Ávila, 1570

En los últimos cinco años me he mudado de casa seis veces en tres provincias. Todos conocemos el proceso de una mudanza, que podríamos resumir como recoger, transportar, colocar; y cuya versión extendida suele ser: recoger montones de cosas que ni siquiera sabíamos que teníamos, intentar transportarlas en el menor número de viajes posibles en un vehículo no habilitado y volver a tirarlas con cierto orden entre las nuevas cuatro paredes hasta que todo vuelva a empezar. El ciclo de la vida, como lo llamaba el padre de Simba.

La parte final del proceso suele ser algo que podríamos definir finamente como “dotar de vida al nuevo hogar”. Si acabas de llegar a un sitio llamado Palacio de la Moncloa lo básico suele ser cambiar los muebles, llamar a Patrimonio Nacional para cambiar los cuadros de la pared, construir una pista de padel, aclimatar la piscina o decidir dónde pones los bonsais. Para el pueblo llano, el elemento central de este paso, que tiene como objetivo convertir el piso semivacio al que acabas de llegar en tu madriguera, es colocar tus mierdas (hay gente que lo llama decoración) en un lugar preferente para que se vea que es tu casa. Tus cuadros, tus fotografias, la figura de Lladró que te regaló tu suegra, el trofeo que ganaste en primaria, las manualidades de tus hijos, etc.

Yo tambien tengo mis “mierdas” y en concreto estamos aquí reunidos, usted y yo, para que le hable de una de ellas, una que me ha acompañado a lo largo de todas mis últimas mudanzas y que suele ocupar un lugar preferente en mis casas: una lámina con la vista de Ávila desde el Cerro de San Mateo realizada por Anton Van Den Wyngaerde en 1570.

Click para ampliar

La mayoría de los presentes conocían la lámina y es más que posible que muchos de los lectores habituales del blog tengan una copia, quizá llegada a sus manos del mismo modo que llegó a la mías: junto a un ejemplar del Diario de Ávila. (Nota del Autor: El Diario tuvo unos años en los que regalaba un montón de cosas interesantes. Además de esta lámina, recuerdo una colección de postales antiguas de la ciudad y un libro enorme sobre las catedrales de CyL)

El dibujo del perfil de Ávila forma parte de una serie de 62 vistas de ciudades y villas realizada por el flamenco por encargo de Felipe II desde mediados del S. XVI y se conserva en la Biblioteca Nacional de Viena. La pluma del que fuera conocido en España como Antón de Bruselas nos trasporta a la ciudad tal y como la vieron personajes como Teresa de Jesús (priora del Convento de la Encarnación a inicios de la década de 1570) o San Juan de la Cruz (vicario y confesor del mismo convento). Una vieja ciudad castellana, pequeña y amurallada, sobre la que despuntan las torres de los palacios aristocráticos y los campanarios de iglesias y conventos sobre los que destaca la mole catedralicia.

La vista está llena de detalles que merecen ser contemplados con atención y tiempo. Para aquellos que la ven por primera vez o que quieren echarle un vistazo conmigo les voy a llamar la atención sobre algunos de ellos. Empezando por la derecha de la imagen, junto al pequeño puente de Sancti Spiritus, aún en pie, está el convento del mismo nombre, marcado con algo similar a una arroba. El convento, fundado en el S. XIII, reformado en profundidad después de la realización de esta vista, se incendió a finales del S.XVII, sufrió como pocos la ocupación napoleónica y finalmente desapareció en el S. XIX tras ser desamortizado (aún se pueden observar algunos restos del monasterio, pero son propiedad privada).

Un poco más a la izquierda, marcada con una Z, está la Iglesia de San Nicolás. Quizá no la hayan reconocido, su perfil ha cambiado bastante. A principios del S. XX el campanario fue desmontado ya que amenazaba ruina. (Hagan click en el enlace, la fotografía la descubrí ayer en ese maravilloso rincón que es Avilas.es)

Más a la izquierda aún, marcada con un T, frente a la puerta de la Malaventura, la iglesia románica de San Isidoro, o de San Isidro. Posiblemente una de las primeras ermitas de Ávila, dedicada a San Pelayo, quizá reformada a principios del S. XII por el Maestro Fruchel (Catedral, San Vicente), albergó durante algunos años el supuesto cadaver de San Isidoro de Sevilla durante su traslado desde la ciudad del Guadalquivir a León. La iglesia, desamortizada a lo largo del S. XIX, fue vendida, desmontada y vuelta a montar, como seguramente saben, en Madrid, en el jardín del Retiro, dónde aún pueden observarse restos de su fábrica. Si bien esto último es conocido por la mayor parte de los abulenses, seguramente algunos desconozcan que la primera intención del comprador, Emilio Rotondo y Nicolau, era vender los restos de la iglesia al Ayuntamiento de San Sebastian para que los emplazara en el Monte Ulía y los convirtiera en el Pabellón de los Vascos Ilustres.

Última curiosidad sobre la que les llamo la atención. En el centro, marcada con una H, donde después se encontraría la Fábrica de Harinas, se levanta la desaparecida Iglesia de San Lázaro, que debió ser construida durante el S. XI y que desapareció a lo largo del S. XVII. En esta iglesia se veneraba la imagen de la Virgen de la Caridad a la cual la pequeña Teresa de Cepeda se encomendó tras la muerte de su madre.

Podríamos pasarnos horas revisando centímetro a centímetro la obra de Anton Van Den Wyngaerde y en el fondo eso es lo que espero que hagan. Yo he llegado hasta aquí, pero los comentarios están abiertos a sus aportaciones, sus dudas y su análisis. Allí, si quieren, continuamos paseando por el S. XVI.

PS.- Les enlazo un interesante artículo sobre la sociedad de la ciudad a lo largo del S. XVI (pdf). No es muy largo y nos dibuja una ciudad eminentemente industrial (adaptando el término a los tiempos). ¡Quién nos lo iba a decir!

PS2.- La imagen que acompaña el artículo la tenía en el ordenador, así que no les puedo indicar de dónde procede. En Ávila.es también está, en varios tamaños.

PS3.- Si os gusta la vista de Ávila y queréis las 62, están en un libro editado en 2009.

13 Responses to Ávila, 1570

  1. Moker says:

    Muy interesante el post, la lámina no la conocía y si la había visto no me acordaba, y me extrañaría que fuera así porque me ha encantado. El artículo de la sociedad del siglo XVI me ha parecido muy interesante y sorprendente a pesar de que sí que tenía conciencia de que Ávila había sido una ciudad totalmente diferente tanto en importancia económica como en número de habitantes de lo que es ahora. Por último decirte que he estado en la casa en que se ha convertido el Convento Sancti Spiritus y es impresionante la forma en que se ha aprovechado la pared que quedaba en pie. Parte del salón creo que es un ábside y se ha aprovechado para hacer un salón a dos alturas con una escalera en caracol que es de lo más bonito que he visto. Si alguna vez tienes la oportunidad de que te inviten a ver la casa no la desaproveches.
    Buen trabajo.

  2. javi calvo says:

    Yo tiraré para mi campo, la fotografía, y quiero felicitar a Alberto por hacer referencia a avila.es
    Hece tiempo, y a través del grupo que en la página flickr.com tiene avila.es, descubrí esta lámina y un montón de documentación gráfica de como era nuestra ciudad en tiempos pasados. Felicitar a José Luis Pajares por esta página http://www.flickr.com/photos/avilas/
    Tanto me gustó que rebusqué entre mis biblioteca hasta encontrar un libro de Mayoral de fotografías antiguas.
    Se disfruta viendo vacas pastar en lo que hoy es el hospital provincial, viendo salidas y llegadas de la vuelta a España y más y más lugares que incluso no reconoces por lo que han cambiado.
    Una vez más gran trabajo chicos!!

  3. Guillermo B. says:

    La foto es un Hoax, claramente… La he mirado con lupa, he usado Gimp para procesarla, la he invertido, y sigo sin ver el edificio de los Juzgados ni el pico del Moneotrasto tras la silueta del Alcázar…

  4. Guillermo B. says:

    >>> En los últimos cinco años me he mudado de casa seis veces en tres provincias.

    Mi record está en 7 mudanzas en 5 años en 6 ciudades distintas, en 2 paises distintos… debo decir que mi definición de hogar pasó en todos los casos por ver mi vieja tele Sony de 20 pulgadas instalada y encendida, y poder tirarme en mi sofá (que cayó lamentablemente en la última de las mudanzas) a verla…

    • Alberto Martín del Pozo says:

      Mi proposito de año nuevo es mudarme como mínimo de provincia y comunidad autónoma y no descarto mudarme de país, si salgo victorioso de mi enfrentamiento contra el idioma de la perfida albión (de momento gana él, pero le estoy recortando terreno). Serían 6 mudanzas en 6 años, y faltaría por concretar lo de las provincias, paises o CCAA.

      Es bueno cambiar de aires de vez en cuando…

  5. Guillermo B. says:

    Y mil gracias por la página de Pajares, que me está entreteniendo muchísimo. Destaco, por desconocerlo yo (ególatra que soy) pero también por lo que de kitsch pero de actual (en el fondo los manifestantes han sido portada de Time) el siguiente video, que no es Orgullo y Pasión… En serio, gozoso.

    Ávila. The Phynx (Los Delatores), rodada en 1969. - Escena final. Parte 2
  6. Moker says:

    Una pregunta para los entendidos, estoy mirando alguna foto más y dibujos y veo que en la zona del lienzo norte había muchas menos edificaciones que en el resto. ¿Sabeis a qué se debe?

  7. Guillermo B. says:

    Respuesta posmoderna: “El terreno estaba reservado en el PGOU de la época para el palacio de exposiciones, a falta de financiación. Mismo capítulo que el Prado itinerante”
    Respuesta geográfica: “La falta de sol, y más con el clima abulense, echaba para atrás a los incautos. Razón por la cual las ermitas del norte se hallan a prudencial distancia del panel que representa la muralla y la ladera barbacana”
    Respuesta sociológica: “La población abulense se estructuraba por gremios y antes aún por razas y religiones. Algo de judería quedaría en la zona, y quizás tras los siglos XVI y XVII no gustó al cristiano viejo habitar allá do antes los marranos (sensu estrictu)”
    Respuesta cinematográfica: “Hubiese añadido excesivas complicaciones a la escena cumbre de Orgullo y Pasión”
    Respuesta infraestructural: “El lienzo norte no suponía una llegada de ningún nodo de comunicaciones a Ávila, siendo salida norte del antiguo cardo romano, estando las áreas sociales más importantes en la sur”
    Respuesta GuillermoBeera: “Ni repajolera idea”

    • Moker says:

      Muy buena la respuesta Guillermo, muy currada pero, error mío al no aclararlo, me refiero al lienzo norte de la muralla pero dentro del recinto amurallado. Se agradecerán respuestas originales como la de Guillermo 😉

      • Alberto Martín del Pozo says:

        Pues no puedo darte una respuesta concreta, pero si puedo apuntar algunas cosas.

        La parte amurallada de la ciudad estaba divida, a grandes rasgos, en dos zonas: la parte alta, desde el edificio de los juzgados hacia arriba, ocupada por la nobleza y el clero (es donde se concentran casi todos los palacios de la época) y una parte baja (de los juzgados al rio) ocupada por el pueblo llano (judería incluida). En todas las ciudades de la época (Edad Media, primera parte de la E. Moderna), el urbanismo de estas areas populares era muy abierto: casas dotadas de huertos, pequeños prados para ganado de poca envergadura, espacios para la manufactura y la artesanía, etc… Supongo que esos prados que se observan en la vista son herederos de esa tipología urbana.

        Además, lo habitual es que el terreno más cercano a la muralla tuviese algún tipo de servidumbre militar que impidiese que se construyesen casas anexas a la muralla, lo que convertía ese terreno en idoneo para otros menesteres (plantar lechugas, tener a las cabras, etc.)

        Quizá, y aquí ya lanzó una hipótesis que no puedo fundamentar (de momento), la diferencia entre la zona norte y la sur del interior de la muralla que apreciamos en la vista se deba a la perspectiva del dibujo (una parte al sur aparecería tapada por la propia muralla). En la actualidad, ese lateral de la muralla también está despejado de viviendas (Calle los Telares, Jardín de Mosén de León).

        Un saludo

        (Aunque temo que mi respuesta está menos elaborada que la de Guillermo)

  8. bymoya says:

    Esto de ejercer de abulense es como ser de Atlético de Madrid, hay que jorobarse cuanto se sufre con las directivas que se van sucediendo.

  9. Gorka says:

    Felicidades por el blog, he descubierto muchas cosas nuevas!
    Saludos de un vasco de nacimiento y segoviano de adopción, nos leemos.

  10. Pingback: Comuneros de Ávila | Los 4 palos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: