Breve (o no) comentario sobre las cajas de ahorro y Elgorriaga

Crisis, cuarto año triunfal.

Fue hace poco más de cuatro, por el mes de febrero de 2008, pero parece que ha pasado un siglo. La mayor novedad de aquella campaña electoral que terminó con la victoria del PSOE, a parte de la niña de Rajoy, fue el debate entre los teóricos responsables de economía de los presumibles gobiernos por salir de las urnas. A la izquierda, el tuerto Pedro Solbes, a la derecha, el empresario Manuel Pizarro; enfrentando cifras, programas, previsiones y proyectos. Coincidían en que se aproximaban nubes, pero no se ponían de acuerdo sobre la profundidad de la borrasca. Solbes hablaba de una cierta desaceleración del crecimiento, nada grave. Pizarro pronosticaba una crisis profunda… que nos impediría crear empleo al situar el crecimiento por debajo del 2%.

Era 2008, España sufría una tasa de paro del 8,5%, la prima de riesgo era una desconocida que hibernaba en los 25-30 puntos básicos y nuestro mayor problema era la inflación, que se situaba por encima del 4% anual. Han pasado cuatro años y aquí estamos: el paro desbocado, el PIB buscando un nuevo suelo, la burbuja muerta, la bolsa patidifusa, el crédito estrangulado y la prima de riesgo por las nubes.

Pero sería injusto señalar con el dedo a Pizarro y a Solbes por su falta de previsión cuando nadie vislumbraba por aquel entonces un futuro tan negro como nuestro presente. No lo vieron los responsables económicos del país, ni de las instituciones internacionales y, como era de esperar, tampoco los de nuestra comunidad. Por aquel entonces, en CyL se hablaba de avanzar en la estabilidad del empleo, de mejorar las cifras de empleo juvenil y la conciliación familiar, y el presidente Herrera decía que el gran objetivo de la comunidad era la convergencia con Europa mientras recordaba que la comunidad tenía la tasa de paro más baja de los últimos 25 años. Así era. La comunidad cerraba 2007 con una tasa de paro del 6,99% según la EPA y el PIB registró un aumento del 3,54%, impulsado por un boyante sector de la construcción que creció ese año un 4,2%. La provincia de Ávila cerró 2007, pasmense, con una tasa de paro del 5,58%. La tormenta parecía lejana. Hoy… bueno, ustedes ya saben como estamos hoy, no hace falta que les amargue el día recordándoselo. Las cifras citadas son tan solo la prueba palpable de la evolución (evidentemente a peor) del tejido empresarial y financiero de la comunidad a lo largo de estos cuatro funestos años.

Por poner un ejemplo de esta evolución, y por su sempiterna actualidad, ahí tienen ustedes a las cajas de ahorro de la región, o lo que queda de ellas. Otro ejemplo, además, de como la realidad nos ha superado a todos. Hace cuatro años, las entidades de la comunidad iban a unirse/fusionarse/hermanarse todas juntas en paz y amor para crear un gran grupo, el cuarto o quinto del estadospañol, que serviría de motor de desarrollo de la región. Hoy, de aquello, nada. Las cajas más pequeñas se han fusionado como buenamente han podido, aparentemente persiguiendo más los intereses de sus mandatarios que los bienintencionados objetivos fijados por el vicepresidente y consejero de economía Tomás Villanueva. Mientras, las dos más grandes, Caja Duero y Caja España, se unieron, tras gran zozobra por el reparto de sillones, para ser ahora, en el mejor de los casos, absorbidas por la andaluza Unicaja, que se quedaría con el 70% de la entidad resultante. Si está fusión no llega a buen puerto, se rumorea que las cajas serían intervenidas por el Banco de España si no fructifican sus maniobras de ingeniería financiera. La desaparación de las cajas castellano y leonesas (o castellanoleonesas, como cada uno guste) es, en resumen, un éxito de gestión de tal calibre que tan solo la inigualable Comunidad Valenciana, que ha perdido todo su músculo financiero intoxicado hasta la muerte por proyectos megalómanos, consigue igualarlo y superarlo. Medalla de plata para Juan Vicente.

Respecto al maltrecho sector empresarial que mencionábamos antes, y por dar al menos una buena noticia, parece que se despeja el futuro de Elgorriaga tras recibir tres ofertas de compra, una de las cuales, la de la empresa vasca de distribución de bebidas Urbasa Global, cumple con todos los requisitos que se exigían. La noticia es doblemente buena: por fin parece verse luz al final del túnel para Elgorriaga y además es posible que esa luz no sea de un TRD que se aproxima a toda velocidad. Me explico. La empresa necesita un comprador, pero no cualquier comprador. Uno de los nombres que se han barajado a lo largo del proceso de compra ha sido el de Rodolfo Cachero, empresario asturiano del que creo no han dado más detalles los medios locales. Como el que esto suscribe es por naturaleza curioso, como el famoso gato muerto, no pudo resistir la tentación y se lanzó a las redes buscando los éxitos económicos del citado empresario. El señor Cachero fue el fundador de TeleAsturias, cerrada por el gobierno asturiano por carecer de licencia. Tuvo negocios mineros, cerrados tras varios conflictos con los trabajadores y la administración. Hoteleros, como Partner Hotels, que compró en 2007 y quebró, siendo absorbida por otra empresa del sector, en 2009; e inmobiliarios, como la Constructora Asturiana, que llegó a acumular deudas por valor de 3400 millones de pesetas. Es acreedor de Spanair a través de la empresa Aviaservices y, cosas de la vida, pasó por la cárcel por defraudar a Hacienda de forma continuada durante cuatro años. La historia de esto último no acaba aquí: fue detenido en Marbella en Agosto de 2001, después de 9 meses en busca y captura, tras escapar de un cerco policial en Oviedo arrollando a dos agentes de policía. Solo le falta ser familia del capitán del Costa Concordia.

Además de curioso, soy optimista por naturaleza, como Zapatero pero con barba y sin las cejas puntiagudas, y creo de verdad en la rehabilitación y en la reinserción, pero en este caso no puedo más que sentir alivio pensando que Elgorriaga no caerá en las manos de este empresario. Quizá se haya reformado, no lo pongo en duda, y quizá sea en el futuro el nuevo Amancio Ortega o el nuevo Larry Page, pero creo que prefiero que experimente en otro sitio.

Esperemos que la noticia se concrete y Elgorriaga salga adelante. Esa noticia sería una pequeña luz en mitad de una tormenta que ya dura demasiado.Y lo que nos queda.

PS. Lo de las fusiones de las cajas de ahorro viene de lejos.

A %d blogueros les gusta esto: