#DóndeEstánLosJóvenes (Por Helena Cerveto)

Nueva colaboración la que os traemos hoy. En este caso es Helena Cerveto (@helenacerveto) que repite por cuarta vez en este rincón y nos trae una entrada sobre cultura y juventud. Podéis ampliar las capturas de pantalla haciendo click sobre ellas, os resultará más fácil leerlas. Agradecidos, como siempre, por esta aportación y deseando que nos lleguen más de cualquiera de vosotros que tenga algo que contar. Os decimos cómo podéis hacerlo aquí.

#DóndeEstánLosJóvenes

Llevaba tiempo reflexionando sobre el asunto. Con ganas de expresar mi opinión, y debatir. Pero solo lo había comentado en petit comité, recuerdo que en al menos dos ocasiones con los palos que aún conservan su residencia en Ávila (@pgarcinuno y @__Willy_ ).

Pero como ocurre la mayoría de veces en esta vida, se tienen que dar las circunstancias A, B y C para que finalmente sueltes lo que llevabas en la cabeza.

La historia no es nada sorprendente, ya os lo advierto. De hecho es tan simple como que tenía un viaje por delante de cinco horas, y por lo tanto tiempo libre para pensar en algo más allá de radio->obligaciones->dormir->radio en modo bucle. Así que nada más acomodarme en el asiento se me ocurrió publicar en Twitter esa idea.

Los 4 Palos Helena Cerveto 1

La verdad, no es un tuit polémico, ni revelador, ni esperado como el del señor Ratzinger. Es de lo más normalito e incluso evidente, o eso creía, porque no tardaron en llegar las respuestas, la mayoría para rebatir mi afirmación y solo unas pocas para darme la razón. Mejor que contaros yo cómo evolucionó el debate, os lo dejo para que lo leáis vosotros mismos.

Los 4 Palos Helena Cerveto 3

Los 4 Palos helena Cerveto 4

Tengo que confesar que no me convenció ninguno de los argumentos que me dieron en contra, aunque la limitación de caracteres que impone Twitter quizá fuera un handicap para todos, así que aquí podemos continuar el debate si alguno se ha quedado con ganas. Yo desde luego sí.

Ese primer tuit surgió, además de por puro aburrimiento, por una situación que viví el día anterior. Allí estaba yo, de camino al Ayuntamiento de Ávila, después de haberme apuntado en la actividad “Conoce la Casa Consistorial”, es decir, lo que todos llamamos una jornada de puertas abiertas, al estilo de la que hacen (o hacían hasta el año pasado por lo menos) en el Congreso de los Diputados, pero a pequeña escala, y más modesta, claro. No dudé en inscribirme porque me parecía interesante conocer los entresijos del Ayuntamiento, y aunque solo fuera por curiosidad iba a ir. Me planté en el edificio, y nada más meter un pie en él, bajé la media de edad de los presentes tal que a 5 años por dedo.

Los 4 Palos Helena Cerveto 6Me ha ocurrido en otras ocasiones, y sí, también en Ávila. Me pasó en las rutas culturales del cementerio, otra iniciativa que el Área de Cultura del Ayuntamiento ha tenido este año, y que, aunque mejorable, es atractiva, y que espero que repitan. Allí estabamos, @roberponce y dos o tres jóvenes más descendiendo la media de edad de un numerosísimo grupo a una velocidad de escándalo. En ese caso el problema de la hora que comentaba @j_calvo en el debate tuitero no es aplicable porque las rutas comenzaban a las 8 y media de la tarde. Y recuerdo que la primera vez que me paré a pensar en todo esto desde que vivo en Ávila fue en el ciclo de Los Lunes Literarios del 2011, cuando me acerqué a escuchar a Isaac Rosa, autor reconocido, incluso me atrevo a darle el calificativo de “famoso”, que camina por la treintena y que podría haber sido el nieto de cualquiera de los asistentes a aquella conferencia.

He nombrado tres actividades gratuitas. Ni un duro había que pagar por ellas. ¿Qué queréis que os diga? No deja de sorprenderme que no aparezcan más jóvenes por el lugar. No tengo nada en contra de los mayores, es más, les aplaudo porque aún tienen interés por conocer, porque se animan a salir de casa a actos como estos que sin su presencia se quedarían vacíos. Plas, plas, plas. Tienen tiempo libre, es verdad, para ocuparlo en estos menesteres, pero recordemos la cantidad de jóvenes que están en paro, y ellos, por desgracia, también tienen tiempo libre para ir a una charla y seguramente poco dinero como para necesitar que sea gratuita.

No me engaño a mí misma. No soy tan ilusa como para esperar que lleguen oleadas de veinteañeros y treinteañeros a conocer la historia de la Casa Consistorial. Pero alguno más sí. Hay pocos jóvenes en Ávila, de acuerdo, los que trabajan terminan su jornada a las 8 de la tarde, de acuerdo. Y están los hijos de por medio, de acuerdo. Pero me parece que también se cuela en este mejunje algo de desinterés, de falta de motivación. Y me da pena. He escuchado mucha crítica sobre la poca oferta cultural en Ávila y no seré yo quien defienda a capa y espada lo contrario. Pero, señores, después nos ofrecen un trozo de buena carne, quizá no la mejor, pero buena, y la rechazamos. No nos quejemos tanto de hambre, entonces.

¿Quizá el problema es que no se hace una buena promoción? Yo me he cansado de ver el anuncio de estas actividades que acabo de mencionar. En los periódicos y digitales, en sitios como www.ocioavila.com (recomendable para enterarse de la agenda cultural) e incluso en Twitter.

Los 4 Palos Helena Cerveto 7Volviendo al debate tuitero. Mencionaba uno de los palos, @Albertomdp, que esta situación también se da en otros lugares. Claro. No creo que Ávila sea una excepción, ni mucho menos. Yo en mi primer tuit (bendita/maldita la hora) no hice alusión a Ávila. Era una reflexión general, porque es verdad que he vivido situaciones parecidas en otras ciudades. Pero no deja de ser llamativo que todos los que saltaron a la palestra fueron abulenses, a excepción de un amigo catalán.

Por suerte hay otros eventos que se llenan, como ocurrió en el concierto de Red House (que, por cierto, era de pago). Y el ciclo de narración oral CuentaCuarenta no estuvo mal de público, aunque soy de la opinión que si tanto lloramos porque tan poco hay, un festival así tendríamos que haberlo degustado como si fuera un excelente solomillo de ternera, y más bien lo masticamos con desgana, a ratos, y regular.

P.D.: Por cierto, parece que en la visitas guiadas al Ayuntamiento a alguien más le pasó lo mismo que a mí.

Los 4 Palos Helena Cerveto 8

17 Responses to #DóndeEstánLosJóvenes (Por Helena Cerveto)

  1. Supermon says:

    Hace poco comentaba con amigos esto mismo, pero aplicado a otro entorno: en Gredos, entre la gente que va a “patear la sierra” (y sobre todo si son de excursiones organizadas), si ves algún joven es porque va con sus padres o abuelos, quitando si acaso a los cuatro que van con los pies de gato o los crampones.

    Quizá no sea una paradoja que cuantas más cosas podemos hacer sin movernos de casa, más nos cueste realizar otras actividades “presenciales”. Creemos que tenemos el mundo a un click y nos lo estamos perdiendo.

    Sólo una cosa más, comentar la pena por la desaparición del ciclo de teatro infantil de Caja de Ávila; los sábados de invierno ahora son mucho más tristes.

    • Guillermo B. says:

      Apoyo la moción, los ciclos sabatiles eran de lo más concurrido, y seguramente Helena Cerveto allí subiría la edad media más que bajarla. Y llenazo cada día, oyes… Y plagadito, amén de los churumbeles, de treintaañeros y cuarentaañenros…
      Es decir, actividad cultural, exitosa, y con gente “joven”, al menos de la que reclama Helena.

  2. macarenarg says:

    Muy bueno el post, Helena. Pero estoy de acuerdo que no solo ocurre en Ávila. Para mi el problema es cultural. Los hábitos han ido cambiando y de la misma forma que ya no ves a chavales jugando en la calle, tampoco los verás haciendo otras actividades. Es más cómodo quedarse en casita con Internet. El problema es que no hay medida. Somos una sociedad de extremos. En lugar de dosificar el tiempo que pasamos en Internet lo dedicamos todo, por poner un ejemplo (no quiero ser yo quien “demonice” Internet!). Por otra parte, estoy de acuerdo con otra chica que decía que no se enteraba de las actividades. Si la gente joven está en las redes sociales, promociona tus actividades a través de estas. Pegar carteles ya no vale!

  3. Serzi says:

    Me parece un buen artículo, y comparto todo lo expuesto por Helena pues, a mi, en numerosas ocasiones, me ha ocurrido lo mismo: bajar la media de edad no sólo en 5 años, si no en más, la última vez en los “Coloquios Literarios” de este año: siempre la misma gente, y que miran extrañados al jóven… Creo que pasará mucho tiempo hasta que esto cambie, la verdad (respecto a las jornada en el Consistorio y el Cementerio no pude asistir, sino también estaría allí haciendo frente juvenil)

  4. En primer lugar quiero agradecer a Helena la mención de OcioAvila.com y la buena publicidad que hace de nuestro trabajo y de todas las personas que colaboran escribiendo, haciendo fotos, enviando eventos…

    Por nuestra parte hemos creado una herramienta desde cero, adaptada justo a lo que hemos entendido que se necesitaba, con el fin de que todo el mundo pudiera conocer siempre y en cualquier lugar qué oferta de ocio hay en Ávila y su provincia.

    Disponemos de unos formularios para que a cualquier persona, tenga o no cuenta de usuario registrado, pueda remitir los eventos que él conozca o complementar la información que disponemos de ellos y así podamos difundir esa información con todo el mundo. Incluso permitimos a los programadores de eventos y propietarios de establecimientos que sean ellos los que administren, sin ningún tipo de supervisión, sus exposiciones, conciertos, fiestas…

    Aún así hay algunos eventos de los que no somos informados, los datos llegan tarde o incompletos. Y ahí el problema ya no sólo radica en la juventud. Existen empresarios y organizaciones que aún a día de hoy creen que con poner un cartel a la puerta de su negocio y, si acaso, comunicarlo a un par de medios de comunicación es más que suficiente. No es así. El público al que se dirigen no lee periódicos, escucha radios (y mucho menos las generalistas) ni pasa, por ejemplo, por la puerta del cine para ver que actividades hay.

    Cuando retomamos este proyecto (pues la idea es de 2003), pensamos que la gente de Ávila tenía que dejar de decir cosas como “es que aquí no hay nada que hacer”, y aunque llevamos unos meses, lo cierto es que la gente ya ha empezado a participar, timidamente, pero participan.

    Desde aquí invitamos a todo el mundo a que nos conozca, nos visite, nos siga en Facebook y Twitter, donde además informamos puntualmente de nuestra agenda; se registren como usuarios y así recibirán, si lo desean, el resumen semanal de actividades todos los viernes; y sobre todo compartan aquellos eventos que conozcan y aún no estén en nuestra agenda. Porque en Ávila hay muchas cosas que hacer, sólo hace falta que los abulenses nos enteremos de ellas!

  5. M. Arias says:

    Desde luego, no es un problema que afecte sólo a Ávila. En Madrid, por ejemplo, ocurre lo mismo…

    Desinterés por la cultura y la historia, reticencia a participar en actividades organizadas por el sector público, malos horarios, el bautizo de una sobrina… hay muchas razones o excusas.

    En el fondo todo parece tener que ver con ese pensamiento único o globalización cultural. Las tendencias que se imponen en los medios de comunicación y redes sociales que dictan qué mola o qué no mola…

    Quien sabe, quizá alguno de esas personas “influyentes” pongan los cartularios de moda y los monasterios se llenen jóvenes visitantes ávidos de paleografía….

    Saludos!!!

  6. Manuel Martín says:

    Al margen de estar de acuerdo con casi [email protected] los comentaristas, yo sugeriría retomar la antigua costumbre de: “al finalizar el acto se obsequiará a los asistentes con un vino español” Oye eso si que funcionaba, conseguía que a una presentación aburridísima de balances contables de una entidad (por decir algo) asistiese un número elevadísimo de gente. No sé si por lo de español o por el vino… en fin es una idea.

    • Supermon says:

      Recuerdo un artículo sobre las presentaciones de libros en los 70, “con vino español”, que era lo que mucha gente estaba esperando con hambre canina. Una vez, el humorista Tip se llevó una fiambrera con croquetas, que procedió a repartir entre los de la mesa de oradores, ya que los camareros apenas daban tres pasos desde la puerta del fondo ya tenían las bandejas vacías.

  7. Cin says:

    Visita a la casa consistorial, visita al cementerio, lunes literarios…sin duda actividades de gran interés cultural para los jóvenes.Si si. Claro, es más fácil decir que somos imbéciles o que estamos poco interesados por la cultura, que admitir que en esta cuidad lo de la organización cultural deja mucho que desear. Tenemos cuidades bien cerquita (Segovia,Salamanca,Madrid) que tienen planes culturales bien acogidos y de éxito para TODO EL AÑO.. (no sólo en verano o en las fiestas de la santa, por cierto también muy muy “culturales”)……
    Recuerden, en la antigua semana de jazz (ahora sólo 3 días!!!), ciclos o actividades alternativas de poesía y literatura, en el día de la música, los jóvenes ( si si los jóvenes) siempre estamos allí. habrán los ojos, el problema es que ni nos ven, por eso nos acabamos marchando.

    • Hola Cin,
      gracias lo primero por leer el post. Sobre lo que comentas, en ningún momento he afirmado que la oferta cultural esté a la altura de la de Salamanca o Madrid (compararla con Madrid me parecería desproporcionado y demasiado ambicioso). Creo que se podrían programar más actividades y mejorar la oferta, desde todos los sectores, público y privado. Y esa idea creía haberla dejado clara en estas frases:

      “He escuchado mucha crítica sobre la poca oferta cultural en Ávila y no seré yo quien defienda a capa y espada lo contrario. Pero, señores, después nos ofrecen un trozo de buena carne, quizá no la mejor, pero buena, y la rechazamos.”

      Pero, aceptando que no es la ciudad con la mayor, más variada y mejor oferta cultural, se hacen cosas, aparecen actividades que a mí sí me parecen interesantes y atractivas. No entiendo por qué unas visitas guiadas a la casa consistorial no pueden ser de interés cultural para los jóvenes, e ir a escuchar a Isaac Rosa aún menos. Será cuestión de gustos, pero no estoy de acuerdo contigo en ese punto.

      En cualquier caso, lo que me parece es que una cosa no quita la otra, y que se puede afirmar que la oferta cultural de Ávila podría ser mejor, y también que hay actividades interesantes que sí que las tenemos, y no vamos.

  8. Ana Isabel Martín says:

    Buen artículo. Y buen tema para tratar. Yo puedo hablar desde la perspectiva de la Universidad, donde en estos cuatro años he descubierto una nueva especie bajo la denominación “generación ameba”. He hablado de ellos en mi blog hace unos cuantos meses y son precisamente estos que se quejan de que no hay nada (en el caso de mi universidad que “no hay prácticas” ni “actividades dirigidas a nuestra carrera”) pero basta que pongas una en marcha (tanto profesores como alumnos) para que la tiren y digan que, o bien no les interesa (es legítimo, quizá la temática no acaba de convencer) o no van porque se quedan en casa.
    He llegado a ver conferencias de gente buenísima en la que solo estuvieron unas 30 personas, pero luego se permiten el lujo de decir que “en la Facultad no se hace nada por la licenciatura”.
    En el caso de Ávila no puedo hablar mucho, ya que la visito poco y aquí me “excuso” diciendo que los domingos formo parte de esa avalancha que sale huyendo como si no hubiera mañana desde la estación de trenes.
    Aún así, existe muy poco interés en todo y creo que muchos de estos que tanto se quejan y poco participan deberían estar dentro de la organización de cualquier evento, charla o similar para que vieran el trabajo que cuesta… entonces, quizá lo valorarían un poco más.

  9. Guillermo B. says:

    Helena:

    Empiezo subrayando tu tuit, “… actividades INTERESANTES y gratuitas…”.

    Tenemos todos un curioso problema en la vida, y es que extrapolamos nuestros gustos particulares al estadio de universales. El apasionado de Warhammer se queda alucinado al constatar que el campeonato regional organizado en su ciudad apenas congrega a 4 o 5 espectadores que pasaban por allí, los forofos de Tomás Luis de Victoria se asombran al ver que un festival de altura no llega más allá del centenar de oyentes en el Officium Defunctorum, y los locos por el dadaísmo ven cómo su poeta clave no tiene más allá de unos cuantos jubilados entre los asistentes a su recital poético…
    El concepto de “interesante” es algo tremendamente subjetivo. No me considero un Luis Antonio de Villena, pero tampoco un ajeno a lo que se da en llamar “cultura”, y debo decir que las actividades que has citado a título de ejemplo no es que sea como para que abandone otras actividades o inactividades. Una actividad cultural no implica per sé el que uno renuncie a una buena siesta, o al placer de un libro junto al fuego, o a unas cañas con los amigos. La tele también es gratis, y no por ello tengo que ver todo lo que ponen.
    Te asombras de que al asistir a determinados actos seas con mucho de los más jóvenes, pero también podrías pensar si no eres una rara avis respecto a los de tu generación, de la misma forma en la que un octogenario en un concierto de Justin Bieber podría alucinar de lo jóvenes que son por lo general los demás asistentes.

    Hablas del rango de los 20 a los 40, y en esa franja, los que habitan el tramo inferior gastan sus esfuerzos y sus ardores en perseguir al contrario, no siempre de sexo, pero siempre en afecto. Y los que habitan el tramo superior tenemos niños, cosa que tranquilamente te ventilas con un “Y están los hijos de por medio, de acuerdo.” que me indica que no practicas, ya que si lo hicieras te darías cuenta de que en según qué edades los hijos representan el 110 o 120% del tiempo (cultural o no) de cualquier persona.
    Y lo anterior aplica a parados y ocupados, a guapos y a feos, a cirios y a troyanos.
    A los asistentes de edades superiores los lapidas con un “les aplaudo porque AÚN tienen interés por conocer”, como si el interés por conocer fuera algo juvenil, y loable sea el que perdure con los años… Ese aún es muy pero que muy ofensivo. Un error, que espero que el tiempo te corrija. Una persona con edad no es más que un joven con más años y experiencia, no un venido a menos en el recorrido vital, degenerado desde la Arcadia que representa la juventud. El que tiene inquietud por aprender la tiene a lo largo de su vida, y el que no, no la ganó con el acné. Y más bien llega una edad en la que el cuerpo ya no te agobia con hormonas (aunque el deseo no es que se desvanezca), y los hijos andan a su bola, por lo que el que siempre tuvo gusanillo por las cosas empieza a buscar algo más.

    En lo que te doy razón es en la falta de publicidad de los actos, las más veces clandestinos pero sin el componente de atractivo que eso suele conllevar. Lo cierto que en Ávila funcionan los ciclos más que los actos aislados, y el boca oreja es la mejor de las publicidades. Por ello quizás sea mejor gastar 10 en cinco actos de a dos que en uno por el total. Y que también venimos de una etapa donde programaban las Cajas, y estamos derivando a una donde se programa por doquier, con lo que ello conlleva de desorientación al principio.
    El concepto “gratis” también es curioso sociológicamente. Hay una cuadrilla (y no sólo de jubilados, aunque son los más) que acuden religiosamente a todo lo que sea gratis, da igual un recital de las maracas de Machín que de la guitarra de Hendrix. Pero en el momento en que se cobra, aunque sean 2 euros simbólicos, se filtra el público de una forma asombrosa. Y también existe un público que no acude al concierto de cinco euros, al considerarlo cochambroso (por mucho que tenga un nivel superlativo) pero se pavonea en el de los 35€ aunque le hayan metido un bodrio de lo que sea, como si la asistencia y el precio le diera pátina de cultura.

    En fin, que comparto con Alberto el que la escasa asistencia a los actos no es un problema local, pero por contra no creo que sea tanto problema del (in)asistente como del programador. Si la gente no va a ver la última película de Kieslowski, aclamada por la crítica, a lo mejor es que será formalmente una pasada, pero literalmente un coñazo (lo dice el que en sus años mozos se tragó la trilogía tricolor). Aunque quizás si se camufla en un ciclo de pelis más atractivas para el vulgo (integral de Esteso y Pajares, no sé), quizás se consiga hacer llegar el supuesto buen cine a las bocas de los asnos.

    Un abrazo, e indudablemente, al margen de la discrepancia, enhorabuena por un tema con mucho jugo.

    • ladyaccesibilidad says:

      guillermo, no hay mejor tiempo empleado y pagado, ya sea en ocio , cultura ó cualquier otro ámbito, que el entregrado a tus hijos 110 ,120, 150 ,200 % #palabrademadre (ellos te compensarán dejándote tirado cual colilla … uys perdón se me escapó! jajajaja )

      como siempre muy acertadas tus palabras, en mi caso siempre me entero a toro pasado, siempre llego tarde … lo cual me confirma que se habla sobre lo que ya ha pasado ,pero no se publicita con anterioriad como bien apuntabas , ó no se hace de una forma que llegue a la población, pero buscando el lado positivo, aunque yo no entro en el tramo de edad deseable de helena , comprendido entre 20 a 40, igual carece de interés mi opinión , pero busquemos que os movería a esa juventud acercarse a la cultura, a sus actos,eventos ó como lo querais etiquetar , en resumen por qué sacarian tiempo igual que lo hacen para ansiadas “casetas” #perdónporlamaldad

      pd, creo que sería recomendable también quitar barreras culturales , mentales ó sociales y hacer mas ACCESIBLE LA CULTURA , ya tenemos una preciosa #muralla en la cuidad para admirar y comtemplar:

  10. Pingback: Manuel Galán: Las calles de piedra (y II) « Los 4 palos

  11. Pingback: Latino » Blog Archive » Manuel Galán: Las calles de piedra (y II)

  12. Guillermo B. says:

    Hola, Helena

    A título de ejemplo, ayer, cientos de jóvenes en ese rango de edad que mentas, junto con otros muchos cientos otros (hasta alcanzar 1400) estuvieron/imos en el Lienzo Norte en el segundo concierto de la Sinfónica de Ávila. Llenazo hasta la bandera, lujo de programa y gloria de ejecución. Un acierto inversor de nuestro Ayuntamiento, un sobreesfuerzo maravilloso de Juventudes Musicales (ojo al nombre, que cuadra al artículo) y sobre todo, un milagro hecho realidad con el esfuerzo, ganas, profesionalidad y arte de 70 jóvenes entre 20 y 40 años, que quisieron enseñarnos dónde están y también dónde quieren llegar a estar.

    Mil gracias de corazón para con ellos, y una feliz noche hoy para todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: