Alcalinas populares

by Illo

Notas rápidas sobre el debate entre Zapatero y Cañizares

Sin rodeos, digresiones, ni historietas. Por partes:

1.- Como ya dije anteriormente, felicitar a la Universidad Católica de Ávila por la organización de las jornadas, por los ponentes de renombre que han conseguido reunir y por el innegable impacto mediático de las jornadas. El debate entre Zapatero y Cañizares que cerraba el evento ha llenado varias salas del Palacio de Congresos, ha aparecido en numerosos medios de comunicación, más allá de La Razón, periódico que colaboraba en la organización, y el HT elegido para comentarlo en las redes sociales ha llegado a TT a lo largo de la mañana. Como decía por Twitter mi compañero Rubén, “la UCAV ha conseguido con este acto más presencia (publicidad, impacto) que con cien campañas costosas. Éxito rotundo” Además, desde las redes han llovido los agradecimientos y felicitaciones al personal de la misma por su trabajo. Un 10 para la organización.

2.- Como también dije anteriormente, el debate en si me parecía poco interesante. Y lo sigo pensando tras haber escuchado buena parte del mismo (el ordenador desde el que lo estaba siguiendo murió a mitad de la mañana). Me ha parecido una charla sin mordiente y falta de contenido. Una llamada (casi)vacia al respeto mutuo y universal, aderezada con los excesos del sector financiero, lo mucho que mola Europa, el drama del paro juvenil y el relativismo moral que nos aterroriza. El buenismo del que tantas veces se ha acusado a Zapatero llevado a su extremo. Muchas alforjas para poco camino. Marhuenda, director de La Razón y moderador del acontecimiento, se ha referido al mismo como una reedición del protagonizado en 2005 por el filósofo y sociólogo Habermas y por el entonces Cardenal Ratzinger, pero las distancias me parecen insalvables. No puedo valorar mucho la talla intelectual, la trayectoria profesional o la capacidad de Cañizares, entre otras cosas porque su reino no es de este mundo, pero creo que es evidente que Zapatero no es Habermas, aunque solo sea porque a la altura del alemán hay muy poca gente en Europa. Todo esto, evidentemente, es una opinión personal y por tanto subjetiva. Comprendo que haya gente a la que le haya parecido interesante o instructivo, pero no me encuentro entre ellos, al igual que no me encuentro entre los lectores de Coelho. Eso sí, bienvenidos sean todos los debates de este tipo, aunque no me interesen especialmente. Ya llegará alguno que atraiga mi atención. En este país vamos justos de estas cosas.

3.- La gente que acude a un debate o a una conferencia a una universidad con el único objetivo de insultar, abuchear o silbar a uno de los ponentes antes incluso de que este abra la boca es imbécil, gilipollas, tontolculo o el adjetivo que ustedes prefieran. Si alguien se molesta por este vocabulario soez lo siento, pero llamarles maleducados es mostrarles un respeto que no se merecen. La imagen que se ha proyectado ha sido bochornosa, aunque voy a puntualizar algo al respecto. Al parecer, lo leí primero en un tuit de Gonzalo G. de Vega y luego aquí (I, II y III), un buen número de personas se han desplazado desde Madrid en autobuses gratuitos fletados por La Razón, para asistir al debate. No estaba presente, pero algunos de los que sí estaban físicamente en el Palacio de Congresos dicen que buena parte del alboroto surgía de entre este público. Sean quienes sean, vinieran de donde vinieran, aunque ninguno de ellos fuese de la ciudad, estaban en Ávila, en un acto organizado por la Universidad de Ávila y por desgracia es la imagen de esta ciudad y de esta institución la que se mancha con este tipo de actitudes tan poco edificantes. Que sean de “fuera” tampoco debería servirnos de consuelo. Este tipo de actitudes son tan frecuentes en este país que deberían avergonzarnos. Un debate, ya sea político o no, como el moderador se encargó de recordar, no es un partido de fútbol, y unas jornadas organizadas por una Universidad no son un programa televisivo de marujas, de esos que ahora llaman con pompa neorrealismo televisivo. Ni siquiera es un acto “de Partido”. No debemos censurar la crítica o la protesta, ni meter en la carcel a aquellos que la ejercen, pero no podemos permitir que un debate se confunda con una disputa de taberna. Si el único motivo de esta gente para asistir al debate era descargar su odio hacia Zapatero, podían haberse montado una manifa a la puerta, con pancartas, cacerolas o matasuegras y haber abucheado al expresidente al salir y al entrar hasta quedarse afónicos. En su derecho están, aunque sea reprobable y poco saludable que acumulen sentimientos tan negativos y poco productivos hacia una persona o hacia lo que creen que esta representa. Eso para las úlceras de estomago viene fatal.

4.- El otro día se estrenaba, The Newsroom, la nueva serie de A. Sorkin para la HBO centrada en el mundo del periodismo. La trama comienza, precisamente, en una charla en una universidad. Una joven pregunta al protagonista, un increible Jeff Daniels en el papel de vieja gloria del periodismo a lo Gabilondo, qué es lo que hace de Estados Unidos el mejor país del mundo. Él le contesta que Estados Unidos ya no es el mejor país del mundo porque, entre otras cosas, se etiquetaba a todas las personas dependiendo de a quien votasen en las elecciones. ¿Es España un gran país? ¿Una gran nación como no dudan en proclamar los que se abrazan a la bandera? En España somos especialistas en esto de las etiquetas y las trincheras, así que supongo que tampoco somos el mejor país del mundo. Si te parece mal que abucheen al expresidente del Gobierno, eres socialista, dicho sea esto con el mayor rencor posible. Si comentas que se debería acabar con los privilegios de la Iglesia, además de socialista, anticlerical. Si por un casual cambias de audiencia y críticas al PSOE, o dices que Cayo Lara tiene el carisma de una zapatilla sudada, eres un maldito neoliberal. Vivimos obsesionados dibujando bandos enfrentados e irreconciliables, trazando fronteras, y no dormimos intentando confeccionar una lista con los nombres de todos aquellos que están contra nosotros. Nuestras ideas son las mejores, aunque se demuestren equivocadas. No voy en sentido contrario, es el resto del mundo el que va al reves. Quedarse tuerto siempre que el otro se quede ciego. Mucho vencer, si es por K.O. mejor, y poco convencer. Mucha democracia de salón, mucha tiranía de la mayoría y mucho grito. Pocos argumentos, poca democracia deliberativa, poco debate.

Mucho Sálvame y poco Habermas. Y así nos va.

PS.- ¿Es cosa mía o Zapatero cada vez habla más entrecortado?

La Roja (la línea idem)

Hoy les vengo a hablar de deporte. No del Iniesta de mi vida sino del deporte más cercano.  En su día escribía aquí que tras Sastre entraríamos en la nada… salvo que saliera “algún otro Sastre con el tiempo. Un esforzado deportista – seguramente a nivel individual – que con mucha tenacidad, esfuerzo suyo y de su familia” nos reabriera la esperanza.  Afortunadamente ha surgido Paula Arias. Esperemos que no se desvíe del camino…que falta le hace al deporte abulense y al tenis femenino español.

“Castilla y León es la almorrana del deporte en España y Ávila la almorrana del deporte de Castilla y León”. Doble hemorroide.  Me lo solía repetir mucho la voz del deporte abulense, Luis María Soto, al que también desde aquí le mando un fuerte abrazo y los mejores deseos para el futuro.

Hablar sin tapujos del deporte abulense es algo que echo de menos de los buenos tiempos de Punto Radio Ávila. Entraba Soto al micrófono a eso de las 12.20 y hablábamos durante 10 minutos (o hasta 20 si la ocasión lo merecía) de cómo estaban las cosas. Soto siempre sabía más de lo que contaba y a mi me gustaba pincharle aquí o allá para irle sacando detalles, pinchitos. Aquello era radio de disfrutar, espero que también para el oyente. Así denunciamos tongos infames como las Becas Relevo, hablamos de los tejemanejes extraños del baloncesto nacional (quitando y poniendo categorías por ejemplo), del extraordinario mundo del ciclismo o de la difícil muerte del voleibol.  No siempre hemos compartido filias y fobias pero el bigotes es un fenómeno del periodismo. Le sonaba y hacía sonar el teléfono mil veces. Periodismo del de antes, de ir a la fuente. Honestidad brutal aunque a veces no gustara. O se equivocara, que por supuesto también lo ha hecho. Sin su voz en las ondas Ávila pierde un cachito grande de intensidad informativa.

Pero vuelvo a la almorrana. Muere el Baloncesto León mientras escribo estas líneas. Y me acuerdo de un dirigente de balonmano que el otro día nos decía en las ondas (en este caso a @eduardodx3) que cuando muere un club no solo muere el referente de arriba sino también muchas veces sus categorías inferiores, el trabajo de cantera. Y eso sí es un drama.

Aquí en Ávila tenemos además el handicap de que somos cantonalistas de barrio en vez de pelear un objetivo común. Entre clubes, cofradías, asociaciones vecinales e hinchadas deportivas de una misma ciudad surgen peleas centenarias.  Ese debate para otro día, que sería polémico. El caso es que aquí estamos ya medio muertos por lo que no podemos caer mucho más. Sería de desear que el Real Ávila levantara cabeza con dirigentes responsables. Algunas fuentes me dicen que sí y otras que no. El tiempo dirá.

En la Comunidad la cosa anda jodida. El Iscar ha caído. En fútbol no hay equipo que no esté endeudado hasta las trancas, desde el Valladolid ¿saldrá filial? al Salamanca, la Leonesa o el que se les ocurra. “Rubén, hazme caso..mejor que no hayais subido que aquí este año se nos cae todo de tanto abarcar” me decía un segoviano. Con la Segoviana reendeudada y el Caja sufriendo el efecto Bankia… ahí también se abren malos tiempos. ¡Sólo Soria parece un oasis deportivo! Y seguramente alguien que conozca más lo que haya junto al Duero sabrá cosas que desde aquí se me escapan.

La ACB se queda sin equipos por las obligaciones que hay que afrontar. La superliga de Voleibol no deja buena pinta y etc etc. En fin…que el deporte español vivía en gran parte en una burbuja y va cayendo. No nos debe dar satisfacción ver como el tinglado se desmorona y Ávila se equipara. Aquí ya lo teníamos derruido de antes.

En fin que está la cosa muy malita. La línea roja del deporte es que no se le puede dejar caer del todo. Por los chavales. Ojo, que no digo que se hagan barbaridades. En tiempos de recortes en sanidad y educación no voy a venir a pedir subvenciones. Lo que sí pido es que cuando empecemos a refundar España – algún día – pensemos en el deporte. No en dar grandes sueldos a estrellas ni construir edificios megalómanos sino apostar por el buen trabajo de base e ir recogiendo sus frutos. No solo en equipos también en otros deportes que no me quiero olvidar. La lista sería larga.

Enlazo dos medios de comunicación muy diferentes. Por aquí análisis en Libertad Digital y aquí espléndido reportaje de Salvados. ¿Conclusión? Que es prioritario dejar caer los activos tóxicos del deporte. Sin miedo. Pinchar definitivamente la mentira y empezar a construir en limpio.

Soy abulense ¿A qué quieres que te gane? #ohwait

Hablando se entiende la basca

Todos, o casi todos, pasamos por una etapa en nuestra vida en la que nos aficionamos a los misterios. El atractivo del misterio es poderoso, los secretos son emocionantes, el lado oscuro tentador. ¿Hay alguien ahí fuera? ¿De dónde venimos? ¿Quién gobierna el mundo? Los ovnis, las civilizaciones perdidas, experimentos secretos, fantasmas, vampiros, misterios de la historia, conspiraciones, bienvenidos a la nave del misterio. Internet ha contribuido al auge de estos temas. Miles de páginas dedicadas a comentar fotos borrosas de ovnis o fantasmas. Miles centradas en alojar grabaciones horribles de gatos maullando dónde la gente cree escuchar a su tía Gertrudis estornudando. Miles de páginas (y algunas universidades) para explicarnos cómo los egipcios, esos pobrecitos, tuvieron que ser ayudados por extraterrestres para hacer levitar las rocas con las que se construyeron las grandes pirámides. Miles de páginas dedicadas a explicarnos cómo Kubrick rodó la llegada a la luna en un estudio de Hollywood y otras miles dedicadas a explicarnos cómo los astronautas se encontraron en esa  luna a la que no llegaron con seres extraterrestres. En España, incluso contamos con un periódico dedicado casi en exclusiva a intoxicar nuestras neuronas con descacharrantes teorías de la conspiración.

De entre todo este universo, yo siempre tuve debilidad por las conspiraciones. Luego lees, estudias, viajas y se te quita la tontería. Dejas de ver manos negras detrás del ir y venir del mundo y descubres que hay más incapacidad que maldad y que todo tiene una explicación lógica. Al final se te termina pasando… o casi. Voy a ser sincero: yo sigo pensando que hay una conspiración. Pero no para dominar el mundo, para subir el precio del petróleo, hacer caer al euro o hacer parecer al presidente de las Islas Salomón más tonto de lo que es. Hay un conspiración, átense los machos, para restar protagonismo a mi cumpleaños. Sí señores, el mundo conspira contra mi programando grandes acontecimientos el día de mi cumpleaños. ¿Pruebas? Mi cumpleaños es el 28 de Junio, el mismo día que fue proclamado emperador Carlos V, el mismo día que es asesinado Francisco Fernando en Sarajevo, atentado que provocó el estallido de la primera Guerra Mundial, guerra que concluyó otro 28 de Junio con la firma del tratado de Versalles. Sigo: el 28 de Junio se celebraron las primeras elecciones de la II República, el 28 de Junio es el día del Orgullo gay y el 28 de Junio se lanzó Google + (esto último apenas ha conseguido quitarme protagonismo, es cierto)

Y por si fuera poco, este año, que planteaba lanzar una campaña para que todos ustedes, lectores fieles del blog me felicitasen y lanzaran pétalos de rosa a mi paso, va la Universidad Católica y me contraprograma. Así es. Para evitar que todos ustedes se acuerden de pasar por aquí y felicitarme han organizado un debate entre Zapatero y Antonio Cañizares el día de mi cumpleaños. Con todo el mundo pendiente de las sabias palabras de ambos, nadie se va a acordar de mi cumpleaños y me volveré un ser más huraño y más antisocial y dejaré de respirar hasta ponerme morado y morir.

El debate entre el expresidente y el exobispo de Ávila (me informan que ahora tiene un cargo superior. No creo ¿hay algo más importante para un católico que ser obispo de Ávila?) forma parte de la II Escuela de Verano de la Universidad Católica de Ávila, que empieza hoy mismo, centrada en la “España de las reformas” (patrocinado por Merkel, el BCE y el FMI), el papel del periodismo (aquí hay mucha tela que cortar) y el “bien común de la Nación” (sea esto lo que sea). Las jornadas, de las que el debate es el fin de fiesta, han tenido un importante impacto mediático – mis felicitaciones desde aquí a la Universidad – gracias a la presencia de primeros espadas como la Vicepresidenta del Gobierno (aka la Karanka de Valladolid), Gallardón, el Ministro del Interior y periodistas de renombre como Gloria Lomana (no confundir con Carmen), Juan Pedro Valentín, García Ferreras o González Ferrari. Además, cuenta con el respaldo del periódico La Razón, que colabora en la organización y cuyo director moderará el debate.

Si os soy sincero, el debate me parece lo menos interesante de todas las jornadas. Es una opinión personal, evidentemente, y quizá sea envidia porque resta protagonismo a mi cumpleaños, pero ni Zapatero, ni Cañizares me aportan gran cosa, y menos hablando del “humanismo del S. XXI”. No me llega, no me motiva, aunque comprendo que a otros muchos les interese, aunque sea por el morbo de volver a ver al expresidente del gobierno. En La Razón, parte interesada, están dedicando bastante espacio al mismo. Perfiles de Zapatero y Cañizares, editoriales, busqueda de hashtag para seguir el evento por las redes sociales y opiniones al respecto de profesionales de distintos perfiles (políticos, periodistas, empresarios, profesionales liberales, pancarteros, miembros de la jerarquía católica, etc.) Entre estos, han preguntado al Diputado Casado, representante de todos los abulenses en el Congreso de la Nación, acerca del debate. Bueno, es un decir. Supongo que le habrán preguntado por el debate aunque en su breve respuesta no lo mencione, como tampoco menciona para nada a la ciudad que representa, con lo fácil que habría sido anotarse un tanto con los abulenses; y prefiere lanzar una soflama de moralina liberal-patriotica. Para el Sr. Casado, la crisis es culpa del “relativismo socialista” y todos juntos, porque somos una gran nación, si remamos en la misma dirección, saldremos de esta. ¡Rápido, avisad a Merkel! Ya no necesitamos el rescate. Por fortuna para todos, el Sr. Casado no está invitado al debate ni a las jornadas.

Estoy relativamente convencido de que en relativamente poco tiempo este relativo diputado nos pedirá relativas disculpas por haber pasado relativamente de nosotros, como hace relativamente poco uno de sus compañeros hizo con una provincia relativamente cercana.

Volviendo al debate y a las jornadas, al menos durante esta semana, supongo, Ávila aparecerá en los medios y la gente que vive más allá del Adaja sabrá que seguimos existiendo a pesar de los pesares. Y hay que felicitarse, y felicitar por ello a la Universidad Católica, aunque el presumible protagonismo de la ciudad estos días no tenga nada que ver con mi cumpleaños. Todo llegará…

PS.- Mi cumpleaños es el día 28 pero pueden ir felicitándome.

La vida sigue igual…

Lo bueno de echar la culpa a otros es que no hace falta asumir responsabilidades. Y, si nada se ha hecho mal (todo lo negativo es culpa del enemigo), no hay motivo para cambiar nada. La vida sigue igual o casi igual, incluso después de un intenso domingo en el que los dos principales partidos apostaron por contraprogramarse: congresos provinciales del PP y del PSOE el mismo día y casi a la misma hora.

En los populares todo fue unidad. Lo que me preocupa es que sea ésta una cualidad de la que presumen tantos partidos. Puestos a sacar pecho, sería mejor hacerlo por la discrepancia, el debate de ideas, los distintos puntos de vista que acoge una formación bajo sus colores… Pero no todo está perdido. Uno de los compromisarios del PP repartió entre los asistentes un comunicado en el que se criticaba a Antolín Sanz por llevar 12 años ocupando el mismo cargo y aspirar a más. También se denunciaba, entre otras cosas, la acumulación de cargos de Agustín González y de García Nieto, y se acababa diciendo que “la soberanía es de los militantes del PP”. Por lo que dijo este compromisario, forma parte de la Plataforma Democracia y Libertad en el Partido Popular. “¿Sois muchos en Ávila?” Le pregunta alguien. “De momento yo. Algún militante me apoya a título personal, pero no puedo decir su nombre”. Parece que hay miedo a sacar los pies del tiesto.

Mientras en el Lienzo Norte, lugar elegido por el PP, no había lugar a la sorpresa, a solo unos metros, en el Hotel Cuatro Postes, los socialistas tenían que elegir entre dos candidaturas. La cosa estuvo ajustada, como se esperaba, pero finalmente se llevó el gato al agua Tomás Blanco. No es que César Martín sea, precisamente, una cara nueva, pero sí me da la impresión de que podría significar cierto cambio en el partido. A lo mejor me equivoco, pero el nuevo secretario general me huele a continuidad, algo que no se puede permitir un partido que ve como, elecciones tras elecciones, va perdiendo seguidores en esta tierra a pasos agigantados.

Como señalaba la Plataforma Democracia y Libertad en el PP, nadie debería ocupar el mismo cargo durante más de ocho años. Del mismo modo, nadie debería continuar en los puestos de responsabilidad de un partido después de fracasar en más de dos comicios. Cualquier formación necesita renovación y, para ello, dirigentes valientes que no tengan miedo a dejar la poltrona y hacer hueco a nuevas ideas, nuevas personas, nuevos proyectos.

Dispositivos especiales

Reparemos los motores

Todos conocemos la importancia y la repercusión económica que tiene sobre la ciudad de Ávila el turismo. Podríamos hablar de que se trata de una de las bases de la economía local, dada la escasez de industria por estas tierras. Y sin duda, uno de los sectores más tocados por el turismo es el hostelero. Sector, por cierto, que está pasando por una época de altibajos y que necesita, casi de forma urgente, soluciones a sus problemas.

Hace ya unos meses, lo representó muy bien nuestro genial viñetista Illo, se hablaba de las técnicas intimidatorias que algunos restaurantes empleaban para ‘atraer’ clientes… Aquello supuso el lanzamiento de una campaña destinada al turista en la que se incitaba mediante carteles y panfletos a la libre elección en el momento de decidir dónde comer en nuestra ciudad. Aquella campaña, sea dicho de paso, tuvo poca por no decir ninguna efectividad y el problema, lejos de solucionarse, ha empeorado, dejando en muy mal lugar la imagen que se exporta desde nuestra ciudad a los potenciales visitantes. Me hablan, y os aseguro que es información de primera mano, de que el acoso al turista sigue y cada vez de forma más agresiva. Mientras ese señor que viene de Teruel se toma algo en la terraza de un local recibe la publicidad y las ofertas del restaurante de al lado con el fin de que, tras terminar su cerveza, se cambie a otra mesa, a 15 metros, para disfrutar de la comida en el establecimiento colindante. Sinceramente, si de mí se tratase sería motivo más que suficiente para quedarme donde estoy y no entrar al trapo. Me parece una técnica absolutamente lamentable y que no ayuda, para nada, ni al turista ni a la imagen de los hosteleros locales. Que estamos de acuerdo en que cada uno mira por sus intereses y que si me lo puedo llevar yo mejor que si te lo llevas tú, pero también lo estamos en que el acoso al visitante no puede, en ningún caso, ser tan evidente.

Este problema, que se extiende sobre todo por los locales de El Chico, zona del Mercado de Abastos incluida, choca de frente con iniciativas como las de la Calle San Segundo. Los seis bares de esta calle, lejos de ponerse palos en las ruedas, han decidido revitalizar su zona con actuaciones y actos culturales que se extenderán durante todo el verano. Parece mentira que unos tengan tan claro que la unión puede ser buena y otros se dediquen a intentar hundir el negocio de al lado con las prácticas antes relatadas.

Lo que sí tengo más o menos claro, y creo que puede ser la puntilla que nuestra ciudad necesita, es que la problemática no tiene expectativas de cambiar. Si aquella campaña, orquestada desde el Ayuntamiento, no tuvo resultado las ideas son escasas a la hora de abordar el problema. No digo que no las haya, pero no serían fáciles.

Y por otro lado tenemos el otro problema que tampoco es nuevo y del que año tras año oímos algo pero que parece que tampoco se le pone fin. Hablo ahora del botellón. La Asociación de Hosteleros de Noche ha hecho público, por enésima vez, su malestar, en este caso tras las fiestas del barrio de San Antonio. Y sí, es cierto que el botellón reporta pérdidas al gremio de hostelería de noche, no digo nada nuevo. El problema aquí es seguramente otro y bastante más complicado. Lo primero porque parece que no se puede salir un sábado por la noche sin la imperante necesidad de emborracharse, cosa que veo del todo ilógica. Lo segundo, que las copas en los bares no están precisamente baratas y en esta época de crisis no todo el mundo dispone de cinco o seis euros para gastarse en una sola copa y menos con la poca variedad que ofrece el ocio nocturno en Ávila. Que sí, que son muchos factores… Los locales cuestan una pasta, los camareros tienen la mala costumbre de querer cobrar tras trabajar, aunque sea una mierda de sueldo, y todo eso, entre muchas otras cosas, hay que cubrirlo a base del bolsillo del cliente… Es lo que hay… Pero quizá empiece a tratarse de ganar más pocos y menos muchos y de ajustar un poco los precios a la situación económica de la ciudad (y provincia) y no olvidar que ciertos informes dejaron nuestra provincia fuera del mundo desarrollado para equiparar nuestra economía con la de un país en vías de desarrollo más que con el primer mundo con el que todos queremos identificarnos. En este punto diré también que existe legislación en cuanto al consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública se refiere y que en muy pocas ocasiones se hace cumplir. De hecho, las veces que se hace se convierte en noticia…

En fin. Que este barco en el que viajamos tiene pocos motores que lo impulsen y si uno de ellos, el hostelero, está tocado casi de muerte, el barco seguirá avanzando demasiado lento y seguramente hacia un rumbo equivocado… Que los hosteleros del centro, de la calle San Segundo y del resto de zonas de Ávila deberían ayudarse unos a otros en lugar de pisarse para ganar dos duros más y, al menos, la imagen que se lleva el turista de nuestra ciudad sería seguramente diferente y mejor… y que el asunto del botellón es algo que no dejaremos de escuchar y que tampoco creo que llegue a buen fin si no se hace lo necesario para eliminarlo definitivamente de los parques de la ciudad. Reparemos los motores y dejemos que Ávila evolucione hacia un futuro mejor en lugar de frenarla y condenarla definitivamente al estancamiento.

Elige tu propia aventura

¿Han leído alguna vez un libro de “Elige tu propia aventura”? ¿No? Les explico rápidamente. En este tipo de libros, el lector va construyendo la historia, el relato, paso a paso. Cada cierto tiempo, suele ser cada pocas páginas, el lector debe elegir entre dos o más opciones y dependiendo de su elección, debe continuar por una página o por otra. Si decides besar a la chica, pasa a la página 83. Si crees que lo mejor es seguir viendo la Eurocopa en la tele, sigue en el sofá y pasa a la página 95. En wikipedia llaman a esto hiperficción explorativa.

¿Me he explicado bien? ¿Les apetece probar? Como esto no deja de ser un blog y el espacio es reducido no les voy a soltar aquí una novela de aventuras, ya tendremos tiempo de eso otro día. Solo les voy a narrar una escena y les voy a dar dos posibles finales. Evidentemente, si ustedes gustan y se ven acompañados de las musas y de tiempo para atenderlas, pueden escribir finales alternativos en los comentarios. Muy bien, vamos allá.

Viernes, 19 de Mayo de 2006

Pasan algunos minutos de las doce del mediodía, hora a la que estaban convocados los medios para la rueda de prensa. Cientos de periodistas esperan sentados en el patio del Palacio de la Moncloa la aparición del Presidente del Gobierno que, según se rumorea, hará un importante anuncio de carácter económico. Sin previo aviso, unas puertas se abren detrás del atril gris con el escudo de España dispuesto para la ocasión en un lateral de la sala. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cruza con paso firme y rostro serio un par de estancias hasta llegar al patio donde le reciben docenas de flases. Deja en el atril unos pocos folios y posa durante unos segundos ante las cámaras de los periodistas hasta que su jefe de prensa se acerca a los mismos y les ruega que se retiren para que pueda empezar la comparecencia. Al fondo de la sala, el ministro Solbes y el equipo de ambos esperan tensos. El presidente del Gobierno, una vez que todos se han sentado, coloca los folios que contienen su discurso con esmero y mira con gesto estudiado a la cámara de televisión que desde el centro de la sala retransmite la rueda de prensa en directo.

“Españoles, ciudadanos y ciudadanas. Atravesamos una época de prosperidad como nunca antes había vivido nuestro país. El desempleo cae mes tras mes y todos los indicadores hablan del fuerte crecimiento, sostenido y continuado, de nuestra economía. Tras años de esfuerzos, nuestro país parece por fin estar alcanzando las cotas de desarrollo de nuestros vecinos más prósperos. Pero este crecimiento no está exento de peligros.

En el programa electoral del Partido Socialista que avalaron con su voto los españoles en los pasados comicios, ya se mencionaban alguno de estos riesgos y ya se proponían soluciones. Ha llegado el momento de ponerlas en marcha.

En nuestro país, todos los informes lo señalan, tanto de las instituciones europeas como de nuestro propios organismos, se ha estado gestando durante la última década lo que se conoce como una burbuja inmobiliaria de raíces especulativas. Así lo pone de manifiesto, entre otros, el último informe del Banco de España. Esta burbuja, que afecta a todo el país y a muchos sectores de nuestra economía, es un peligro grave y cierto para el futuro de nuestra nación y es deber de este gobierno, por lo tanto, ponerle freno con todas las medidas a su alcance. Por este motivo, el Gobierno va a enviar al Parlamento de la nación para su debate y aprobación una serie de medidas destinadas a enfriar el crecimiento del mercado inmobiliario, la especulación y los riesgos inherentes para nuestra economía. Entre estas medidas, que tiene como fin último forzar un aterrizaje suave del sector y asegurar el crecimiento sostenible en el futuro del país, están las siguientes:

- Limitar el volumen de préstamos totales concedidos por las entidades de crédito.

- Reducir la exposición del sector financiero a la construcción, ya sea mediante la concesión de crédito a particulares o empresas, o mediante la participación directa en empresas del sector.

- Limitar por ley el máximo financiable en cada operación de compra-venta de viviendas y regular estrictamente todo lo relacionado con la tasación de las mismas.

- Reformar la ley para despolitizar las Cajas de Ahorro.

- El estado asumirá las competencias últimas en materia de urbanismo de las entidades locales y reformará el sistema de financiación de estas para que no dependen en exclusiva de los ingresos procedentes de la construcción.

- El Estado intervendrá en el mercado de la vivienda para, en un primer momento, moderar el crecimiento del precio de los pisos y a largo plazo rebajarlo. Se potenciará la construcción de viviendas a precios por debajo del mercado y se fomentará el mercado del alquiler.

- Fin de las ayudas y ventajas fiscales para la compra de viviendas.

- Aumento de los impuestos sobre la propiedad inmobiliaria.

- Creación de nuevas figuras impositivas que penalicen la especulación y la acaparación de viviendas.

Todas estas medidas, que se concretarán, como dije al principio, en una ley que el gobierno remitirá al parlamento, tendrán consecuencias inmediatas y el gobierno lo sabe y las asume. Frenarán el crecimiento y la creación de empleo y afectarán especialmente al desarrollo del sector inmobiliario y financiero, pero es tarea de este gobierno pensar en el futuro, no solo en el corto plazo o en las próximas elecciones. Confiamos en que los españoles sabrán ver los beneficios que a largo plazo tendrán en la sociedad española las iniciativas que nos disponemos a tomar. Muchas gracias”

Opción A.- Tras un provechoso debate en el Congreso y en el Senado, las medidas se consensúan y se aprueban por unanimidad. El líder de la oposición reconoce que las medidas, que refuerzan los cimientos de la economía nacional, deberían haberse tomado antes. Los españoles, tras leer la información que aporta el gobierno y seguir con atención el debate en las cortes, asumen que el diagnóstico que ha hecho el ejecutivo es el correcto. Habrá gente que perderá dinero, es verdad, se pagarán más impuestos, se crecerá menos y será más difícil comprar una vivienda pero es por el bien común. Las entidades locales reconocen que el desarrollo urbanístico se les estaba yendo de las manos y piden sentarse con el gobierno a negociar su presencia en los órganos de decisión para colaborar en la redacción de la nueva legislación. Las entidades financieras y las empresas del sector de la construcción asumen su parte: crecerán menos hoy pero lo harán de forma más segura. Todos los españoles, en definitiva, respiran aliviados por haber frenado el crecimiento de la burbuja.

Opción B.- A los pocos minutos de terminar la rueda de prensa, el líder de la oposición emite un comunicado en el que afirma que el objetivo del Gobierno es destruir la economía nacional y limitar el crecimiento para poder beneficiar a sus partidarios con ayudas y subvenciones. Los demás partidos se suman a las dudas y los partidos nacionalistas concluyen que el verdadero fin del Gobierno es acabar con el autogobierno de las comunidades. Algunas regiones gobernadas por el partido de la oposición se plantean incumplir las medidas anunciadas y en otras se empiezan a recoger firmas. Las entidades locales claman contra las medidas que, dicen, arruinarán sus finanzas y acabarán con la bonanza. Muchos alcaldes auguran que no podrán terminar los grandes proyectos que ya han empezado y todos temen que se frene el crecimiento del país. Las entidades financieras emiten por su parte un comunicado en el que afirman que sus cuentas están saneadas, que su perfil de riesgo es óptimo y que con este tipo de medidas solo se consigue sembrar dudas sobre su solvencia. El sistema financiero español, recuerdan, es uno de los más seguros del mundo. Lo mismo dice la patronal de las Cajas de Ahorro. Modificar la ley que regula su funcionamiento es atentar contra un modelo de fiabilidad demostrada. Los ciudadanos, por su parte, ponen el grito en el cielo. Aquellos que especulan con viviendas echan cuentas y se ven con el agua al cuello. Los que trabajan en el sector temen por sus puesto y los que esperaban trabajar en él ven como se esfuma su perspectiva de futuro. Se convocan manifestaciones en las principales ciudades que cuentan con el respaldo de los partidos de la oposición, de la patronal, de los bancos y de los obispos y se pide la dimisión del gobierno.

¿Cuál creen ustedes que habría sido el final más probable?

La fina línea (aka Goodbye Spain)

Hola soy Rubén Negro.  Me recordarán de anteriores entradas positivas como “El cafetico del paisano”. Desde entonces no he vuelto a tener un día de esos. Lo de la revolución mofletuda es complicado, qué le vamos a hacer. Es difícil esto de regalar la luna

Me acuerdo mucho estos días de la película de Frank Capra. No sé si vieron el último Salvados. Hablaban de la banca ética. Yo lo llevaba también a mi terreno y pensaba en si sería posible el periodismo ético. Es decir…que no todo el dinero se lo llevara Cebrián. Piensen en su grupo periodístico preferido y valdrá igualmente. Hay un movimiento estúpido en ciernes que consisten en acabar con el periodismo de provincias y centralizar en Madrid. Poco a poco se van cerrando cabeceras locales, emisoras de ciudad. Se condena al paro a periodistas que no llegan a mil euros mientras sin embargo se salva el sueldo de grandes directivos, grandes columnistas, grandes prohombres.

Con un dinerico de esos se mantendría una emisora local durante un año con cuatro trabajadores. Se desprecia la opinión del ciudadano turolense, abulense o segoviano al que se le ofrecerá de contenido lo que suceda en la gran capital. De este modo lo que pasa a pequeña escala es incontrolable. El político de su cantón no tendrá nadie que cuente sus andanzas y el único medio que sobreviva será el bien pagado por el poder.

No ha sucedido en dos tardes ni el sector es inocente. Cuando hubo pasta proliferaron medios como setas y en vez de usar la suficiencia económica para hacer periodismo los empresarios (generalmente constructores) lo usaron para pegarse al poder y obtener prebendas.

No, el mundo no es el de Capra. Saben aquello de…

“La lucha continua, entre el tiburón de los negocios y el desafortunado George Bailey. Potter trata de comprarlo ofreciéndole un buen empleo, y por un momento parece haberle hipnotizado, haciéndole ver que fácil es cumplir todos sus sueños. Pero justo en ese momento y cuando estrechan las manos, George comprende que le están comprando y rectifica, rechaza la oferta y la lucha continua.”

Aquí no hay ninguna lucha, hay un sistema ganador. A usted no le rescatan, al cráter humeante sí. Lo rescatan porque son ellos. Qué dificil es lo de la revolución mofletuda cuando ves que los caminos dados no son los caminos de lo ético. El tiburón sobrevive ahogando a los pececitos y con menos pececitos no sobrevivirá el tiburón. Ganas hay de que todo  se vaya al carajo.

La fina línea entre optimista e idiota es muy fina línea. Quiero creer en el optimismo pese a todo. Sigo intentando buscar una sonrisa perdida para evitar que nos lleven al perenne estado de tristeza. Lo he subtitulado Goodbye Spain porque si un estado no logra que haya empleo es un estado fallido. Los estados han de estar al servicio de sus ciudadanos y el que nos hemos montado no lo hace. Es inútil mantener este transatlántico si no pasan cosas. Y dado que lo de la guillotina no parece estar entre lo posible lo que habrá que hacer será encarcelar masivamente a políticos, banqueros y corruptos. Si no el negocio continuará. Caiga quien caiga. Que caiga alguno de ellos o seguiremos cayendo los de la torpe infantería.

Goodbye Spain. Es una pena porque tenemos una selección de fútbol cojonuda pero este país no va a ninguna parte. Tenemos enemigos exteriores pero sobre todo interiores. Mientras estemos empeñados en meternos el dedo entre derechos históricos y bacalás seguiremos yendo hacia abajo. Por eso el anuncio de Coca Cola es muy bonito pero mentiroso

No estamos juntos.  Que se independice quien tenga a bien hacerlo. Que se acaben los privilegios de sangre azul. Mi voto lo tendrá el que propugne cambios de verdad, reformas de calado.

Pelos de punta al ver a los irlandeses cantar esto mientras nosotros o silbamos nuestro himno o lo tatareamos mal. Ni una vez hacemos bien el chunta-chunta. Ni eso nos sale.

Qué bello es vivir o lo será  algún día.

Tour de Prima

by Illo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.103 seguidores

%d personas les gusta esto: