pryx365: ¡Pasen e imaginen!

La mirada del detalle. La mínima expresión de lo visual. Un pistoletazo de salida para partir de lo concreto y llegar al todo, un todo subjetivo que cada uno llevamos dentro. Comento con otra persona la foto de las manos que conforma el cartel de la exposición. Y coincidimos a la hora de ver lo que la imagen esconde. Ambos completamos lo que falta y dibujamos ante nosotros a una señora mayor, vestida de riguroso luto, quizás entretenida en ver pasar la vida desde la puerta de su casa.

La exposición pryx365 (ya abordó el proyecto Juan Luis en este mismo blog) exige ese ejercicio de inspiración durante todo su recorrido. Quizás porque el arte de Javier Calvo y Raúl Pindado invita a la imaginación. Los que quieran comprobarlo, podrán hacerlo hasta el 16 de noviembre en la segunda planta del Palacio de los Verdugo.

Estos dos abulenses se lo están currando, de eso no hay duda. No les valió con hacer una foto cada día de 2011, ahora se han empeñado en dar a conocer el resultado (o, al menos, una parte) por estos mundos de dios. La muestra, compuesta por 48 fotos (dos por mes y autor), ya ha recorrido los municipios salmantinos de Hinojosa del Duero y Ciudad Rodrigo. Y ahora llega a la casa de los artistas.

Pasen y vean. E imaginen, atrévanse a imaginar. Y antes de abandonar la sala, no se olviden de echar un vistazo en el espejo de la última foto. Búsquense en su reflejo y no tengan miedo en verse hechos añicos, rotos por fuera y por dentro. Esa es la función, dicen, del buen arte.

¡Ay, Manolete! (y II)

La comunicación es esencial para la política. Cambiar un voto cuesta mucho, perderlo cuesta muy poco. Seguro que alguno aquí me diría que los partidos no son dueños de los votos. El voto es del ciudadano y no del PP o del PSOE. Ya. Pero si mi tía Herminia la de Duruelo ha votado toda su vida al Partido Duruelista hacerle cambiar esa idea es tarea titánica. Hay otros votantes que fluctuan más, ya lo sé. Se supone que el partido que ocupa el centro político tiene las de ganar. Esto ya fue debatido más o menos hace unos días aquí por Iñaki, Guillermo y Alberto. Pero no me quiero detener ahí. Quiero detenerme en que hay partidos a los que puedes coger tirria por sus errores o estereotipos más que por su ideología. Y ahí vuelvo a lo de la comunicación

La gente no es tan tonta como podemos pensar aunque muchas veces pensamos que hay gente que no merece el voto. Los espectadores de Sálvame, por ejemplo. Los participantes de Gandia Shore. Ya saben. Pero mal hacen algunos dirigentes o simpatizantes cuando le echan la culpa al empedrado. “No gano porque no salgo en los medios”. “Es que tienen el aparato del estado” “Tienen a los medios comprados”. Sin duda es un handicap, pero no lo es todo.

En nuestro caso, el PSOE es un buen ejemplo. Si no ganan desde hace centurias en esta tierra es porque nunca se lo han merecido. La falta de ideas, la repetición de caras, la ausencia de mensajes ha rozado muchas veces lo patético. Por eso me resultó tan positiva la llegada de Upyd. Con reservas.

By Alber

Yo siempre fui más de la idea primera de Ciudadanos. Cuando llegaron los magentas y no se pusieron de acuerdo (por lo que fuera) para hacer fuerza…se llevaron ahí mis ilusiones. UpyD no puede ser alternativa seria cuando es inexistente en Cataluña, espejismo en Galicia, casi irrelevante en País Vasco.

En Ávila y en CyL, con un PP amodorrado en el poder y un PSOE aletargado y lleno de moscas, era necesaria una tercera alternativa. Existe también IU – o la UPL – pero hablo de algo intermedio.

Upyd va camino en la capital de ser segunda fuerza. Hacen cosas bien y el PSOE muchas cosas mal. Me alegraré de ello. Pero este partido pinchará a medio plazo si no gira a un trabajo más ambicioso.

No pintan nada en CyL. No hay una voz autorizada a nivel regional. ¿Quién lidera Upyd en Cyl? ¿Qué opinan de temas centrales de la Comunidad? ¿Por qué nunca tiene relevancia su postura ante determinados temas? Y no me vale que se diga que es porque no tienen representación en las cortes, no salen en los medios u otra excusas. Haciendo lo que han hecho hasta ahora nunca la tendrán. No se les ve alternativa de nada.

No puede dejar UpyD que su imagen en la Comunidad sea la de sus twitteros o blogueros más conocidos. Hay algunos que son brillantes pero hay otros que con su carné de afiliado por delante sueltan doctrina sin tener mucha idea. La comunicación de un partido no puede ser lo que tuitee y retuitee un tecleador compulsivo.

Si no salen en tv y tienen poco espacio en la prensa, o empiezan a hacer trabajo de bar en bar y de pueblo en pueblo o ya pueden ir apuntando por dónde se les están escapando simpatías. Avila y CyL necesitan una oposición que diga algo y aquí se dice poco.

Acabo. Herrera es un gran político. Como verán no he venido hoy a hacer amigos aquí. Pero es lo que pienso. Es nuestro Feijoo y tendría mayor relevancia nacional si la comunidad pintara algo. Pero no pintamos nada, ya saben. Si el PP de Cyl gana elecciones es porque hay cosas que hace muy bien. O aquí en Avila también, Antolín hace cosas bien, buen trabajo de partido. La culpa no es del empedrado de la ronda, amigos de la oposición

Herrera es un gran político, aunque a mi también me divierta su “alter ego” en twitter. No necesita invento 2.0 porque se merienda a la oposición y también a los suyos que se salen de tiesto. Gusta más o menos pero es un tipo cabal. Sabe estar donde hace falta para ganar. Sabe hacer movimientos de política con los que salir airoso.

Incluso sale con vida del desastre de comunicación de algunos que tiene cerca y que necesitan rápidamente un curso de comunicación politica del siglo XXI. Juanvi es un líder de categoría tras su aspecto bonachón. Le sobra calidad para ganar en esta comunidad. Ganaría todas las veces que se presentara porque no hay nadie enfrente de su enjundia. Ni líder ni mucho menos equipos.

¿Ven donde quiero llegar? Twitter no es España pero hace daño. O dicho de otro modo…puede ayudar a crecer a quien quiera ser alternativa aunque la política se juegue en muchas esquinas. A día de hoy…todo seguiría igual.

¡Ay, Manolete! (I)

El otro día hubo pleno del Ayuntamiento. Les imagino convenientemente informados del tema gracias a los medios de comunicación.

Vale, miento. Rara vez un pleno es bien resumido en los medios. Lo sé porque llevo años escribiendo sobre ellos en radio y televisión. Sale lo justo, la frase esencial, el momento de cierto punch, la polémica. Y eso donde hay cierta libertad y espacio. En otros lados saldrán 3 líneas, 20 celestiales segundos del mandatario de turno y a seguir.

Y es una pena, la verdad. El informativo dura 20 minutos y al pleno se le dedica minuto y medio en la tv, 3-4 minutos en la radio (hablo en líneas generales). No se abarca lo dicho.

Principalmente la culpa es de los propios plenos. Se llevan mociones sin sentido muchas veces, de debate nacional, se pierde el tiempo en discusiones eternas que no van a ninguna parte. Si ves un pleno te dan ganas de dejar de votar en las siguientes elecciones. Para ser justo diré que siempre hay un político o dos que destacan, que tienen buen verbo y ennoblecen la profesión. Aunque las sesiones suelan ser la apoteosis del tedio he de confesar que disfruto viendo plenos. Y te enteras de lo que pasa en tu ciudad, así es generalmente.

Foto de @rougeaddict (instagram)

Pero no lo intenten por Twitter. Es loable que nuestros partidos municipales murallitiles hayan decidido dar un paso adelante en el 2.0 y retransmitan los plenos, pero como resumen lo hacen de forma bastante mejorable. Bien el PP dentro de su estilo, algo plastas en UpyD – aunque confirman que son la verdadera oposición -, mejorable por insuficiente y flojo en IU, total y absoluta desaparición del PSOE. “Rechazan la moción” podría decir un tweet de cualquiera de los anteriores. ¿Moción de qué? ¿Moción de quién?

Y ese es el mal menor. Peor que la retransmisión es el día a día 2.0 de algunos políticos. A algunos les habrá picado la curiosidad y a otros les habrán dicho que es bueno que se abran su Twitter. Pero no todo vale. Y no es un problema solo de Ávila. ¿Hay algo más ridículo que el Twitter de Rajoy? Es una chufla indecente. Hay que conocer las reglas mínimas del medio. O al menos las reglas ortográficas mínimas…que de eso también sufren nuestras retinas con algunos representantes.

Voy concluyendo. Ni Herrera ni Rosa Diez ni Zapatero usan este medio, son o han sido líderes y eso no les ha restado votos. Twitter no lo es todo y con mal uso te restará más de lo que te dará.

Amigos políticos: más importante que tener twitter es saber usarlo.

[Por no extenderme más y si les parece... mañana continúo con la reflexión.]

Seta va la pinza

¿La segunda nota de suicidio más larga de la Historia?

Estamos en 1983. En la radio, en una de aquellas radios enormes con casete que aún se conservan en algunas casas, suenan Loquillo, Alaska, Kaka de Luxe y Los Burros. En televisión, Remedios Amaya hace el ridículo en Eurovisión mientras en Estados Unidos se estrenan las aventuras de unos tipos del ejército a bordo de una furgoneta negra con una línea roja. Imanol Arias es el actor del momento con la serie Anillos de Oro, Mercedes Milá aún no ha enseñado las tetas y el culo en televisión y el Un, dos, tres… lo presenta Mayra Gómez Kemp.

En España, después de muchos años, gobiernan los rojos y, lo que es aún peor, el presidente y el vicepresidente son andaluces. Un tipo con bigote, buenos contactos y prometedor futuro es diputado por Ávila y, a mediados de año, un tipo con barba es elegido presidente de la Diputación de Pontevedra. En Estados Unidos gobierna un republicano que en una vida anterior había sido un actor de tendencia demócrata. En Alemania, el hombre que reunificará el país tras la caída del Muro de Berlín acababa de llegar a la Cancillería, en Francia un socialista ocupaba el Palacio del Elíseo y en el Reino Unido una mujer era Primer Ministro ¿Una mujer? Sí, y qué mujer: La Dama de Hierro, Margaret Thatcher.

Casualmente, en aquel 1983 la primera ministra británica se presentaba a la reelección. Su primera legislatura no había sido precisamente un camino de rosas y la economía británica, un valle de lágrimas desde los 70, solo empezó a dar señales de vida a lo largo de 1982. Solo la absurda invasión por parte de Argentina de las Malvinas dió alas al gobierno conservador británico. Bueno, las Malvinas y el Partido Laborista.

El Partido Laborista, liderado en ese momento por Michael Foot, empujado por los líderes de los sindicatos y por la radicalización de las bases, llevaba girando a la izquierda desde 1980, dejándose por el camino a los líderes más moderados del partido, fundadores en 1981 del Partido Socialdemócrata. Para completar el giro, los laboristas se presentarion a aquellas elecciones de 1983 con un programa con el lema “Una nueva esperanza para Gran Bretaña” que proponía, entre otras cosas, la abolición de la Cámara de los Lores, la nacionalización de las grandes empresas, desarme nuclear unilateral, aumento de los impuestos, intervención estatal de la economía. El hostión, con perdón, en las elecciones fue monumental y los laboristas cosecharon su peor resultado desde 1918. Aquel manifiesto fue calificado por un diputado laborista como “la nota de suicidio más larga de la historia”.

Volvamos al presente. Año 2012, camino del quinto año triunfal de la crisis. El señor de las barbas al que dejamos de presidente de una Diputación gallega es presidente del Gobierno de la Nación gracias a la crisis y a la calamitosa gestión económica del anterior gobierno socialista. El PSOE, en la oposición tras comprobar que si caes con fuerza no hay suelo que te pare, no levanta cabeza y camina sin rumbo, desesperado. ¿Todo el PSOE? No, en una región situada a la izquierda de Madrid según miras en Google Maps – si mirás en un mapa de esos de Apple está, más o menos, entre Manchuria y Central Park – los socialistas ya han fijado un nuevo rumbo y han desplegado las velas para surcar los mares.

Villarrubia se llama el capitán del navio progresista – no se sabe ni nao, goleta, chalupa o patera – y el rumbo fijado es la llamada “oposición útil”. Para asegurarlo, el capitán acaba de firmar con el gobierno de la Junta un Plan de Empleo Joven y otro local, financiados, al parecer, con dinero de una donación/herencia – este asunto es confuso y sorprendentemente nadie parece dispuesto a aclararlo – llegado desde el extranjero. Entre la tripulación de la nave progresista el pacto no ha sentado bien, aunque el capitán se ha apresurado a negarlo. Se acusa a Villarrubia de haber llevado la negociación del pacto de espaldas a la ejecutiva, de atar al partido de pies y manos en su labor de oposición al gobierno regional – oposición que no encabeza él – y de actuar teniendo más en cuenta sus intereses personales – lograr una foto que le permita afianzarse al frente de los socialistas – que los de su partido.

El Pacto firmado por el Presidente de la Junta y por el líder socialista hace referencia a muchos temas – sector público empresarial, Consejo de la Juventud, ordenación territorial,etc – y no pasa de ser, en la mayoría de los casos, una vacía declaración de intenciones cercana a lo que viene diciendo la Junta desde hace tiempo, llena de generalidades a expensas de futuras negociaciones y foros multilaterales. Pero ¿a quién beneficia más este pacto? ¿A Villarrubia o a Herrera? ¿Al PSOE o al PP? Sí, ya sé que los teóricos beneficiarios deberían ser los castellanoleoneses, pero ya digo que, de momento, el pacto no va más allá de la foto. ¿Qué ha aportado el PSOE al pacto? ¿Ha obligado a la Junta a que los folios fuesen de papel reciclado y el bolígrafo de comercio justo?

Cuando más arrecian las críticas al bipartidismo, a la partitocracia y al #PPSOE; cuando más alejado parece el PSOE de sus votantes, cuando más parece necesitar un mensaje claro y propio, ¿una foto estrechando la mano al líder del PP es el mensaje que quieren transmitir los socialistas? ¿Es esta la política que esperan los votantes y las bases del PSOE? En las últimas elecciones autonómicas, el PSOE de Castilla y León, liderado todavía por Oscar López, se quedó a 22 puntos del PP, resultado solo comparable al desastre que cosechó en 1995. ¿Esta oposición tranquila y de pactos vacíos va a reducir o a incrementar esa diferencia de 22 puntos? Esta misma mañana, en la Cadena SER, el líder del PSOE ha dicho que es necesario que los ciudadanos sepan que hay alternativas y que hay otras formas de gobernar ¿Es esta la alternativa que busca Rubalcaba para evitar que el PSOE siga el sendero recorrido por el PASOK griego? A juzgar por los últimos resultados electorales, no parece.

¿Veremos un pacto por el empleo y la felicidad entre Rajoy-Rubalcaba? ¿O un pacto a dos entre el Alcalde García Nieto y quien quiera que sea el líder del PSOE en el Ayuntamiento de Ávila? Quizá todo forme parte del plan de Rubalcaba, un tipo taimado y maquiavélico según los cronistas, y tras las destrucción del PSOE venga su resurrección, cual ave fénix con una rosa en el pico, pero tiene pinta de que la cosa no va a ser así, que no simula estar perdido y que tras la oscuridad y la falta de ideas solo hay oscuridad y falta de ideas. El PSOE ahora mismo no es ni oposición, ni alternativa. Hay muchas formas de morir, es verdad, quizá Rubalcaba y Villarrubia – y tantos otros – simplemente estén acelerando el tránsito del enfermo para ahorrarle sufrimiento.

Los socialistas de la comunidad siempre pueden confiar en que el destino de estos pactos suele ser el cajón de los olvidos, a donde van para no volver, y que dentro de seis meses nadie se acordará de esto, pero si no es así ¿habrá firmado Villarrubia la segunda nota de suicidio más larga de la historia? Al menos, a diferencia de lo que sucedió a Michael Foot y a los laboristas en el 83, a Villarrubia nadie le acusará de izquierdista trasnochado, ni de izquierdista.

Rumores

La calle funciona. Aunque después nos hagamos los locos y digamos “yo no he dicho eso” siempre, en círculos cerrados, nos animamos con comentarios o aventuramos hechos futuros que pueden darse o no. Hablamos de rumores. Rumores que unas veces pasan a ser realidad y otras veces se quedan solo en eso, en rumores. Y rumores, ya lo sabemos, hay muchos… Que si ese está con esa, que si han despedido a tal, que si el Alcalde deja su cargo… o quién sabe qué otras historias.

En pocas ocasiones somos ajenos a los rumores, quien más quien menos ha sido protagonista de alguno y ha participado en la difusión de muchos. Nunca permanecemos ajenos del todo a ciertas cosas. Y, para variar, rumores hay y algunos muy interesantes. En concreto hoy quiero preguntar por uno que ya he nombrado antes y que, en cierto modo, no me extrañaría que sucediese.

Dicen las malas (o buenas) lenguas que nuestro actual Alcalde, don Miguel Ángel García Nieto, está ya preparando su retiro a diferente situación. Se rumorea, cada día con más fuerza, que no acabará la presente legislatura y que no lo hará por voluntad propia. Que tras más de 10 años en el cargo quiere pasar a otros menesteres, no sé cuales, y que pretende dejar su puesto. Algunos, incluso, hablan de que será en menos de lo que nos creemos. Yo, personalmente, no lo tengo tan claro pero como ya he oído el mismo comentario en diferentes lides vengo a este rinconcito, leído por tanta gente, a ver si alguien tiene más información que yo. La pregunta que os dejo y que pretendo respondáis en los comentarios es muy sencilla. ¿Crees que Miguel Ángel García Nieto dará por terminado su  actual mandato antes de que termine? Evidentemente hay que ir un poco más allá para darle emoción, No quiero que los comentarios del blog se llenen de “síes” o “noes” sin más, resultaría aburrido. Sería interesante conocer también, no sé… Por ejemplo… En caso de que lo deje… ¿Quién crees que le sucederá? y… ¿Cuánto tiempo seguirá en el puesto antes de tomar la decisión? Creo que pueden ser interesantes las respuestas que se puedan volcar porque el que escribe estas líneas ha escuchado tantas cosas diferentes que no le queda nada claro ningún asunto a este respecto. No digo que lo que se vaya a comentar sea verdad absoluta y, ya sabéis que siempre desde el respeto, no pretendemos más que generar un poco de debate, en este caso, sobre política local que, últimamente, está un poco olvidada por estos rincones…

Y como hay que abrir plaza y es razonable que lo haga yo, os diré que yo sí soy de los que cree que no agota la legislatura. No tengo claro por qué destino posterior decantarme pero sí creo que una de las futuribles para sucederle pueda ser la Concejal Patricia Rodríguez y que, de producirse el cambio, no será a muy corto plazo y que deberán pasar, al menos 11 meses más para que suceda.

Recordad… Sólo rumores… Pero… ¿Qué me decís… Os animáis?

Colón nació en Ávila

Me va a permitir mi buen compatriota @albertomdp que me meta en su parcela. No soy licenciado en Historia, ni DEA en Prehistoria, HªAntigua y Arqueología pero sí un abulense por el mundo y ahora mismo estamos construyendo patria. Haciendo historia. Iluminados por el verraco.

Carpetovettonia Soberana

Tras un análisis pormenorizado en el Museo de Ávila, la cantina de Braulio y el Castro de la Mesa de Miranda y siendo erigido en todología por la Universidad de Vidal-Don-Caesar y legitimado por infinitas partidas de Civilization puedo proclamar al mundo que el señor Colón llamose en su inicio Don Cristóbal de Castro y Verraco y que su afamada efigie allá por las tierras del país pequeñito en la esquina junto al mar no señala al océano sino que apunta a Ávila, su tierra real, su patria indubitable. Solo la mala idea de facciosos apátridas austriacistas hicieron que señalara hacia el lado contrario propiciando la innegable contradicción de que sí, apunta al mar, pero al Mediterráneo. He ahí la trampa de la historia inventada.

Según se puede comprobar ya en la página web Carpetovettonia Tours nuestra ciudad, provincia e imperio reivindica desde ya la memoria del marinero abulense, jurador en Guisando, el Almirante Cristóbal Colón.

Sólo desde una tradición ciertamente verraca, como la de la casa real carpetovettona, exploradora y conquistadora aunque sea con un solo huevo, se puede imaginar la tecnología y los conocimientos necesarios como para iniciar un viaje por el Atlántico en 1492.

Cristóbal Colón era abulense, de La Toledana, miembro de la familia real que llevó a la nación carpetovettona a su expansión planetaria. Es en aquella época esplendorosa que nace la concepción de la nación carpetovettona como una unidad territorial y verraca, entre países hermanos y de igual a igual, que reúne los territorios de Ávila, Salamanca, Segovia, Toledo, Cáceres y el País Madrileño (Es Castilla).

Sólo la constante voluntad de aniquilar la memoria histórica carpetovettona por parte de los centralistas de Madrit explica la tergiversación de la nacionalidad de Cristóbal de Castro y Verraco haciendo creer que era Genovés.

En nuestra ruta conmemorativa podremos descubrir la Basílica de San Vicente, construida por el pueblo y para el pueblo. Pasearemos por las calles, murallas y palacios alrededor de la antigua judería, y visitaremos la Catedral de Avila, museos medievales y comercios repletos de simpatía.

Entraremos en el archivo de la Corona Carpetovettona, desde las plazas que fueron residencia de reyes, emperadores y verracos. Y conoceremos las calles gremiales más entrañables de la Avila medieval.

Para finalizar comeremos en una casa de época, con unos platos exquisitos y contemporáneos y llenos de pimentón. Si es preciso echaremos unos dardos.

¡Por Cristobal de Castro y Verraco! ¡Guimansan! 

Pd: Se ruega al ayuntamiento de Ávila que exprese en pleno extraordinario su malestar y profunda enemistad con la irredenta localidad de Ibiza, falsaria de la historia y provocadora ante nuestra milenia memoria.

Camuflaje caprino

Prisciliano

Ávila, tierra de santos y de cantos (musicales y pétreos), también tiene entre sus hijos adoptivos a uno de los más importantes herejes de los primeros siglos de la cristiandad. A Prisciliano, que así se llamaba, el Ayuntamiento le dedicó un “jardín” y nosotros, por no ser menos, le vamos a dedicar una entrada. Como acostumbro en estos casos, voy avisando a los historiadores de que he resumido (meter la crisis del S. III y el S. IV en un párrafo es meritorio y condenable a partes iguales) y a los no-historiadores de que no he resumido tanto como debiera (el formato blog, los post pequeñitos y legibles de una sentada están sobrevalorados) pero tenéis todo el fin de semana por delante para leerlo entre cubata y cubata.

Prisciliano, el hombre.

El protagonista de toda esta historia es Prisciliano, pero ¿quién era Prisciliano? Desconocemos casi todo sobre él. No sabemos dónde nació, ni cuando – al parecer en la Bética o en Lusitania, cerca del año 340 dC – y sobre los primeros años de su vida apenas tenemos rumores y suposiciones. Sulpicio Severo, un aristócrata aquitano de la época, elevado a Santo por la Iglesia Católica, en su Chronicorum Libri Duo – una historia del mundo desde la creación hasta el año 400 – dice lo siguiente de Prisciliano:

“Prisciliano era de familia noble, rico, sutil o deslumbrante, inquieto, elocuente, erudito por los largos estudios, pronto para disertar y discutir. Verdaderamente bien aventurado, si su espléndido ingenio no se hubiera corrompido por el pernicioso estudio”

El “pernicioso estudio” al que se refiere Sulpicio Severo es la supuesta iniciación de Prisciliano en el gnosticismo, una doctrina de origen oriental declarada herética en el S. II.

“Oriente y Egipto era el origen de este mal, pero no resulta fácil de determinar por quienes había sido cultivado en el principio. El primero que la llevó a Hispania fue Marcos, criado en Egipto, nacido en Memphis; sus seguidores fueron una tal Ágape, mujer no innoble, y el retórico Elpidio. Prisciliano fue instruido por ellos”

El Imperio Romano y el cristianismo.

Ahora que ya sabemos algo sobre Prisciliano, veamos como era el mundo en que se movía. El siglo IV fue una época emocionante para el Imperio Romano, en especial para su parte occidental europea, si por emocionante entiendes varias guerras civiles, invasiones bárbaras y una profunda transformación económica, política y social. Realmente, el siglo anterior había sido bastante peor – anarquía militar, hiperinflación, devaluación monetaria, colapso comercial – así que todo esto venía de largo, aunque tras las reformas de Diocleciano (284-305) parecía haberse evitado el colapso del Imperio. En el fondo, la Historia no es más que una sucesión de crisis salpicadas por breves periodos de aparente calma.

Y a todo esto llega Constantino I (Flavio Valerio Aurelio Constantino, para los amigos) y en el año 313 declara la libertad de culto en todo el Imperio, el final de las persecuciones religiosas (la última la llevó a cabo Diocleciano 10 años antes) y la devolución a los cristianos de las propiedades que les habían sido requisadas. A partir de este momento, la expansión del cristianismo, hasta entonces una importante minoría de carácter urbano, es vertiginosa. Crece el número de fieles, coloniza el medio rural y se expande por todo el imperio. Este crecimiento provoca además cambios en la organización de las comunidades cristianas, se hace patente la necesidad de unificar aspectos vitales de la doctrina cristiana y, como es lógico, se traduce en poder e influencia.

Pero los cambios no convencen a todos y en los márgenes de la Iglesia comienzan a surgir movimientos que no comulgan con el camino ortodoxo (divino o terrenal) que sigue la comunidad. Los movimientos heterodoxos y herejes, que siempre habían estado presentes en las comunidades cristianas, abundan y se fortalecen, obligando a la Iglesia a condenarlos y perseguirlos.  Por ponerles un ejemplo, uno de los movimientos heréticos más importantes de esta época fue el Arrianismo (de Arrio, un sacerdote de Alejandria), que negaba la divinidad de Cristo y que cosechó un gran éxito en la parte oriental del imperio y, en especial, entre intelectuales. (Tanto éxito que, a pesar de las sucesivas condenas por parte de la Iglesia, pervivió hasta bien entrado el S. VI)

Prisciliano, vida y decapitación.

Prisciliano comenzó su predicación a mediados de la década de 370 en el occidente peninsular y debió congregar pronto una comunidad importante compuesta por laicos – de distintas clases sociales – y por miembros de la Iglesia, entre ellos los obispos Instancio y Salviano, que atrajo la atención de la jerarquía católica. En torno al año 379, Higinio, obispo de Córdoba, denuncia a Hidacio, obispo de Mérida, el crecimiento de un movimiento que no duda en calificar de herético, con raíces gnósticas y maniqueas, dos doctrinas dualistas (bien/mal, cuerpo/alma) e iniciáticas de influencias orientales.

En el año 380, a instancias de Hidacio e Higinio, se celebra en Zaragoza, un sitio estupendo, un concilio que condena el priscilianismo, pero la ausencia de Prisciliano y de sus seguidores evita su condena firme. En el año 382, en palabras del propio obispo de Mérida, el laico Prisciliano “es consagrado obispo de Ávila por los obispos que le habían asociado a la misma herejía”. Hidacio recurre al Emperador, Graciano el Joven, que condena y expulsa a todos los priscilianistas de sus iglesias, sus ciudades y sus tierras.

Ante esto, Prisciliano se lía la manta – o la toga, o lo que fuese – a la cabeza y acompañado de los obispos que le apoyan marcha hacia Roma con sus alpargatas para entrevistarse con el obispo de la ciudad eterna, Dámaso, quien no les recibe. De allí marchan a Milán para intentar entrevistarse con el obispo de la ciudad, San Ambrosio -en aquel momento Ambrosio a secas – quien también les da largas. A continuación y, según los cronistas cristianos, con malas artes, consiguen que el emperador Graciano revoque la condena.

Pero la suerte no sonrie a Prisciliano y los suyos y Graciano cede el trono (sin cabeza sobre el cuello es difícil aguantar las ramitas de olivo en su sitio) al hispano Máximo que escucha de nuevo las acusaciones contra Prisciliano y ordena convocar un sínodo en Burdeos que vuelve a condenar al priscilianismo, expulsa a sus seguidores de sus iglesias y les confisca, las arcas del imperio tenían bastantes telarañas, sus bienes personales. Prisciliano, andariego también como él solo, marcha a Tréveris para volver a recurrir al emperador, pero esta vez no consigue el favor del mismo. En Tréveris, después de que Máximo haga un Poncio Pilatos con una pastilla de jabón y agua fresquita, es acusado de brujería por varios obispos ante las autoridades civiles, es torturado y condenado a muerte por “maleficio, confesando haberse aplicado a doctrinas obscenas, realizar reuniones nocturnas con mujeres deshonestas y orar desnudo”  Lo de orar desnudo es lo peor, sin duda.

Pero la decapitación de Prisciliano no acabó con el priscilianismo. Según Sulpicio Severo, al que citábamos más arriba, el movimiento se afianzó, especialmente en el noroeste, y sus seguidores empezaron a honrar a Prisciliano como martir. Las referencias al movimiento siguen apareciendo en las crónicas y en la correspondencia de la jerarquía eclesiastica hasta bien entrado el S. VI. La Iglesia no da por erradicado la doctrina herética hasta el Concilio de Braga del año 572.

¿Qué era exactamente el priscilianismo?

La pregunta es realmente difícil. En primer lugar habría que aclarar que el movimiento evolucionó a lo largo de sus casi dos siglos de historia y que, probablemente, en poco se parecía en sus últimos momentos a lo que Prisciliano predicó cuando aún tenía cabeza sobre los hombros.

El movimiento encabezado por Prisciliano era, ante todo, una grito asceta y rigorista. Los cristianos habían pasado en poco tiempo de ocultarse para no morir por su fe a ocupar una posición central en los juegos de poder del Imperio Romano. Ese cambio era considerado por muchos, no solo por Prisciliano, una traición a los valores originales del cristianismo y de sus primeros fieles. No era, por otra parte, un movimiento campesino o revolucionario, aunque sí podía poner en entredicho el modelo jerárquico de poder que empezaba a forjar la Iglesia; y sus discípulos no eran exclusivamente de los estratos más bajos de la sociedad romana. Tras Prisciliano, un hombre de noble cuna, había personalidades ricas y cultas, gente formada, además de varios obispos y clérigos.

¿Era una herejía? Prisciliano siempre lo negó, al igual que rechazó las acusaciones de brujería y de culto demoníaco, lo que por otra parte era de esperar. En las fuentes, Prisciliano se presenta siempre con un fiel defensor de la fe ortodoxa dictada por Iglesia, aunque esas mismas fuentes son pruebas de ligeras desviaciones. Por ejemplo, Prisciliano aceptaba escrituras apócrifas, como por otra parte hacían muchas comunidades cristianas de la época, y argumentaba que eran necesarios para comprender el mensaje de los canónicos. Su pensamiento era prácticamente ortodoxo en lo relacionado con la trinidad o con la divinidad de  Cristo, aunque parece ser defensor de una visión dualistas, bien/mal, rechaza por la Iglesia al considerar al diablo, que no era obra de Dios, creador de los cuerpos que, por lo tanto, no podían resucitar. De esta última consideración también derivan su pasión por la virginidad, el ayunos y la abstinencia de todos los placeres.

El de Prisciliano era, por tanto, uno más de los muchos movimientos evangelizadores ascetas que pululaban por el Imperio, hijo de su tiempo, y no parecía especialmente alejado de la ortodoxia católica – o al menos no lo suficiente para costarle la cabeza. Quizá la razón de su condena esté en que el priscilianismo de Prisciliano estaba más cerca de la Iglesia de los eremitas y los monasterios que de la Iglesia que empezaba a surgir al abrigo del Imperio.

Sí a la desobediencia civil (por Iñaki Rodríguez)

Me presento: soy un seguidor de los4palos desde el principio. Politólogo, músico y aficionado a los debates en las redes sociales y en la barra del bar. Juan Luis del Pozo lleva tiempo pidiéndome alguna colaboración, pero no lo ha logrado. Ha sido este post de Rubén Negro y la posterior discusión en los comentarios lo que me ha hecho decidirme.

Considero que la discusión viene por una visión diferente entorno a algunos conceptos (legitimidad, democracia, representatividad, identidades colectivas, ciclos de protesta y desobediencia civil), y me gustaría sintetizar y exponer mi visión al respecto.

Argumentaba Rubén contra las protestas alrededor del Congreso que éstas se basan en eslóganes / principios vacíos (tendencia a la anti-política), que los manifestantes se otorgan una representatividad que no emana de ningún mecanismo formal ni fiable (no son “el pueblo”), que sí vivimos en una democracia (“mejorable, discutible, muy perfeccionable” en sus propias palabras) y los parlamentarios “sí nos representan” (al menos mejor que cualquiera que coja una pancarta y diga que es “el pueblo”), que donde se expresan de verdad los deseos de cambio es en las urnas (el sistema tiene cauces para ser modificado desde dentro), y si no nos gusta lo que se ha votado, podemos protestar, pero no negarnos a obedecer a un poder legítimo salido de las urnas.

Y concluía que la propuesta de rodear el Congreso conlleva empeorar los problemas que tenemos: “la solución no es convertir España en Gotham”. Votar al Congreso, pero no rodearlo. Plantear cambios sin defenestrar la legalidad (el orden) vigente.

En primer lugar, nuestro sistema no tiene cauces muy prácticos para una modificación profunda: fue muchísimo más fácil el paso de la dictadura a la Monarquía Constitucional de lo que sería hoy hacer un cambio similar.

En segundo lugar, considero peligroso confundir legalidad con legitimidad. Las mayores atrocidades cometidas por el ser humano han sido legales. No existe, por tanto, ninguna cuestión ‘formal’ para condenar una acción de desobediencia civil: o estás a favor o en contra, independientemente de lo que diga la Ley. A mí no me parece legítimo que los camisas negras desfilaran e impusieran el terror, pero sí que algunos negros desobedecieran en los EEUU para lograr sus derechos civiles.

¿Qué tenía de malo la propuesta lanzada desde el anonimato (Plataforma En Pié) antes del verano? Pues tenía de todo en contra: yo mismo la rechacé. Consideraba que la llamada a “Tomar” u “Ocupar” el Congreso tenía una pestilencia a tricornio que además de quitarme las ganas me sugería que llevaría al fracaso de la convocatoria. No había un posicionamiento lo bastante explícito a alternativas salvapatrias frente al vacío de poder (proceso destituyente) ni alternativas lo bastante bien construidas para cubrir ese vacío (proceso constituyente). En principio estaría entre “muy” y “totalmente” de acuerdo con la entrada de Rubén.

Pero sucede que la Plataforma En Pié se vio superada por un debate que excedía su “organización” del evento: muchas personas pensaban como yo. O como Rubén. Se reunieron para hablar y replantearon los términos de la convocatoria: no queremos tomar nada por la fuerza. No rechazamos la política o a los políticos, así tal cual. Queremos seguir protestando, a ser posible allí donde reside supuestamente el poder legítimo: a las puertas del Parlamento. Algo muy razonable y que normalmente solo es ilegal en países con una dictadura militar.

Algunos congregados llevaban una pancarta con el lema “Que se vayan todos”. Un mensaje que no comparto. No existe una “clase política”, sino una clase social que ha tomado las riendas de la política. Pero las diferencias entre nosotras son lógicas y respetables.

Sin embargo sí había una intención clara de vender una imagen desafiante, desobediente y rupturista: de señalar al Régimen en decadencia, de burlarse de él.

Evidentemente hace falta que una mayoría social esté de acuerdo con cambiar el sistema: no queremos imponer nada a nadie. Pero entonces ¿Cómo logramos que la gente que ve ‘Sálvame Deluxe’, vota al “PPSOE” o va a misa, apoye mayoritariamente una auditoría de la deuda pública, una tasa a las transacciones financieras o una política fiscal verdaderamente progresiva?

Queremos convencer igual que los políticos “de orden” han convencido antes. Y al no tener apoyo de los bancos ni de grandes fortunas privadas, tenemos que usar otras herramientas: la denuncia social, la búsqueda de identidades mayoritarias mediante usos inclusivos del discurso, la protesta imaginativa, la búsqueda de nuevos marcos referenciales… nada que se haya inventado ayer.

Y por supuesto, también la desobediencia civil… dejando a un lado que lo del 25-S no tuvo nada de formalmente desobediente, sí había una intención clara de desafiar a un poder que entendemos ilegítimo. No es que yo me crea más legitimado que un Gobierno que desangra a sus ciudadanos gracias, entre otras cosas, a una mayoría absoluta que NO le han dado las urnas.

Es que me creo con la capacidad de convocar, sumar, que vengan cada vez más a mi lado, hasta que verdaderamente seamos mayoría quienes nos plantamos ante un Régimen que no nos sirve. Las encuestas empiezan a estar de nuestro lado: desafección a “la denominada clase política”, a la Corona, al Poder Judicial, a la prensa de orden y a la estructura económico-financiera.

Alfonso XIII creía que se podrían hacer unos ajustes progresistas a la Constitución en 1931 para convencer a la mayoría de la vigencia del Régimen de la Restauración. Pero se equivocó como se equivocan hoy quienes creen que este Régimen de la Transición está impoluto y en plena forma: se está resquebrajando por completo.

No somos nosotros, rodeando el Parlamento, quienes estamos destruyendo el edificio político que “nos hemos dado”. El PP y el PSOE volaron por los aires los consensos de 1978 hace 2 años, con agostidad y alevosía y sin ningún respaldo popular. ¿Que por qué les sigue votando la gente si todo esto perjudica a la mayoría? Porque llevan la bata blanca del experimento de Milgram. También una mayoría votó a los monárquicos en las Municipales del 31, pero el abuelo de Juan Carlos Palito supo leer entre líneas: Allá donde no llegaban las redes clientelares, el caciquismo y el poder político de la Iglesia, le habían dado una patada en el culo.

En eso estamos trabajando: en romper las redes clientelares de hoy, el caciquismo de hoy y el poder político en la sombra de hoy.

Ya no es el momento de defender la validez de nuestros cimientos políticos, es el momento en que empieza una competición por adivinar qué propuesta alternativa será la que tome el relevo: las recetas de la Troika (tecnócratas mediante) son una propuesta. El independentismo en Catalunya y Euskadi otra. El apoyo popular (en la calle y en las encuestas) al 25-S, otra. Hasta PSOE y UPyD ya hablan de “reformas profundas en la Constitución” o directamente de “proceso constituyente”. Todas ellas son propuestas constituyentes, desde la intuición o la convicción de que nuestro Régimen de la Sagrada Transición se desploma.

Los sacrificios a los Dioses Troika y Mercado exigen ya algo más que medidas impopulares puntuales. La utilidad del rito sacrificial nunca ha sido calmar a los Dioses (que son insaciables por su naturaleza magnánima), sino aterrorizar al pueblo. Seguir generando obediencia. Y cuando no quede nada que sacrificar, no habrá Parlamento ni Constitución ni Leyes que proteger: Por eso debemos reescribir el pacto social. Para hacerlo más legítimo y más sólido. O vendrán otros con la solución final.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.164 seguidores

%d personas les gusta esto: