Ávila, a vista de pájaro

Me voy a remontar unos años atrás, no tantos como Alberto y sus patrones inexistentes, pero sí lo justo para viajar alrededor de 25 años. Por aquella época llegó a mis infantiles manos un ‘cómic’ local que se titulaba Ávila a vista de pájaro. Este blog me ha hecho recordar aquellas tapas duras y sus dibujillos y he decidido desempolvarlo de la estantaría donde mi madre lo guardaba, mi madre lo guarda todo, y volver a echarlo un vistazo para hablarles de él.


La historia nos sitúa en el momento en que nacen dos gorriones en un bosque cercano a nuestra ciudad. Uno de ellos (de nombre ‘Niyo’) presenta unas manchas atípicas para su especie y rápido comprueban que eso no es normal. Un hermano del susodicho, llamado ‘Nose’, se propone salvar a su hermano de tan raros lunares no sin la ayuda de un perro llamado ‘Nada’, bastante más listo que el ave. Hasta aquí no es más que otro cuento de niños. Otra historia de más o menos aventura en la que dos amigos harán lo necesario para ayudar a un tercero en apuros. Lo llamativo de ésta y por lo que quiero mencionarla aquí es el camino que sus protagonistas recorren por toda la provincia de Ávila para conseguir ciertos ingredientes para una receta que salvará al bueno de ‘Niyo’ de su curiosa enfermedad. Empieza en este punto un viaje por la provincia de Ávila en el que los más pequeños recorren culturalmente los pueblos más importantes de nuestra provincia y las cosas más representativas de cada uno de ellos. Así, nuestros protagonistas, comienzan mostrando al lector la capital con ligeras menciones a datos históricos concretos y puntualizaciones generales de algunos rincones de la ciudad. Pasean por la muralla, el Chico, el Grande, San Vicente, incluso nuestros querídos 4 palos en busca de una ‘Sabia’ golondrina que les dará los detalles de cierta mezcla que deben realizar. La Sierra de Gredos, El Barco de Ávila, Piedrahíta, Arenas de San Pedro, Cebreros, Arévalo… son algunos de los sitios por los que pasarán en busca de ciertos ingredientes que ‘Dª Sabia’ les dice necesitar. Un viaje para acercarse de una forma amena y entretenida a los datos históricos y culturales de cada una de las localidades que visitan ‘Nose’ y ‘Nada’.

Viñeta - El Barco de Ávila

El Barco de Ávila

Grato era el recuerdo que guardaba del libro de marras. Ahora que lo vuelvo a ver compruebo que, en aquella ocasión, la Caja General de Ahorros y Monte de Piedad Ávila, nos brindó la oportunidad de conocer todo aquello que nos rodea en lo que considero un acierto en todos los sentidos. Sí, han leído bien, Caja General de Ahorros y Monte de Piedad Ávila. Lo que no hace mucho tiempo era Caja de Ávila y lo que a partir de ahora no nos queda más remedio que acostumbrarnos a Bankia.

Sinceramente, no tengo conocimiento de la existencia de algo parecido en la actualidad, si lo hay ya pueden dejar de leer pero, si no lo hay no estaría de más volver a fomentar un poco la historia local en formatos divertidos, comprensibles para los más pequeños y en los que se pueda aprender, de forma fácil, las cuatro cosas básicas de nuestra provincia como sucedía con Ávila a vista de pájaro.

A %d blogueros les gusta esto: