El fin del españolito (o el de todos)

No es un lunes de los de maripositas y rayos de sol; más bien veo mosquitos y llamas poco purificadoras. Aquí estamos una semana más el país de los funambulistas del alambre retuiteando primas de riesgo . Decir que la clase política es el principal problema del país es ya una redundancia y es un concepto incompleto. La culpa es del españolito que ha sustentado el tinglao: yo mismo y usted. Aunque haya españolitos y españolitos, como hay políticos y políticos, claro.

Lo del españolito me lo definió muy bien hace un par de años el ferroviario Alberto. Le cito:

¿Quién consume masivamente telebasura? El Españolito ¿Quién le paga los vicios a la Esteban? El Españolito. ¿Quien dejó el colegio con 16 años para poner ladrillos, se compró un BMW a plazos con la primera paga y ahora debe un riñón y una retina al Banco? El Españolito. ¿Quién ha creado a los Ninis? El Españolito ¿Quién ha conseguido, con su esfuerzo, que seamos un país de pandereta?

___

La apatía ha matado la osadía. Yo iba a escribir algo partiendo de esa idea…que tampoco es nueva. Se le sube el Iva al autónomo, al creador. No es país para chuches. Uno tiene la sensación de que acaba volviendo sobre los mismos pasos y titulares. En estas vacaciones, hablando con los que ahora normalmente tengo lejos, he percibido un alarmante “virgencita que me quede como estoy”. Hay un cierre de filas, lo cual por una parte está bien pero por otra nos define como una telaraña que se va pudriendo. Desde lo individual a lo colectivo. Busco otros aires y me encuentro una ilusión exterminada. Nos ha cambiado esta mierda, sí. La incertidumbre se toca en cada resoplido, en cada cara que coge un periódico.

Lola aguanta demasiadas chapas. Y casi ninguna buena.

Hay algo de belleza no obstante en que caiga el reino de la mentira. Que se sepa que el rey estaba desnudo. O mejor dicho…bien vestido, cazando y en compañías de lujo. Zarpando a toda vela. La historia nos ha enseñado que ni siquiera cortar cabezas garantiza nada. Tal vez habría que explotar el Club Bilderberg entero.

Mientras existan paraisos fiscales, suizas, gibraltar, impunidad varia…cambiarán los trincones pero resistirá el escenario. Las portadas del Hola siempre resisten.

No hay plan. España necesita patriotas. De los de verdad, no banderitas en los balcones o salvapatrias vociferantes e insultones en los estadios. Digo patriotas de pensar en clave país, en bien común. Que a lo mejor lo patriota es dejar ir al que no quiera estar o elevar el proyecto común a instancias más altas.

Yo me declaro republicano, federalista, iberista convencido. Europeísta por elevación. No más burocracia sino menos ranciedad, valga la palabreja.

¿Optimista? Entre cero y nada. Lo que Schäuble me deja. Desnudos (¡qué vencimientos!). Lo único bueno es que si esto es un domino, la pieza nuestra es grande. Y a la que arrastramos también.

Jodo Fukuyama. Matame camión. Lo clavaste, colega.

A %d blogueros les gusta esto: