La vida sigue igual…

Lo bueno de echar la culpa a otros es que no hace falta asumir responsabilidades. Y, si nada se ha hecho mal (todo lo negativo es culpa del enemigo), no hay motivo para cambiar nada. La vida sigue igual o casi igual, incluso después de un intenso domingo en el que los dos principales partidos apostaron por contraprogramarse: congresos provinciales del PP y del PSOE el mismo día y casi a la misma hora.

En los populares todo fue unidad. Lo que me preocupa es que sea ésta una cualidad de la que presumen tantos partidos. Puestos a sacar pecho, sería mejor hacerlo por la discrepancia, el debate de ideas, los distintos puntos de vista que acoge una formación bajo sus colores… Pero no todo está perdido. Uno de los compromisarios del PP repartió entre los asistentes un comunicado en el que se criticaba a Antolín Sanz por llevar 12 años ocupando el mismo cargo y aspirar a más. También se denunciaba, entre otras cosas, la acumulación de cargos de Agustín González y de García Nieto, y se acababa diciendo que “la soberanía es de los militantes del PP”. Por lo que dijo este compromisario, forma parte de la Plataforma Democracia y Libertad en el Partido Popular. “¿Sois muchos en Ávila?” Le pregunta alguien. “De momento yo. Algún militante me apoya a título personal, pero no puedo decir su nombre”. Parece que hay miedo a sacar los pies del tiesto.

Mientras en el Lienzo Norte, lugar elegido por el PP, no había lugar a la sorpresa, a solo unos metros, en el Hotel Cuatro Postes, los socialistas tenían que elegir entre dos candidaturas. La cosa estuvo ajustada, como se esperaba, pero finalmente se llevó el gato al agua Tomás Blanco. No es que César Martín sea, precisamente, una cara nueva, pero sí me da la impresión de que podría significar cierto cambio en el partido. A lo mejor me equivoco, pero el nuevo secretario general me huele a continuidad, algo que no se puede permitir un partido que ve como, elecciones tras elecciones, va perdiendo seguidores en esta tierra a pasos agigantados.

Como señalaba la Plataforma Democracia y Libertad en el PP, nadie debería ocupar el mismo cargo durante más de ocho años. Del mismo modo, nadie debería continuar en los puestos de responsabilidad de un partido después de fracasar en más de dos comicios. Cualquier formación necesita renovación y, para ello, dirigentes valientes que no tengan miedo a dejar la poltrona y hacer hueco a nuevas ideas, nuevas personas, nuevos proyectos.

3 Responses to La vida sigue igual…

  1. Guillermo B. says:

    >>> Cualquier formación necesita renovación y, para ello, dirigentes valientes que no tengan miedo a dejar la poltrona y hacer hueco a nuevas ideas, nuevas personas, nuevos proyectos.

    Yo también creo que Laurent Blanc tiene que dejarlo. El partido a la búlgara que planteo el otro día es indigno…

    Y en general, pues como que lo esperado, ¿no? Vamos, que supongo que cuando las cosas van bien en el PSOE, pues la disidencia interna es algo simbólico, como estos chicos del PDLPP (recuerdo a Santesmases y su panda, que ejercían de los disidentes necesarios para que la cosa no fuera monolítica). Y lo mismo en el PP, cuando pierden hay tortas por el poco poder que queda (recordemos Gallardón/Espe en Madrid, o sin ir más lejos, los viejos tiempos de los finales de los 80 en Ávila con los restos de la UCD enfrentados a los AP por el control del nuevo engendro).

    El PSOE, efectivamente, no es que se haya renovado (seguramente la elección no era para definir programas, sino quiénes se quedan con el escaño en el congreso, el del Senado y los dos procuradores), y en el PP pues como si nombran a Perico el de los Palotes (con sintonía inicialítica), que daría igual. El problema de la limitación de mandatos surge cuando no tienes suficiente poder indirecto (empresas participadas, privadas afines) donde meter a los que expiran los 8 años. Ahora, no es que el PP no lo tenga, es que queda más bien feo este tipo de movimiento. Y ya hemos visto en esta legislatura cómo algún futurible del Ayuntamiento, sin dejar el cargo, si deja ciudad, seguramente en busca de otros horizontes. Suerte para él. Nadie quiere el puesto de Agustín en la Caja por razones obvias, ni el de la Diputación por ser cosa a extinguir. Y el resto del pescado ya está vendido (diputados, senadores, procuradores), con mínimos relevos para las próximas (veo a Sebas fuera, al alcalde en una de las dos cámaras, y alguna cosa más). De los puestos en Valladolid de momento no hablamos, hasta que las aguas del Pisuerga vuelvan a ser claras para los abulenses. Y en Madrid habrá renovación en un año o así, cuando Rajoy acabe de quemar al actual equipo. Para entonces habrá algo de chance para algún local.

    Saludos.

  2. José de Villanueva says:

    En 2011, algunos abulenses me decían que después tantos años del PSOE gobernando en Andalucía sería bueno para los andaluces un cambio. Lo mismo se podría decir de Ávila: después de tantos años del PP sería bueno un cambio. En el agua de las charcas que se forman con la lluvia de las tormentas que caen en La Moraña, cuando era niño, encontrábamos renacuajos, mosquitos y olor de agua estancada. Lo mismo pasa con el PP en Ávila: ya huele.
    El problema está en la oposición. El PSOE tiene poco o nada que ofrecer.
    Claro que todo sigue igual: Agustin González en su sitio como si nada hubiese ocurrido; García Nieto en su puesto y Antolín Sanz coordinando para que nadie se desvíe de la línea del partido.
    Para ahorrar gastos, el PP y el PSOE podrían organizar sus próximas convenciones juntos. ¡Qué más da!
    Hablar de Democracía y Libertad en Ávila es hacer el juego a los que mandan para demostrar que existe: no impiden el reparto de octavillas en su defensa. Es como predicar en el desierto.
    El día que existan listas abiertas quizás podría influir para que por primera vez los abulenses puedan elegir a las personas que desean como gobernantes y no las impuestas por los partidos.

  3. Pepe Herráez says:

    La vida sigue igual porque que da igual.
    Si el PP une a su masa electoral una masa social grande y que hace que buena parte de su electorado vote porque que esta bien visto y porque es una cuestión “como Dios manda” sin importarles a quien ponen o no, si es honrado o no, o si es de Ávila o no. A las dirigentes del PSOE de Ávila los resultados que obtenga el partido les da igual mientras que unos cuantos sigan picoteando las migajas, aún a riesgo de que haya momentos que la adrenalina se les dispare, Pedro José Muñoz en las últimas elecciones generales estuvo a punto de no salir elegido diputado.
    Acomodarse, en este caso, es malo no para ellos si no para el resto de los socialistas abulenses que sufrimos su desprecio.
    Limitación de mandatos, una cuestión tan baladí, que ni siquiera se la plantean, el objetivo perdurarse en los cargos, aunque estos cada vez sean menos.
    Será porque a perder también te acostumbras y lo peor al final no sea perder, si no que de igual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: