Pesimismo

Pesimismo. Es la palabra que resume, desde mi punto de vista, la vida en esta ciudad. Somos pesimistas. No sé si por todo este tema de crisis o por mera naturaleza, aunque, de ser por naturaleza creo que la crisis lo agrava. La mayoría de los abulenses estamos en situaciones comprometidas. No hay trabajo para nadie, quienes lo tienen temen perderlo, en el mejor de los casos, otros directamente trabajan y no cobran.

La ciudad ve cómo, día tras día, varios comercios van echando el cierre de manera precipitada. Nos encontramos con tiendas, establecimientos históricos, que no son capaces de seguir adelante, que no tienen más remedio que echar el candado para no generar más pérdidas. La situación de la ciudad es crítica. Y lo malo que no hay muchas esperanzas de que vaya a cambiar… No hay gente joven en la ciudad, no están. Los que aún deben estudiar y pueden pagárselo se van fuera a hacerlo menos contadas excepciones. Nos estamos quedando como una ciudad ya no antigua, vieja. Vieja en edad, vieja en fuerzas y lejos de tener un ápice de vitalidad y de ganas para seguir adelante con todo este problema económico.

Pesimismo a cada esquina, hablas con cualquiera que te cruzas por la calle y no ven la luz al final de túnel, contrasta con los que un día la vieron pero comprobaron poco a poco cómo se les alejaba. Sin un plan concreto para estimular el empleo, con una tasa de paro altísima, con poca industria y descenso en las visitas turísticas… Así nadie, casi nadie, puede sobrevivir en una ciudad como Ávila que, si no se remedia, quedará, con suerte, como ciudad de jubilados y pisos vacíos por doquier.

No hace mucho tiempo, si no me equivoco fue en la tele local, veía una entrevista que le hacían al señor Alcalde de la ciudad, don Miguel Ángel García Nieto. Defendía en ella la necesaria construcción del famoso parking con el que llevamos a vueltas desde hace años. Ése que se quiere hacer en el Lienzo Norte de muralla y que ya se presupuestó dos veces en las partidas municipales de 2010 y 2011. Al no encontrar esa partida en los presupuestos de 2012 creí que ya habíamos conseguido olvidarnos de dicho despropósito pero volvió con la cantinela de estar esperando noticias de la UNESCO, que debe validar el proyecto para que se pueda llevar a cabo. No recuerdo muy bien la cifra pero creo recordar que la inversión estimada para esta infraestructura innecesaria superaba los 5 millones de euros. Creo, mi humilde opinión, que con ese dinero se pueden hacer pequeños proyectos la contratación de desempleados y ayudar a las familias abulenses que lo necesitan en detrimento de una obra sin la que hemos vivido hasta ahora. No es un hospital, ni un Centro de Día, no se trata de un servicio de primera necesidad… Es un maldito parking en el que podremos dormir calentitos, supongo, cuando definitivamente nos quedemos en la calle del todo…

Después nos echamos las manos a la cabeza cuando pedimos a todas las administraciones un plan de choque para la creación de empleo en ciudad y la provincia y nos dicen que nones… Visto que desde fuera no nos ayudan y nuestras peticiones reciben siempre la negativa como respuesta, creo que vale de pedir y de lamentarse y debemos ir nosotros mismos a solucionarnos los problemas y, si sois lectores de este blog de forma asidua, sabréis que no es la primera vez que digo esto…

Igual el olvidarnos de algunos asuntos menores, parking entre ellos, y el empezar a dedicar recursos con conocimiento, a la creación real de empleo consigue que el pesimismo, poco a poco , se torne en sentimientos, actitudes más positivas, que nos hagan mirar al futuro con esperanza. A veces no se trata sólo de querer a pesar de que inicialmente parezca que no se puede. A veces solo es cuestión de tener un poco de esperanza y de preocuparnos más de las personas y menos de los coches…

Pero no lo sé… Sólo pensaba en alto…

4 Responses to Pesimismo

  1. bymoya says:

    Vaya Don Juan Luis que le veo de verás preocupado y el caso es que hemos transformado la ciudad en una cosa tan bonita pata visitar y tan incomoda para vivir que ahora parece un belén y como las piernas van envejeciendo y los conductores tan denostados cada vez cuentan con menos aparcamiento de proximidad pues ejercemos de ciudadanos en otras calles más amigables para ejercer de consumidores y estas se van quedando desiertas con tanta restricción circulatoria desmedida, tanto ruido nocturno y tan pocos servicios con fácil aparcamiento, lo último ha sido suprimir sus buenos metros de zona verde en el paseo del Don Carmelo, para ensanchar aceras que luego se estrechan con mobiliarios imposibles de sortear. Un gasto inútil si nadie las recorre. Ese del lienzo norte es un disparate turístico más, que ahí, el abulense ni vive ni trabaja.

  2. Pingback: La vida en borrador | Trapseia

  3. ladyaccesibilidad says:

    tengo que alegar en mí defensa, que en mi caso el negativo me viene marcado ya del Rh… ¡niñooo ! ¡no me hagas esto, que me hundo xd !

    el otro día decía un amigo “se muere de éxito no de fracaso ” …. pues con eso me quedo, habrá que superarse … (^_¨)

    totalmente de acuerdo con bymoya ” una ciudad tan bonita para vistar, pero tan incómoda para vivir …”

  4. Guillermo B. says:

    De la RAE, pesimismo:

    1. m. Propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más desfavorable.
    2. m. Sistema filosófico que consiste en atribuir al universo la mayor imperfección posible.

    Me pregunto si Willy es pesimista en su acepción 1 o 2. Lo que está claro es que el pesimismo es una cualidad íntima, no social. Hace unos posts, un colaborador expresaba magníficamente como lo que pudiera ser desánimo laboral se torna de pronto en alegría y optimismo con la paternidad. Que Ávila esté en horas bajas (que objetivamente es algo innegable) no necesariamente ha de corresponderse con un pesimismo, precisamente la visión más optimista de la realidad es la que puede ayudar a una salida o solución.
    S
    Willy, sal a la calle, busca una rosa, quizás la última rosa del otoño, y tras embelesarte en su fragancia sube con ella al alto Espino, o anota en tu cartera la gracia de alguna rama verdecida. Tranquilo, que habrá otros milagros de la primavera, que bien puede parecernos tardía, ¡pero es tan bella y dulce cuando llega!…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: