Un busto en su honor

Nuestra bonita ciudad, Ávila, parece tener una deuda histórica con un tal Tomás Luis de Victoria y, por si alguien no lo sabe, diré que no es el fundador de los ya cerrados cines, sino un músico y compositor nacido en el Siglo XVI entre nuestros muros y que llevó orgulloso sus raíces abulenses por aquellos rincones de la tierra por los que viajó.

En este año 2011 se celebran los 400 años de su muerte, ahí es nada, y en estas fechas es cuando se nos recuerda el poco reconocimiento que hemos hecho a su valiosa figura. Por esta razón, se ha decidido desde nuestro ayuntamiento, homenajear a Tomás Luis de Victoria como se merece. Haciéndole un busto. De hecho, dicho busto, ya está hecho en barro y ahora se pide la colaboración ciudadana para poder hacer un vaciado en bronce. Hacen falta 850€ para conseguirlo que, según el altruista escultor del mismo (Daniel Hidalgo), es el valor del material, ni más, ni menos.

Los estudiosos, esos que han dedicado tiempo a conocer a fondo la vida de nuestro ilustre compositor, coinciden en una idea común. No existen referencias gráficas que nos digan realmente qué aspecto físico tenía Tomás Luis de Victoria. Nadie sabe cómo era. Esto no lo digo yo, lo dicen muchos de los asistentes al Simposio celebrado hace unas semanas sobre su figura. Y claro, la pregunta es obligada. ¿Quién es la persona representada en el busto? ¿No se le podía homenajear como merece con algún otro tipo de escultura más fiel a la realidad? Una artística, pero fiel, reproducción de alguna de sus partituras por ejemplo. Ahí no hay fallo, éstas sí se conocen. Han sido referencias fundamentales para compositores como Mozart lo que, si duda, otorga a nuestro músico más ilustre el mérito que se le pretende reconocer. ¿No parece más coherente esta opción?

Otra cosa es la ubicación. De momento nos preocupamos de pedir dinero para hacer el busto, de no conseguirlo el Ayuntamiento correría con los gastos, y después ya miramos dónde ponerlo. Vistos otros precedentes seguro que pronto nos encontramos, como bien me apuntaba un tal Juanjo, con una nueva rotonda innecesaria con el único propósito de albergar el busto del señor desconocido al que todos pasaremos a llamar, equivocadamente, Tomás Luis de Victoria.

__________________________

Información sobre Tomás Luis de Victoria en esta web dedicada a su figura. 

A %d blogueros les gusta esto: