Apuntes breves

La empresa
Bankia
ha decidido agrupar todos sus activos inmobiliarios bajo una sola entidad independiente con el nombre de Bankia Habitat. La empresa informa diciendo que “inicia su actividad con la comercialización de 500 viviendas nuevas en toda España con descuentos de hasta el 60%”. 500 viviendas nuevas que entiendo vienen de embargos a particulares y empresas que no podían hacer frente a los pagos de la deuda que durante las vacas gordas contrajeron con las empresillas en las que la empresa se dividía no mucho tiempo atrás. Vacas, por otro lado, que engordaron las dichas empresillas en su día ofreciendo condiciones muy ventajosas para que todos pudiéramos tener nuestra nueva y sobrevalorada casa.

Zona O. R. A.
Aprovechando sentencias favorables en otros lugares de España, el Equipo de Gobierno quiere comenzar a tramitar cuanto antes las multas de aparcamiento de la Zona O. R. A. aunque no estén firmadas por un agente de la Policía Local, requisito que hasta ahora se consideraba necesario para cursar la denuncia. Céntimo a céntimo, euro a euro, a sacar pasta sin que se note mucho. Dentro de poco tendremos también un incremento de plazas reguladas por parquímetro para compensar las que se han perdido en los últimos meses por vados, posicionamiento de contenedores y otros asuntos. A soltar más pasta… Por cierto, el céntimo sanitario nos va a doler, mucho pero es por nuestro bien. ¡¡No haber matado de hambre a las vacas, desalmados!!

Céntimo Sanitario
Y ya que sacáis el tema del céntimo sanitario decir que parece haber resultado un problema para ciertas estaciones de servicio, por supuesto no mayor del que nos supone a los ciudadanos sin límite regional cerca.  Los castellanos y leoneses prefieren desplazarse a la comunidad vecina a repostar para no pagar del céntimo de marras. Un ejemplo lo encontramos en la noticia de Diario de Ávila que muestra la foto de una Gasolinera de Candeleda. Gasolinera Monforte… Monforte… Monforte… ¿De qué me suena ese nombre? Igual no todos están de acuerdo con los 0,0566 euros por litro (IVA incluido) que nos ha subido el combustible desde el pasado 1 de marzo…

Conexión con la A-6
Creo que tendrá que esperar. El Consejero de Fomento de la Junta, Antonio Silván, decidió no mojarse mucho hasta que no se conozcan los Presupuestos Generales del Estado, anunciados para el próximo día 30 de marzo pero nadie esperamos que sean especialmente generosos, es más, yo me temo todo lo contrario, no sé si os pasa… Una vez se conozcan se podrá hablar del tema pero “Hasta entonces, hacer planteamientos sobre el aire no es bueno.” Pues eso… Nones…

17 Responses to Apuntes breves

  1. Guillermo B. says:

    Las vacas inmobiliarias las alimentamos tanto o más los ambiciosos ciudadanitos que las empresillas…

    Un saludo

    • Alberto Martín del Pozo says:

      Eso es, en parte, discutible. No la participación del “ciudadano medio” en las vacas inmobiliarías, sino su grado de responsabilidad. Todos los actores tenían fuertes incentivos para participar y para impulsar al alza el mercado, pero no todos tenían igual información respecto a su funcionamiento. El ciudadano que participaba en el mercado pensaba que la “vivienda nunca bajaba” y esa máxima la conviertieron en dogma el resto de los actores del mercado porque era lo que les convenía.

      La responsabilidad del ciudadano medio en la burbuja no es equiparable a la de entidades financieras y administraciones públicas.

      • Guillermo B. says:

        ¡ Qué bonito es eso de escudarse en la falta de información, en el pensaba…! A mí me enseñaron de pequeño que Don Creíque, Don Penseque y Don Semeolvidoque los había matado mi profesor de quinto de EGB, y que por tanto no eran nunca excusas válidas

        Si resulta que el ciudadano medio, ese que se creía a pies juntillas todas las interesadas mentiras que los malvados banqueros y promotores le largaban, no tiene capacidad analítica y está indefenso frente a todo lo que le cuentan, pues vale… Curiosamente, ese mismo ciudadano es un puro experto a la hora de comprarse no sé, un coche o una tele plana, hasta el punto de superar en sapiencia a cualquier vendedor… Ese que se ve impelido a tomar un crédito por las inmejorables condiciones, resulta luego que es un hacha negociando y calculando la mejor oferta en los supermercados…

        Lo siento, Alberto, pero si no asumimos nuestras culpas, caeremos en ellas otra vez…

      • Alberto Martín del Pozo says:

        Creo que hay que diferenciar entre la responsabilidad de cada uno y la responsabilidad del “colectivo”. El ciudadano Pepito González, en adelante P.G., es responsable de haber firmado una hipoteca por el 120% del valor de su vivienda, con un pago mensual superior a sus ingresos, unos intereses altísimos y sin que le regalasen una mísera olla a presión. P.G. además de ser responsable de todo esto es idiota. Ahora bien, por mucho que P.G. o mil como él sean idiotas y responsables de sus hipotecas, no son responsables de la burbuja. Los ciudadanos participaron de la burbuja, directa o indirectamente, especulando o comprando su residencia habitual, eran actor necesario, pero no se les puede hacer responsables del chiringuito burbujeril.

        P.G. es idiota y tiene que asumir sus culpas respecto a su hipoteca, no tiene más remedio, pero no respecto a la burbuja. Que P.G. no pueda pagar su hipóteca es malo para él, para su familia y en parte para su banco, pero no es el fin del mundo para la economía española. La burbuja sobrepasa la capacidad de P.G. de destruir el mundo. La burbuja es responsabilidad de las instituciones financieras y de las distintas administraciones que se beneficiaban de ella, básicamente porque sabían que estaba allí, que tarde o temprano explotaría y que la economía española explotaría con ella.

        Por mucho que P.G. pueda decidir entre una tele de 25 pulgadas marca LG y una de 26 de la marca blanca del Carrefour, quizá el mercado inmobiliario, el TAE, las clausulas suelo, la balanza de pagos, el sistema de financiación municipal, el pacto de estabilidad, el Tratado de Lisboa, la inflacción durante la república de Weimar, la ingenieria fiscal y las fluctuaciones del precio del barril de brent se le escapan. Y todas esas cosas influyen en la situación actual. Cuando a P.G. escuchó al Ministro de Hacienda y al de Economía decir que la vivienda era una buena inversión y que la subida de precios era buena porque significaba que los españoles lo podían pagar por el aumento de su renta, P.G. simplemente les creyó. Él y muchos más, comprasen o no una vivienda en esos momentos.

      • Guillermo B. says:

        Sí, de acuerdo en que Pepito González era algo ignorante, por no mentarle más, pero no de acuerdo en que no es responsable de la burbuja, o que lo es menos que los malvados inventores del sistema y explotadores del mismo… ¿Me quieres decir que más responsable que Peito era el pobre alcalde de pueblo cercano a capital, al que se le decía que recalificase, que eso era bueno? ¿O el director de sucursal bancaria, al que le pedían resultados? ¿Ellos también eran inocentes, y el malvado pasa a ser Botín? ¿Quién asumimos que sí que se había mirado los índices de inflacción de Weimar (bellísimo sitio, por cierto)?

        Si yo, malvadísimo presidente del Santander o del BBVA, o malvadísimo presidente de Martinsa, o malvadísimo político en busca de vías de financiación, quisiera mañana montar una burbuja a base de hinchar el precio de los tapones de plástico de las botellas, desde luego necesitaría tener una industria de tapones, y que estos me beneficiasen de alguna manera, pero lo que sería esencial para formarla es una panda de incautos, millones de gilipollas cuyas ansias de forrarse, de ser más que el vecino, de fardar, de lo que sea, les impeliese a meterse en la espiral por la que un tapón-tulipán pudiera llegar a valer más que una carreta. Sin esos gilipollas, la cosa no funciona, por muchísimos malvados que echemos a la olla. Como dices, PG y los de su quinta son parte necesaria, y al menos en mis tiempos de estudios de lógica, si yo soy parte necesaria para la consecución de algo, y nadie me pone una pistola en la frente para ello, y ese algo ocurre, yo soy responsable, ¿no?

        Claro que cuando yo, Pepito González, cometo un error, y compro yogures caducados sin haber mirado la fecha, es mi culpa, y como tal la asumo y recibo la bronca de mi mujer. Cuando somos millones de Pepitos errando, pues como que mi imbecilidad se diluye, y me busco cualquier excusa, sea la inflacción alemana de entreguerras, sea un malvadísimo sistema que conspira contra mí, o sea lo que sea. Salgo a la calle y junto a muchos otros echo la culpa de no saber mirar la fecha de los yogures a quien se tercie, con tal de lavar mi conciencia. Y sobre todo, paso a exigir que se me libere de mi responsabilidad (léase el tema de daciones en pago), ya que me “obligaron” a meterme en lo que no podía…

        Hace poco he leído una carta al director (creo que en el Semanal XL) en el que una pareja que eligió no comprarse la megacasa que no podían, que eligieron no meterse en cochazos, que incluso pospusieron la decisión de tener hijos, que ahorraron incluso, decían que por qué ellos, que fueron prudentes, han ahora de pagar por la estupidez de muchos otros… PG está sufriendo en sus carnes a buen seguro las consecuencias de sus erradas decisiones, pero creo que no basta con eso, sino que también tiene (tenemos) que saber que todo volverá a ocurrir si no aprendemos, si el tiempo que gastamos en analizar lo que es un KERS o un DRS o los caballos que tiene un coche, no lo dedicamos a leer sobre Weimar, no sea que acabemos, en nuestro populismo (“no somos culpables, lo son los malvados franceses o los malvados judíos que nos asedian”), buscando el salvador que ellos buscaron.

        Un saludo, siempre un placer debatir contigo.

      • Alberto Martín del Pozo says:

        Centremos el debate. Yo no niego la responsabilidad de cada uno en sus decisiones, al contrario. Lo que no acepto es que se culpe a todos los que firmaron una hipoteca en su día de la burbuja inmobiliaria en el mismo grado que las administraciones y las instituciones financieras. De su hipoteca sí, por supuesto, pero no de la burbuja. No hay que buscar fantasmas, conspiraciones o malvados gnomos. En la “escala de la responsabilidad” no pueden estar en el mismo escalón el paisano que firma una hipoteca y las administraciones o instituciones financieras.

        Y aquí vuelvo a hablar en general de las instituciones financieras y administraciones, más allá de las decisiones individuales del director de la oficina X concediendo un prestamo a un tipo que fue a la oficina en camisa de tirantes o del alcalde del pueblo Z que recalificó un pinar para poner una urbanización con 2 campos de golf, por mucho que ambos tengan responsabilidades en sus casos concretos.

        Y sobre la carta de XLSemanal un apunte. Quizá ellos no se comprasen una casa, un bmw, o una tele de plasma de 234 pulgadas a plazos, pero sí participaban de la burbuja, aunque estén un escalón por debajo de los hipotecados. ¿O acaso no disfrutaban de los servicios que les prestaba su ayuntamiento/comunidad/Madrid con los impuestos de la burbuja?

        Todos, como país, yo incluido, hemos sido responsables en mayor o menor grado de lo sucedido con la burbuja, pero no todos en la misma escala.

  2. bymoya says:

    Uno que ya se va pillando recetas para cocer el pan en casa, elaborar el jabón para el hogar y evitar así traslados al super, está como para adquirir hipotecas basura o dar paseos en coche. Si no hay dinero, que se lo han llevado tintado de negro a bárbaras tierras y volverá cuando reine de nuevo la peseta a intercambio de céntimo de euro la media docena de rubias.

  3. Yo tengo un huerto, si alguien se apunta plantamos tomates y patatas.
    Eso si ecológico, sin basuras,ni abonos, que es lo que predomina últimamente.

  4. Guillermo B. says:

    Y para elaborar el pan en casa, ¿también tienes una cosechadora y un tractor para el trigo de la harina? Y para el jabón, las grasas que saponificas, ¿las obtienes tú mismo cazando ballenas?

    Me temo que ni el huerto de Santi funcionaría, yo llevo varios años eleándome con el mío, y quitando los ajos, lo demás no me furrula sin un buen plaguicida… puta araña roja…

    Vamos, que la autarquía empieza a ser difícil…

  5. Siento discrepar contigo Guillermo B ,
    Sin acritud , como decían

    El pan se lo cambio al panadero por algunas patatas, los tomates y las lechugas las cambio por arroz, el jabón lo hace mi madre en casa de toda la vida sin cazar ballenas, eso si es un poco áspero y sin perfumen.
    Si tienes araña roja en el huerto es que lo tienes mal cuidado, en el mío no hay ni escarabajos y no he usado nunca un plaguicida, ahora cada vez que voy me salen callos en las manos, nada que con una buena dosis de teclado no se pueda solucionar.
    Ahh , prueba con los calabacines,son fáciles de sembrar, no dan mucho trabajo y nacen enseguida, para un buen puré bien valen.

    No solo de “San Google “vive el hombre.

    Saludos Brother.

    PD. Siento el sinsentido del comentario , la política no va conmigo. Eso si que no me toquen los bemoles.

  6. Guillermo B. says:

    Oyes, que lo de la araña roja va en serio… 5 años jodiéndome las judías y algunas tomateras, hojas amarillentas y frutos chuchurríos… No sé qué te ha dado conmigo y con San Google, háztelo mirar… Si tienes dudas, estás cordialmente invitado a verificarlo…

    Los calabacines también los he trabajao, más que nada por empeño de mi suegro, pero para un huertecillo de 20 metros se me comen demasiado terreno, y la verdad, acabo harto luego de la puñetera crema.

    Y respecto al fondo de mi anterior (si es que te apetece hablar de ello más que mentarme una vez más a San Google) viene a decir que el trueque está muy bien, pero que hoy por hoy es más barato el pan de tahona que el hecho en casa, y los tomates almerienses que los raf de huerto…

    Salud (y crema para los callos, de las manos, digo, también sin acritud)

  7. Macanaz says:

    Dos breves apuntes.
    En Madrid existe el centimo sanitario desde que se transfirio la competencia en materia sanitaria.
    Es injusto? Sí. Necesario? Si porque el gasto sanitario ha crecido enormemente sobre la base del Gratis total”. Ya se sabe: Servicio gratuito demanda infinita.
    Segundo apunte. El aumento de los precios es “inflación”, no “inflacción”.

    • Guillermo B. says:

      Touché

    • Alberto Martín del Pozo says:

      Cierto lo de la “inflación”. Además, pido perdón porque posiblemente empezara yo la cadena de errores mentando la república de Weimar.

      Respecto a lo del céntimo sanitario, no estoy de acuerdo. Es un impuesto injusto en la medida en que se utiliza el gasto sanitario como excusa para gravar otro bien. ¿Por qué se graba la gasolina y no los donuts? ¿Por el impacto de la gasolina sobre la salud? No, se hace porque la demanda de gasolina es más inelástica que la de los donuts. Es decir, la subida del precio de la gasolina va a reducir menos su consumo que si el impuesto se aplicase sobre los donuts, aumentando la recaudación. Los impuestos, en un sistema ideal, deberían centrarse en gravar externalidades negativas para reducirlas. Si se quiere reducir el gasto sanitario porque se piensa que existe un uso excesivo, cosa que me permito dudar, lo que se ha de gravar es ese uso de ese servicio, no los donuts, el bacalao desalado, los videojuegos o la sal. (Nota: no, no creo necesario que se grave el uso del sistema sanitario)

      Otra cosa es que sustituyamos buena parte de los impuesto actuales por un sistema impositivo “verde” que grave los daños al medio ambiente, a la salud u otro tipo de externalidades negativas de todos los productos, bienes y servicios. Si ese es el plan que cuenten conmigo, pero lo dudo.

      • Guillermo B. says:

        Y tú, Alberto, ¿qué grabarías en los donuts? Yo, alguna locución latina, o incluso el primer capítulo de El Quijote, como hacen algunos en un grano de arroz… Claro que, entendiendo que grabar algo en la gasolina, al ser líquida, sea complejo, hayan optado los gobiernos autonómicos por gravarla, mejor… 🙂

        Por lo demás, el sistema sanitario ya está pagado en su gratis total (apoyo a Macanaz en su análisis, por más que sea céntimo y no centimo) por impuestos sobre cosas tan inelásticas como la vivenda o el pan (algo elástico sí es si está pasado), o incluso más grave, el trabajo. El problema de este céntimo es que es finalista, cosa que mucha gente (creo que tú entre ellos, Alberto) reclaman de los impuestos cuando se trata de aplicarlos a Defensa, o a las ONG. Vamos, que en pruridad lo que habría que hacer es especificar finalistamente para qué se destinará cada uno de los 70 u 80 céntimos de impuesto que lastra (sin b o v, oyes) la gasolina.

      • Alberto Martín del Pozo says:

        Hay que ver Guillermo, que poca comprensión. Uno que se esfuerza por comentar desde el móvil, para mantener vivo el debate, y me sacas los colores por un desvio dactilar. Lo escribiré cien veces en la pizarra digital.

      • Guillermo B. says:

        Perdona, que cierta es la cercanía de b y v (casi como la del PP y el PSOE asturianos)… No pude evitarlo, que me pierden los donuts…

        Un saludo, y como añadido, casi todas las gasolineras abulenses se han apuntado a un programa de descuento del famoso céntimo, con lo cual ya no sé qué pensar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: