Un planeta en la mochila

Nos contesta desde Praia (Cabo Verde) a punto de marcharse dos semanas y media a Tailandia. Es Alba García, que recientemente ha recibido el Premio “Sapere Aude”  a la Solidaridad y Participación. Tras estudiar en Segovia y probar con la publicidad encontró su verdadera vocación ya unos años atrás: quería ser cooperante.

Poblado indígena de Maraiwatsede (Mato Grosso, Brasil)

“Una vez te metes en esto, ya no sales. Engancha”. 

Todo empezó en una agencia de producción gráfica en Madrid, en la campaña de postales de Navidad para empresas de UNICEF.  Aquel trabajo le abrió los ojos  y no mucho después le surgió la oportunidad de viajar al terreno con el programa Jóvenes Solidarios de Castilla y León.

Trabajó durante tres meses en una pequeña localidad llamada São Félix de Araguaia, en Mato Grosso, con la organización ANSA, contraparte de la ONGD soriana Tierra Sin Males en el proyecto de Fortalecimiento Institucional. Desde entonces su labor solidaria le ha llevado por todo el mundo.

¿Dónde estás ahora? 

Vivo en Praia desde hace 4 meses y medio. Estoy trabajando en la Oficina Técnica de Cooperación (OTC) de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en Cabo Verde. Llevo a cabo mi trabajo en el área de comunicación de la OTC, habiendo sido la persona seleccionada para este puesto en la XXII Edición del programa Jóvenes Cooperantes del Instituto de la Juventud (INJUVE), la AECID y el Servicio Público de Empleo (SPEE). [Más información sobre el programa aquí]

¿Qué labor estás realizando?

Me encargo de todo lo relacionado con la difusión del trabajo de la Cooperación Española en Cabo Verde y de las actividades de la Embajada, a través de la elaboración de material de comunicación (boletín de noticias, página Web, carteles, folletos divulgativos…) así como la gestión de la relación con los medios locales (envío de notas de prensa, cobertura eventos…), el archivo fotográfico, seguimiento de noticias de la CE y las relaciones España-Cabo Verde, etc. En definitiva, mi trabajo trata de hacer visible la labor de la Cooperación Española en Cabo Verde.

¿Cómo se trabaja en estos lugares? ¿Cuánto conocemos y desconocemos de esta realidad por los medios de comunicación los que estamos en casa sentados viendo la tv?

Pues voy a tirar piedras sobre mi propio tejado pero es cierto que a los medios de comunicación les gusta mostrar el espectáculo… todo se convierte en un circo mediático donde lo que vale es la carnaza. No conocemos nada.

Cidade Velha (Santiago, Cabo Verde)

Cuéntanos… Tras tu primer viaje ¿Dedicarte a la cooperación fue un “flechazo” desde el principio o pensaste en dejarlo?

Flechazo total. ¿Lo positivo…? creer que se puede. Sin embargo me han impactado y me siguen impactando muchas cosas… me duele la desigualdad, y sobre todo, que haya medios para solucionarlo y no sólo no ocurra, sino que vaya a peor. Personalmente, hasta ahora lo peor ha sido la incertidumbre. Volver a casa, y no saber cuándo te vas a volver a marchar

¿Cuáles son tus planes de cara al futuro?

La verdad, prefiero no pensarlo… según están las cosas.. De momento, quiero exprimir a tope esta nueva experiencia y cuando termine, seguiré luchando por hacerme un huequito. No descarto nada, antes de venir a Cabo Verde estuve haciendo el Voluntariado Europeo en Dinamarca, algo muy diferente, pero que también me aportó mucho. Hay que adaptarse. Las cosas deberían cambiar y los jóvenes deberíamos tener más oportunidades profesionales pero también hay que moverse para cambiarlo, no se puede esperar a que caigan del cielo.

___

Y con esa respuesta terminamos nuestra comunicación. Sí que nos pidió Alba que evitáramos usar las típicas imágenes de niños desnutridos. A cambio nos regaló estas instantáneas que a mi entender pueden evocar mucho más. Alba no habla por hablar cuando  invita a buscar las oportunidades profesionales. En su caso, antes de “coger la mochila” hizo varios cursos de comunicación social y un magister en el Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África (IEPALA) con prácticas en México.

“Sin embargo, y a pesar de tenerlo tan claro, me surgían dudas (supongo que como a todo el mundo)… la cooperación es dura, es un sector muy poco valorado y yo estaba empezando de cero. La comunicación es una herramienta muy importante de transformación social pero éste es un campo poco definido en el que aún quedan muchas cosas por hacer”

Desde aquí…vaya nuestro granito de arena cuatropalero. Y gracias, Alba.

4 Responses to Un planeta en la mochila

  1. Ojalá hubiera más gente como Alba! Admiro esa entrega y compromiso. Me quedo con la frase: “¿Lo positivo? creer que se puede”.

  2. Pepe Herráez dice:

    “Me duele la desigualdad” cuatro palabras cargadas de solidaridad y ansias de Justicia.

  3. Que bonito, la verdad ojala hubiera la mitad de gente como ella. EL premio muy merecido.

  4. Pingback: 12 meses, 12 entradas « Los 4 palos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.199 seguidores

%d personas les gusta esto: