Captain Topillo

Semos peligrosos

¡Ya están aquí!

El General don Topillo
fiero y bizarro guerrero
d
irigió a sus bravas tropas
a la ribera del Duero.

Embravecidos ratones
avanzan sin sentir miedo
dispuestos a poner fin
a España, ese puto pueblo


¡Ar! Que nadie se alarme más de la cuenta. No me ha dado un
muñozquiros belicoso. El poema anterior fue descubierto por casualidad en la preparación de este post. Créditos por tanto a los autores de esta página.

Pero sí amigos…esto no es un polstergeist. Ya están aquí otra vez o eso nos dicen. Las asociaciones ecologistas aseguran que eso de quemar por quemar…no funciona del todo. Bien es verdad que uno con los ecologistas, agricultores y ganaderos tiene un problema… que se les ve siempre tan holocausticos que ya no sabes cuando se muere el campo o no. Sin embargo hay que reconocer que aquello del topillo no tuvo demasiada gracia en lo que se refiere a perdidas. Eso sí, el asunto dio de sí como una buena telenovela. Desde aquello los mozalbetes tienen hasta entrada en la Frikipedia

“Los topillos, ante esta salvaje agresión han decidido tomar unas represalias poco determinantes, como son el destrozar unos cultivos sin importancia. 1.500 millones de efectivos han asaltado los sembrados. Además han construido en el subsuelo auténticos búnkeres con nidos de ametralladoras, cañones de costa, morteros, artillería antiaérea, campos minados, trampas subterráneas y otros muchos armatostes para matar humanos.

Por ahora, estos ataques han logrado causar 161 bajas entre las fuerzas humanas, aunque no ha habido muertos. Los topillos saben que su mayor baza es causar daños económicos zampándose todo lo que hallan a su paso”

Ay, qué nostalgia. ¿Quién no recuerda a Andrés, el topillo con estrés? Esa creación de JM Nieto que copó viñetas y viñetas (si alguno guarda ejemplares que comparta). Yo recuerdo a un topillo vestido de negro, de funeral, que le decía a otro algo así como: “No te preocupes, hoy tengo otros 20 bautizos de mi hija, 25 de mi hijo, 40 de mi sobrina, 52 de mi nieto”.

Si en el fondo son majos…

Investigar sobre el tema es fascinante. ¿Qué tal fue el veneno? Algunos estudios dicen que no sirvió para nada. Para nada… o para las liebres que estudios los hay para diferentes gustos y roedores. Otros dicen que extendió enfermedades a los humanos. Lo que viene siendo un rotundo éxito.

Como Jacob salió un poco rana… ahora en la actualidad tenemos una comisión de roedores. El mensaje está claro, Captain Topillo: si venís estaremos preparados con uñas y dientes. Sobre todo dientes. Muchos dientes.

Como plan alternativo propongo ofrecer paquetes turísticos a los topillos desde los cuatro aeropuertos de la comunidad. Una colaboración público-privada que llevaría a una mayor internacionalización del condicionamiento socioestratégico de la Comunidad. De ésta me hacen consejero, recórcholis. Consejero de Cultura, Turismo, Topillo, Comercialización e Internacionalización.

¿Habrá plaga de topillos?

¡La guerra tiene sentido!
¡Topillos, echadle huevos!
Un nuevo grito roedor
hizo temblar el terreno.

Pd: Si buscas “topillo” en Google Imágenes al poco te aparece Rubalcaba. Y si buscas “topillo malvado” (ya me picaba la curiosidad) te sale el susodicho y de regalo Aznar, Coronado y hasta Luis de Guindos. Misterios del interné y de las plagas mundiales. No habrá paz para los malvados…

Mic-Mic

by Illo

Tribuna de Ávila

Tirando de frases hechas, como hace la mayoría de la gente, diré que la llegada de un nuevo medio de comunicación a una ciudad como Ávila es abrir una nueva ventana a la libertad y la comunicación que no solo enriquece a las personas que en el medio trabajan sino a toda la ciudad y a todos cuantos desean estar informados de lo que en ella sucede. Ayer, viernes, se presentaba el medio en sociedad y, aunque ya habíamos entrado en sus páginas y habíamos visto la imagen y las primeras noticias colgadas, siempre pica la curiosidad.

Tribuna de Ávila nace en tiempos en que no es la prensa el colectivo que de mejor salud goza. Hay recortes en muchos medios locales. Curiosamente, el mismo día que el diario Público anuncia que para sus rotativas, se presenta el nuevo digital utilizando como argumento precisamente eso, “no tenemos rotativas que parar porque los tiempos han cambiado y la información discurre ya por otras vías” (más o menos). Nos desglosan sus bondades y, evidentemente, nos venden todos esos asuntos de la pluralidad, la objetividad y demás clichés que la mayoría de los medios terminan pasándose por el arco del triunfo para alcanzar el fin último que todos persiguen, pasta, cosa perfectamente normal y válida pues son empresas, en su mayoría, privadas. Espero, de verdad, que hagan gala de lo que nos transmitieron ayer durante el acto.

Como medio digital quieren basar su actividad en internet. Normal. Contenidos en vídeo, en audio y la redacción son los pilares en los quieren cimentar su trabajo. Además cuentan, según nos dicen, con un grupo de 21 blogueros que se encargarán de dar opinión sobre los temas que a cada uno se le asignen. Algunos de esos blogueros son de Ávila y otros de fuera llegando incluso a residir en Inglaterra Holanda o Estados Unidos. Ninguno de Los 4 Palos, qué se le va a hacer…

No dejarán de lado, por supuesto, el asunto de las redes sociales. Facebook y twitter, principalmente, como vía de comunicación directa con los lectores no solo para que consuman la información sino para saber qué informaciones se demandan y hacer que la comunicación sea de doble sentido. No es que me parezca bien, es que en los tiempos que corren es lo que hay que hacer, lo normal. Pero mal ejemplo se da si ya desde la presentación se falla en este asunto y, debo decirlo, la cuenta de twitter del nuevo medio no se ha movido ni antes, ni durante, ni después de la presentación. Un fallo que hoy achacaré a los nervios del acto y a otros factores que no tenemos ni que conocer. Aclaro también que las veces que les he mencionado en twitter pidiendo alguna aclaración sobre la privacidad o publicidad del acto de ayer he recibido cordial respuesta en no mucho tiempo. Espero que así sean las cosas y que, de verdad, la información sea de ida y vuelta.

De todas formas es cierto que la aparición de un medio de comunicación nuevo siempre es una buena noticia y desde Los 4 Palos queremos desearles la mayor de las suertes y, sobre todo, mucho ánimo para recorrer el camino que tienen por delante que, bien lo saben ellos, no parece vaya a ser fácil. A los nuevos compañeros, nuestros mejores deseos.

Menciono, para terminar, a los chicos de Nueva Escena que, entre medias de audiovisuales con los representantes políticos y empresariales de la ciudad dando la bienvenida al medio y otros vídeos, han animado la presentación con pequeñas representaciones que han sacado la sonrisa de los concurrentes.

Lo dicho. Bienvenidos, bienvenidas y mucha suerte.

Por la retirada del medallón de Franco

A unos trescientos metros de mi casa hay un lugar donde parece que no llega la ley. Es un bar, a pesar de no tener ningún cartel que lo identifique; un bar a la antigua usanza. Si te acercas a los cristales oscurecidos por la suciedad, puedes ver una barra diminuta en la que normalmente se acodan cuatro hombres sobre cuatro taburetes de antes relucientes patas metálicas. Al otro lado de la barra, un hombre con un parche en un ojo, el pelo entrecano y un jersey verde militar, limpia con una paño amarillento vasos mellados. Los parroquianos son gente mayor, jubilados, que pasan allí la mayor parte del día. ¿Y por qué afirmo que hasta allí no llegan las leyes? No lo digo porque el bar sea frecuentado por prostitutas, o porque allí se vendan drogas, cosa que sospecho. Lo digo porque en ese bar se sigue fumando. Sí, quizá sea una cosa nimia al lado de la venta de drogas, pero no deja de ser un incumplimiento de la ley. Quizá a usted esa ley le parezca una estupidez, pero a pesar de su opinión de reputado leguleyo no deja de ser una ley.

Supongo que todas las ciudades tienen algún rincón donde la ley no se aplica con todo su rigor. Esto es España, qué le vamos a hacer. Ávila, por supuesto, también tiene sus rincones al margen de la ley. Aunque no lo sepa de primera mano, supongo que habrá algún bar en el que se fume, pero no me refiero a eso. Hablo del medallón de Franco, ese dictador bajito con bigote, que permanece ubicado en la Calle Don Jerónimo/Gerónimo, antigua Calle Generalísimo, a pesar de que una ley vigente (la 52/2007 de 26 de Diciembre, en su artículo 15.1) obligue a las Administraciones públicas a retirar de los edificios y espacios públicos escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación personal o colectiva del levantamiento militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura.

La ley 52/2007 que afecta al citado medallón abulense, primo hermano pobre del mucho más famoso situado en la Plaza Mayor de Salamanca, fue denominada Ley de Memoria Histórica, título sin duda mucho más pomposo y recordable que ley “por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura” que es como figuraba en el BOE.

No voy a negar que saco este tema, la necesaria retirada del medallón, aprovechando que el debate sobre la Memoria Histórica, concepto por otra parte peculiar, difuso y seguramente mal definido; vuelve a estar de actualidad, sobre todo a raíz del juicio al juez Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo. En dicho juicio, por cierto, participó Pedro Fausto Canales Bermejo, hijo de un abulense de Pajares de Adaja, asesinado tras el golpe de Estado y cuyos restos se encuentra en una caja del Valle de los caídos. Además, ha vuelto hace poco a estas página a través del testimonio de Albino Garrido, republicano de Tornadizos, preso en campos de concentración y protagonista de una vida propia de una novela. Me cito a mi mismo en este mismo espacio hace algunos meses para dar algunas cifras de lo que supuso la Guerra Civil en la ciudad, por si alguien no conoce los hechos:

“En el primer mes, casi sesenta personas fueron fusiladas por motivos políticos, otros 12 en los siguientes 10 días y 30 en la trágica noche del 31 de Agosto al 1 de Septiembre. El golpe de Estado supuso la detención de cientos de presos, tantos que desbordaron el recinto carcelario provincial y tuvo que habilitarse el Seminario de la Calle San Millán como prisión provisional. El destino de estos presos fue, en muchos casos, los trabajos forzados. Aquellas personas se convirtieron en una suerte de esclavos utilizados para reformar, entre otras cosas, el Teso del Hospital y el Paseo de San Roque. Muchos de ellos murieron por las duras condiciones en las que eran obligados a trabajar, entre ellos el último alcalde socialista de la ciudad, Eustaquio Meneses. Los primeros años de dictadura trajeron la depuración de cientos de funcionarios, algunos de los cuales no recuperaron nunca sus puestos.”

Además de ser, por desgracia, un arma política, la Memoria histórica es un ejercicio necesariamente doloroso como sociedad por cuanto debe suponer evaluar de forma crítica no solo lo sucedido durante la Guerra, la represión y la dictadura, trabajo propio de historiadores, sino también las actitudes de todos nosotros, de manera individual y colectiva, ante las rémoras que aún hoy en día impiden cerrar definitivamente tan trágico episodio. Rémoras como el medallón de Franco, negar la gravedad de algunos hechos, mirar para otro lado o evitar que las víctimas puedan vaciar unas fosas comunes que deberían avergonzarnos a todos.

No tengo a ningún familiar directo abandonado en una cuneta o junto a la tapia de un cementerio y mi abuelo (casualmente del mismo pueblo que Albino Garrido y al que todavía recuerda), el único que combatió en la Guerra Civil, lo hizo en el bando nacional tras ser reclutado en el campo, como muchos otros abulenses a los que les tocó en desgracia participar en la guerra. No es algo personal, por lo tanto, lo que me lleva a avergonzarme de que en Ávila aún siga la efigie del dictador decorando una esquina del casco histórico. Tampoco creo que la retirada del medallón o la apertura de las fosas sea una venganza ¿Venganza contra quien? Ni creo que todo esto suponga cuestionar la Transición o traicionarla, ni romper un pacto de silencio que nunca ha existido. Ni siquiera creo sea una cuestión de justicia, básicamente porque no creo que la justicia sea tal cuando se demora varias décadas. Tan solo creo que la retirada del medallón de Franco, y de algún otro testimonio de la Guerra Civil y de la dictadura, es simplemente una cuestión de sentido común. Tan de sentido común como fue retirarle hace no mucho tiempo el título de Alcalde Honorífico de la Ciudad o eliminar del callejero las referencias más evidentes a los citados hechos.

Y si no es por una cuestión de sentido común, háganlo al menos para cumplir la ley.

PS.- La venda antes de la herida. Aja, sí, ya sé que hay otras prioridades, que hay muchos parados, que la economia está muy mal y el futuro da mucho miedo. Pero verán ustedes, yo aún confío en las capacidades de nuestros representantes y de la sociedad. Si mi móvil puede hacer varias cosas a la vez, estoy seguro que los cargos públicos también pueden atender varios asuntos a la vez. Y este, pueden estar seguros, no les debería llevar mucho tiempo resolverlo con algo de voluntad.

Estamos como queremos…

Un informe realizado en colaboración entre la Universidad Católica de Ávila, la Cámara de Comercio e Industria de Ávila y el Instituto L.R. Klein – Centro Gauss de la Universidad Autónoma de Madrid llegaba a los medios de comunicación tras ser presentado en la mañana del martes y con datos bastante malos sobre la situación económica, social y demográfica de la provincia.

El primer apartado del informe habla de demografía. En él se detallan asuntos tan importantes como el alto despoblamiento rural, la dispersión poblacional, ausencia de población joven suficiente que garantice el reemplazo generacional, baja tasa de natalidad y alta de vejez y de población dependiente. Los datos de población extranjera afincada en nuestras tierras tampoco son buenos y en cuanto a mano de obra se refieren. Siendo así no hay duda de que mejoraremos ciertas cifras a medio o largo plazo, sobre todo las que a paro se refieren. Hay más mayores que jóvenes para reemplazarlos por lo que a medida que ese reemplazo se lleve a cabo la población joven accederá a los puestos de trabajo de forma rápida y se maquillarán las cifras nefastas de desempleo que el informa arroja. Matemáticas básicas, el resto es cuestión de tiempo. De hecho, la zona de la provincia que antes se recuperará en este sentido será la de la comarca El Barco-Piedrahíta que es la que más acusa estos problemas y la que más dificultades tiene en este sentido siendo en ella la tasa de mortalidad 12 puntos superior a la de natalidad y haciendo inviable un reemplazo generacional completo. No solo camina esta zona hacia el pleno empleo sino a terminar ofertando más puestos de trabajo que trabajadores existen para cubrirlos. Lo dicho, cuestión de tiempo.

Los datos económicos nos pintan un panorama más divertido. La distribución del PIB a nivel nacional pone a España en situación de ‘Primer Mundo’ pero a nuestra provincia solo a la altura de economías de países emergentes, en vías de desarrollo. Un incremento del IPC superior al de la media nacional, tasa de población activa inferior a la media nacional, más paro que en nuestra comunidad y el conjunto de país (bastante más de hecho)… Dice textualmente el informe que “la fórmula estructural de la población activa es más propia de países del segundo mundo”. Quien no se consuela es porque no quiere…  Podía ser el tercero…
Una de las cosas buenas de este estudio es el dato que arroja sobre la productividad en la industria. Resulta que ahí funcionamos, especialmente en la industria especializada. Sería la leche si hubiese industrias a cada esquina pero precisamente, y esto lo digo yo y no el estudio, industria es lo que escasea por estos lugares por lo que, para un dato positivo que hay debemos tomarlo con tranquilidad. Para más cachondeo la actividad agrícola goza de una baja productividad al igual que la construcción por lo que los sectores que más se desarrollan por la provincia son los menos productivos. Pues vamos a mejor. Muy interesante el estudio este. ¿Dirá algo medio bueno o todo son lloros?
Tenemos más actividades de hostelería que la media naciconal. Podríamos pensar, con parte de razón, que como el turismo es uno de los motores económicos de la ciudad este es un buen dato pero mejor no. No lancen las campanas al vuelo todavía que no tiene que ser así. El turismo arroja unas cifras bastante pesimistas dejando claro que el “grado de estancia media hotelera por viajero es notablemente inferior a las cifras de ocupación de estancias en España”. Dicho de otra forma, que nuestro motor económico no funciona al 100% por la falta de turistas quizá por una mala o nula  gestión publicitaria de limites provinciales hacia fuera.

Rematando con los datos sociales apuntar que les damos menos audiencia a revistas, diarios y radios, pero más a la caja tonta y que en internet estamos, en número de conexiones, por debajo de las medias regional y nacional lo cual, lejos de hacer de Ávila un entorno más rural y de que eso sea bueno, aleja a mucha de nuestra población del desarrollo que hoy en día supone la red. En Ávila el 45 % de los hogares tiene ordenador y solo el 21 % tienen conexión a internet, y nosotros aquí escribiendo un blog local!!!! Ya lo decía mi madre… “Pero hijo, eso no lo va a leer nadie!!!” Visionaria, ¿ya conocía los datos del estudio hace 8 meses? Misterioso, ¿verdad amigos?
El dato que más nos interesa dar a conocer y que puede ser usado para atraer turistas puede ser el de la delincuencia. El estudio dice textualmente “El indice de delincuencia es inferior que para el conjunto de España; así, el número de detenidos en Ávila es un 23,4 % menor que en el conjunto del país”. Me surge una duda. El indice de delincuencia es menor porque se detiene menos gente o porque se comenten menos delitos. ¡No es lo mismo!

Termino. ¿No nos olíamos ya todo esto? No hablo de llegar a los límites de meter a Ávila en el saco de las economías en vías de desarrollo o emergentes lejos del glamour de ser los ricachones del primer mundo. Hablo de la mayoría de datos que nos presentan. ¿No se había hablado ya de despoblación, baja productividad, gran paro… ? El dato que localiza los mayores problemas, sobre todo de relevo generacional, en la zona del El Barco de Ávila, pueblo de nuestro ilustre Presidente de la Diputación,… ¿no es inquietante? 

Quédense con que somos una provincia con mayor participación ciudadana, al menos así fue en las últimas elecciones generales, en cuanto a acudir a las urnas se refiere pero eso, y vistos los resultados de los últimos 30 años, tampoco tiene por qué ser bueno. 

No creo que este informe haya descubierto datos que no conociésemos en mayor o menor medida. Lo que pasa es que si lees un dato malo de un sitio, otro de otro y poco a poco los vas leyendo en diferentes lugares parece que escuecen menos pero en este informe venían todos juntos y de inicio parece peor de lo que es. Aún así, creo que llega tarde. Creo que no aporta muchos datos nuevos pero, sobre todo, no apunta a las causas. No dice cuales son las razones, los errores cometidos en el pasado, para que Ávila sea una provincia que roza el tercermundismo y tampoco creo que las dos ideas generales que da, con la Formación Prefesional por bandera, sean las que nos saquen de donde estamos. Pero señoras y señores, tenemos poco más de lo que nos merecemos.

¿En qué hemos fallado los últimos años?

Podéis ver el informe completo aquí.

P.d: Edito la entrada para recomendaros que leáis este comentario que dejó “Abulense” en la entrada de la estación de autobuses. ¿Así cómo queremos acercarnos al desarrollo?

Monstruos de otros tiempos

Máquina excavadora abandonada.

Paso por este rincón de la calle Capitán Méndez Vigo muy a menudo y, a pesar de haberse convertido en un elemento casi familiar, no deja de sorprenderme. Lleva meses así, en esa misma posición. En la foto prácticamente no se aprecia, pero el cristal trasero de la cabina ha sido reventado por algo contundente, como si hubieran arrogado una piedra. Una máquina excavadora abandonada en una calle más o menos céntrica de la ciudad no debería ser para tanto, pienso, pero hay algo inquietante.

Quizás se trata de un cierto aroma a desastre. Parece que al operario de este trasto le hubiera sobrevenido una desgracia en medio de la faena. Pienso en algo apocalíptico, un terremoto, un tsunami o incluso un Vesubio escondido en las proximidades de los Cuatro Postes. Pero nada parecido se ha dado por estas tierras (estoy seguro de que me hubiera enterado). Más bien parece como si la burbuja inmobiliaria hubiera explotado literal y repentinamente en este rinconcito abulense, por suponer algo.

De ser  así, nuestro operario (le voy a llamar Fran porque es el nombre que aún se puede leer en lo que queda de cristal trasero) se vio forzado a marcharse de allí rápidamente, pongamos, por ejemplo, para buscar a la parienta y huir. Quién sabe si no fue él mismo, con los dientes de la pala, quien pinchó la pompa, escondida entre las rendijas de una pared de piedra abulense. Quizás volvió a su país (imaginemos que es de Colombia, ya que la bandera de dicha nación parece hacer las veces de cortinilla de la cabina) sin tener la decencia de llevarse los cachos de lo que rompió. Toda explosión tiene su onda expansiva, lo que explicaría la cantidad de grúas que adornan los esqueletos inmobiliarios de las afueras de la ciudad. Para más información, paseen por el barrio del Valle Amblés. Fran, majete, la que has liado.

Creía que era ese carácter de accidentalidad lo que me turbaba pero estaba equivocado. Lo realmente inquietante es el aspecto animal del artilugio, empeñado en simular que es un monstruo de tiempos ancestrales. Tiene algo de fósil o, mejor dicho, de esqueleto de dinosaurio. De esos que se colocan en las naves centrales de los museos para recrear grandiosos seres de otros tiempos que, sin embargo, no son más que montañas de huesos en nuestro mundo. Hoy ya no muerden, aunque impresione ver sus dientes e imaginar todo lo que pudieron hacer con ellos en otros siglos.

Viajeros al tren

Era la primera semana de Marzo de 2008, unos pocos días antes de las elecciones. Acabábamos de hacer una entrevista a un destacado líder político nacional popular. A su alrededor anidaba el habitual espectro de correveidiles: el buscacargos, el chupóptero, la apoderada del cacique, el director de medio que buscaba su mamandurria, los sonrientes-a-la-espera, el pelota, el amigo del pelota… la España mohosa. Un grupito al que se le heló la sangre al ver que el político hacía un aparte con el criajo y parecía explicarle algo en privado. “Mira el chico, qué espabilao. Nos ha metido gol. Algo busca”

Servidor no buscaba oficio ni beneficio sino comprobar si más allá de las cámaras el entrevistado me podía volver a repetir lo que acababa de decir en emisión…

“¿De verdad cree que la conexión con el Ave por Segovia traerá algún beneficio a Ávila?”

“Claaaro. Tú piensa que en unos años Ávila estará conectada con Madrid en una hora y tendremos la fuerza de la subsede del Museo del Prado”

Juro por Patricio Estrella y Calamardo que dicha conversación fue real. Tan real como que no me convenció ni lo más mínimo. La posterior plasmación en la vida real se ha desarrollado como cualquiera de ustedes conocen. Ni tren ni Prado ni fuerza ni futuro. Por no haber ya no tenemos ni policías.

Y ahora voy a la semana que acabamos de dejar detrás. La cosa empezó con el consejero Silván saliendo a la palestra porque los aeropuertos de la Comunidad se quedaban sin vuelos. ¿Solución? Dinerico para todos. La cosa además viene de antiguo, no crean.  Vale, dinerico para aeropuertos. A nosotros, valga la viñeta, mientras tanto nos comen los lobos y se desconoce que haya nadie que levante la voz y diga ¡Teruel existe! ¡Soria ya! Nosotros somos más conocidos por decir ¿Ávila? ¡Bah!

A lo que iba.  Entre semana estaba realizando el habitual repaso a titulares de agencias cuando me encuentro unas declaraciones del delegado del gobierno, Ramiro Ruiz Medrano que venía a decir… “Apostamos por reducir la duración del tiempo de la línea convencional entre Salamanca y Madrid a la mitad”. Una hora y veinte, decía el titular de agencias. Casi me atraganto. Hora y veinte entre Salamanca y Madrid implicaría (por narices y raíles) un tiempo realmente competitivo para Ávila.

Lo publiqué en Twitter y enseguida se abrió un debate con Pablo Serrano, Carlos,  Alberto, Héctor Jiménez y un tipo/robot que quería vendernos wifis en quioscos (eso es otro tema). El asunto es que a ninguno nos salía la cuenta. O era por  Medina o eso iba a costar mucho. El Diario finalmente acabó publicando lo siguiente. Que sí, nos confirmaba el director del Diario, que el delegado se refería a la línea actual.

¿Brindis al sol? ¿De qué modo puede afectar a todo esto el dinero que pudiera venir con la Red Transeuropea? ¿Alguien entiende algo?

Los abulenses estamos más que acostumbrados al vuelo gallináceo, a que nuestros partidos políticos nos engañen, hagan demagogia, tengan desmemoria y actúen con desfachatez en materia de infraestructuras. Sería bueno que esta vez no dejáramos escapar este tren. Parece un tema lo suficientemente serio como para agarrarse a esa promesa y recordársela con frecuencia a nuestros dirigentes para ver si se convierte en realidad. Y si no…al menos que no nos lo prometan más.

Recortes

by Illo

Un total de más de cinco millones…

Un total de más de cinco millones de euros es el monto al que asciende la construcción de la nueva estación de autobuses de Ávila que ya está en porceso y que contará además con un acceso directo a la estación de trenes. Es cierto que el edificio donde actualmente se ubica está en un estado lamentable. La mayoría de las ventanillas permanecen cerradas durante todo el día y muchas compañías venden sus billetes en el propio autobús. La información es escasa en casi todos los sentidos. Si te acercas un día a ver la hora a la que sale el bus hacia, por ejemplo, Arenas de San Pedro, encuentras, tras varias vueltas, la ventanilla en la que deberían atenderte. En ella no es difícil encontrar dichos horarios de salidas y llegadas, tampoco fácil del todo a pesar de su reducido tamaño, pero lo que sí que es imposible es encontrar el horario de apertura de la ventanilla para poder sacar tu billete con unas horas de antelación. De hecho, por lo que he podido comprobar últimamente, las ventanillas abren 10 minutos antes de la salida de los coches y hay pocas opciones de poder adelantar es asunto de pasar por caja.

Un total de más de cinco millones de euros que de poco valdrán si no cambian cosas importantes. Modernizar unas instalaciones está muy bien. Da a la ciudad un aspecto diferente. No olvidemos que mucha gente, al llegar a esta tierra, lo primero que ven son las estaciones. La de trenes y las autobuses. Lo malo es que la modernidad no sirve de nada sin un trato humano decente. Las instalaciones modernas no sonríen, no son amables, no tratan bien a la gente y, por tónica general, los que actualmente trabajan de cara al público en la actual estación tampoco lo hacen. Es muy difícil encontrar un punto de información si no hay una taquilla abierta. Si dicha taquilla está abierta (cualquiera) y preguntas por alguna otra compañía o por un punto de información la respuesta suele ser casi perdonandote la vida:

- Por favor, ¿Qué compañía es la que viaja a Piedralaves?
– No lo sé, mira por ahí, no hay tantas…

Y menos tenía que haber, cojones, con ese trato. No puede ser. Lo primero que debe tener todo centro de transportes es un servicio de información permanente. Creo que en Ávila hay un señor por allí dando vueltas pero la mitad de las veces debe andar tomando café.
Pongo otro ejemplo. Faltan 10 minutos para que parta el autobús a ese pueblo y acaba de abrir la ventanilla de atención. La gente se agolpa alrededor, la mayor parte de ellos intentando engañar al que saben que va delante para pasar primero y sentarse en su plaza a esperar la salida. La persona de dentro, al llegar tu turno, te mira, no dice nada. Educadamente pides, “un billete para …”, teclea en una maquinita, sigue sin hablar, la maquinita, agradecida ella, devuelve un papel que la persona de atención corta y te entrega mientras espeta “Seis con setenta y dos”. Buscas en el bolsillo, sacas dinero, pagas mientras das las gracias y desapareces sin escuchar ni un solo sonido más. Ni un “de nada”, ni un “gracias a ti” que en realidad sería lo suyo pues tú eres el cliente y ellos ganan dinero gracias a que tú viajas con ellos.
Un total de más de cinco millones de euros que puede que consigan una estación de autobuses grande y bonita pero que no mejorará el trato que la gente dispensa a sus usuarios y no mejorarán la educación de esas personas que, sabiendo que trabajan de cara al público, debían procurar no olvidársela en casa.

Os dejo aquí el proyecto y el plan de obra de la nueva estación que estará presumiblemente acabada en el mes de septiembre.

Y os dejo una pregunta. ¿Qué usos se os ocurren para el actual edificio una vez que la actividad se traslade a la nueva estación? Mucho me temo que terminará siendo un edificio en ruinas pasado no mucho tiempo.

Uno de los 30 presos elegidos para morir

Portada del libro 'Une longue marche', de Albino Garrido.

La editorial francesa Éditions Privat ha publicado el libro titulado ‘Una marcha larga. De la represión franquista a los campos franceses’. Relata la vida del abulense Albino Garrido San Juan, una intensa trayectoria vital que incluye la Guerra Civil, el paso por varios campos de concentración de España y Francia, e incluso una escapada in extremis.

Garrido nació en esta tierra en 1919. Es el mayor de una familia humilde, así que desde muy pequeño tuvo que trabajar. Participó en el bando republicano durante la Guerra Civil, pero la pesadilla no terminó ni siquiera con la derrota. Después llegaron los campos de concentración del Pantano de Cijara y de Castuera, donde formó parte de una lista de 30 presos cuyo destino era la ejecución. Sobre las atrocidades que se hicieron en estos lugares (tema prácticamente tabú en nuestro país) se puede saber más gracias al documental que cierra esta entrada.

Este luchador incansable se escapó de Castuera y, junto a otros compañeros, llegó a Francia. Allí fue trasladado al campo de concentración de Gurs y, poco después, al de Argelès sur Mer. En este país rehizo su vida y allí reside actualmente, como su hijo Luis, la persona que le ha ayudado a publicar el libro y con quien hemos podido hablar en ‘Los 4 Palos’ para saber más sobre la vida de Albino.

¿Cuál es la relación de tu padre con Ávila?

Mi padre nació el 5 de febrero del 1919 en Tornadizos de Ávila. Fue a la escuela hasta los once años y, siendo el mayor de cinco hijos, tuvo que trabajar para ayudar a su familia. Trabajo en el campo y también en las canteras de granito. La mayor parte del tiempo aquellos jornaleros trabajaban de sol a sol y los sueldos eran bajos. La victoria del Frente Popular en las elecciones del 16 de febrero del 1936 les trajo muchas esperanzas. Creyó que en Tornadizos se podrían concretar aquellas promesas que traía la República. Con el golpe de los militares, todo se fue para abajo.

¿Cómo fue el regreso a su pueblo después de tantos años? No debió de ser fácil.

Por primera vez volvió a Tornadizos en 1963. Para ello tuvo que obtener autorización de la Dirección General de Seguridad. Estuvo muy poco tiempo, dos o tres días, y no trató mucho con los vecinos. Se centró en su familia. Años más tarde volvió otras veces, ya había pasado mucho tiempo y las cosas se habían apaciguado. No le molestaron.

La última vez que estuvo en el pueblo fue a principio de los años 2000. En esa ocasión le acompañaron sus nietos. Caminaron por las dehesas que él había recorrido tantos años atrás. Les estuvo mostrando las calles y las casas del pueblo, hablando de los antiguos vecinos. Les enseño la fragua, la fragua de Cándido, y les explicó quien era Cándido –hay que leer el libro para comprenderlo- todo eso lo recuerda perfectamente. A pesar de lo dolorosa que fue su relación con Tornadizos, ha seguido guardando cariño a su pueblo.

¿Cómo te contó por primera vez lo que vivió en los campos de concentración, tanto españoles como franceses? ¿Esperó a qué tuvieras una cierta edad? ¿Crees que se ahorró algún detalle especialmente duro?

Desde pequeños mi padre nos ha comentado, con más o menos detalles, lo que pasó en su pueblo al principio de la guerra, lo que le tocó vivir a lo largo de la contienda y en el campo de concentración de Castuera –donde estuvo recluido más de nueve meses-, lo que fue la fuga de este lugar y su llegada a Francia… Lo hacía de forma regular, cuando recordaba fechas que marcaban acontecimientos dramáticos que tuvo que afrontar. Cuando sus hijos fuimos mayores ya nos contó todo de forma más completa.

Del campo de concentración de Castuera no creo que nos haya ocultado nada. El hambre… mucha hambre, las palizas, los piojos, las condiciones infrahumanas de detención… todo eso nos lo ha comentado. Como también aquel 7 de junio 1939, cuando él y unos treinta camaradas fueron seleccionados para ser eliminados. Los encerraron en un barracón cerca de la salida del campo, clavando puertas y ventanas. Tuvieron la suerte de que ese mismo día o poco antes tomó el mando del campo el capitán Antonio Valverde –a mí padre nunca se le olvidara el nombre de ese oficial– y ese militar se opuso a que saliese esa saca planificada por los falangistas.

En Francia permaneció poco tiempo en los campos de Gurs y de Argelès sur Mer. Estuvo en Gurs del 22 de marzo al 17 de  abril del 1940. En Argelès solo permaneció cuatro o cinco días. Con mucha astucia pudo salir para ir a trabajar en la agricultura. La situación en los campos de concentración franceses para él no tuvo nada que ver con lo que presenció en el de Castuera.

Y cómo fue esa huida y la posterior marcha durante 80 días por un país desolado.

Fue una marcha muy larga y muy peligrosa que, tras la fuga, emprendieron el 4 de enero 1940. Tuvieron que luchar contra el hambre y el frío. Anduvieron la mayor parte del tiempo de noche y a campo través, por tierras desconocidas. Consiguieron llegar a Francia gracias a un libro de geografía escolar y a la orientación que, cuando el cielo estaba despejado, les ofrecía la estrella Polar.

Anécdotas hay muchas, algunas muy dolorosas. En dos ocasiones se salvaron de la redada y de los tiros de la Guardia Civil. En el último encuentro que tuvieron con la Benemérita, en el término municipal de Fuertescusa, en la provincia de Cuenca, Gerónimo Morgado Galán, un compañero de fuga, fue detenido. Atravesar el Ebro, río abajo de Zaragoza y no muy lejos de la capital aragonesa, y salir de la vega inundada fue también bastante difícil. La llegada a Francia por la zona de Canfranc y la travesía del Pirineo con nieve constituyó un episodio que hubiese podido ser dramático. Pero lo consiguieron. Eso fue el 22 de marzo del 1940.

Por otro lado, hubo momentos de gran solidaridad con gente humilde que les dio su ayuda, como fue el caso en Castilblanco o en aquellas chozas cercanas al río Algodor. También encontraron apoyo en Villamayor de Santiago, donde mi padre había permanecido parte del año 1938, durante la guerra.

A tu padre le robaron su juventud y mucho más. ¿Algo así se llega a perdonar en algún momento de la vida?

Claro que fue así. Salió de su pueblo el 6 de agosto del 1936 y, sin ver a su familia, llegó a Francia en marzo del 1940. Poco tiempo después, a finales de junio, su padre murió en la cárcel de Ávila y también a los pocos días falleció su hermana Isabel. Su madre se quedó sola en el pueblo con tres hijos muy pequeños y vivió muchas calamidades.

Esas cosas no se pueden olvidar. Aún hoy mi padre recuerda a menudo estas circunstancias tan dramáticas. “¡Canallas, canallas!”, son las palabras que salen de su boca en esas circunstancias.

¿Cuándo surge la idea de escribir un libro?

Ha sido un proceso que ha ido madurando a lo largo del tiempo. De vez en cuando yo le pedía a mi padre que dejase constancia escrita de sus vivencias. A finales del 2001 se puso a escribirlo. Y, poco a poco, a lo largo de unos meces, rellenó dos cuadernos escolares. Yo lo traduje al francés, porque al haber nacido y vivido en Francia, para mí es más fácil proceder de ese modo. Añadí algunos detalles que mi padre no había escrito y que me entregó entonces.

Además, he aportado bastantes notas para dar a conocer tanto el entorno de la guerra y de la posguerra como lo que se refiere al itinerario de mi padre. Para eso he contado con la ayuda de muchas personas, en Francia y en España. Mis lecturas e investigaciones también me han sido útiles para comprender mejor aquellos acontecimientos. O sea que ya estaba casi todo atado para buscar una editorial. No fue fácil. Tengo que dar las gracias a la editorial Privat que se comprometió con este proyecto, aunque la tramitación duró casi dos años.

Lo que quiero añadir es que en Francia los descendientes del exilio, mediante varias asociaciones, son muy activos y se han publicado varios libros sobre el tema. Pero también he podido comprobar que no todos les republicanos españoles han hablando de lo que les toco vivir. He tenido la suerte que mi padre lo ha hecho, por él y por sus camaradas. En ese sentido tengo que mencionar a uno de sus compañeros de fuga, José María Tarifa Trinidad, natural de Zarza de Alange, en la provincia de Badajoz. Cuando llegaron a Francia, José María tuvo, por obligación de las autoridades francesas, que alistarse en la Legión Extranjera. Estuvo en África del Norte, en Senegal, en la campaña de Túnez luchando contra los alemanes y los italianos. A principios de  julio del 1943 se fugó de la Legión para juntarse, como lo hicieron entonces muchísimos republicanos españoles, con las tropas del general Leclerc y de la “Francia Libre”. José María perteneció a “La Nueve”, esa compañía del Regimiento de Marcha del Chad casi exclusivamente compuesta por españoles, quien fue la primera en entrar en Paris al anochecer del 24 de agosto del 1944. Liberado Paris, se fugó de nuevo para juntarse con los guerrilleros de la UNE y participo, en octubre del 1944, en el fracasado intento del Valle de Arán. Al publicar el libro también pensé en José María y en los camaradas de mi padre.

¿Qué opinión tenéis tu padre y tú de lo que ha ocurrido con el juez Garzón?

Igual que a muchos españoles, nos parece que esta situación tiene algo que ver con la poesía de José Agustín Goytisolo: “Todas esas cosas había una vez cuando yo soñaba un mudo al revés”. El problema es que en el caso de Garzón no se trata de ningún sueño, es la pura realidad. ¡Es la justicia al revés! Que el primero que tenga que sentarse en el banquillo, tratándose tanto del juicio del caso Gürtel como del de los crímenes franquistas, sea Baltasar Garzón es infame para el juez, para los familiares de las víctimas y para la democracia. No se trata de revancha sino de reconocer lo que pasó. La entera recuperación de la memoria de todas las mujeres y de todos los hombres que lucharon para defender a la República y que por esos motivos fueron asesinados es aún hoy una asignatura pendiente. Aunque se hayan autorizado algunos adelantos, la Ley de Memoria Histórica no ha permitido alcanzar todas las metas.

¿Cuándo saldrá el libro en español y dónde podremos comprarlo?

La editorial Privat está tramitando la publicación del libro en español y para eso tiene contactos con la editorial Milenio, de Lérida. Supongo que, si concluye favorablemente la cosa, la venta se hará de forma natural mediante la red de difusión habitual de esa editorial. Además, hoy en día internet ofrece bastantes posibilidades. En Francia el libro también salió, este 14 de febrero, en versión electrónica.

———————————————————————————————————————————————————————–

En el documental ‘La pesadilla de Castuera’ (que he podido encontrar gracias a este artículo), participa Albino. Minutos 1:50, 4:30 y 11.40. En cualquier caso, merece la pena verlo entero.

Una cosa más. La cantautora Lucía Sócam le dedicó una canción a Albino. A partir del minuto 2.40.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.103 seguidores

%d personas les gusta esto: