Pensaba yo…

Unas cosillas rápidas que se me pasan por la cabeza…

Artefactomanía es una empresa dedicada al diseño gráfico que está afincada en Salamanca y que en no pocas ocasiones ha recibido encargos del Ayuntamiento de Ávila solicitando logotipos, carteles, maquetaciones de libros y demás trabajos relacionados con el sector. Aquella imagen que todos conocemos de Ávila Única y que tanto tiempo ha presidido el balcón de nuestro Consistorio es uno ellos. Menciono eso por ser, creo, lo más conocido por todos pero hay más. La web del Espacio Joven Alberto Pindado, la imágen de los 25 años de Ávila como ciudad  patrimonio o el libro del que nos hablaba Pablo en su última entrada y que nunca llegó a ver la luz.

Que dicho libro nunca se publicase no es por culpa de la empresa. Quien no ha cumplido en este caso es nuestro Ayuntamiento. Las deudas contraídas por nuestro consistorio con Artefactomanía han llevado a sus responsables a decidir no producir el libro hasta que no se solucione el tema, osea, hasta que el Ayuntamiento pague.

Supongamos que se pagasen las facturas (cosa que debe suceder), que la deuda no exista. Entiendo que nadie debe hacer un encargo teniendo claro que no va a hacer frente a su coste. Al principio, cuando el Ayuntamiento decide que ésa y no otra debe ser la empresa que realice sus trabajos de diseño. ¿No había empresas en Ávila? Si las había… ¿No se confía en ellas? Si se confía… ¿A qué jugamos? Y por cierto… ¿Con qué cara dura pides un plan de empleo para Ávila tanto a la Junta como al Gobierno Central si cuando tú puedes hacer algo no lo haces?

Porque hay más. Hay más ejemplos de que el Ayuntamiento prefiere contratar fuera de nuestras fronteras. Un ejemplo de hace algún año es la contratación de un grupo de Teruel para la Ronda de las Leyendas. Cobraban lo mismo que los de Ávila pero como tenían que viajar y pecnortar parece que salía más barato. Un despropósito. Y mencionaré también una de las más recientes que no por ello es menos divertida. La Cabalgata de Reyes de este año se contrató a una empresa de Málaga. Dicha empresa decidió enviar a tres personas a actuar a Ávila y el resto de la gente que salió animando la comitiva real era de aquí. Subcontratados por la empresa Malagueña salieron 9 personas del mundo escénico local que, me comentan, habían preferido una contratación directa por parte del consistorio. Es todo como un mal chiste y, para colmo…

Sabrán por la prensa que algo muy similar está pasando estos días con Bankia. Parece ser que el gran banco ha decidido prescindir de los servicios de las empresas abulenses que hasta ahora gestionaba asuntos como la seguridad, la limpieza, el mantenimiento… para contratar a las que dictan papá y mamá (Caja Madrid y …). Si a eso le unimos que las oficinas de la antigua Caja de Ávila han servido de conejillos de indias siendo los primeros en realizar el cambio de software de los ordenadores para trabajar ya con una interfaz única y que no ha supuesto más que problemas para sus clientes y cancelaciones masivas de cuentas, me planteo cuáles son las verdaderas ventajas de que formemos parte de Bankia. Me lo planteo además sin entrar a revisar asuntos como la Obra Social para que no me llaméis abusón.

Dos ‘empresas’, locales que tendrían que velar por lo nuestro y no lo hacen o si lo hacen es de boquilla ya que los hechos nos demuestran otra cosa. Ya podemos pedir planes de lo que queráis pero como no seamos nosotros mismos los que movamos el culo nadie va a venir de fuera a solucionarnos los problemas.

A %d blogueros les gusta esto: