Este valle de lágrimas

Se acabó. Game over. Punto y final. Dispersense, aquí no ha pasado nada. Circulen.

La cosa está jodida, para qué engañarles. La bolsa va de descalabro en descalabro y la prima de cima de cima, salvo alivios transitorios. Del Paro mejor no hablar. El gobierno nacional y muchos autonómicos parecen pollos sin cabezas presas del pánico. El gobierno está más perdido que un pulpo en un garaje diseñado por Moneo, el presidente desaparecido y los ministros deseando estarlo. ¡Cuidado! ¡Una cortina de humo en forma de feto con deformaciones! ¡Precaución! ¡Una mamandurria! En Europa no nos hacen ni caso y llevados por la ceguera o la ideología muchos parecen dispuestos a empujarnos al abismo, o eso es al menos lo que piensan nuestros pollos sin… perdón, nuestros dirigentes. De la oposición no se puede esperar gran cosa. Hay gente que nace con estrella y otros que nacen estrellados. La calle se mueve pero en cualquier momento puede entrar de nuevo en modo vegano no practicante y al ritmo de la biodanza organizar batukadas contra la prima de riesgo y contra las ondas wifis. Los mismos siguen donde siempre y esta vez parece que aquello de cambiar para que todo permanezca no va a colar. Lo dicho, muy mala pinta.

Quizá aguantemos el verano, Draghi mediante, aunque los meses de agosto últimamente no parecen muy propicios para las cosas de la economía. Quizá aguantemos hasta el día de la hispanidad y podamos conmemorarlo a lo grande ¿Qué hay más propio de nuestro imperio que quebrar de vez en cuando? Quizá no lleguemos ni a final de mes, como tantas familias. Sea como fuere, parece que más pronto que tarde se nos vendrá el edificio encima y no nos quede más remedio que pedir un rescate, aunque lo llamemos de otra forma. ¿Hay alguna esperanza? Hombre, siempre queda alguna, pero ahora mismo no pondría mis cuartos sobre ese número. ¿Opciones? Sí, claro. La mala, la muy mala y la peor. Recesión durante un lustro, depresión durante una década o el abismo, un lugar con chiringitos de mil metros cuadrados a pie de una playa antes virgen donde los guiris venidos de europa compren con nuevas pesetas sangría aguada.

En el fondo, aunque duela decirlo, nos lo merecemos. Sí, de verdad. No me mire con esa cara. No, no le voy a decir que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Esa tontería se la inventó el mismo que se tocaba el pito pensando en el hada de la confianza mientras soñaba con austeridades expansivas. Y no creo que usted, bellísima persona, buen vecino, ciudadano ejemplar, ahorrador y del Betis manque pierda se lo merezca. Hablo del conjunto de nosotros, de la sociedad, de España como entidad, como destino universal, como valle de lágrimas.

Como muestra de nuestros problemas estructurales un botón. ¿A quién votó en las últimas elecciones? Podía usted elegir entre el tipo que perdió dos veces contra el – en teoría – peor presidente de la historia de España, el vicepresidente del mismo, la señora que perdió contra él una elección interna cuando todavía no era nadie -  y que enfadada fundó su propio partido para enfadarse contra el mundo – o a Cayo Lara, un argumento contra si mismo. Si usted considera que lo de Zapatero no fue tan grave y que es injusto que todo gire en torno a él, le vuelvo a dar opciones. Podía usted elegir entre el tipo que mentía hasta cuando daba la hora, el hombre del no-cambio, la mujer del cambio perpetuo de chaqueta o a Cayo Lara. ¿No votó? Peor aún, en medio de la mayor crisis que ha vivido recientemente este país usted decidió quedarse en casa pasando la resaca o sacándose pelusas del ombligo.

¿Y qué hacemos? Pues no lo sé, pero parece evidente que tenemos un problema con nuestros líderes. Con los nacionales, los regionales, los locales y los de los barrios, si me apuran. Ecociudades contra lo de siempre ofrecido por los de siempre. Los de rosa sin Rosa. Los últimos mohícanos. Pocas soluciones. Cuarto y mitad de consenso, dicen ahora los que antes querían que se hundiese el país para poder rescatarlo ellos. Consenso con sus ideas, supongo, comulgar con ruedas de molino. Valientes truhanes. Planes de empleo, libertad de horarios, una gran superficie donde Cristo perdió la boina, el futuro en una caja de yemas. Un pacto, gritan los que han encontrado su ideología en la chaqueta de pana que usan únicamente cuando son oposición, guiados por el viejo estadista desde su torre de marfil, lo cual, sinceramente me parece más malo que bueno. Yo soy la voz del pueblo contra los políticos profesionales, dice la más profesional de las políticas. Bancos públicos, Cajas públicas, unicornios públicos, leen entrecortados los nuevos portavoces mientras unos asientos más atrás sonrie agrio el diputado por Asturias, decimonoveno portavoz.

Enfermos colapsando los pasillos de los hospitales, pruebas urgentes programadas para el próximo semestre. Escuelas cerradas por falta de fondos. Edificios vacíos por falta de previsión, aeropuertos sin aviones, laboratorios sin científicos, ocupados en ganar algo de dinero en concursos de televisión para poder pagar los microscopios. Ancianos obligados a pagar por medicamentos con la promesa de que en unos meses les devolverán parte de lo pagado. Más impuestos para menos servicios. No lo llames estafa, llamalo ajuste de criterios contables. Comunidades autónomas pidiendo no-rescates a fondos de liquidez que solo tienen una parte del dinero comprometido, el que les adelanta loterias del Estado. Seguro que le vuelve a tocar a Fabra, o a su hija, nunca se sabe. Y los mercaderes, mientras tanto, contando moneda de oro tras moneda de oro.

Ay España, más madrastra que madre, más drama que comedia. Más del 98 que de la ILE. Siempre merodeando por el sendero más escarpado junto al abismo más profundo.

Pero no me hagan caso, todos tenemos un mal día. Mañana seguramente salga el sol tras las montañas. Serán las vacaciones.

8 Responses to Este valle de lágrimas

  1. Guillermo B. dice:

    Te ha sentado bien la vuelta al terruño…

  2. Pepe Herráez dice:

    ¿Quien anda ahí?
    No soy de resignaciones judeo-cristianas. Así que habrá que seguir quejándose. Decir cada vez mas alto quienes son los que roban y repetirles una y otra vez que son indignos de representar nada ni a nadie.
    Lo de llorar está bien pero lo justo.
    ¿Quien dijo que la vida fuera fácil? A mi por lo menos no me resulta nada fácil tener lo que tengo.

  3. josedevillanueva. dice:

    Hoy he visitado un centro de salud de Ávila y me ha llamado la atención que tiene cinco oficinas ocupadas por los sindicatos y las paredes llenas de pegatinas sobre derechos, huelgas, paros puntuales y escritos en contra de los recortes. Todo me parece muy bien salvo que ocupen cinco despachos u oficinas. Me imagino que casi todo el personal que he visto son liberados. ¿Liberados de qué? Si visitan los centros de salud de Alemania, Bélgica, Holanda, Suecia, Noruega, Finlandia, Irlanda, Reino Unido, Francias, etc…pregunten por las oficinas de los liberados o personal de las oficinas de los sindicatos en el centro de salud. Pregunten…pregunten…Así que durante los 15 minutos que han parado y que me imagino en señal de protesta por los recortes, ha sido fácil: los liberados y una parte del público que se ha unido por curiosidad para saber de qué se trataba ha sido todo un éxito de apoyo al paro o descando …
    ¿Cómo coño se va a salir de la crisis?. Defensa de los derechos sindicales ¡Sí! En contra de los recortes ¡Sí!
    En contra de la ocupación de oficinas por los sindicatos en el centro de salud ¡Sí! No hay que mezclar las churras con las merinas.

  4. Macanaz dice:

    El comentario tiene razon, nuestros gobernantes estan perdidos pero ¿acaso no lo esta nuestra sociedad?
    Aqui cualquier persona clama contra la corrupcion y contra el despilfarro público y al mismo tiempo te comenta tan pancho que no paga IVA o que tiene una contabilidad B que naturalmente no ha de mezclarse con la A. He conocido gente que con un BMW ultimo modelo conseguian una VPO.
    En los medios de comunicacion no hay mas que iluminados que o bien hacen de arbitristas o de agoreros del gotterdamerung.
    ¿Lo creen asi o les pagan para decirlo?
    Pues probablemente lo segundo, si acuden a unos medios el culpable es Rajoy que en seis meses ha destruido todo nuestro estado del bienestar, si acuden a otros medios veran que la culpa de todo la tiene el estado y que la empresa privada funciona maravillosamante (telefonia movil, banca, seguros, restaurantes y bares que te cobran una pasta por una bazofia).
    Menos mal que estamos en verano y que con un libro uno pasa tan pancho las vacaciones austeras del 2012.

  5. camaradabakunin dice:

    Me gusta el post. Podría haberlo escrito yo. :)

  6. Pingback: Persigamos quimeras « Los 4 palos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.103 seguidores

%d personas les gusta esto: