El sonido Veneros

Cantar canciones de los 60 en casa  es sin duda una buena escuela musical. Es lo que hacía Sara Veneros con sus hermanos desde pequeñita. Su padre era músico de orquestas y  ella desde pequeña ya cantaba y escuchaba al calor del hogar a Atahualpa Yupanqui, Victor Jara, Silvio Rodriguez o Pablo Milanés. Al final la mecha prendió: a los 12 años se apuntó  al conservatorio a estudiar guitarra clásica. Confiesa que “en un principio quería ir a canto o a arpa, lo que pasa es que no había esa especialidad aún en el conservatorio de Avila. Ahora me alegro enormemente de haber estudiado guitarra”.

Sara Veneros es una de esas personas inquietas. Su camino formativo y vital le llevó a trabajar de actriz en Bululú Teatro y formó parte de un sexteto vocal a capela que se formó allí: “Los Morning Singers” . Estudió arte dramático.. en Madrid estuvo tres años entre La Platea y La Cuarta Pared mientras estaba de profesora de guitarra en escuelas municipales de música. Todo un periodo de aprendizaje que ha fructificado en unos modos artísticos muy propios. Nos lo chiva Luisao de Triolocría:

“Sara es peculiar porque tiene mucha sensibilidad -claramente femenina- y un estilo muy personal. En los últimos años ha cambiado algo su estilo de cantar y, para mi juicio el cambio es a mejor. Ahora canta de manera más natural me parece a mi, y eso se agradece y al final se nota”.

Piropos que se extienden en este post en su blog:

“…una que­ren­cia por nave­gar en regis­tros ale­ja­dos de lo clá­sico… regis­tros en los que quizá no tenga tanta expe­rien­cia y cono­ci­miento en com­pa­ra­ción con su for­ma­ción clá­sica, pero que se esfuerza en cono­cer y apren­der; y lo con­si­gue, vaya si lo con­si­gue”

Su música suena muy bien, muy elegante, muy escuchable. Es mejor que la descubran ustedes (spotify por ejemplo o pinchando en la foto adjunta) porque las etiquetas no suelen hacer justicia.

La necesidad de grabar el disco – nos cuenta Sara Veneros –  empieza a surgir a finales de 2011. Ya en abril de este año comenzaron a grabar en los estudios Grooveart y es Juan Pablo Toch quien se encarga de la producción ejecutiva (arreglos consensuados entre los dos, músicos, estudio, etc)

Para encontrar sus influencias le preguntamos por sus gustos. Y son amplios y variados. Tomen nota…nos confiesa Sara que le encanta “la música popular latinoamericana : brasil, argentina, cuba… también la música celta, el jazz clásico, étnica, el reggae, el pop, la música clásica desde el Renacimiento, pasando por el Barroco de Bach, clásico (Mozart) romanticismo, compositores españoles clásicos (Albéniz, Granados, Tárrega…)..”

Tampoco se deja la copla, el flamenco, los boleros, la salsa, el cabaret…y es que Veneros tiene claro que “toda la música tiene algo que ofrecernos y enseñarnos”.

Ha buscado “letras sencillas y sinceras que hablen desde el corazón”. Volvemos a echar mano de Luisao que nos asegura que “Sara siempre anda zascandileando con cosas musicales por aquí y por allá… siempre. Y cuando agarra la guitarra se nota que no es un mero ejercicio especulativo sobre el mástil… sabe muy bien lo que hace y es buena en lo que hace. Tener la carrera de guitarra no te garantiza el buen hacer… pero en su caso sí existe esa sensibilidad necesaria.”

Tiramos de videoteca para completar el artículo con “Para Despertar” canción número 5 de su primer disco. Suena así de bien

“Canciones que hablan de cosas que me han pasado en un proceso de vida y de crecimiento personal. Durante estos años de carrera he investigado por mundos espirituales y psicológicos, siempre he intentado mejorar como persona y he trasladado lo que estaba sintiendo en cada momento a mi música”

La teoría de Sara es que la carrera artística va unida a la carrera personal. Es un crecimiento paralelo de trabajo interior y de sanación. Es decir… música que suena a verdades sin artificios. Desnudez artística que además suena de rechupete y de la que podemos presumir  ¿Se hacen cosas buenas en Ávila?

“Pues en Ávila se están haciendo cosas muy buenas, sin ir más lejos, el disco de Luisao : Triolocría, me parece de una calidad increíble, en general todo lo que está produciendo Manuel Galán con Producciones Aguijón tiene una calidad buenísima, el mismo Manuel hace unas cosas fantásticas”

Sé que en este artículo estoy escribiendo poco y citando mucho pero es que la propia Sara nos lo hace fácil. Lo que dice tiene mucho sentido, garantía de que su música también la tiene. ¿Qué se puede añadir a esto?

“Si tu objetivo es disfrutar y hacer las cosas con amor y corazón y eres sincero, entonces es todo maravilloso, poco a poco, con el paso de los años, habrá un público que te escuche, considero que sólo el hecho de poder tocar y que haya gente que te vaya a ver es un privilegio y una suerte.”

El disco salió en octubre. Se puede escuchar y descargar gratis en Bandcamp y escuchar y comprar en Amazon, Itunes, Spotify y Grooveshark. Para formato físico existe la opción del correo. Es un disco de libre reproducción y copia bajo licencia de creative commons para que pueda llegar a todo el mundo

Mucha suerte a Sara Veneros…que por si fuera poco también tiene un programa de radio en una página argentina: www.elsotanorock.com.ar.

¡Ojalá todos nuestros paisanos fueran como ella! ¿no? Merece prestarle atención y que la descubran.

Historia de dos conventos

Se dice que, en los tiempos de la Castilla Imperial, cuando en el Imperio no se ponía el sol mientras los braceros se morían de hambre; una coplilla hablaba de sus riquezas: “Conventos de Castilla: Tordesillas, Madrigal y Las Gordillas”. Tampoco les voy a engañar, de la rima se pueden leer varias versiones, así que es posible que en cada localidad su convento fuese el más importante del orbe cristiano. Y es posible, incluso, que al hablar del convento de Madrigal no se refiriese a Extramuros, si no al Monasterio de Nuestra Señora de Gracia, en tiempos palacio de Juan II y lugar de nacimiento de Isabel de Castilla. Ya saben ustedes que esto de la historia es todo una nebulosa de confusión y equívocos: ciudades romanas construidas por alienígenas, guerras civiles que empezaron dos años antes de lo que se pensaba, la Atlántida…

Corramos un tupido velo sobre las dudas y supongamos que la rima era mundialmente conocida y que, en efecto, se refería a los ahora desgraciados Convento Agustino de Extramuros y al Convento de Santa María de Jesús, Las Gordillas. Pasando ante sus muros se puede comprobar que, como dijeron Karina y un tal Jorge Manrique, cualquier tiempo pasado parece mejor.

El Convento de Extramuros, fundado en el S. XIV, vivió su mejor época a finales del S. XVI cuando el Arzobispo de Toledo, Gaspar de Quiroga, ordenó reformar y ampliar el mismo en estilo herreriano, lo que, junto a sus grandes dimensiones, le valió, según se dice, la denominación de “El Escorial de Castilla”. Entre sus muros murió, en 1591, Fray Luis de León. Tras la desamortización, en el s. XIX, le sucedió lo que a muchos bienes eclesiásticos: comprado por un particular, utilizado en su mayor parte como silo y establo, fue degradándose poco a poco hasta que apenas quedaron restos de su vieja riqueza. Cuatro muros por allí, un claustro de sillería devorado por la vegetación, una portada amenazando ruina por acá, restos de un torreón al que era mejor no acercarse, una declaración de Bien de Interés Cultural que no acababa de arrancar. La situación era tan calamitosa y preocupante – y peligrosa para todo aquel que osara pasarse por allí – que un grupo de ciudadanos decidió movilizarse para luchar contra la ruina del convento. Las concentraciones y protestas, que se sucedieron durante varios años, tuvieron fruto y el monumento, hoy declarado, por fin, Bien de Interes de Cultural (BIC), fue consolidado por la Junta (160000€ costó la obra) y abierto en parte al público en Enero de este año.

Las Gordillas es otro cantar y, de momento, no se vislumbra un final feliz próximo. El céntrico convento abulense, fundado en el S. XV por María Dávila, esposa del tesorero de los Reyes Católicos y en segundas nupcias del virrey de Sicilia; estuvo ocupado por las Hermanas Clarisas hasta el año 1971. Solo han pasado cuatro décadas de ese momento, pero parece como si por los viejos muros del convento hubiesen transcurrido medio milenio, un par de tornados, tres epidemias de peste y un holocausto zombie. El estado de abandono es tal que, seguramente, si mirásemos detenidamente un muro durante unos minutos veríamos como se pudre ante nuestros ojos. Quizá exagero, es verdad, pero no demasiado. Las Gordillas vuelve a estar de actualidad ahora tras la denuncia de un particular – en otro tiempo Jefe de Servicio Territorial de Cultura. En su opinión, las obras que se han acometido para reparar el tejado de la Iglesia de Las Gordillas – única parte del convento que mal que bien ha sobrevivido al paso del tiempo – han dañado los restos del claustro anexo. Un despropósito más en la larga lista de despropósitos relacionados con el monumento. Hagamos memoria ¿Recuerdan ustedes el proyecto para convertir los restos del Convento en un Hotel de cinco estrellas y un cometa? Empezamos a oir hablar de él en el lejano 2004, vimos maqueta, nos vendieron lo resultón que iba a quedar todo, el respeto con el que se iban a realizar las obras, pasó por aquí el dueño de la cadena hotelera que lo iba a regentar, etc... Incluso se anunció varias veces el comienzo de las obras. Todo muy bonito, de dudosa legalidad, pero muy bonito. Tenía hasta un aparcamiento subterráneo.

De aquello ha llovido bastante. El proyecto se paró y sus propietarios – Emilio Manso y el Grupo El Pinar, si no me equivoco – se despreocuparon de los viejos muros. El convento ha sido víctima de agresiones y de expolios y los responsable políticos han, por decirlo finamente, escurrido el bulto. En Valladolid, se nos dice, consta la preocupación por la situación del Monumento. Loados sean los dioses. Preocupación que viene de lejos, porque ya nos consta que les constaba en 1999, cuando notificó a sus propietarios que de portarse mal los castigaría sin merienda. Y es que cuando las administraciones se ponen duras, es para echarse a temblar ¿Se acuerdan ustedes de La Viña?

¿Soluciones? Pues miren, después de tantos años de marear la perdiz, de desidia, de abandono y de dejadez, a mi me basta con que se cumpla la ley. Sí, ya sé que eso en España es como pedir peras al olmo, pero soy un idealista. Las Gordillas, al igual que extramuros, está declarado Bien de Interés Cultural y eso, según la Ley de Patrimonio (Ley 16/1985), obliga a sus propietarios a mantener, conservar y custodiar los bienes (Art 34.1) ¿Y qué pasa si los propietarios, como es el caso, se desentienden? Les copio el punto tercero de ese mismo artículo: “Cuando los propietarios o los titulares de derechos reales sobre bienes declarados de interés cultural o bienes incluidos en el inventario general no ejecuten las actuaciones exigidas en el cumplimiento de la obligación prevista en el apartado 1 de este artículo, la Administración competente, previo requerimiento a los interesados, podrá ordenar su ejecución subsidiaria.” ¿Y si todo eso no sirve? Artículo 34.4 “El incumplimiento de las obligaciones establecidas en el presente artículo será causa de interés social para la expropiación forzosa de los bienes declarados de interés cultural por la Administración competente” Expropiación forzosa y santas pascuas.

En resumen, que si los actuales propietarios no son capaces, o no quieren, garantizar la correcta custodia y conservación de los bienes, deberían ser desposeído de los mismos. Quizá va siendo hora de que, como hicieron los ciudadanos de Madrigal, empecemos a exigir a las administraciones que hagan su trabajo.

Como diría Amistades Peligrosas, voy de cita culta en cita culta, basta ya de tanta tontería.

“A mí el tamaño sí me importa”


Lo mío con este proyecto ha sido amor a primera vista. Lo encontré casi por casualidad buceando por “la internete” y, desde entonces, soy uno de sus fieles seguidores. Me refiero a Cláusula Inconclusa (@clausula_inc), una serie de micropoemas confeccionados a medias entre dos jóvenes candeledanos: Alberto Sesmero se encarga de los textos y Rodrigo Delgado de las imágenes y la música.

Tuve la ocasión de poder hablar con ellos en Cadena Ser de Ávila, en el espacio en el que participo cada viernes (muuuuy recomendable). Nos contaron cómo empezó todo esto y la forma en la que la elaboran sus píldoras de ingenio. Pinchen aquí para escucharlo.

Desde entonces, han tenido tiempo para poner en marcha una segunda serie de micropoemas. Buena señal. “La verdad es que en ningún momento nos planteamos que fuese a haber más de una tanda; de hecho, al principio ni siquiera nos planteábamos que hubiese una completa –señalan-. Como Cláusula Inconclusa nació casi por accidente, nos hemos ido dejando llevar hasta que terminamos la primera serie”.

Todavía les quedan “muchas ganas de seguir escribiendo y produciendo vídeos”, y es una noticia genial para sus seguidores. “De momento nos planteamos un total de 50 micropoemas divididos en tres series, aunque todavía es solo una idea”, me cuenta Alberto Sesmero.

Poco a poco se van dando a conocer. En Tribuna hablaron de ellos y me aseguran que muchas de sus visitas vienen a través de su nueva página de Facebook. “Lo que está claro es que lo hemos cogido con muchísimas ganas”, me dicen. Y yo espero que esa ilusión no se pase. Porque “el mejor remedio para la sopa boba es…”

Saber ganar

Ban ¡kia!

Sí, otra vez Bankia. Sí, Bankia huele, tienen razón. Y no es que la empresa que limpia las oficinas se haya declarado en huelga, o que el éxito de la televisiva Isabel haya animado a los trabajadores de la entidad a no lavarse hasta tomar Granada.

Si usted es lector habitual de este espacio, puede ahorrarse las líneas que vienen a continuación. Se lo digo en serio, de verdad. Ni le vamos a poner falta, ni se lo vamos a echar en cara en un futuro. Aquí hoy no va a leer nada nuevo, ni aspiramos a sacarle una sonrisa, ni la lectura va a ser entretenida. Si le apetece, como mucho, pasesé por los comentarios. Quizá alguien haya dicho algo gracioso o inteligente que merezca la pena ser leído. Si tiene curiosidad, el tema le da rabia, o no tiene nada mejor que hacer, siga leyendo, pero bajo su responsabilidad. Si sufre algún tipo de lesión cerebral, se desploma sobre el teclado y muere al atragantarse con una tecla, nosotros no queremos saber nada.

Como sabrán, cual rabo de largartija amputado, Caja de Ávila sigue coleando. El pasado lunes, el presidente de la Diputación, Agustín González declaró en la Audiencia Nacional en calidad de imputado y ayer mismo lo hacía el exministro y exalcalde de Ávila Ángel Acebes. Por desgracia, ninguno de los dos testimonios aportó nada nuevo. El primero, como otros muchos de los que han pasado ya ante el juez, hizo un Poncio Pilatos amparándose en que carecía de formación financiera, definió la situación de la entidad como de “absoluta normalidad” y afirmó que las cuentas de la entidad eran correctas ¿Cuáles? ¿Las que hablaban de  beneficios millonarios o las que afirmaban que tenía pérdidas mil millonarias? Pues ambas, qué cosas preguntan ustedes. ¿Y cómo puede ser eso? Misterios de la ingeniería financiera reservados para iniciados en Alquimia y Hechicería. Bueno, a esos y a los maestros de primaria sin conocimientos financieros que cobraban como si tuviesen un par de MBA.

El exalcalde Ángel Acebes tampoco ha aportado mucho. Él estaba allí, sí, pero poco tiempo. Casi no había llegado y ya se estaba marchando. No había ni desembalado el cactus para ponerlo sobre el ordenador cuando ya estaba camino de Iberdrola. Tanto es así que, según su abogado, la imputación le ha caído de rondón. ¿Qué cómo se pueden cobrar 180000 por no hacer nada y no enterarse de nada? Eso me pregunto yo también.

Mientras esto sucedía en la capital del reino, en la amurallada capital de Carpetovettonia, el oscuro futuro de la Obra Social tomaba forma. Como ya se sabía y comentamos por aquí en su día, tras la nacionalización de BFA-Bankia, la única salida para la Caja local era su conversión en Fundación y su lenta muerte a medida que se le acabasen los fondos. Ahorrillos que, si los mayas no aciertan, duraran un mínimo 9 años – año arriba, año abajo – tras despedir, eso sí, al 50% de la plantilla actual. El presupuesto anual durante esos años será de unos 3 millones y medio de reales de vellón europeos. ¿Se acuerdan cuando en 2010 el presupuesto de la Obra Social era de casi 13 millones de euros? O tempora, o mores! que diría Marco Tulio – el tío Cicerón para los amigos.

Pero no todo iban a ser malas noticias, leñe. ¡Arriba esos glúteos! Espinosa, el director general de la Caja, ha decidido renunciar a la indemnización de 400.000 euros que le debía la entidad. ¡Otros dos meses de vida para la fundación resultante de la defunción de Caja de Ávila!

¿Que se acabará antes: la crisis o la Fundación de Caja de Ávila? Hagan sus apuestas, homínidos.

PS:- Para los que se hayan quedado con ganas de más… ¡La recopilación definitiva de post dedicados a Bankia-Caja de Ávila. ¡Y no son pocos!

20/07/2011.- Adiós Caja de Ávila, hola Bankia

9/05/2012.- Bankia está enladrillada ¿Goirigolzarri la desenladrillará?

18/05/2012 El cuento de un gran cuento (perdices intervenidas)

30/05/2012.- Bankia patrocina este crater humeante.

3/06/2012.- Supermassive Bankia Hole

4/07/2012.- Pasa el marrón (marrón Bankia) a otro

15/10/2012.- Lo nuestro es puro teatro

Y de regalo, el permiso de residen… no, perdón, eso es en otro lado. Y de regalo, los enlaces a los tres estupendos post de HalónDisparado sobre el funcionamiento de la cosa cajera. Ay, quién maneja mi caja (Partes IIIIII)

Pesadilla de la Cabalgata de Reyes (por Chuchi García)

Abrimos de nuevo el capítulo de colaboraciones. Esta vez es Chuchi García quien nos ha hecho llegar un texto para que publiquemos en el que nos habla de la Cabalgata de Reyes. Chuchi García se dedica desde hace más de 30 años a ser abulense, una labor que compagina con la informática y comprar en Mercadona, según nos cuenta él mismo. Si tú también quieres hacernos llegar algo para que lo compartamos por ti no te olvides de pasar por aquí, te contamos cómo.

Pesadilla de la Cabalgata de Reyes (por Chuchi García)

Pongamos las cosas claras: no hay cosa más fea en esta ciudad nuestra que se llama Ávila que la Cabalgata de Reyes. Y miren que uno puede ser generoso y en vez de llamarlo cutre decir que es kistch, esa palabra que trasciende lo hortera para hallar una extraña belleza en lo que no lo tiene. Pues no. Seamos sinceros; si la monarquía que viene de oriente es esta qué viva el petrodolar, la dictadura saudí y los camellos en chándal que aparecen en Callejeros pero que sus mágicas majestades no pisen nuestras calles. Un favor para nosotros y para ellos, que de pasarles cualquier cosa no tendrían tarjeta sanitaria.

Si todos tenemos un niño interior les puedo asegurar que el mio al ver semejante desfile de mamarrachadas, de cutrerio manufacturado, al señor con la cara pintada de betún… llora a moco tendido, inconsolable ante semejante espectáculo que va desde lo grotesco a lo triste. No sé donde cultivan algunos la ilusión pero por las cosas que le hacen a mi niño interior debiera actuar de oficio el Defensor del Menor, y la misma UNICEF movilizar a los cascos azules para tomar la ciudad tras un bombardeo preventivo de la OTAN (que ya de paso remodele el edificio de Moneo en El Grande. No hay mal que por bien no venga).

Todo esto viene por una extraña polémica entre la concejala de IU, Sara Doval, y nuestro concejal de fiestas, Miguel Ángel Abad (quien cambió lo de la concejalía de empleo por esta que es más colorida y mucho mejor para él quitarse semejante mochuelo de encima) a cuenta del programa festivo navideño.

Abad acusa a Doval de querer cepillarse la cabalgata. Esta le responde que no, que eso no es lo que se ha dicho en la comisión para estos menesteres y que además tanto a ella como a su familia les gusta mucho. A todo esto, Manuela Prieto, concejala socialista en el Ayuntamiento, nos desvela lo que cuesta semejante horror:

  • 13.000 en el vestuario de la cabalgata
  • 15.000 euros en el alquiler de las carrozas
  • 7.500 en la animación del desfile

Aquí es donde se me ilumina un WTF! bien grande, encima de mi cabeza, que además brilla en tonos de neón. Muy navideño todo. Como en una versión postindustrial de la estrella que guía hacia Belén o el luminoso de El Plaza en las Hervencias.

Si con ese buen dinero no son capaces que hacer algo mejor que semejante parada de los monstruos únicamente puedo dedicarme a pensar en alguien a quien dar una patada voladora que desprenda su cabeza del tronco. Encontrando a varios lo suyo sería poder clavar las cabezas en picas y proceder, ahora sí, a encabezar una Cabalgata de Reyes que guste tanto a niños como a  aquellos seguidores del cine de Tim Burton. Quién sabe, igual así aprenden.

Por cierto, lo de las comisiones deben de servir de bien poco pues antes de celebrarse la comisión de festejos se anunció ante los medios el programa para estas navidades. Les presto mi WTF! luminoso cuando quieran o comprense uno que lo amortizan enseguida.

La vida en borrador (plagio)

El título no es mío. Es del señor Negro y de su blog Trapseia. No es el tema de su post, pero, nada más verlo, me dio la sensación de que estas cuatro palabras eran capaces de reflejar la situación que atraviesa toda una generación.

Vidas paradas, proyectos en pause, opositores sin oposición, parejas que esperan mejores tiempos para poder vivir juntos o, quien sabe, tener un chaval. Cambiar eso de “un día de estos encontrarás trabajo de la tuyo” por “ un día de esto encontrarás trabajo”, a secas. Ya escampará, ¿no? Tú tranquil@ Y un beso. Pero nunca escampa al gusto de todos, así que van pasando los años… y la vida continúa en borrador, programada para más adelante.

Beatrizolandia se refiere a los periodistas para hablar de algunos “momentos sonrojantes” que pueden ser más comunes de lo que muchos creen (y en todo tipo de profesiones). Hablamos de “no tener dinero para tomarse una caña con los amigos, abrir la nevera y que parezca el desierto del Sáhara o dormir con cuatro mantas a condición de no encender la calefacción”. Y vuelvo a mencionar a Mister Black (al final me denuncia por plagio) y sus 15 grados: “Y seguir echando quinielas, tener fe en la Once o generar una idea genial que nos saque de los números rojos. Mientras tanto será mejor no enchufar la calefacción más de lo justo. No vayáis a vivir por encima de vuestras posibilidades”.

Más testimonios desoladores, que hoy estoy pesimístico. “Mi mayor sueño… no sé cual mi mayor sueño”, “estoy cansada”… son solo algunas de las frases de los protagonistas de ‘Generación Perdida’, un programa de Documentos TV tan triste como esperanzador (quizás ni una cosa ni la otra).

Una tragedia más y lo dejo. Escuché en Hora 25 el testimonio de Cristina Fallaras, “periodista, escritora y desahuciada”. No ha dejado nunca de luchar y, sin embargo, se encuentra en una situación límite difícil de entender. Un largo camino cuesta abajo que deja claro que “uno no se tira de la ventana de un día para otro”.

Y ya me callo, ya.

Som i Serem

Madrit ens roba.

Ya sabéis cómo es esto. Empieza uno sintiendo la flecha del amor, redescubre América y acaba subido a un púlpito.  Es por ello que nuestros queridos representantes, sabedores de lo que nos gusta montar porras electorales en Los 4 Palos, han decidido llamar de nuevo a las urnas. Lugar de la misión: Cataluña.

Y esta bitácora no podía faltar a la cita. El verraco se pone la barretina. Os mandamos de nuevo a LA PORRA.

per Joan Antoni el Petit

Nuestras reglas son las tradicionales. Copio y pego de anteriores aventuras…

¿Jugamos? Diputados electos en las elecciones catalanas del domingo 25. Gana, por supuesto, el que más se acerque al resultado final (y en caso de empate Guillermo nos hará de asesor estadístico de urgencia). Y para darle aún más emoción, y demostrar que los lectores de este blog son sabios cual demonios cananeos, os animamos a participar también en la porra que organizan en Politikon.es.  Allí tenéis la composición actual del Parlament. Os recomendamos también “Electrómetro” con posts como éste.

Ya sabéis: si gustáis, os dais una vuelta por allí, votáis, nosotros lo haremos, y nos pasáis vuestro pronóstico a los comentarios de esta entrada.

PS.- Como suponéis, aquí no regalamos nada. Pero en Politikon si dan cosas a los que ganan. A ver si alguno de vosotros tiene suerte.

Qué idea! (Ma quale idea)

Con cien piquetes por banda, disturbio en popa, a toda vela…

Y tras tomar el Lienzo Norte, las hordas comunistas, de avaricia implacable, se encaminaron al Palacio de Invierno…

Ironizábamos el miércoles por la mañana en tuiter sobre el impacto de la huelga en la ciudad y, con ese pesimismo del que nos hablaba ayer Juan Luis, comentábamos que en Ávila últimamente, con la crisis, el paro, los locales cerrados y el carácter sobrio y hogareño de los abulenses; cuesta distinguir un día laborable de un festivo, de una huelga o de un holocausto nuclear. No vivo en la ciudad, así que solo hablo de oídas – familiares, amigos, medios de comunicación, experiencias pasadas – pero no creo que me equivoque si digo que la huelga pasó sin pena ni gloria por la vida de los abulenses. Ni barricadas, ni contenedores ardiendo, ni pillajes… Y menos mal, porque si quitar cuatro carteles y dos pintadas nos va a costar 50.000€, si a los malvados sindicalistas les da por quemar un contenedor a lo mejor tenemos que vender las córneas de nuestros primogénitos para pagar la factura.

De todas formas, seamos sinceros, no podíamos esperar otra cosa. En una ciudad como Ávila – pequeña, conservadora, sin una industria potente y sin apenas peso a nivel nacional – en estos tiempos que corren, pensar que una huelga va a tener un gran impacto o que va a paralizar la ciudad es una quimera que supongo no estaba en la cabeza de nadie, ni de los convocantes, ni de las autoridades. Y que no se malinterprete esto como una crítica hacia la ciudad o sus habitantes – esto es lo que se ha vivido en la gran mayoría del país – o como una excusa para los convocantes. Una huelga general como la convocada, hoy por hoy, solo va a tener un impacto real en determinados entornos – grandes ciudades, núcleos industriales, sectores concretos, sedes de la administración – y una utilidad, como instrumento de lucha o reivindicación, limitada.

Es cierto que muchas de las condiciones laborales y sociales que ahora mismo disfrutamos se las debemos a las movilizaciones, en muchos casos a las huelgas, llevadas a cabo por los que nos precedieron: jornadas laborales de ocho horas, vacaciones retribuidas, el descanso semanal o la preocupación por la seguridad de los trabajadores en sus puestos de trabajo. Y no fue sencillo. Pero los tiempos han cambiado: han cambiado los centros de trabajo, la relación entre los trabajadores y sus empleadores, la estructura social, económica y política, la globalización, etc. Y a todo esto, que podríamos aplicar a todo el mundo occidental, sumenle las condiciones particulares de nuestro país: unos sindicatos convocantes sometidos durante años a una campaña de descrédito en muchos casos completamente absurda (Rolex, mariscadas, etc), a la que suicidamente parecían querer contribuir con errores de infantil; el principal partido de la oposición, la alternativa de gobierno de centro-izquierda, aún presa de sus errores tras pasar por el gobierno y hundido electoralmente; trabajadores atemorizados que no necesitan que el jefe les coaccione para saber que su puesto peligra si secunda la huelga y que solo tienen miran a su alrededor – sillas vacías, seis millones de parados, una reforma laboral y una recesión que no se va a acabar pronto – para notar la soga en el cuello

Pero que la huelga no haya sido un éxito arrollador, que las calles no hayan amanecido vacías o llenas de barricadas, no quiere decir que no exista un profundo descontento entre la ciudadania. El gobierno se equivoca si interpreta el escaso seguimiento de la huelga como un refrendo a sus medidas y las multitudinarias manifestaciones de esa misma tarde son el reflejo de ese hastío. El paro no deja de crecer, los recortes se multiplican, los impuestos se suben “temporalmente” para, en teoría, mantener unos servicios que finalmente se suprimen mientras los impuestos siguen subiendo. Las soluciones se posponen mientras se parchean como se puede los andamios del sistema y la salida de la crisis siempre será el año que viene o el siguiente. Los brotes verdes se secaron, pero ahora se ven signos positivos en las tablas de excel que, tarde o temprano, llegarán a la economía real. La culpa de todo es de la herencia, si fueseis a trabajar con ese dinero parábamos los desahucios y si hacéis huelga destruis la marca España y llora el niño Jesús. Y mientras, en una esquina, las perdices vomitando de tanto dar vueltas.

La sagrada austeridad, el bálsamo de Fierabrás, no funciona, y Grecia y Portugal, con caídas del PIB que asustan ( -7,2% y -3,4% respectivamente), son un oscuro presagio de lo que nos espera si nos obligan a continuar su senda. La austeridad expansiva y la destrucción constructiva. La obsesión con el déficit y con la deuda solo está provocando paro, más déficit y más deuda. España no va a cumplir con sus objetivos de déficit, ni este año ni el que viene, y mientras en EEUU los políticos se reúnen para evitar un ajuste fiscal de 4 puntos del PIB, lo que conduciría al país a la recesión y a la destrucción de cientos de miles de puestos de trabajo, aquí se nos receta un ajuste similar para el año próximo porque, como sabemos gracias a los argumentarios de economía para tontos que salen de Moncloa, el Estado es una familia y el pater familiaes anda escaso de efectivo.

El invierno se nos va a hacer largo.

PS.- El Delegado del Gobierno en Castilla y León ha enviado una carta a los funcionarios que no hicieron huelga para agradecerles el esfuerzo que hacen en favor de los ciudadanos. Ya sabéis, los funcionarios vagos son los que hicieron huelga. ¡Al fin les hemos pillado!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.164 seguidores

%d personas les gusta esto: