La Pista de Hielo

Era el año 2004. Se acercaba la Navidad y se hacía pública la gran novedad que se llevaría a cabo en esas fechas con la instalación de una pista de hielo en la plaza de Santa Teresa (El Grande) para uso y disfrute de grandes y pequeños en las fechas del insultante buenrrollismo y la espontánea alegría que nos invade sin más motivo aparente que la excusa, bien servida, de ponernos hasta las trancas de comida y bebida con el atenuante de que son fechas de excesos y ya me arrepentiré en enero…

Tres años, si no he contado mal. Aquel 2004, el siguiente 2005 y el posterior 2006, se decoró El Grande con aquella pista. Tres años de bonanza económica en los que gastarse 60.000 € apelando a la estimulación del comercio local era tan habitual como construir bloques y bloques de casas. Tres años en lo que los más osados pudieron demostrar su destreza con esos patines de cuchilla, que no ruedas, no sin algún aterrizaje de emergencia y algún que otro susto. Pero algo cambió. Con lástima y lágrimas en los ojos nos llegaba aquella triste noticia, en diciembre de 2007, que convertiría aquella Navidad en una Navidad más triste que las anteriores. Ese 2007 no se instalaría dicha pista.

¡¡¡Lógico, por la crisis!!! Ehh, Uhh. NO.
No se trataba de la crísis, aún. El asunto, o lo que se nos dijo desde los medios de comunicación, era que (cito) La razón para que este año no acompañe la pista de hielo a las fiestas de Navidad, según el gerente de Ávila Centro, Jesús García Ahijado, se debe a la decisión del Ayuntamiento de no permitir que la plaza de Santa Teresa vuelva a admitir instalaciones que puedan estropear el suelo.” 

¿Qué ha cambiado? El suelo de la plaza de Santa Teresa sabemos que no. ¿Acaso las millonarias partidas presupuestarias dedicadas a I+D+i han dado sus frutos y se ha conseguido construir una pista con materiales que no dañen el suelo sobre el que se instalan? De haber sido así poco bombo le han dado a tan magnífico hallazgo. De no ser así… ¿Los antiguos materiales no dañaban el suelo tanto como se creía? ¿Nos pusieron la excusa del suelo como podían haber puesto cualquier otra? Si no recuerdo mal, en 2007 apenas intuiamos que entraríamos en una crisis económica mundial y hoy, cuatro años después, lo tenemos aprendido y bien aprendido. ¿Qué hace que este año sí y hace cuatro no? Me van a permitir que lo deje claro: NO LO ENTIENDO. No sé a qué viene recuperar algo que vale una pasta en un momento como el que estamos cuando lo poco que ha cambiado ha sido a peor. No creo que los parados de la ciudad, por mucho tiempo libre y espíritu navideño que tengan, se gasten 5 euracos en acceder a la pista.

Dos cosas para terminar. La primera que, al igual que pasase allá por el año 2004, la pista de hielo ha tenido que retrasar un día su apertura al público por un asunto técnico. La segunda es un extra que me llega por diferentes vías. ¿Alguien ve algo raro en la siguiente foto? Que ustedes lo patinen bien…

A %d blogueros les gusta esto: