40 días, 40 historias

A una tierra tan acostumbrada a los cuentos como la nuestra (que si trenes de alta velocidad por aquí o por allá, que si autovías para arriba y para abajo, que si no sé cuántas empresas con tantos mil puestos de trabajo… ¿alguien habló de 100.000 habitantes en Ávila capital?) no le podía faltar un ciclo de narración oral para adultos. Dicho proyecto es una realidad desde el pasado 18 de febrero y lleva el nombre de ‘Cuentacuarenta’

He de reconocer que no he podido asistir a ninguno de los dos espectáculos iniciales, pero la cosa tiene buena pinta. El programa mezcla varios narradores (Patricia Picazo, Pepe Maestro, Victoria Gullón, Antonio González, Héctor Urién, Campanari y Martha Escudero) con distintos escenarios (el Episcopio, la Librería Letras, el Café Delicatessen y el Restaurante La Bruja).

El programa completo de esta actividad, organizado por Patricia Picazo (con la colaboración con el Ayuntamiento de Ávila, los narradores orales, asociaciones culturales de Ávila, comercios y bares) se puede consultar en el blog ‘Cuentacuarenta’. Este fin de semana (prometo pasarme) contaremos con Victoria Gullón, que centrará sus intervenciones en el Romancero, el folclore infantil y la animación a la lectura.

Llama la atención ese maridaje entre cultura, espectáculo e iniciativa empresarial local. Una buena fórmula para una época maldita, con las instituciones públicas reduciendo a pasos agigantados su apoyo a todo lo que tenga que ver con el arte. Solo sobrevive el que es capaz de superar las adversidades, así que de poco sirven las lamentaciones.

Los tiempos exigen reinventarse y si algo le sobra a ‘Cuentacuarenta’ es originalidad. Un ejemplo: el juego ‘Enséñame la taleguilla’. En lugar de pagar la entrada antes de que comience el cuentacuentos, cada uno aporta el valor que considere que tiene el espectáculo a la salida. Para ello, los asistentes disponen de unas taleguillas con tarjetas en las que se indican precios orientativos de diversas actividades culturales y de ocio. Entre todos los que paguen se sortearán rutas de tapas y fines de semana en hoteles.

Hay sesiones golfas (ya solo el nombre promete), laboratorios sobre cómo contar historias y muchas horas para vivir del cuento gracias al I Ciclo Internacional de Narración Oral para Adultos.

P.D.: Se les puede seguir por Twitter (@cuentacuarenta) y Facebook.

A %d blogueros les gusta esto: