Cortocircuito en Ecosport

Como recién llegado a esto de castigarse poniendo una pierna tras de otra a un ritmo vivo (lo que viene siendo correr, vamos), recibí con pena la noticia de la cancelación del circuito de carreras populares que organiza Ecosport. “Vaya, hombre –pensé-. Para un año en el que iba a participar”. Les aseguro que mis michelines y yo estábamos dispuestos a no perdernos ni una sola de las pruebas, pero no va a poder ser y uno tiene esa triste sensación, demasiado habitual por aquí, de que hemos vuelto a dejar escapar algo por lo que valía la pena luchar.

El último circuito supuso la novena edición, aunque se incluyeron carreras, como la del Resucitado o la Subida a Sonsoles, que llevan celebrándose más años. Siete carreras en un año –entre ellas hay que destacar, debido a su dureza, las Vueltas Pedestres a la Muralla- y una enorme respuesta de los aficionados a este deporte, ya que la cifra de participantes venía rondando el medio millar.

Sin embargo, el Club de Atletismo Ecosport decidió, en su última asamblea, eliminar el circuito de carreras debido al “desgaste” y la “complejidad” que supone la organización de las pruebas. La presidenta de esta entidad deportiva, María Longina Herráez, critica, además, que esta dificultad “muchas veces se ve incrementada por la falta de apoyo administrativo”. Este año solo se organizará, por lo tanto, el IV Cross ‘Memorial José Soriano’ (15 de enero), la VIII Carrera Infantil ‘San Segundo’ (2 de mayo), ‘Los Tres Puentes’ (6 de mayo); y la Carrera del Vivero (junio).

Subida al santuario de Sonsoles (Foto de la web atletismoecosport.com).

Los que pierden vuelven a ser, una vez más, los abulenses. Algo menos que hacer los fines de semana. Yo he tenido la oportunidad de asistir (como público) a varias de las carreras del circuito Ecosport y puedo asegurar que siempre quedé gratamente satisfecho con la organización de un evento que cada vez tiene más repercusión. Me pareció, además, que se respiraba un buen ambiente, el que solo puede darse en pruebas de carácter popular. Muchos de los participantes, de las más diversas edades, no corren para llegar primeros o segundos, sino que más bien lo hacen empujados por un afán de auto superación. Uno hasta siente envidia viendo a tanta gente pasándoselo bien con eso de correr.

En los periódicos digitales se pueden leer comentarios en los que se acusa a la actual directiva del club de dividir la entidad y de un exceso de profesionalización. Desde fuera, no parece que sea así. De hecho, lamento esas críticas a un grupo de personas que se han esforzado por organizar un buen circuito de carreras. También echo en falta una mayor implicación de las administraciones públicas para mantener algo que venía creciendo en importancia. Pero ya estamos acostumbrados en esta ciudad a no llorar mucho cuando perdemos algo que funciona bien. Tampoco vamos a montar un escándalo ahora por eso.

A %d blogueros les gusta esto: