9 provincias ¿1 Comunidad?

Tres de cada cuatro castellanos y leoneses consideran que el Estado de las Autonomías funciona de “regular” a “mal y muy mal” 

Lo han publicado varios periódicos esta semana. Son datos de un informe de los Cuadernos de Economía que edita Funcas.  Según el informe, hay  “indicios de un apoyo social declinante en tiempos de crisis” a las autonomías. En nuestra comunidad el “bien” ha bajado más de la mitad, del 48 al 21 por ciento lo que nos convierte en una de las autonomías que menos confía en el actual modelo de estado.  Los mejores datos, por cierto, se han recogido en autonomías uniprovinciales.

Hay más cifras curiosos: un 24% de nuestros paisanos de la Comunidad apoyaría un estado sin autonomías. Un 15% querría menos autonomía. Sólo el 10% de los castellanos y leoneses querría más autonomía.

Sin embargo…nuestro presidente Juan Vicente Herrera es uno de los principales defensores del estado autonómico y como tal lo ha defendido ante sus compañeros del Partido Popular. Una defensa del estado del bienestar que ha dejado también una perlita en forma de viñeta (en la que sale también José María González).

¿Cómo lo ven ustedes? No hablo tanto del debate de si somos Castilla, León, Castilla-León o Castilla y León (eso si les parece lo dejamos para otro día). Les pregunto por la autonomía. ¿Más? ¿Menos? ¿Todos iguales? ¿Asimétricos? ¿Café para todos? ¿Cómo nos está quedando el invento?

Yo me mojo y voto por un estado republicano, laico, federal… y el que no quiera seguir en esto que no siga. Ya puestos me gustaría una “Macro-Castilla” que incluyera Cantabria, Madrid y que fuéramos una autonomía contundente que pintara algo en el panorama nacional.  Ya, ya sé que no es posible pero por pedir… ¡Que tiemble Holgerson!

10 Responses to 9 provincias ¿1 Comunidad?

  1. Una mega Comunidad ya somos, la primera en extensión de España y la tercerda de Europa. ¿Qué tipo de mega queremos? Una comunidad mega extensa, una comunidad mega rica, una comunidad mega poblada, sólo cumplimos lo primero y el resto nunca lo compliremos porque nos desangramos, nos vamos los jóvenes y se van las inversiones…que nos queda? Ser una mega extensión despoblada que no ofrece a sus ciudadanos las mismas oportunidades que otras comunidades. Solución!! …..

  2. Pepe Herráez says:

    Buena pregunta.
    Para querer y ser un “tipo” de Comunidad primero tendríamos que tener conciencia, que no tenemos, de Comunidad. Somos nueve provincias tan independientes que cada una va a su bola.
    Nueve provincias que hemos hecho la Comunidad “más”, la “más” extensa, la “más” despoblada, la “más” mayor, la “más” pobre… Ayuda!!!

  3. trapseia says:

    Por seguir la estela de menos comentarios… si somos tan “más”… me sobra el “la más despreciada”. Y en eso tiene que ver el modelo de estado por el que somos una comunidad de segunda. ¿Nos hacemos jacobinos? ¿un hombre, un voto? Sigo abriendo preguntas… que las respuestas sabiendo que las respuestas son largas, complicadas… pero necesarias

  4. Moker says:

    Voy a ir un poco más allá, ahora que los términos globalización, estados supranacionales, economía global, etc…están en boca de todos, creo que es el momento de revisar el asunto de las autonomías. Castilla y León es un claro ejemplo del fallo del estado de las autonomías, que desde mi punto de vista es un momelo insostenible. Pero yendo un poquito más lejos deberíamos hablar también de provincias y municipios. A cualquiera que tenga dos dedos de frente y se le pregunte si el sistema actual de división es eficiente estoy seguro que dirá que no, por lo que el único argumento a favor de que las cosas sigan como están es político. Ahora que están primando los objetivos económicos y que se está poniendo de manifiesto que el sistema es insostenible, los políticos deberían solucionar este problema, pero quizá miles de ellos se queden sin trabajo. ¿Estarán dispuestos a sacrificar sus intereses particulares por el bien general?

  5. bymoya says:

    Pues esto de la autonomía. Me parece una molestia y un desatino que sufro cada mes cuando retorno a mi tierra madre. Que dicen es otra, aunque yo nunca vi raya pintada sobre el suelo que separe, sé que en esas condiciones la atención médica se complica, por poner un ejemplo. Un estorbo, para mí y una taifa con derecho de pernada, para los partidistas. ¿Usted se imagina un país liberal dividido por carteles?.

  6. Alberto Martín del Pozo says:

    En esto del modelo autonómico, como en muchas otras cosas, se ha optado por un discurso en el que se critica el modelo criticando a sus gestores. El modelo autonómico es perfectible pero entre la evolución y la involución, parece más razonable la evolución hacia un modelo federal. Me sumo a la propuesta de Rubén de una república federal, único punto en el que posiblemente estemos de acuerdo, incluido eso de que “el que no quiera seguir en esto que no siga” (los de extrema izquierda somos así). Entre lo perfectible: duplicidades (existen, pero tampoco son tantas), coordinación horizontal (que personalmente encauzaría en el senado) reparto de competencias y sistema de financiación. Y si hay que priorizar una, el sistema de financiación (y si fueran dos, el senado).

    Y sobre nuestra comunidad, a la espera de los siguientes artículos de @Avilaencastilla sobre sus orígenes políticos, el peso de nuestra comunidad depende de nuestra capacidad económica. Y nuestra capacidad económica… bueno, digamos que el año pasado nuestro PIB fue el que más creció de toda España impulsado por la buena cosecha de cereal. Sin desmerecer al sector primario, con estas mimbres poco recorrido tenemos. Todavía si exportásemos lanas a Flandes como en los buenos tiempos…

    • trapseia says:

      Pues estamos bastante de acuerdo en todo. Aun así no te votaría ni a la comunidad de vecinos. Seguro que eres un keynesiano de escalera

      [ Aclarar que lo de “los de extrema izquierda somos así” es en tono humorístico. Igual que mi respuesta “Bolivar, muralla o muerte” también lo es. Yo tampoco votaría a los4palos… ni aunque fueran 3 ]

  7. Guillermo B. says:

    Federalistas, federalistas… Para un carlista de corazón como yo lo único que cuentan son los fueros, y de esos, tenemos pocos autonómicos, aunque unas cuantas Villafrancas…

    Como decía Cuerda, “todos somos contingentes pero sólo tú eres necesario”… Es decir, que lo que es necesario es dar una serie de servicios al ciudadano. Quién se los de es algo accesorio, mientras sea el que mejor se los de. Y sobre todo, que no haya muchos dando lo mismo, o nadie dándolo.
    Un modelo federal a la alemana puede funcionar para según qué cosas, pero un modelo auténticamente republicano-feredal a la americana seguro que rechinaría en el corazón de algunos (Alberto) cuando unas entidades federales adoptaran medidas de corte moral distintas a otras, cuando garantizaran menos o más derechos, cuando unas retomaran, es un citar, la pena de muerte, o por contra abolieran todo tipo de condena penal, cunado en unas la educación fuera gratuita, y en otras pagada por cada ciudadano de forma directa. Que el federalismo y aquello de “el que no quiera seguir que no siga” está chupi lerendi mientras que los que no quieran seguir sean mayoría de mi cuerda y minoría de la contraria los que deseen quedarse, mientras que cuando se cumpla lo contrario, entonces apelaríamos al sacrosanto respeto a las minorías…
    Y sobre todo, que si damos la opción federal y segregacionista a nivel regional, habrá que concederla también a nivel municial o incluso de barrio, permitiendo a Talavera de la Reina unirse a Madrid, a Ciudad Rodrigo a integrarse en Portugal, o al condado de Treviño hacerse andaluz (por aquello de seguir siendo peculiares)…

    Castilla y León es una unidad de destino en lo administrativo, para mal más que para bien. Lo que tiene que ser proporcionado, al margen de la dispersión, es que esa capa administrativa sea proporcional a la población (escasa) y actividad económica (todavía más) que tenemos. Y ya, si lo hacen encima bien, pues que viva.

  8. Alonso says:

    Descubrí ayer los 4 palos y lo primero es lo primero: Saludos y felicidades por el blog (ya estáis en mis favoritos)
    Y en relación al tema estoy un poco confuso:

    Declaración de principios: Internacionalismo sí y para siempre. Entendiendo eso del internacionalismo como que me puedo sentir más próximo en cuanto a problemas, anhelos y desvelos a un chino, un uruguayo, a un kazajo … que a un vecino de portal: el lugar no es lo más importante.

    Propósito de enmienda: A pesar de ello he de reconocer que siempre resultará más fácil tomarse unos vinos, jugar al mus o asociarme para conseguir que arreglen algo con mi vecino que con un habitante del desierto del Gobi

    Penitencia: preferiría el federalismo al estado de las autonomías pero me temo que pasó esa oportunidad.

    ¿Perdón de los pecados?: No me gusta el estado de las autonomías pero las acepto como mal menor (a fecha de hoy), especialmente porque aquí en Castilla y/o/nada/ León nos hemos ido quedando desgajados del resto y a mí no me gusta entrar en una pandilla en la que los demás no quieren que entre.

    Saludos

  9. Toledano says:

    Buenas, acabo de descubrir este blog, que encuentro bastante interesante. Voy a dejar mi opinión, que a muchos puede no gustar, pero es la mía.

    Lo primero: la comunidad autónoma de Castilla y León es una aberración y un insulto a la libertad y a la propia inteligencia. Ni es toda Castilla (le faltan Cantabria, La Rioja y Castilla la Nueva) ni es todo León (porque falta Asturias). La autonomía castellanoleonesa ha demostrado ser una inutilidad que responde a intereses económicos solamente. ¿Solución? Integración de La Rioja y Cantabria en CyL (de hecho Cantabria está muy jodida y su única solución es la integración) y la posterior salida de León, Zamora y Salamanca. Es decir, desaparecen Cantabria y La Rioja y aparecen las comunidades autónomas del Reino de León (provincias de Asturias, León, Zamora y Salamanca; capital en Zamora; reparto de competencias entre las cuatro capitales provinciales) y Castilla la Vieja (Cantabria, Palencia, Burgos, La Rioja, Valladolid, Segovia, Soria y Ávila; capital en Burgos; reparto de competencias entre Burgos, Santander y Valladolid).

    Lo segundo: la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha (a la que pertenezco) es otra aberración y otro insulto a la propia inteligencia. El nombrecito es vomitivo (¿se imaginan una autonomía llamada Cataluña-El Maresme o Andalucía-Doñana?) y la autonomía responde a los intereses políticos del traidor de Antonio Fenrández-Galiano y sus acólitos, entre ellos Bono, los cuales no dudaron en echar a Madrid a pesar de los enormes deseos de ésta por pertenecer a esta región. ¿Solución? Anexionar Madrid a C-LM y cambiarla después el nombre a Castilla la Nueva o Castilla Sur, aunque yo prefiero el primero. Capital en Toledo; reparto de competencias entre Toledo, Madrid y Albacete.
    De hacerse ahora mismo esto en España el ahorro sería de unos 4.000 millones de euros, ahorro que aumentaría si las dos Castillas (la Vieja y la Nueva) compartieran competencias autonómicas, como Parlamento, consejerías, etc.

    Pero pasa una cosa, que no creo en el estado autonómico, pues soy republicano y federalista. Yo quiero una Federación Castellana (con su subdivisión entre Castilla la Vieja y La Nueva) dentro de España, con los micmos fueros económicos para todas las nacionalidades españolas y con todos los beneficios que gozan los periféricos. Esa es la españa en la que creo, no en esta bazofia creada por un grupo de chorizos en un despacho.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: