El asunto de emprender

A veces recuerdo ese viejo chiste…

* ¿Telepizza, que desea?

– Un bocata, no te jode.

Lección aprendida por parte de los telepizzeros: consultando el buzón me he encontrado la siguiente oferta en lo que antes era “Elige entre barbacoa y carbonara”. A saber: delicias de pollo, bocaditos cammenbert, fingers de queso, crostinis, croquetas, ensalada, hamburguesa, trufa, cookie dough, chunky monkey. Sí, en serio: chunky monkey.

Amigos, el negocio ha cambiado. Los que vienen por detrás se encuentran con un muro llamado “sois la generación perdida” y tampoco será así. Lo que está perdido es este modelo que conocemos hasta ahora. No, no creo que Mariano y los wonderboys vayan a sacarnos de esta. Y eso que había empezado hablando de pizzas, ustedes me perdonarán.  Pero es que me he acordado de cuando en Mayo la piel de toro se sacudió la pereza… aunque luego en mi opinión se perdiera el norte. Dejo las autocitas, era por no repetir cosas que ya he escrito.

Verán…el asunto es que soy un comino que no llega a los treinta pero afortunadamente apenas he estado en mi vida un mes en el paro tras salir de la carrera. Soy muy afortunado por ello. Y en estos años he visto entrar a becarios de cada generación: de la mía (1983) y las que vinieron después. Y ahora esta generación que ve el muro llegar…hace cosas diferentes. El otro día conocí a unos chicos (“La Milana Bonita“) que buscan la revolución…de la lectura. Esas ideas te tocan. Hay gente que busca huecos donde sólo les venden desesperanza.

Ahora los estudiantes de periodismo tienen twitter, correo, facebook. Acaba el verano y sigues en contacto con los que más se mueven. Te preguntan, escriben, aciertan, yerran y en consecuencia aprenden. El otro día uno de mis mejores descubrimientos del verano pasado (elenalozsan)  me preguntaba sobre como veía el futuro de lo nuestro: el periodismo, el futuro de los medios, el intrusismo, los salarios. Lo primero que hice fue remitirle a una entrevista que le hicieron en su día a mi amigo Aitor Ordax por una frase que parece obvia pero todavía no todos se dan cuenta de su importancia: “algún día estas webs serán webs que tendrán radio, tendrán tele y tendrán prensa.” Y – añado yo – todo lo que no sea ir en ese camino será equivocarse. Muchos medios caerán porque con este sistema actual no cabe otra: o subvenciones por doquier o muerte. Ergo muerte.

Luego me puse estupendo en las respuestas y después de pintar un panorama bastante gris le acababa respondiendo a mi interlocutora: “se dice que no es el mejor momento para encontrar trabajo pero tal vez lo que sea es el momento para que encuentren trabajo los más audaces.”

Fantástico, Negro, pero ¿y además de frases bonitas, qué? Los cuchillos afilan cabezas bien cerca de mi propio gaznate, no soy ciego. Aquí hablábamos el otro día de la solución (en mi opinión una equivocación) que se ha  planteado Ávila Digital. Un medio en el que yo también he escrito y por el que han pasado los dos periodistas de Ávila a los que más quiero/admiro: Pablo Garcinuño y Patricia García Robledo. Ver a Ávila Digital estar en dificultades no me hace para nada feliz. Sobre todo porque a pesar de sus errores es un medio que sin duda aporta cierta libertad a la ciudad. No plena, no perfecta, no siempre ejemplar. Pero necesaria.

¿Y bien? Hablemos de audacia ¿Hay espacio para un nuevo digital más modesto y con otra línea? ¿Quién pone el dinero? ¿Cómo se aguantan las pérdidas de inicio?  Los medios son ya como los músicos. Pedimos a la qente que sea audaz, se la juegue,  saque un disco con sus medios, vaya tocando aquí y allá sacándose unas perras. Sí, amigos: el mundo moderno se nos ha echado encima y a lo mejor los que antes hacían pizzas ahora tienen que vender también croquetas o tendrán que cerrar. No me había vuelto loco del todo con ese inicio. Y aún así no es garantía de nada. Hubo una publicación de cine sacada a flote con muchas ganas que tuvo que zozobrar porque no hubo otra manera. O si la hubo no se encontró.

La mayoría de los periodistas de las pizzas ahora tendrán que saber vender crostinis.  Es decir… ir a la noticia, escribir, grabar sonido, twittear y estar en contacto con los lectores. Y eso será así o no será. Luego habrá otros espacios más pausados para contenidos más cuidados…pero el medio vivo exigirá inmediatez. Inmediatez igual a menos calidad, lo sé. También comemos mucha pizza pero de vez en cuando nos permitimos un chuletón.

Concluyendo: me quedo con algo que un día me dijo Alberto… queremos esto y lo otro en nuestra sociedad por cuatro duros, nos quejamos de las injusticias del mundo y de que todo sea Made in China… pero que nadie nos quite el iPhone por los chelines que actualmente nos cuesta.

Y entonces recuerdo a ese tipo, que hoy sigue siendo consejero de la cosa monetaria, que hace dos meses volvía a abogar por recuperar el ladrillo. Amigos, el negocio ha cambiado. ¿Y si además del turismo apostamos por la tecnología, por una España que no olvide la ciencia y el i+D?

O cambiamos las reglas o nos adaptamos al nuevo mundo. El ajuste no va a parar porque no hacemos lo que el mundo actual globalizado nos pide.  El asunto de emprender… es que hay que entender en que asunto nos movemos. Yo tampoco tengo las respuestas pero expreso mis dudas y mi sensación de que no, que así tampoco salimos de aquí.

28 Responses to El asunto de emprender

  1. Teresa says:

    según tu nos hemos equivocado. Y de que viven los periodistas. ¿ No será mejor que los lectores aprecien nuestro trabajo? Cualquier profesional merece que la sociedad valore su mérito y su aportación. No es suficiente el I+D. Nuestro trabajo no puede ser solo reclamo comercial indirecto.

    • Trapseia says:

      Ojalá el equivocado sea yo y la apuesta os salga bien, Teresa. Yo el que menos quiero que tenga dificultades un medio de Ávila. Ni como medio y menos aún por sus profesionales

      El periodista vive gracias a los ingresos de su empresa. Planteáis suscripción y con ello menos lectores. A mi me gustaría más lectores, más influencia, más publicidad. Es eso posible? Pues a lo mejor ahora mismo no y eso es una pena

      Decimos que no hay sitio para los medios que no le hagan el juego al poder… usemos entonces la potencia del medio (asentado y con lectores) para denunciar todo el tinglado y clientelismo de la ciudad. Si no hay nada que perder, húyase de la agenda oficial y saquen noticias explosivas, denuncias de altura. Tal vez así surja la notoriedad, la publicidad…hasta lo mismo vuelven los patrocinios para callar bocas.

      Como eso no es siempre fácil o cómodo…prefiero entonces un sistema más mixto si se quiere… unos contenidos gratuitos y otros más específicos de pago. De verdad que no veo lo hecho ahora, no creo que pueda funcionar. Pero no soy director de un medio de comunicación. Si la idea os sale bien yo encantado. Por los compañeros que tienen su empleo (y si se contratan más mejor) y por la propia salud periodística de la ciudad.

      En cuanto al i+d, las pizzas y demás…hablo del país e incluso de Europa en general. El artículo quiere hablar de forma más general que de sólo un medio.

    • Patricia says:

      ¿Que los lectores no aprecian nuestro trabajo? No, señora, no. Los primeros que no solo NO aprecian, sino que menosprecian nuestro trabajo como profesionales de la comunicación son los empresarios dueños de los medios, que, le recuerdo, no montan su empresa para informar por amor al arte a sus ‘queridos’ lectores, a los que tanto exigen, sino para acompañar y reforzar sus propios intereses, que suelen ser empresariales y se suelen mover en terrenos menos lindos y filosóficos que el derecho a la información, a la veracidad y a la formaciónd e un espíritu crítico en la ciudadanía.
      Vergüenza me da, ver taaanta desfachatez haciendo gala de una ¿defensa? de periodistas MAL PAGADOS -que no lelgan a mileuristas- y escasamente valorados por sus jefes, redactores y fotógrafos/cámaras que hacen horas extra a destajo, no pueden opinar libremente sobre temas que no gusten al editor de turno porque afecta a sus intereses personales y, encima, deben soportar tener una espada de Damocles con el cierre sobre sus cabezas.
      Mal pagados, con el personal justo, con horas de trabajo acumuladas incluyendo fines de semana y festivos, sin cobrar dietas por desplazamiento, con escasos medios para trabajar y encima se les queire exigir una calidad por la que el empresario no apuesta. Venga ya!

  2. Guillermo B. says:

    Buen análisis, Rubén, y viniendo de uno del ramo, y que además aprecia a Patricia no voy yo a criticarlo…

    Unas reflexiones, no obstante. Loas la inmediatez, la multiplataforma, el enlace directo periodista-lector… La cultura del fast food (pizza), e incluso dices que si no es así, no será. También es cierto que luego admites hueco para otras modalidades más pausadas y reflexivas…

    Déjame ir a la casilla número uno. ¿Para qué quiero un periodista, en este mundo en el que el pleno de mi ayuntamiento me lo retransmiten por internet, en el que tengo acceso digital a los boletines de la provincia, en el que un accidente en la A-50 es twuiteado por los 20 conductores que por allí pasan, en el que los partidos de fútbol se retransmiten desde un estudio con la misma televisión que yo veo, en el que puedo entrar en europa press y EFE?

    Al menos yo, quiero un periodista para dos cosas fundamentales. Una para que me filtre el caos, que me componga una imagen de la realidad, porque en el abuso de los datos está el purgatorio de nuestra sociedad. No alguien que me repita lo que se ha dicho en un pleno, que eso ya lo veo, ni las declaraciones del concejal de turno, sino que me lo ponga en contexto frente a otros muchos devenires, que me relacione el gol de Messi con el accidente en la A-50, que haga que la digestión de todo lo que sucede sea más fácil, y además, que haga que sea útil para mi vida, que la mejore, que me alumbre caminos de bondad o de ahorro o de mejora. Y que además desvele lo que otros no han querido o podido decir, que me indique la verdad oculta de las cosas.
    La segunda, y no menos fundamental, que no me mienta. Y mentir no es solamente algo activo, intencionado, la mentira calculada que busca provecho; también es mentira la dejadez, el no llegar al fondo (no ser orteguianamente radical) de las cosas. Es mentira la parcialidad, el volcado de las propias creencias en la composición de la noticia. Así, miente igual el periodista que falsea un dato en una noticia que el que no publica la noticia a sabiendas de que la es, o el que convierte en noticia lo que no es por rrazones propias o de empresa, o el que sabe que hay algo más detrás de lo que cuenta y no se tira con gafas de buzo y aletas a pescarlo..

    Esos telepizzeros son por los que pagaría yo un abono. Además, necestaría el incentivo de otros , no necesariamente telepizzeros, pero sí buenos cocineros, que me lo aderecen todo con unas gotas de opinión inteligente, creativa, divertida y audaz, que sin necesidad de dar noticias siguiendo el libro de estilo de El País, las saquen todo el brillo posible.

    Si entramos al trapo ahora de aviladigital, reconociendo la valía de los profesionales que allí habitan y habitaron, y el que ha facilitado la visión de devenires abulenses a muchos que no andaban por la tierra, no alcanzó para mi gusto las cotas de independencia que a un medio se le deben. Independencia del poder orgánico quizás, que es algo a lo que desgraciadamente la Gacetilla de las Mentiras nos ha malacostumbrado. Pero otras independencias empresariales no, y eso es triste… Como alguna vez en otros lares comenté, si Florentino amparase un periódico, no me fiaría mucho de las noticias sobre ACS o sobre el Madrid que en él se publicaran, y más si los hechos corroborasen mis temores, si en el mismo no hablaran para nada del pisotón de Pepe al nuevo Dios.
    Y además, aviladigital adoleció desde los orígenes de la valentía de la sección de opinión. Un periódico se caracteriza por su editorial, que es el que al menos me alumbra respecto al pie por el que cojean. Es la opinión colegiada, es el diario decantarse y mojarse. Nunca tuvo editorial, digo, pero tampoco apostó por colaboraciones estables de opinión de nivel, otrosí que cartas a los lectores o algunos artículos iguales a los remitidos a muchos otros medios locales.
    Y aportó los foros… que no han sido los primeros abulenses (¡¡ ay, avilla.net !!), que si bien es cierto que han dejado a una generación reciente foguearse en esto del forismo, también es cierto que han aplicado a lo largo de los años censuras curiosísimas, no siempre amparadas en la presencia de injurias o de palabras gruesas, sino más bien en temas o matices no deseados. Así que en la balanza del debe y el haber, siendo muy generoso yo me quedo en equilibrio.

    Pero yo seguiré comiendo pizza, y rechazando el chunky monkey, sea eso lo que sea… y si alguien me ofrece chuletón a diario (y me garantiza que es avileño y no argentino), entonces me decidiré a pagar una cuota por ello…

    Un abrazo, y suerte en todo caso a aviladigital, sus editores y sobre todo, su plantilla.

    • Rubén Negro says:

      Primero negar la mayor, no alabo la cultura de la pizza ni del fast food pero lo cierto es que está. Y que yo mismo tomo pizzas.

      Ahora bien… prefiero a un periodista que dentro del mundo de las pizzas haga una buena pizza con salsa, tres plantas, queso fundido y salsa barbacoa. En eso un buen periodista será mejor que un taxista. Habrá pizzas y pizzas.

      Respecto a todo lo demás que escribes estoy bastante de acuerdo. Sobre todo en el chuletón. Pero es que cocinar, ya digo, está muy difícil

      Pd: A parte de lo que nos reúne aquí, Guillermo…sí, leí en su día la entrevista que te hizo Patricia en el Diario

      • Guillermo B. says:

        No es sólo la entrevista, Rubén, no sólo, que más nos une

        Y cocinar no está difícil: cuanto más tiempo libre por eso del paro tengan los cocineros, más se incrementará la creatividad de los platos que puedan pergeñar, máxime con la facilidad que otorga un blog hoy en día

        ¿No sueñas con algo así en Ávila?

        http://www.huffingtonpost.com/

    • Guillermo B. says:

      >>> Decimos que no hay sitio para los medios que no le hagan el juego al poder… usemos entonces la potencia del medio (asentado y con lectores) para denunciar todo el tinglado y clientelismo de la ciudad. Si no hay nada que perder, húyase de la agenda oficial y saquen noticias explosivas, denuncias de altura. Tal vez así surja la notoriedad, la publicidad…hasta lo mismo vuelven los patrocinios para callar bocas.

      ¡¡¡ Ole !!! Me apunto, me apunto… Por ahí sí.

    • Patricia says:

      Guille, sobre tu párrafo 3, laos teletipos de Efe y de Europa Press, que cuentan con web en abierto, los hacen periodistas!! Y el chunky monkey es un helado de vainilla, con plátano y chocolate, mi favorito de Ben&Jerry’s ;).
      En todo lo demás, casi de acuerdo. La calidad cuesta mucho dinero, porque requiere de tiempo, dedicación, buenos medios y pasión por lo que se hace, y todo eso junto no se ha invertido nunca en un medio de comunicación de esta ciudad, porque es extremadamente difícil…

      • Guillermo B. says:

        >> Y el chunky monkey es un helado de vainilla, con plátano y chocolate, mi favorito de Ben&Jerry’s 😉 .

        ¡¡¡ Lo que hay que aprender a mis años… Helado de vainilla… Así le va al periodismo patrio, que al igual que las chicas de Sexo en NY matan sus penas en un tarro de helado !!!

      • Guillermo B. says:

        >>> Guille, sobre tu párrafo 3, laos teletipos de Efe y de Europa Press, que cuentan con web en abierto, los hacen periodistas!!

        Lo sé, mira que hay veces leyéndolas que creo que los hacen los estudiantes de preescolar, pero no, creo que son periodistas… A lo que voy es que con unas decenas/centenas de periodistas generando noticias de agencia nos vale por hoy, y lo que tenemos muchas veces es miles de ellos replicando noticias de agenda, o rellenando otros medios con las mismas. ¿Para qué quiero leer 20 minutos o ADN si sus noticias generalistas o incluso locales las dictan las agencias?

        Si un coche se estampa en la A-50, con un periodista de agencia que nos diga dónde, cuando, las víctimas y el modelo del coche, me vale. Luego, lo que quiero son periodistas que me cuenten por qué ocurrió (alcohol, estado de la vía, teléfono movil), que hablen de la siniestralidad de la vía, de la seguridad del modelo de coche, que incluso transmitan el dolor familiar…

        Por ahí iba mi comentario, por ahí.

      • Patricia says:

        Jajajaja… Guillermo, dudo que los helados o cualquier otra cosa maten las penas!

        En cuanto a las agencias, volvemos al problema de siempre: nadie da duros a peseta. No se puede tener escaso personal, explotado, con pocos medios y pedir una calidad exquisita.

        Las agencias nutren de informaciones que deberían ser ampliadas por los medios que las usan, pero no es posible por la siemrpe presente precariedad. Es un error frecuente pensar que las agencias sirven para rellenar espacio en las páginas o en los informativos, peroe n realidad es información de consumo periodístico… lo que apsa es que no se da abasto, así que vale lo que sea. ¿Culpa del periodista, del empresario/editor o del lector conformista? ¿De todos? ¿De ninguno?

        Con respecto a la información, hay que tener cuidado. Una cosa es contar lo que pasa y otra hacer amarillismo. Hay que conjugar muchs cosas porque los epriodistas no somos Belén Esteban: información veraz, contexto, contraste de fuentes, detalles descriptivos sí, pero conr espeto a muchas cosas, como el derecho al honor, la intimidad, salvaguardar la imagen de las personas, no jugar con los sentimientos… Una cosa es que periodismo sea una carrera fácil y otra cosa es que no valga para nada. De verdad, es más difícil de lo que parece desde fuera, como todo.

    • arana says:

      Estoy absolutamente admirado por el don de la ubicuidad que te asiste, Guillermo. Yo que tengo que levantarme con tiempo suficiente para leer tranquilamente la prensa antes de ir al trabajo que me tiene ocupado casi todo el día, ardo en deseos de conocer cuál es ese curro que te permite, sin que nadie te llame la atención, seguir sesiones plenarias por Internet, enterarte al instante de los accidentes en las carreteras, visionar los partidos de fútbol que transmiten por televisión y a la vez consultar Europa Press y Efe (que no olvides, difunden noticias producidas por periodistas). Para filtrar el caos están otros. ¿A qué conoces entresijos de la empresa que cada mes te paga y que en manos de un buen periodista nos proporcionaría informaciones de interés? Pues ya estás tardando

  3. Trapseia says:

    Pero en español algo así es aún complicado. Casciari tal vez? Me suelen gustar sus pizzas.
    Nos está quedando muy ratatouille

    • Guillermo B. says:

      >>> Pero en español algo así es aún complicado.

      ¿Por qué??? Hace falta una sindicación de periodistas, la reserva de un dominio, y adelante con los faroles. Ciertas normas internas de etiqueta (cada cual responsable de sus actos, el que incumpla la deontología profesional a la calle), no poner puertas a la opinión, un acuerdo (tipo karma) para dar más relevancia al más leído, y ver si convence a los lectores. Si es así, la publicidad acudirá sóla. Si no, el coste de la inversión y esfuerzo es parecido al que haceis con vuestros blogs. Por supuesto, no se piden corresponsalías en el extrajero, ni otras zarandajas.

      A algo así, y además respaldado por profesionales, es a lo que de verdad tiene miedo el poder. A la iniciativa que no va lastrada de origen por la deuda, y que no tiene capitán que la refrene.

      • Trapseia says:

        Lo veremos pero no creo que a corto plazo. Pero es lo que decía, el negocio ha cambiado (en todo en general) y la maquinaria se adapta despacio. Lo hará como siempre lo ha hecho

      • arana says:

        Solo sindicación, un dominio y faroles? Y Seguridad Social para los periodistas? Ah, qué es un nuevo modelo, en el que los periodistas no tienen Seguridad Social..
        Con karma? Ah, que no es un periódico, sino Menéame.
        Espero que en su trabajo le sea tan fácil. No soy periodista, pero espero que los que lo sean tengan algún derecho, como el de la Seguridad Social cubierta.
        Ah, y qué sean profesionales? Claro, claro…

  4. En una época de cambios como la actual, todos andamos perdidos y muchos se empeñan en no ver la luz al final del túnel. Respecto a los medios de comunicación, la solución, como dice Rubén, pasa por explotar nuevas formas, por ir a buscar a los lectores, por la inmediatez y por la calidad. Esto último, se tiene que pagar y no me refiero al usuario. Quiero decir que los responsables de los medios de comunicación tienen que preocuparse por ofrecer un sueldo digno a sus trabajadores y unas condiciones de trabajo dignas. Así se puede pedir luego periodismo de calidad. A mí, como periodista, eso es lo que me preocupa. La rentabilidad de las empresas informativas se la dejo a otros.

    Genial la reflexión del señor Negro. Y mejor aún el debate generado en estos comentarios.

    • Guillermo B. says:

      Creo que se nota que me gusta el asunto… 😉

      Pablo, un comentario… que los responsables de los medios ofrezcan un sueldo digno a los periodistas… Me parece algo muy siglo veinte, todavía, ¿no? Que lo que se está cocinando en esta entrada es la propuesta no de periodista asalariado, sino del periodista copropietario. Que si asumimos que el periodismo es que me paguen un sueldo, entonces la cosa es más compleja, ya que necesitamos un emprendedor que asuma el riesgo, y ya sabemos que eso es una rara avis, que o eres un rico con afición por esto del periodismo, o casi nadie ve negocio detrás de ello. De ahí viene el que casi todos (por no decir todos) los medios de comunicación privados tienen un cierto componente de “rentabilidad mediática” que no económica detrás, se subvencionan a pérdidas compensándolas con el poder que ejercen.

      Usando como símil a Elgorriaga, si realmente es un negocio estupendo, que fue esquilmado por el malvado Ruiz Mateos (que lo fue, creo), pero que tiene viabilidad, pedidos y mucho futuro, pues si no llegan inversores, animaría a los propios trabajadores a coperativizarse y hacerse con su control. Y si los periodistas consideran que si reciben buenos sueldos, su trabajo será magnífico y atraerá lectores, entonces que se junten, soliciten un préstamo de varios cientos de miles de euros a una entidad bancaria, de forma que sus sueldos estén asegurados un tiempo, y que se lancen a la aventura de gestionar un medio.

      Saludos

      • Vete a solicitar “un préstamo de varios cientos de miles de euros a una entidad bancaria” y luego me cuentas, Guillermo. Ya verás qué fácil es lo que propones. ¿Cómo no lo verán los trabajadores del Elgorriaga si solo piden varios millones de euros por la planta? ¿Quién no tiene unos milloncejos debajo del colchón?

      • Guillermo B. says:

        Pues lamentablemente ese es el problema, Pablo, que alguien tiene que arriesgar y pedir un préstamo, en el caso de un arriesgador empresario 4.5 milloncejos, en el caso de 75 trabajadores, 70000 euros cada uno. Es jodido en ambos casos, seguro que lo mismo que para meterse en ello los curritos tendrían que arriesgar (si es que las tienen en propiedad) sus viviendas hipotecándolas, el empresario tiene que hacer algo similar… Y con un periódico, si quieres arrancar, digamos 1 o 2 años de vida, garantizando sueldos dignos a una plantilla de 7 u 8, necesitas un colchoncillo de 200000 euros de vellón.
        Son sólo números, nada más.

    • vector says:

      Para que los medios o cualquier empresa pague a sus empleados debe haber leyes laborales adecuadas, pero ni el partido que gobierna ni el que ha gobernado hasta hace unos días están por la labor, por qué?

    • vences says:

      A ver si ponemos los pies en la tierra. Sueldo y condiciones dignas no es sinónimo de periodismo de calidad. No hace falta que ponga ejemplo de periodistas bien remunerados, extraordinariamente pagados, que se venden al mejor postor, verdad? Pablo, no nos hagas creer que si tu nónima superara xxx miles de euros serías capaz de denunciar y de contar lo que tanto interesa a Guillermo B. Siempre estarás condicionado, te guste o no.

  5. Alberto Martín del Pozo says:

    Creo que el principal problema de los periodistas es que quieren comer varias veces al día. Y por si esto fuera poco, pretenden comer por hacer su trabajo, lo cual es el colmo de la desfachatez. Deberían hacer su trabajo gratis y bien, por supuesto, y luego pasar una boina ante el respetable para ver si les queremos dar alguna limosna. Consejo: que pongan cara de pena, así es más posible que alguien afloje la mosca. Si no funciona, que se amputen algún miembro, preferiblemente alguna pierna.

    Ahora en serio. Conjugar información de calidad, con bajo coste y beneficios empresariales es casi tan difícil como acertar un pleno al quince. ¿Es posible el periodismo independiente bajo la servidumbre del dinero? ¿Quién va a morder la mano que le da de comer? ¿Queremos periodistas o héroes? Un medio que no cobra a sus lectores se debe a sus anunciantes (empresas o administraciones), nos guste o nos guste y su actitud es compresible. Si el Ayuntamiento, la Junta o el Estado me retira la publicidad me voy a la calle. Si critico al Corte Inglés me voy a la calle. Si critico a las constructoras me voy a la calle. Por lo tanto, las administraciones lo hacen todo bien, la última modificación del PGOU es un asuntillo intrascendente para beneficio de todos y por fin es primavera en la planta de moda joven. Es comprensible.

    Si queremos independizarnos de la publicidad, al medio le quedan sus lectores. Y aquí llega el Dios mercado a hacer de las suyas. Oferta – demanda y todas esas pamplinas. Los medios tiene que ofrecer algo lo suficientemente bueno y a un precio ajustado para que los lectores lo consuman en número suficiente como para mantener a la empresa. Otra cuadratura del circulo. Más calidad, precios ajustados, para atraer más suscriptores, en un mercado con competencia. ¿Pagar por Áviladigital teniendo la web del Diario? ¿Qué ofrecen distinto?

    Siempre nos queda que el periodista se líe la manta a la cabeza y solo o en compañía se monte su propio medio. Esta es la mejor solución siempre que el periodista no quiera comer por su trabajo, porque si quiere comer tendrá que recurrir a la publicidad o al pago. Hay excelentes páginas personales que ofrecen información de calidad de forma gratuita, pero sus autores no comen de ello (no de forma directa, porque el Adsense de Google no da para tanto y las donaciones no proceden todas de la fundación de Bill Gates).

    Solución: pues como dice Rubén, innovación y croquetas de atún. Modelos freemium, multiplataforma, con buenos periodistas que se muevan bien en los nuevos medios (o un alegre millonario que quiera financiarlos). Y toneladas de carretillas de suerte, claro.

  6. Santiago (@Santiago_Lujan) says:

    Yo no soy periodista ni pizzero.
    Estoy un poco de acuerdo con todos los comentarios y en particular más con Trapseia, “la maquinaria ha cambiado ya” y todos debemos cambiar el “microchip”.
    Dejo esta entrada para la reflexión.
    Lo que los medios deben hacer es repensar su papel: “Hasta ahora se usaba sin plantearse por qué el modelo de la prensa tradicional, con unos pocos emisores y muchos lectores/oyentes/telespectadores. Esto debe cambiar”.

    http://blogs.elpais.com/periodismo-con-futuro/2011/04/la-gran-horizontal.html#more

  7. Lo primero, muchas gracias por tu apoyo. Lo segundo, los tiempos cambian y el producto también. Tiempo al tiempo, pero esta generación nuestra puede hacer cosas grandes porque nos hemos criado en el desengaño.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: