Prejubilaciones, titulares y vómitos

Hay noticias que en sí mismas pueden provocar el rechazo e incluso, voy más allá, el vómito. De esas que a uno le revuelven las tripas, que te dejan mal cuerpo y cara de tonto, preguntándote ante el espejo qué leches has hecho con tu vida para no disfrutar de ciertos privilegios.

Me refiero, en este caso, a los 520.000 euros que ha recibido el ex alcalde socialista de León y anterior vicepresidente de Caja España, Francisco Fernández, al prejubilarse de la entidad financiera. “Y se asegura tras el 20-N un jugoso sueldo de diputado, ya que tiene muchas posibilidades de conseguir un escaño en el Congreso al ir como número dos por el PSOE en León”, añaden en la noticia.

Fernández ha respondido ante la polémica suscitada asegurando que la cuantía que recibe “se ciñe escrupulosa y legalmente a las condiciones incluidas en el ERE que consensuó la entidad financiera con los sindicatos en el momento de la fusión entre Caja España y Caja Duero”. Pues no lo dudo. Pero yo no dejo de imaginarme al ex alcalde entrando en una taberna con su prejubilación al hombro, como dibuja JM Nieto en su ‘Fe de Ratas’.

Francisco Fernández (foto de la web http://www.psoeleon.org)

Se podrían decir muchas cosas, pero hay ciertas miserias que casi se explican mejor por comparación. Porque el malestar gastrointestinal, el vómito que decía antes, le viene a uno cuando lee el titular ‘Fernández se prejubila de Caja España con 520.000 euros antes de ir al Congreso’ junto a otras noticias de muy distinto calado:

‘Impagos y falta de crédito acaban con 3.162 autónomos en tres años’

‘El 21% de los hogares de Castilla y León están en situación pobreza’

‘El paro subió en 7.256 personas en septiembre en Castilla y León, el 3,9 por ciento’

– etc, etc.

La última arcada me la provocado el periódico ‘La Información’ esta misma mañana, con el desayuno recién tragado. “Pese a la sequía del crédito que viven familias y empresas por las crisis, las entidades financieras han concedido préstamos a sus cúpulas directivas por 1.063 millones de euros en 2010”, señalan para presentar el mapa de las caja públicas que han tenido más manga ancha a la hora de otorgar financiación a sus primeros espadas. ¿Notan las nauseas?

A %d blogueros les gusta esto: