¡Que no nos representan, que no, que no!

Allá por los principios de este blog ya nos comentaba nuestro compañero Pablo Garcinuño como fueron los comienzos del Movimiento 15M en Ávila. Diré que dicho movimiento en sus orígenes me pareció algo esperanzador para el futuro de nuestro país. Al fin el pueblo hablaba y dejaba constancia de sus inquietudes y reivindicaciones. Lo hacían desde una organización que nacía inicialmente como un movimiento apolítico apartidista, sus representantes a nivel nacional así lo defendían y, ciertamente, cuidaban mucho sus palabras para no romper con esa idea en cuantas tertulias televisivas aparecieron que, por otro lado, no fueron pocas.

Imagen de Perfil de Acampada Ávila en Facebook

El movimiento se extiende a ciudades diferentes a la capital y llega a la nuestra. Si no recuerdo mal es el día 20 de mayo, último día de campaña, cuando se hace la primera manifestación en Ávila. En dicha manifestación se seguían las directrices que se daban desde esa especie de ‘sede’ improvisada en plena plaza de Sol. Pero desde entonces hasta hoy ha pasado mucho tiempo y creo que el movimiento, al menos a nivel local, se ha alejado bastante de sus ideas originales.

Ágora Ávila nacía hace unas semanas con intención de convertirse en Agrupación de Electores, no es exactamente un partido político pero es algo que se le parece mucho, no olvidemos que se trataba de una iniciativa para presentar listas al Congreso de los Diputados. Esto es algo que en su día se les preguntó a los portavoces del movimiento 15M de Madrid y que respondieron que eran acciones que no se planteban, defiendían la idea de movimiento ciudadano y no contemplaban en aquel momento concurrir a unas elecciones, a ningún nivel, pues su fin era otro.

Y es que, a poco que deis una vuelta por el muro de facebook de Acamapada Ávila podréis descubrir que el movimiento, a nivel local, ha degenerado bastante. No es difícil ver en él las aportaciones que hacen el señor Alberto Novoa o la señorita Sara Doval que, por si alguien no les conoce, son parte visible de Izquierda Unida de Ávila. Cierto es que ya le hicieron al movimiento los guiños pertinentes al principio, cosa que ya no me gustó y ahora son los únicos representantes públicos que vuelcan sus comentarios partidistas (también algunos que no lo son) aprovechando el tirón popular del movimiento.

¿Mal Izquierda Unida o mal el 15M de Ávila? Pues creo que, en cierto modo, ambos. Los primeros por no dejar que el asunto discurra con la naturalidad que una vez tuvo e intentar contaminar con su mensaje político lo que se suponía un movimiento ciudadano y, por otro lado, mal el propio movimiento que poco a poco ha ido politizandose, olvidandose de su verdadera esencia y haciendo valoraciones políticas que creo que no les corresponden.

Animo al 15M a buscar en sus cercanos orígenes y a volver al punto de partida, punto con el que discrepaba en algunos asuntos pero que, sin duda, era de verdad un movimiento apolítico apartidista. Animo a IU a dejar que el movimiento siga su curso sin utilizar las vías de comunicación del mismo para difundir sus asuntos y mesajes de partido que sin duda se dirigen a obtener un respaldo en forma de votos. Animo, por último, a la gente de la calle, en general, a no conformarse con lo que nos venden los medios de comunicación y a cotejar noticias desde todos los puntos de vista para sacar conclusiones propias, no duele, os lo aseguro.

*Nota*: Me corrigen de viva voz y corrijo el escrito. El 15M no es un movimiento apolítico, es apartidista. El resto creo que sigue valiendo.

A %d blogueros les gusta esto: