Inaugurar – abandonar – recuperar – inaugurar

La pasada semana, los medios locales, ahora inmersos en la narración pormenorizada de todo cuanto rodea a las Jornadas Mundiales de la Juventud Católica, nos informaban de que el Ayuntamiento de la capital iba a gastar – podría decir invertir, pero sería inexacto – 12.000 € en “acondicionar” el Jardín de Prisciliano, pequeño punto arqueológico junto a la Puerta de San Vicente. He entrecomillado el verbo “acondicionar” porque tampoco creo sea el más indicado para describir el objeto de las citadas obras. Estoy hoy quisquilloso. Si yo tuviese que elegir uno en concreto, bien porque redactase las notas de prensa del Ayuntamiento, bien porque las reprodujese para algún medio local, utilizaría “reacondicionar”, que no figura en el Diccionario de la RAE, o “recuperar”. Este último verbo expresa mucho mejor que el anterior lo que de verdad se va a hacer en el Jardín de Prisciliano: recuperarlo después de meses y meses de abandono. Los 12000 € se destinan a reparar lo que el tiempo, los vándalos y la dejadez del Ayuntamiento ha estropeado.

Como el tiempo a todos nos afecta y vándalos hay en todos lados, vamos a hablar de la dejadez del Ayuntamiento. ¿Serían necesarios esos 12000 euros si en lugar de mirar para otro lado el Ayuntamiento le hubiese echado un ojo de cuando en cuando al Jardín? Las malezas que ocultan todo y que seguramente hayan dañado los restos ¿han aparecido por arte de magia en una noche? Los daños en las infraestructuras del Jardín ¿se produjeron todos la semana pasada?

No sé si en el resto de España las cosas funcionan como en Ávila – hasta donde llega mi experiencia sí, por desgracia – pero en nuestra ciudad es habitual que esto se repita. El ciclo acondicionamiento-inauguración-abandono-recuperación y vuelta a inaugurar es muy frecuente sobre todo en los barrios “periféricos”. En el centro, supongo que para evitar que el turista se lleve una mala impresión, este ciclo no es tan frecuente, aunque el Jardín de Prisciliano venga a demostrarnos que la práctica se extiende. Yo, que vivía en la zona sur (San Nicolás – La Toledana) estaba más que acostumbrado al citado proceso. ¿Cuántas veces en los últimos 20 años han acondicionado los jardines cercanos al Rio Chico? ¿Y el entorno de la Plaza de Toros? ¿Cuántas el cauce del Adaja entre el puente romano y el de la Avenida Juan Pablo II? ¿El Soto?

En el fondo, yo me lo tomaba como un ejercicio de arqueología experimental: tras la construcción de una infraestructura, se abandonaba y se dejaba caer para ver cual era el efecto del paso del tiempo sobre la misma. Es algo que se hace a pequeña escala en las Universidades y centro de investigación y que seguramente el Ayuntamiento pueda colar de tapadillo en algún tipo de partidas de ayudas europeas a la I+D+i para recibir una subvención.

El problema, más alla de este caso particular, es el siguiente ¿cuánto dinero se ha tirado a la basura en los últimos años para reparar obras que se han abandonado? Quizá la partida no fuese multimillonaria, es cierto, y no creo que nos diese ni para pagar las bombillas del Palacio de Congresos, ni para devolver una décima parte de las deudas que acumula el Ayuntamiento; pero ahora que se habla tanto de austeridad, el primer paso debería ser no tirar el dinero de los ciudadanos, ni el que hay que invertir, ni el invertido, porque la dejadez del Ayuntamiento, el abandono de los proyectos ya construidos, también es tirar el dinero de los ciudadanos.

One Response to Inaugurar – abandonar – recuperar – inaugurar

  1. Pingback: Cuestión de detalles « Los 4 palos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.256 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: