¿Qué tiempo hace allí arriba?

Si la semana pasada traía a este blog los escandalosos 520.000 euros que ha recibido el ex alcalde socialista de León y anterior vicepresidente de Caja España, Francisco Fernández, al prejubilarse, hoy la cosa va de Caja de Ávila. No es nada comparable, no se asusten. Solo se trata de la carta que han enviado los cuatro representantes de Comisiones Obreras en la Asamblea General de la entidad abulense para solicitar que se informe sobre las retribuciones de los miembros del Consejo de Administración, de la propia Asamblea y de los altos directivos.

A mí me parece que la noticia está en que, a estas alturas, haya que pedir algo así. Con la que está cayendo sobre el resto de los mortales y, además, “a la vista de la alarma social que las últimas noticias en relación con las cajas de ahorro están generando en la población”, como dicen desde el sindicato, es necesario conocer esta información, sacarla a la luz para que quede claro que no hay nada extraño en la cúpula de la entidad abulense.

De nada me sirve que el vicepresidente de Caja de Ávila y alcalde abulense, Miguel Ángel García Nieto, afirme estar “tranquilo” porque, según sus palabras, en la entidad abulense no se han subido las retribuciones de los directivos durante el proceso de reorganización del sistema financiero español. Si es así, espero que no les importe aportar datos y cifras concretas.

En su carta, CC.OO. también solicita información y aclaración sobre retribuciones, créditos, gastos o contratos blindados que pudieran existir en la entidad; pide los “datos justificados” de los miembros del Consejo y la Asamblea durante los últimos tres años; reclama información acerca de los posibles “contratos blindados que pudieran existir”; quiere saber si se han concedido créditos a los altos directivos y en qué condiciones; y, por último, se interesa por conocer las retribuciones que se han obtenidos como consecuencia del proceso de fusión en Bankia. El sindicato asegura que toda esta información servirá para “poder acreditar ante la ciudadanía la transparencia y la buena labor de los responsables de Caja de Ávila”.

Hace poco, el periodista Ignacio Escolar llevaba a su blog el “pluriempleo político” de Agustín González, presidente de Caja de Ávila. Dicho texto, titulado ‘Un político, trece cargos’, terminaba planteando dos preguntas: “¿Se puede ser al mismo tiempo un buen alcalde, un buen presidente de la Diputación, un buen presidente de la Caja y un buen consejero de administración de otras tantas empresas? ¿Cuánto cobra entre sueldos y dietas el señor Agustín González?”.

La respuesta al primer interrogante, está en la opinión de cada uno. La del segundo, no lo podemos saber debido al oscurantismo que se mantiene en ciertos campos de Caja de Ávila. Sí conocemos el sueldo de Agustín González como presidente de la Diputación Provincial de Ávila: 62.713,25 euros. Ésta es la retribución bruta anual a dividir en 14 pagas, lo que significa una cantidad mensual de algo más de 4.400 euros (a lo que hay que quitar impuestos, cotizaciones y demás) por uno de los puestos que ocupa.

De regalo, aquí os dejo la entrevista de Carlos Reviejo, uno de los cuatro representantes de Comisiones Obreras en la Asamblea General de Caja de Ávila, que se emitió este miércoles en la edición provincial del programa ‘Hoy por Hoy’ de la Cadena Ser.

A %d blogueros les gusta esto: