Un 33 por ciento más de úlcera en el estómago

Primero sentí indignación. Pero, bueno, eso se termina pasando. Estamos en una época de noticias que cabrean y a todo acabas acostumbrándote. Un día desayunas con los tejemanejes de un ‘infanto’ y otro te vas a la cama con el último recorte que nos viene impuesto desde tierras germanas. Y así, de irritación en irritación, se va pasando la vida.

Descubrí una mañana, no hace mucho, que el presidente de la Asociación de Empresarios del Polígono de Vicolozano, Miguel Ángel del Monte, había destacado como “potencialidad” de Ávila, a la hora de atraer empresas, el hecho de que los sueldos sean un 33 por ciento más bajos que en Las Rozas (Madrid). Al leer la noticia te mosqueas, pero solo un poco. Luego se pasa porque tanta furia hace callo en las entrañas y ya casi ni te revuelves.

Y vas pensando que, a lo peor, este buen hombre tiene razón. Dejemos a un lado tanto al viñetista de este blog como a la evidencia de que a sueldos bajos hay un montón de países que nos ganan. ¿No estaremos ante un visionario? Quiero decir, que la reflexión del señor Del Monte, bien mirada, rezuma optimismo del bueno. Como cuando un bajito se mira al espejo y acaba sonriendo al saber que sufrirá menos daño que otro en caso de tropezar y caer al suelo.

Propongo a todos los abulenses que veamos la vida al modo “Delmontesiano”, si me permiten llamarlo así. Por ejemplo: “Está tope-guay que en Ávila haya muchas personas mayores porque eso hará que muchas funerarias se instalen en la ciudad”. “Y no descartemos una ampliación del cementerio, con la dinero que eso deja”, añado. Otro, otro: “Chachi que haya tanto parado porque así no les faltará mano de obra a las empresas que quieran venir a nuestra noble, feliz y afortunada tierra” (hagan este ejercicio en sus casas mientras se golpean la cabeza contra la pared).

Y después de todo esta reflexión, cuando ya estaba convencido de lo bueno que es eso de que aquí, en Ávila, paguen tirando a poco, me despierto otra mañana con los 224.000 euros de Agustín González (y el sueldo de otros jefazos de Caja de Ávila). Al principio nació en mí un poco de indignación, pero poco a poco me fui reponiendo. De hecho, unos minutos después me sentí realmente afortunado al pensar la cantidad de problemas y desvelos que me ahorro cada día sin tanto dinero que manejar. ¿Se imaginan que complicado debe ser gastar tanto? Y ahorrarlo, casi peor. ¡Qué intranquilidad se debe sentir al dejar grandes cantidades en los bancos! ¡Según están las cosas hoy en día!

Os dejo, por lo navideño de las fiestas, con un bonito villancico cantando en la marcha que el 15-M realizó en Ávila el pasado 28 de diciembre.

4 Responses to Un 33 por ciento más de úlcera en el estómago

  1. Estamos en el país en donde el engaño y la mentira tiene más credibilidad que la evidencia.

    No sé donde leí esta frase.

  2. bymoya says:

    Cada día dudo un poco menos, sobre que la evolución haya favorecido a los humanos más bestias y egoístas en contra de lo preconizado por esa pretendida acción civilizadora y caritativa de la cultura judeo-cristiana. Los avariciosos, los soberbios, los codiciosos y los envidiosos dominan nuestra sociedad. No me extraña que algunos ya anuncien otro próximo fin del mundo.

  3. Pingback: Muchachada talentosa para tiempos oscuros « Los 4 palos

  4. Pingback: En el camino | Trapseia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: