De calles y nombres

Resulta que el otro día estaba uno paseando con el coche por las zonas nuevas de nuestra capital…ya saben, esa parte sur cuyas rotondas parecen haber sido diseñadas por un adorador de Belcebú. Circulaba junto a una persona que para que quede en el anonimato y no me riña le daremos el nombre en clave de “mi madre”

“Hijo, vaya horror. Imagínate vivir en la calle <Víctimas del Terrorismo>, qué poca gracia tiene. Pobres víctimas – claro – pero queda extraño poner ese nombre a una calle…”

A mi no me parecía tan mal  el hecho pero entiendo el argumento. El caso es que aquel suceso me hizo preguntarme sobre el resto de nombres que habían dado a las vías de la zona. Aproveche un rato libre y me puse a investigar [En las próximas líneas quedará reflejada mi enciclopédica ignorancia que espero sepan perdonarme].

Empecé por los aledaños de la Plaza de Toros. Padilla, Maldonado…ahí estaban los comuneros. El primero que no identifiqué fue “Sancho Sánchez Cimbrón”. Luego ya en casa encontré una referencia  en rtvcyl que dice…

“Entre los personajes abulenses más comprometidos con las Comunidades destacaron, aparte del regidor Suero del Águila, el deán del cabildo, Alonso de Pliego, el arcediano Vicente de Villalba, el también regidor Sancho Sánchez Cimbrón”…

Parecía lógico entonces que cruzara con Padilla. Seguí con mi camino ya más hacia el sur y encontré una zona de flores: calles Magnolio, Dalia, Madreperla. Me encantó aquello de Madreperla. “Vivo en la calle Madreperla” (aunque intuyo que la zona no destaca por el elevado número de vecinos).

Al norte – camino de  Las Hervencias – topé con la zona de la Unión Europea (calle Chequia, calle Francia, calle Suecia, calle Irlanda…) y volviendo atrás te encuentras con una zona de edificios psicodélicos que está llena de músicos (Granados, Vivaldi, Falla…) No tenía controlado a uno de ellos “Juan Crisóstomo de Arriaga”. Indagué por wikipedia y decía…

“Tras su muerte, con algunos informes de Fétis como único material biográfico confiable, la historia de la vida de Arriaga fue mitificada y se le quisieron encontrar semejanzas con Mozart, tales como que nació exactamente 50 años después y llevó el mismo nombre (Juan Crisóstomo, como Johannes Chrysostomus Wolfgangus), aunque la coincidencia no es extraña, ya que por esa época se solía bautizar a los niños con el nombre del santo del día de su nacimiento”

Cuestión resuelta. Y sin embargo hay un enigma en nuestras calles que no tengo identificado. Ese enigma tiene nombre:

“Calle Historiador Antonio Cabezón”

Para que ustedes la ubiquen…piensen en la carretera de El Escorial, donde se encuentra Nissan/Renault. La calle que sube hacia Las Hervencias, casi permanentemente bacheada hasta hace dos días gracias al paso de los camiones.  Pues bien…dicha calle cruza con “Cronista Luis Ariz”. Y Ariz…efectivamente fue cronista.

Pero… ¿y Antonio Cabezón? ¿Era historiador?

Aquí les pido ayuda… porque no lo encuentro. Encuentro a un Antonio de Cabezón, relacionado con Ávila…pero músico. Aquí tienen la entrada de wikipedia. A grandes rasgos:  “Compositor español del Renacimiento, conocido como el Bach español”. Ahora no encuentro el enlace, pero juraría haber leído algo de que habría conocido a Tomás Luis de Victoria.  Y si buscas un poco más…encuentras este enlace que dice…

“Las visitas a Ávila, de vuelta de estos largos viajes, fueron más o menos espacio­sas. Con su mujer y cinco hijos (Agustín, Gregorio, Jerónima, María y Hernando) estuvo afincada allí su casa durante años, y él mismo, en su testamento, se recono­cería «vezino de Ávila». Así el año 1556 lo pasaría entero allí. Antonio volvió también en algunas ocasiones —cuantas pudo— al solar familiar de Castrillo. Muy festivo recibimiento debió tributársele al llevar la reliquia reci­bida en Heidelberg. A final de siglo, los Cabezón (probablemente por iniciativa de los hijos María y Hernando) erigieron un lujoso altar a Santa Laura, hasta hoy perfectamente conservado.”

Ese es el Antonio Cabezón que yo encuentro…músico y que además tendría su calle prácticamente al lado del resto de músicos que han recibido su espacio en esa Ávila nueva. Pero… ¿hubo un Antonio Cabezón historiador?

Y ustedes ¿tienen alguna historia más sobre nuestras calles? ¿A quienes deberíamos poner calles que ahora mismo no haya? ¿Echan de menos a algún abulense  ausente en especial?  Se agradecen sus posibles pesquisas, comentarios y ayudas.

A %d blogueros les gusta esto: