El orgullo encarnado

Escribo en sábado. Nos acaba de eliminar el Barakaldo de la pelea por subir a 2ªB y me siento diferente a otras veces. Con rabia, sí. Enfadado en parte porque soy más encarnado que las latas de Ramirín. Pero orgulloso, muy orgulloso

“…..un orgullo vestir esta camiseta”. Lo escribe Héctor Jimeno “Chiqui” , una de las vitales incorporaciones de este equipo.  Gracias jugadores, gracias por esta temporada.

Lo resumiré rápido. Illo, nuestro viñetista, es del Real Ávila pero no tan loco como servidor como para irse a Almazán o a Trobajo del Camino. Al menos no así de primeras. Sin embargo en este playoff me mandó un mensaje “qué partidazo, cómo he disfrutado, qué cojones tienen”.

Foto cedida por el fenómeno @roberponce

Este equipo ha cautivado. Yo, habiendo podido ir menos de lo que solía, lo he sentido como nunca, a través del twitter del club y de los jugadores, de los mensajes de la afición, del foro. He vivido el Real Avila como nunca. Algo bonito se ha forjado y ha sido en un año complicado. No hay perras, no hay dinero, pero ha habido testiculina. Por eso pese a no subir no hay críticas, sólo abrazos. Nadie reprocha nada porque se murió con las botas puestas. Desgastadas. Con honor.

En estos tiempos difíciles que tan pocas alegrías deja, el fútbol modesto es un buen escape. Los jugadores han sido cercanos, se han hecho querer, lo han dejado todo. Sólo ellos sabrán cuántas veces habrá costado bajar a entrenarse, hacer cuentas porque no se llegaba a fin de mes, sentir el cansancio de tener que viajar muy lejos, llegar tarde y volver a casa para dormir poco e ir a trabajar.
El deportista modesto tiene mi respeto. Y si hace vibrar a una ciudad tan fría como ésta… más y mejor.
Esto pretende ser un homenaje a los jugadores. No sé qué habrá pasado intramuros. Qué habrán hecho las directivas, cómo se estará fraguando la venta del equipo o no, cómo serán las relaciones con el ayuntamiento. No lo sé y en este artículo no me importa. Sólo espero que dejen que el protagonista sea el futbolista. Que estos chavales, aquí o donde les puedan pagar el pecunio, sean felices. Si es aquí mejor, si es fuera…mucha suerte.
Aunque sea en plan modesto ser un equipo señor. Lo dice nuestro himno, el bueno. Lo han logrado ellos y la afición. Felicidades a todos menos a los que confunden fútbol con política, pasión con insultos, protestas con escupitajos. Esos me sobran.
Gracias equipo. De Félix a Gustavo. De Piru al utillero, gracias. Para los sufridores sois nuestro pequeño mejor equipo del mundo.

One Response to El orgullo encarnado

  1. Pingback: ¿Dónde vas Real Ávila? « Los 4 palos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: