Cuneros y acunados

Dos sombras recortadas junto al Colegio Santa Ana van viendo amanecer mientras la pelea dialéctica no concluye nunca.  Estocada va, estocada viene, flechas al aire  como incansables guillermos que no se dan tregua ni en los más oscuros callejones. Sabiéndome derrotado por agotamiento saqué mi bandera blanca y solicité un respiro a mi contricante, el temible Alberto. Los Del Pozo  – está visto – más que técnicos son avezados ingenieros del debate.

“No seas ingenuo” venía a decirme aquel Alberto de hace 4-5 años. Deja de votar cosas raras y decídete por algo útil. En esta ciudad o rojos o azules. Implícate en algún bando o no se cambiará nada. Si no estás de acuerdo, pelea desde dentro de los partidos que pueden mover algo. Pero deja de votar que si Ciudadanos al Congreso o Tierra Comunera al Senado. Sabes que no van a salir, Rubén. Y si fueran a salir lo mismo votabas a otros… por fastidiar.

Vale, sí, es un voto raro.  Pero yo me entiendo. No es que tenga unas extraordinarias simpatías por el partido castellanista – le aclaraba – pero sé que si salieran elegidos en algún momento se hablaría de Ávila en el Congreso. Dejaríamos de ser la provincia en la que poco importa prometer porque nada cambia. Esa en la que puedes colocar a un cunero o repetir 20 veces como candidato. No, ni rojos ni azules. Naranjas. Ya por entonces tenía mi punto de indignado (de terraza).

Vuelvo al presente. Hace poco hablábamos por aquí de la última tomadura de pelo del Ave.  Y esta semana se confirmaba la nueva acción de peluquería. Lo reseño para llevar el debate a otro punto: ¿A qué se dedican nuestros diputados?

Visito la web del Congreso. Empiezo por Pablo Casado y descubro su twitter. Se agradecería en su descripción alguna mención a Ávila aunque al menos espero que su participación en la red social le anime a intercambiar tweets con alguno de sus votantes. O que conteste al email que en la página se adjunta. Se habla de él como una persona capaz. Tiene acceso a importantes altavoces y su presencia mediática va en ascenso. Esperemos que en algún momento se acuerde de la provincia por la que salió elegido. Que no se repita un caso Aristegui. Otro portavoz capaz que sin embargo acabó pidiendo perdón por olvidar a Zamora. Ya saben…otra provincia que cuenta lo justito para los grandes.

De los diputados perennes espero lo mismo que en sus anteriores legislaturas. Jota sin baile, Sebas la vida se va, se va, se va… Digo que se va – como canción de Julio Iglesias – porque las intervenciones escasean. Sí hay más intervenciones en la pasada  (algunas del tren por cierto) pero de momento son modestas en la décima legislatura.

En cuanto a Muñoz…está más activo. Como portavoz en la comisión de Interior y vocal en Justicia y Seguridad Vial está presente en varias iniciativas e intervenciones. Su capacidad para seguir siendo importante habla de que se sabe mover entre los bocados del partido propio. La crítica en este caso es a su poca cercanía. Que no es simpático en el trato con el común es más o menos conocido. Su relación con la prensa no es extraordinaria. Y no es que deba serlo, que el amiguismo tampoco es sano, pero sí al menos cordial para una mayor cercanía con el ciudadano que lee, escucha, sigue medios de comunicación. Ya que no hay twitter ni facebook ni nada que se le parezca…un pequeño toque humano tampoco estaría de más.

Que no se dejan ver mucho, en definitiva. Al menos en lo relacionado con Ávila,  que no me vale El Gato al Agua como animal de compañía. La página web del Congreso es fantástica pero no todo el mundo tiene la maña suficiente para entrar a ella y ver qué hacen sus representados. La política también debe ser pedagogía: hacer pero también explicar lo que se hace. No hacerlo solo cada cuatro años y tirando de eslogan, pancarta e invitado estelar al mitin.

Es decir, volviendo al inicio… que el Ave – y otras cosas – sigue alejandose más y más de Avila y nuestros diputados cuneros o acunados permanecen de siesta o lo parecen.

Yo los querría casados pero con la provincia.

Pd: Me he dejado el Senado a sabiendas. Primero porque eso hay que reformarlo y daría para otra entrada y segundo porque les tengo simpatía personal (vía ciclismo y otros menesteres) a los nuestros. Permítanme la licencia por tanto…aunque lo cierto es que voté a María De La Fe Higueras. Rarito que soy.

Pd 2: He dejado enlaces bastantes genéricos al Congreso para que podáis investigar a través de ellos. 

A %d blogueros les gusta esto: