¡La tuya es más grande!

Como han podido imaginar por el título, vamos a hablar de deudas municipales. Si ustedes han imaginado otra cosa, es culpa de su mente sucia. Si han llegado a este post desde un buscador y no están interesados en el apasionante tema del que vamos a hablar, ustedes se lo pierden.

La cosa esta del dinero, o más bien de su ausencia, está muy de moda desde hace un par de años y semana tras semana vuelve al centro de la actualidad encarada desde nuevos ángulos o descubriendo nuevos e interesantes detalles. Por este humilde rincón ya hemos hablado del tema y a grandes rasgos estoy de acuerdo con lo comentado. Estas semanas todos los focos están centrados en las deudas de las administraciones con los proveedores y el plan del Gobierno para sanear sus cuentas. Los datos publicados permiten observar como la gestión de los fondos públicos ha sido en muchos casos lamentable, ciega y cortoplacista. Las administraciones públicas están lastradas por las facturas de tiempos mejores que no volverán y ahora nos toca andar a todos, justos y pecadores, entre los lodos de aquellos polvos. Conviene señalar, eso sí, que no todas las administraciones están con el agua al cuello y que también hay Ayuntamientos y comunidades que, a pesar de la pertinaz crisis, mantienen en buen o regular estado sus cuentas. No todo son catástrofes insalvables en este valle de lágrimas.

El título del post hace referencia a que la gestión de las cuentas públicas suele ser un argumento recurrente en las discusiones políticas, se produzcan estas en los plenos municipales, en los parlamentos o en la barra de un club de alterne. La sabiduría popular nos dice que, corruptelas a parte, la derecha gestiona mejor el dinero que la izquierda, más tendente al derroche y al gasto. ¿Es esto cierto? ¿Se puede comprobar de algún modo?

La pasada semana, cuando se empezaron a conocer las cifras de las facturas que los gobiernos municipales iban a remitir al Ministerio de Hacienda, comenté a Rubén por email que sería interesante que, además del dato en bruto, los medios ofreciesen la cifra de deuda por habitante, mucho más orientativa, y el color del gobierno municipal. Como no he sabido encontrar estas cifras en ningún medio y sé que a ustedes les encantan las tablas con datos, he preparado dos: una con los principales ayuntamientos de la provincia que se han acogido al plan del gobierno central y otra con los ayuntamientos de las capitales de provincia de Castilla y León. Las tablas incluyen las deudas remitidas al Ministerio, la deuda por habitante y el partido en el gobierno municipal desde el año 1995. Esto último no pretende dar respuesta a la duda que les planteaba más arriba (o solo lo hace parcialmente) por varios motivos, pero puede ser un ejercicio curioso y orientativo. Problemas: la deuda de la que estamos hablando es solo con proveedores, no se incluye deuda bancaria ni pasivos, y no todos los ayuntamientos se han acogido al plan, algunos incluso lo han hecho solo de forma parcial. Recordar, por ejemplo, que la deuda viva del Ayuntamiento de Ávila a finales de 2010 era de 47 millones de €. También sería necesario analizar pormenorizadamente de dónde vienen las deudas, si son resultado de una inversión productiva o de la megalomanía de los dirigentes locales, pero reconozco que recabar esa información de cada municipio me supera (aprovecho aquí para recomendar el reportaje que publicó El País el pasado domingo sobre gobierno abierto y transparencia)

Como digo, no podemos extraer una conclusión científica de todo esto, pero podemos comparar, opinar y criticar, que para eso tenemos un blog. Primero los municipios de la provincia (click para ampliar).

Como vemos, el municipio con más deuda por habitante es Piedrahita, seguida de Arenas de San Pedro y de la capital. En Arenas, el consistorio del Partido Popular culpa de la deuda al anterior equipo socialista, aunque a estos no le salen las cuentas y culpan a su vez a gobiernos anteriores, que como vemos en la tabla, fueron todos del PP. En Piedrahita han usado la misma excusa, con el agravante de que aquí echan la culpa de las deudas al equipo municipal que abandonó la Alcaldía en el año 2007. En la capital, por su parte, el consistorio no ha podido echar la culpa a nadie. La únicas conclusiones que podemos extraer de esta tabla es que el PP es endémico de estas tierras y que las victorias socialistas se pueden contar con los dedos de una mano.

Vamos con los datos de las capitales de la Comunidad.

De estos datos podemos extraer dos conclusiones: que seguramente alguien debería estar en la carcel por la situación económica del Ayuntamiento de León (declaran tener deudas por valor de 280 millones, aunque al Ministerio de Economía en el año 2010 solo le constaban 76) y que las deudas no parecen tener color. Valladolid y Segovia, gobernada la primera por el PP durante toda la serie y la segunda por el PSOE durante los últimos años, no se han acogido al Plan por no considerarlo necesario. En Segovia dicen no tener deudas pendientes y en Valladolid, aunque reconocen una deuda de más de 5 millones, dicen poder pagarla sin recurrir al Estado. Por debajo de la media se sitúan Palencia y Salamanca, la primera gobernada por el PSOE durante muchos años, la segunda siempre en la serie por el PP. Ávila y Soria presentan situaciones parejas, a pesar de su distinto color político, y despuntan Zamora y Burgos, en manos del PP de forma mayoritaria.

Las deudas, en definitiva, no parecen ser patrimonio de partidos o ideologías, ni siquiera parecen ser consecuencia inevitable de un modelo de financiación mal desarrollado (aunque sí en parte). Las deudas son herencia de malos gestores que, en mi opinión, deberían asumir responsabilidades por sus actos en los casos más graves.

PS.- Los malos gestores deberían asumir responsabilidades ¿Y los partidos que los eligen? ¿Y los ciudadanos que los votan?

PS2.- Se me olvidaba. El Ayuntamiento de Ávila ha publicado la lista de facturas que ha remitido al Ministerio. Los proveedores están identificados solo con el CIF pero no hay nada que Google no pueda solucionar. Por ejemplo: 75.000€ al Diario de Ávila, 64.000€ a ASPAYM (Asociacion de Parapléjicos y Grandes Minusvalidos de CyL) o 32.000€ a la SGAE. A Telefónica le debe 3 páginas de facturas.

A %d blogueros les gusta esto: