Fuga de cerebros

No, no hablo de la película española que se estrenó hace unos años. Hablo de una realidad. La realidad de Ávila y de Castilla y León. Pero voy a centrarme solo en nuestra provincia.

Escribo sobre este tema a raíz de esta noticia publicada en el Diario de Ávila el pasado lunes 1 de agosto. Los datos que en ella se ofrecen son demoledores. En 2010 9.303 personas abandonaron nuestra provincia con destino a otras en las que se encuentran más oportunidades laborales. Cierto es que otros vendrán, concretamente un total de 6.759. Eso, como deja claro en su artículo Mayte Rodríguez, nos da una cifra de 2.544 personas menos. Alarmante. Desde hace mucho tiempo se viene denunciando la despoblación como uno de los grandes problemas que sufre nuestra provincia y nuestra comunidad cosa que creo queda claramente reflejada en estos datos. Pero lo peor del asunto es que el 63% de todos los que dejaron nuestra tierra pertenecen a la franja de edad comprendida entre los 16 y los 34 años. Jóvenes, con toda una vida por delante, jóvenes que tienen que partir a cimentar su futuro fuera, jóvenes que en muchos casos, no volverán. Para más cachondeo se va más gente con estudios de la que viene. Eso quiere decir que los puestos de trabajo que se ofrecen en nuestra provincia necesitan menos cualificación que los que se ofertan fuera.

Es evidente que algo falla. En un tiempo en que los créditos bancarios para empresas son casi un recuerdo borroso, es difícil que cualquiera de esos emigrantes abulenses se plantee abrir su propia empresa para ayudar a la economía local. Por otro lado la inversión que la Junta de Castilla y León dice haber hecho en nuestra provincia aportando alrededor de 8 millones de euros durante los últimos cuatro años para la creación de empleo es evidente que ha resultado ser un fracaso.

La solución no es fácil pero miren la situación. Si exportamos ingenieros, historiadores y periodistas e importamos camareros o pintores de brocha gorda (con todo el respeto del mundo, el que escribe ha pasado muchos años detrás de una barra de bar) es fácil pensar que, primero, difícilmente saldremos de esta terrible situación de crisis en la que nos encontramos y, segundo, dejamos un vacío de personal cualificado que a largo plazo puede condenar a la provincia al estancamiento y a una complicada evolución acorde a los tiempos que corren.

Me he hartado, en muchas más ocasiones de las que recuerdo, de rebatir opiniones del tipo “En Ávila solo hay monjas y piedras”, “Ávila muy bien para los jubilados pero los jóvenes no tienen oportunidades” y “no puedo dejar mi trabajo porque si no no vuelvo a trabajar aquí y tendré que irme fuera”. Me huelo que si no se remedia pronto esta situación se me van a acabar las ganas de intentar pelear por mi tierra porque, a las cifras me remito, parece haber alguien empeñado en tirar por la borda los pocos argumentos que aún nos quedan a las personas que pensamos que Ávila es una ciudad con un bonito futuro por delante lleno de posibilidades para todo el mundo. Pero de momento lo es para todo el mundo menos para Nacho, Alberto, Rubén, el otro Rubén y ahora no hablo de el Negro, Araceli, Pablo, Miguel, mi propia hermana… todos conocidos, en muchas ocasiones compañeros, que un día tuvieron que dejar atrás nuestra fría muralla para poder pelear por uno de sus derechos fundamentales. El derecho al trabajo.

Todos, en alguna ocasión, nos hemos planteado buscarnos las habas fuera. Es la triste realidad que nos ahoga entre estos muros. La pregunta que dejo es ¿Hasta cuándo se va a prolongar esta situación? En mi opinión durante mucho más tiempo del que cualquiera de nosotros pueda pensar, eso en el caso de que alguna vez se alivie y no quedemos, esta vez de verdad, como ciudad de jubilados, cantos y santos y es que, por si alguien aún no lo sabe, el turismo está muy bien pero no puede ser el único motor económico de una ciudad que pretende ir a más.

10 Responses to Fuga de cerebros

  1. Pepe Herráez says:

    La realidad es que en Ávila “a los que mandan” esto les gusta y además, estoy convencido que lo potencian. Los abulenses nos quejamos poco, somos poco protestotes, además llevamos a gala lo de “de joven protesta pero de mayor tragas”.
    En Ávila el pastel del poder se lo han repartido entre cuatro siempre por que saben que los demás tenemos un alto concepto de la sumisión.
    Nuestros padres vivieron siempre en la resignación y eso sin querer fue calando en todos nosotros, sabían que no podíamos estudiar en Ávila y ellos se sacrificaron para que fuéramos fuera y eso lo hemos asumido todos.
    Por ejemplo, las trasferencias de empleo las tiene la Junta, las actuaciones que mayoritariamente esta haciendo es dar subvenciones a los Ayuntamientos para hacer contratos temporales, y así pueblos de poco más de 100 habitantes contratan hasta tres operarios de servicios con contratos de 6 meses, cuando la necesidad no es esa.
    Este es un problema nuestro, nadie vendrá de fuera arreglarle. Más pronto que tarde todos debemos darnos cuenta que hay otra realidad, si ellos no quieren nosotros si queremos, con sentido común y sin zarandajas. Es nuestro futuro y el de mucha gente que viene detrás.

  2. Alejandro says:

    Madrid aglutina las principales instituciones culturales, económicas y de poder del País. Es normal que también sea el destino favorito para todo aquel que quiera desarrollar o mejorar una carrera. Las regiones periféricas, con menor capacidad, deben recurrir a fórmulas creativas que, al menos, frenen esta migración.

    En esta entrada echo de menos un pequeño esfuerzo de investigación. El autor podría haber aportado ejemplos de como una ciudad pequeña puede buscar, digamos, su nicho de mercado.

    • Juan Luis del Pozo says:

      Estimado amigo, si el autor tiene que aportar soluciones al problema de la despoblación de nuestra tierra, que le den al autor el sueldo y el cargo del Alcalde y que el señor Nieto abra un blog para opinar sobre los problemas de la ciudad.
      Mi (nuestra) intención aquí es dar opinión para intentar generar debate, en nungún caso somos los salvadores de la ciudad, no pretendemos serlo.
      Muchas gracias por tu comentario, espero sigas aportando tus impresiones sobre este humilde blog.

  3. Alejandro says:

    Seguramente no me he expresado bien. No pretendo que en esta entrada se aporten soluciones al problema. Sería como pedirle a Rajoy que descubriera su receta mágica para salir de la crisis. Simplemente señalaba que faltaba ese aporte de periodismo de investigación, aludiendo a ejemplos como Sitges, ciudad condenada a vivir del turismo, y que gracias al festival de cine ocupa un nicho de mercado que bien podría ocupar Ávila.

    Con su artículo me quedo con la triste sensación de que no hay solución y que sólo cabe lamentarse de nuestra suerte. Lo que le pido es comparar a Ávila con otras ciudades del mismo tamaño y entorno que han sabido reinventarse como Mérida que no limita el uso de su teatro a un simple paseo entre piedras, sino que lo revitaliza con diversos festivales que, desde luego, atraen a cierta elite intelectual y cultural.

    • Juan Luis del Pozo says:

      Gracias por los ejemplo de periodismo de investigación que nos aportas pero sigo diciendo lo mismo. Si lees la declaración de intenciones del blog te darás cuenta que dejamos claro no ser un blog de noticias y no pretender serlo. Repito, el periodismo de investigación no es lo nuestro. Eso para los periodistas y en sus medios habituales. Nuestra intención es otra. Por si acaso te lo dejo aquí http://los4palos.wordpress.com/about/
      Agradecido por los comentarios y deseando leer el próximo que nos dejes.

  4. Juan says:

    Desgraciadamente esta situación no es nueva, llevamos años con este problema y a nadie parece importarle.
    ¿Se habrá preguntado el señor Alcalde y sus concejales que pasará con la inmensa cantidad de viviendas construidas si la mayoría de los jóvenes abandonan la ciudad y el resto no pueden permitirse comprarse una vivienda?
    Esto es muy sencillo de resumir, Ávila es ciudad turística por excelencia, eso significa que empresarios de ciertos sectores de la ciudad se benefician en gran medida de este hecho. No les conviene quejarse porque a ellos les va bien su negocio relacionado con el turismo.
    ¿La solución a esto?, coincido con el autor del post, se la tienen que currar los que están arriba, eso si, claro, si ellos consideran que esto es un problema.

    Un saludo!

  5. Alejandro says:

    Extraigo de http://los4palos.wordpress.com/about/ la siguiente frase: “un espacio crítico pero constructivo”. Esto es precisamente lo que yo le reclamo. De su crítica inicial, sacar una reflexión constructiva y positiva para la ciudad. Si dejas la iniciativa a los dirigentes políticos que viven apoltronados en su sillón la tendencia no cambiará. Es precisamente la gente, sus iniciativas, blogs como este los que pueden virar la situación actual.

    En cualquier caso, felicitaciones por su blog.

    • Rubén Negro says:

      Las críticas constructivas son bienvenidas. Como ya hemos comentado por twitter…esto se arregla en torno a unos buenos pinchos. Pagados, como debe ser, por el señor Juan Luis como introductor del tema de debate.

      Un abrazo y gracias por comentar Alejandro!

  6. Víctor says:

    Buenas noches y mis felicitaciones por esta publicación tan novedosa y tan fresca que trae nuevos aires de opinión sobre la realidad abulense.
    ¡Cuanta falta hacía!.
    Soy uno de esos miles de abulenses que ya hace unos cuantos años tomé el camino de la “emigración”; tras acabar mis estudios de Veterinaria (allá por el año 1988), regresé a mi querida ciudad y tras unos meses haciendo sustituciones, me di cuenta que el único futuro que me quedaba era esperar unos cuantos meses o años más, avanzar en una lista y conseguir la ansiada plaza funcionarial. No era mi deseo, así que hice los bártulos e inicié una nueva vida en Galicia, mi segunda tierra, dónde todavía sigo. Desde este balcón al Atlántico, sigo con enorme cariño e interés todo lo que sucede en MI CIUDAD, a dónde vuelvo siempre que junto dos o tres días.
    La situación laboral de la ciudad y de la provincia me parece sumamente preocupante; las alternativas creo que son sumamente escasas; la base del desarrollo de la ciudad estuvo en el “ladrillo” con un crecimiento absolutamente aberrante y con las consecuencias que hoy vemos (Qué horror dar un paseo por las moles construidas y sin acabar de construir de la zona sur de Avila). Los proyectos industriales han ido desapareciendo poco a poco y hoy son casi testimoniales y lo único que queda es el aprovechamiento de nuestro maravilloso casco histórico, en el que también las autoridades que dirigen la ciudad desde la época de los Reyes Católicos, han dejado su impronta para destrozarlo (Mercado Grande, Edificio de los Juzgados en la calle en la qué nací…) y para no conservarlo (¡Qué estado de deterioro en el Mercado Chico y alrededores!).
    En fin, la solución no es fácil y ahí están las cifras que engañan poco (tasa de paro en provincia de Avila, 24%; en SegovIa, 12% y en Castilla León, 16%). Por supuesto que las ideas, presupuestos reales, facilidades, deberían partir de quien gobierna la ciudad desde tiempos inmemoriales.
    Un saludo, gracias por la iniciativa, y adelante

    • Juan Luis del Pozo says:

      Agradecidos por tu comentario. Te animaos a seguir pasando por este rinconcito y, por supuesto, a que sigas dejando tu opinión sobre nuestra ciudad. Suerte por Galicia, buena tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: