuera de España o en otra ciudad, pero uno siempre vuelve a casa por Navidad. Cómo el menú de la cena no cambia, te piensas que nada lo ha hecho y no te das cuenta de qué, sin embargo, nada es igual. Sí, la muralla y el chuletón, sí. Pero ni tus amigos ni tu familia son los mismos que los que dejaste. Cuando dejas de luchar para recuperar a esos seres que quedan en tu imaginación y aceptas esos amigos y familiares cambiados, te das cuenta que ellos te observan igual. No eres la misma, has emigrado y no has vuelto. Lo vives todo casi como una turista, disfrutando del paisaje y la gastronomía. Todo esto se conoce cómo el Síndrome de Ulises, es el síndrome del emigrante. Reconozco haber padecido los síntomas y darme cuenta a tiempo de que Ávila, mis amigos y mi familia, siempre estarán allí (o en el teléfono, o en el mail, etc.) y qué aunque cambien, yo también lo he hecho.

Muchos nos hemos ido de Ávila y en general, siempre porque hemos querido. Siempre es voluntario nadie nos obliga pero yo iría más lejos desmitificando este asunto, es aconsejable irse una temporada. Mamás y papás, amigos y amigas, animad a la gente a que se vaya , a que vea mundo pero no rompáis los lazos con ellos para que quieran volver y así aportar a la ciudad de Ávila más expertos, más gente trabajadora e innovadora, gente que a su vez pueda crear más empleos. No los echéis para atrás porque siempre es bueno aprender de otros y salir de nuestra burbuja sin romper esos lazos. Los míos no se rompieron y ahora, aunque sigo expatriada, estoy más cerca y disfruto más de Ávila, veo sus cambios y también lo que necesita aún cambiar, y algún día, quién sabe, puede que sea una “emigrante retornada” y pueda ayudar a mejorar la ciudad que me vio nacer.

Pd. Por si puede ayudar a alguien, esta es la “Guía del Emigrante Retornado” del Ministerio de Trabajo e Inmigración

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.288 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: